fbpx

The Pathless Review

Videojuegos
9.5

Sobresaliente

Hay dos clases de personas; los que creen que los juegos son arte, y los que están equivocados. Si necesitas algunos ejemplos, hay numerosos en todos los géneros, con varios destacados como Flower, Shadow of the Colossus, Ico, Firewatch, Gone Home, Journey, y muchos más. Es en esa línea que el desarrollador Giant Squid, creador de otro gran ejemplo como ABZÛ, ha vuelto con otra apasionante aventura.

En The Pathless serás una Hunter (cazador), un arquero que ha llegado a una isla misteriosa con el objetivo de liberarla de una maldición. Esta maldición ha sido lanzada sobre la tierra por el GodSlayer, un malévolo guerrero que quiere destruir a los guardianes de las tierras conocidas como los Altos (The Tall Ones). Corrompiéndolos, ha logrado derribar a la Madre Águila, lo que altera la santidad y la serenidad del reino. Tú, el protagonista anónimo y (en su mayoría) silencioso, deberás unirte a una joven águila para liberar a las tierras de su corrupción, liberando así al mundo de la oscuridad.

La joven águila, que rescatas al principio del juego, comienza a ser capaz de ayudar a nuestra heroína permitiéndole realizar distintas proezas como planear. Y, a lo largo de las 10 horas de juego, aumentarás las habilidades de tu águila, permitiéndole ejecutar fuertes aleteos que te llevarán a terrenos más altos.

Dispersos por todo el reino hay puzles que se respaldan de la lógica. Usarás tu águila para recoger y mover objetos del entorno, usarás tu arco largo para encender fuegos, hacer rebotar flechas a través de paneles reflectantes, y más con el fin de conseguir diamantes amarillos. Estos diamantes son algo que te ayudarán a mejorar los puntos ya que, cuando has recogido suficientes, culminarán en mayores aleteos. El sentido de todo eso es que, a más aleteos serás capaz de atravesar terrenos más altos y de manera mucho más rápidas. Cabe señalar que estos aleteos se recuperan mientras pasas algunos momentos en el suelo, que es realmente la única recarga de energía que encontrarás fuera de la resistencia.

A medida que recojas estos diamantes, también aumentarás tu barra de resistencia. La resistencia es lo que usarás para atravesar el mundo a velocidades más altas. Disparar tu arco a objetivos distantes, llamados talismanes, te dará un impulso temporal, además de recargar un poco tu resistencia. Si sales corriendo, volverás a la velocidad normal de trote, que se siente glacialmente lenta después de haber subido a las alturas más altas como un cohete. Después de un rato encontrarás talismanes sobre cargados por todo el mundo, lo que hace que el movimiento sea realmente estimulante.

La música de The Pathless se ajusta a la estética del personaje principal y a gran parte de la simbología del juego. Esta es una especie de influencia asiática que rebota entre algo parecido a instrumentos de cuerda suave. A todo esto se le suma que las pocas veces que el GodSlayer te habla, suena como una mezcla de culturas que simplemente exuda poder.

No pienses que el mundo de The Pathless está desprovisto de historia. Mientras que el GodSlayer ha logrado esencialmente eliminar la mayor parte del mundo, tu personaje (por razones desconocidas) puede entrar en los pensamientos de los muertos que encuentras, descubriendo fragmentos de historia sobre sus momentos finales, sus pensamientos sobre el mundo tal como es, o algunos fragmentos de cultura subyacentes, como por ejemplo el cómo la adoración a The Tall Ones, podría de alguna manera obtener el favor de la vida. Todo esto sirve como elementos que enriquecen la historia.

Como Shadow of the Colossus, este juego es sobre exploración, no necesariamente sobre el combate. No hay criaturas con las que luchar en el mundo exterior, sino que se trata de enfrentar tus habilidades con el medio ambiente. Deslizarte para luego saltar por el aire y remontarte a un barranco lejano se siente muy bien. Dicho esto, los Altos no se quedarán sentados esperando a que aparezcas en su puerta.

