fbpx

Thronebreaker: The Witcher Tales (Nintendo Switch) Review

Videojuegos
8

Muy Bueno

The Witcher 3: Wild Hunt es uno de mis juegos favoritos de esta generación. Recuerdo haber matado con cariño a monstruos aterradores, haberme envuelto en intrigas políticas y haber explorado un mundo rico y peligroso. Además de haberme quedado prendido ciento de horas dentro del juego de cartas conocido como gwent.

Thronebreaker: The Witcher Tales, desarrollado por CD Projekt Red, me llamó la atención cuando se publicó por primera vez en octubre de 2018. Thronebreaker presentaba una historia atractiva, además que todo su sistema de combate estaba orientado a Gwent; el juego de cartas de The Witcher 3. Por razones ajenas a mí no había tenido la oportunidad de jugarlo cuando salió originalmente en otras plataformas, hasta que llegó a Nintendo Switch el 28 de enero de este año.

Y si bien el juego tiene elementos bastante buenos, que potencialmente deberían haber hecho que este spinoff se convierta en una franquicia por cuenta propia, Thronebreaker: The Witcher Tales se queda corto pero por muy poco. Son solo algunos menores defectos impiden que se convierta en todo lo que yo quería que fuera. Mi deseo de una gran historia fue satisfecho, pero lo sucedido con lo demás es algo que nos propondremos analizar en esta review.

El complot del juego concierne a la Reina Meve, gobernante de Lyria y Rivia. Meve es terca, honorable e inteligente, pero su carácter es aún algo que se va desarrollando a partir de tus elecciones. A pesar de eso, la trama principal sigue un camino relativamente estricto. El juego comienza con Meve regresando a su reino sólo para encontrarlo asediado por bandidos.

Incluso con la amenaza siempre latente de que Niflgaard se encuentra próxima a realizar una invasión en las tierras de la Reina, Meve se empecina en enfocarse por completo en los recién llegados. Por supuesto, las cosas no son lo que parecen al principio, y Meve se encuentra con grandes amenazas que atentan contra su reino, su reinado y su vida, todo por parte de una variedad de enemigos intimidantes e intrigantes.

La intriga política es el nombre del juego, y no es algo poco común para The Witcher. Después de todo es parte de lo que lo hace un buen libro, un buen programa y un buen juego. Pero se siente algo complicado cuando ocupa el asiento delantero en un producto como Thronebreaker. No hay monstruos que matar, al menos explícitamente, así que la narrativa es lo que lleva la mayor parte del peso en la experiencia. Ese peso consiste en giros y vueltas que se sienten realmente interesantes, y que no llegan a ser forzados. Todo este elemento está tan bien escrito que podía encontrarme a mí mismo sintiéndome irritado por las muestras de traición, cobardía y arrogancia con las que la historia conflictúa.

Por si no quedó claro, la escritura es fenomenal, y todos los personajes son hábilmente desarrollados. Cada uno tiene una personalidad única, que se alimenta de sus placeres personales y gustos, conversar con ellos o escuchar su opinión sobre los acontecimientos del juego es uno de los puntos mejor logrados de toda la experiencia. Y si bien el sistema de combate fue divertido, debo recalcar que mi compromiso con ThroneBreaker se respalda en su historia, no necesariamente por las cartas.

En última instancia, el combate es genial; es Gwent, y Gwent es uno de mis juegos de cartas favoritos para adornar una consola. Sin embargo, han habido cambios bastante significativos en la fórmula, algunas buenas y otras malas. Por ejemplo, ahora sólo hay dos filas en lugar de tres. Además, las unidades pueden ser colocadas en cualquiera de las dos filas, sin restricciones por tipo de unidad o clase. Eso permite una mayor flexibilidad con respecto a lo que el jugador puede hacer en el tablero, pero descubrí que hace que la ubicación de mis tropas sea arbitraria. Rara vez me encontré con situaciones en las que tuviera que pensar estratégicamente sobre la colocación de las cartas.

Las cartas ahora también tienen habilidades. La habilidad “desplegar” se activa sólo cuando se juega una carta, pero la habilidad “ordenar” puede ser usada en cualquier momento, pero sólo una vez a menos que sea recargada por otra carta con la habilidad “cargar”. Hay una multitud de funciones que las cartas pueden tener, incluyendo las de tus enemigos. Este es un cambio que hizo el combate un poco más complejo, ya que la experimentación con diferentes habilidades podría llevar a combinaciones devastadoras.

Un cambio negativo es, para mí, la modificación del sistema de paso. En The Witcher 3 y Gwent: The Witcher Card Game, puedes pasar en cualquier momento de tu turno, incluso si has jugado una carta antes. Este no es el caso en Thronebreaker, tienes que pasar al principio de tu turno, y eso le quita matiz al sistema de pases. En lugar de jugar cartas hasta un punto en el que me sienta cómodo pasando, tengo que dejar que mi oponente juegue hasta que yo pueda pasar. Para entonces, la situación ha cambiado, obligándome a responder.

