fbpx

El crossplay necesita convertirse en un estándar en todos los títulos multijugador

Artículos Nintendo Switch Noticias PC PS4 Xbox One
El crossplay necesita convertirse en un estándar en todos los títulos multijugador

El crossplay es una de las palabras de moda que más importancia ha recaudado en la actualidad, y que aún así, solo una pequeña cantidad de títulos en línea la ofrecen. Y eso ya no debería ser de esa manera, es hora de que el crossplay entre plataformas se convierta en el estándar en lugar de la excepción. El juego en línea vive y muere en función de la cantidad de jugadores activos, y es poco conveniente para los editores y desarrolladores continuar limitando la longevidad de sus propios títulos y la experiencia del jugador basada en la distancia entre plataformas.

El año pasado, el mundo de los videojuegos se dio cuenta de lo fácil que es para los desarrolladores habilitar el crossplay en todas las plataformas cuando Fortnite se convirtió en el primer título en ser jugado por todos sin estar supeditado a un solo sistema (por supuesto, solo después de que la arrogancia obstinada de Sony cediera). El siguiente paso fue Psyonix con Rocket League, el desarrollador más pequeño describió la actualización como algo tan simple como presionar un botón.

RELACIONADO: GOOGLE STADIA TENDRÁ EL TAN ESPERADO CROSS-PLAY

Aunque algunos juegos como Minecraft tienen crossplay limitados, ningún otro título multijugador ha permitido el crossplay entre todas las plataformas, y es una verdadera pena que ese sea el caso. A fines del año pasado, Epic incluso lanzó, de forma gratuita, las herramientas de desarrollador necesarias para implementar el juego multiplataforma, lamentablemente la industria en general ignoró esto.

El crossplay no es tan nuevo como la comunidad piensa, pero esta generación de consolas ha sido la primera en romper el molde y demostrar la relativa facilidad y efectividad de este tipo de juego. Entonces, ¿por qué esta generación no ha sido la era del crossplay? Han habido pasos masivos hacia la normalización y estandarización de cosas tan importantes como el poder jugar con otros sin estar supeditados a un tipo de consola, o incluso la visualización de Xbox Live en teléfonos móviles, e incluso en la consola insignia de Nintendo, algo que alguna vez habría parecido imposible.

Lamentablemente, siguen prevaleciendo los motivos en favor del mercado. En pocas palabras, aquellos que están a la vanguardia en cuanto a ventas de consolas y juegos, tienden a considerar que participar en el crossplay es ayudar a la competencia, siendo esta vez Sony quien se ha negado a trabajar con su rival Microsoft, a diferencia de la generación pasada.

Sin embargo, esta línea de lógica se ha dejado al descubierto como profundamente defectuosa. Por un lado, Fortnite, el juego multijugador más popular del momento, ha tenido el crossplay habilitado desde hace algún tiempo. A pesar de esto, la capacidad de los jugadores de PS4 para jugar con amigos y extraños en Xbox One (o en cualquier otra consola) no significó un colapso inminente de su base de jugadores, ni perjudicó de ninguna manera perceptible el conteo de jugadores específicos en su sistema. Todo lo que hizo fue permitir que más personas jugaran Fortnite juntas.

RELACIONADO: NUEVA ASOCIACIÓN ENTRE SONY Y MICROSOFT

Cuando el jugador promedio ya posee una consola (o dos si tienen suerte), es muy poco lo que puede incentivarlos a comprar otra consola por casi el mismo precio. Algunos pueden dar el salto a otra consola para seguir jugando con sus amigos o incluso planear compras generacionales iniciales para no separarse por la invisible (peor existente) división. Aún así, es una apuesta segura señalar que este factor palidece en comparación con criterios más importantes como la biblioteca de juegos o la innovación.

Pero, por sobretodo, es relativamente frustrante que las compañías sigan enfocando un marketing poco ético de ventas, cuando las cosas han cambiado el día de hoy. El nuevo orden moderno de consolas señalan más longevidad y un aumento grande de la conectividad, que son elementos que pueden beneficiar en mucho a desarrolladores y consumidores.

Creo que ser anti-crossplay en el 2019 es ser anti-consumidor, y el anti-consumismo tiene un límite también para las compañías líderes cuando ven las masivas amenazas de un Google Stadia que intenta replantear todo lo conocido hasta ahora. A menos que el objetivo sea lograr que los jugadores “dobleteen” y compren el mismo juego más de una vez, lo que es igualmente manipulador y poco ético, se debe tener en cuenta que los jugadores no pedirían el crossplay si no tuvieran la intención de seguir con la consola que poseen actualmente. Esas mismas consolas que las compañías tan desesperadamente intentan vender.

RELACIONADO: ANALISTA PRECIDE QUE LA POSTURA DE SONY CON EL CROSS-PLAY CAMBIARÁ

Microsoft y Nintendo han dado un paso importante. Y el nuevo acuerdo entre Microsoft y Sony para el juego en la nube también es prueba de que las cosas están cambiando positivamente. Entiendo que hay muchos puntos que siempre deben favorecer a las compañías, ya que después de todo son negocios, y los negocios viven de ingresos y ganancias. Pero también creo que los tiempos ahora son muy distintos y hay más de una forma para crear una atmósfera que pueda ser de beneficio para todos los participantes por igual.

La próxima generación se avecina, y con ella, espero realmente ver esos cambios en favor de una competencia más saludable y que de la opción a seguir evolucionando.

Director Editorial | Analista de la industria de los videojuegos y el entretenimiento | Psicólogo Clínico | Músico amateur, geek, cinéfilo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Lost Password