Debido a que The Pathless no se centra en el combate, no podráss morir. He caído de alturas imprudentes sin consecuencia alguna, me han prendido fuego repetidamente, me han golpeado en la cara con bolas de fuego, y he sido pisoteado por bestias enormes, y mi vida se ha conservado intacta. Esto significa que el fracaso tiene poca penalidad, además de la pérdida de la fuerza cuando los Altos te atrapan, y de alguna manera eso está muy bien. Reforzando que el concepto de “vidas” es un concepto moribundo, The Pathless intenta centrarse en la idea de volver a levantarse cuando has sido derribado. En ese sentido, aquí la resistencia es la consigna del día.

A medida que exploras la tierra, verás un enorme remolino de rayos y humo que representa a los Altos en la zona. Cuando menos te lo esperes, esta nube se expandirá repentinamente, engullendo el mundo a tu alrededor hasta que tú también seas absorbido por ella. Una vez dentro, te encontrarás cara a cara con los Altos, pero desafortunadamente para ti, no estarás preparado. Lo primero que harán es privarte de tu águila, golpeándola contra la hierba. Mientras grita por tu ayuda, volverá su mirada hacia ti. Escabulléndote entre la hierba, deberás evitar su mirada directa para no ser pisoteado. Si logras quedarte quieto, cuando esta criatura te mira directamente, eventualmente podrás alcanzar a tu águila, liberándote así de las garras del Alto. Intenso, ¿no?

Algo que de todas maneras debo señalar es que una de mis partes favoritas de The Päthless es el vínculo que compartes con tu águila, y en ningún lugar es más cierto que cuando es herida durante los eventos que narré en el párrafo anterior.

Aunque puedes terminar la historia en poco menos de una docena de horas, hay un montón de pequeños puzzles esparcidos por todo el mundo. Estos pueden ser tan sencillos como encontrar un patrón disparando el gong adecuado en el momento adecuado, o realmente retadores. El punto es que creo que todos estos elementos extras te brindan algo más en qué entretenerte, por si es que te cansaste de la exploración.

Tengo que admitir que en los primeros 20 minutos de este juego, no me encantó. Al final, simplemente no podía dejarlo, pero sin tutorial y sin idea sobre qué significan los sonidos, símbolos o cosas brillantes, los primeros minutos del juego pueden ser algo frustrantes. No obstante, después de otros 15 minutos más o menos, me di cuenta de lo que el juego trataba de decirme. Si te encuentras en la misma situación, debes saber que este sentimiento es fugaz, y que hay toda una experiencia increíble una vez que logras adaptarte a lo que The Pathless propone.

Sería negligente si no mencionara lo hermosos que son los sencillos entornos de The Pathless. Corriendo a una velocidad de 60 fps y a una resolución 4K, el mundo frecuentemente se desdibuja a un ritmo vertiginoso, pero cuando te detienes a admirarlo, sí que puedes apreciar los elementos sutiles. Todo está estilizado en base a un semi cell-shading que funcionó en juegos como The Legend of Zelda: Breath of the Wild, y es igual de bonito aquí, sólo que con una resolución y encuadre mucho más altos.

Al igual que su anterior esfuerzo, ABZÛ, The Pathless se adentra en el magnífico mundo del cell shading, y lo hace con una jugabilidad y una historia que te mantendrán ocupado durante unas 10 horas de duración. Las comparaciones con juegos como Shadow of the Colossus y Journey son acertadas, pero ver el mundo pasar a unos 4K y 60fps, definitivamente agrega algo bello a la experiencia.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de The Pathless para PlayStation 5, brindada por Annapurna Interactive.

Good

  • El diseño del juego es brillante

Bad

  • Los primeros minutos son algo rudos

Summary

The Pathless es otro gran ejemplo de como los juegos son productos que destacan arte por todos lados. Definitivamente es un título totalmente recomendable.
9.5

Sobresaliente

Lost Password