Por último, las cartas no están muy bien equilibradas. Algunas cartas son increíblemente poderosas. Por ejemplo, la carta del Bombardero Errante es muy OP, con una habilidad de “despliegue” que hace que una de las dos filas del oponente se incendie. Por otro lado, por cada carta que resultó increíblemente útil, habían una o dos inútiles, como el Lyrian Scytheman. No ayudó que, con algunas excepciones, rara vez obtuviera nuevas cartas. Tienes la opción de crear cartas, pero muchas de ellas son cartas que ya tienes. En ese sentido, ya no había necesidad de coleccionar cartas, y eso fue algo decepcionante. Debido a la falta de variedad, me encontré constantemente barajeando mi mazo en busca de las mismas cartas poderosas, sin adaptar nunca mi estrategia a la situación en cuestión.

Algo que es bastante interesante de ver es que existe una gran variedad de situaciones que encontraremos mientras manejemos a Meve y sus tropas. En ese sentido, Thronebreaker hace un buen trabajo asegurándose de que Gwent no se estanque y se vuelva repetitivo y aburrido. El título ofrece diferentes peleas con reglas especiales, como eliminar una carta específica o sobrevivir hasta que pase un cierto número de turnos. Hay diferentes peleas disponibles en el mapa a medida que viajas.

Otro de los mejores detalles del juego, es que Thronebreaker posee un mapa por el que Meve puede viajar. Se ve hermoso y, al igual que los personajes, está animado como si fuera de un macabro libro de cuentos. En este mapa, hay muchos iconos: signos de interrogación, signos de exclamación (eventos y batallas conectados con la trama principal), piezas de rompecabezas, etc. – y cada uno tiene diferentes connotaciones, a las que siempre será fructífero ir e investigar.

Hay mucho que explorar, y vale la pena desviarse del camino principal en busca de signos de interrogación. Al igual que en The Witcher 3, los signos de interrogación indican puntos de interés; pueden presentar batallas únicas, escenarios interesantes o personajes completamente nuevos. En cualquier caso, algunos de mis momentos favoritos con Thronebreaker vinieron de la intención de saciar mis deseos por indagar las distintas vertientes del mapa.

Como es típico en un juego de The Witcher, hay muchas opciones que no tienen respuestas fáciles. La trama principal tiene algunas de estas opciones, pero como la narrativa principal sigue un camino relativamente estricto, es en las emisiones laterales, y en los eventos, donde el excelente sistema de moralidad realmente brilla. Para entender este sistema, debes coprender el sistema de construcción de ejércitos en Thronebreaker. Al explorar, también te encontrarás con materiales que funcionan como recursos, madera para cosechar, monedas para saquear y soldados para reclutar. Todos estos recursos se pueden utilizar para mejorar tu campamento, ampliar tu ejército y crear nuevas cartas.

Así que sí, esta es también una experiencia de gestión de recursos para intentar mantener la fuerza y la moral de tu ejército. En ese sentido, con el fin de construir a partir de este sistema el juego te hará grandes y difíciles preguntas como: ¿Estás dispuesto a perder tropas para salvar a inocentes? ¿Dejarías que los campesinos débiles y sin hogar se unieran a tu ejército para salvarlos de la masacre, a pesar de que agotarían tus recursos? ¿Estás dispuesto a cometer crímenes de guerra para apaciguar a tus tropas y mantener la moral?

Algunas de estas preguntas pueden parecer fáciles de responder sin contexto, pero Thronebreaker hace un gran trabajo al presentar las consecuencias positivas y negativas de opciones aparentemente obvias. Seré honesto… no estoy orgulloso de algunas de las elecciones que hice. A veces tomé decisiones que me enorgullecen, que me hacen sentir benévolo, sólo para que las consecuencias de esas acciones causen estragos en mi ejército horas más tarde. En Thronebreaker: The Witcher Tales, es peligroso ser compasivo.

En cuanto a su funcionanlidad en Switch, Thronebreaker: The Witcher Tales funcionó como un sueño. No puedo atestiguar su rendimiento en relación a otras consolas, pero la experiencia fue realmente gratificante tanto en portátil como en TV. Ocasionalmente, había momentos de retardo cuando un oponente jugaba sus cartas o se activaba la habilidad de alguna de ellas. Sin embargo, estos momentos duraban a lo mucho unos segundos, y difícilmente estropean la experiencia del juego.

Para ir concluyendo, con una buena, aunque sencilla, banda sonora y un hermoso estilo de arte, Thronebreaker: The Witcher Tales es ciertamente agradable a los sentidos. El Gwent es entretenido, pero tanto ha cambiado desde sus raíces que pierde lo que creo que son algunos de sus mejores elementos. Y ese hecho es decepcionante, aún así Thronebreaker: The Witcher Tales añade lo suficiente al juego para mantenerlo atractivo y divertido. A pesar de todo ello, debo recalcar que su historia, apoyada por un gran escritura, es la estrella del espectáculo.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de Thronebreaker: The Witcher Tales para Nintendo Switch brindada por CD Projekt Red.

Good

  • Una historia realmente bien escrita y cautivadora
  • Decisiones morales difíciles y hermoso estilo de arte
  • El mundo es interesante de explorar
  • No importa cuán cambiada esté el Gwent, sigue siendo divertida

Bad

  • El sistema de elaboración de tarjetas no es satisfactorio
  • El sistema de moralidad no es tan impactante en la trama principal
  • Algunos cambios en el Gwent no funcionan del todo bien

Summary

Thronebreaker: The Witcher Tales combina una narrativa atractiva con uno de mis juegos de cartas favoritos de una manera relativamente interesante.
8

Muy Bueno

Lost Password