The Order: 1886

Videojuegos
6

Regular

Probablemente éste sea uno de los títulos que más llamó mi atención durante el transcurso de este año ya que meses antes de su estreno los trailers nos aseguraban un juego visualmente muy superior a otras entregas contemporáneas. Y, del mismo modo, una historia más que interesante contextualizada en una Londres durante su época victoriana con algunos cambios en la historia.

Hasta ese momento la idea suena bastante bien, lamentablemente el juego falla en la ejecución y terminamos con un título muy lejano a lo que vimos semanas antes de su lanzamiento.

No obstante, The Order 1886 tiene algunos puntos positivos que serán importantes que señalemos ya que, sin dudas, es un juego bastante ambicioso y con mucho potencial.

 

Apartado técnico impecable

El trabajo de Ready at Dawn, la desarrolladora, nos propone un setting muy bien logrado. La construcción de ese Londres victoriano es más que satisfactoria por la cantidad de detalles que logran conformar una ciudad bastante bella. Pues, para ser justos, todos los aspectos técnicos de la entrega están en un nivel altísimo. Los gráficos es de lo mejor que he visto en la PlayStation 4 hasta el día de hoy. La atmósfera y la neblina de la ciudad son otros de los detalles que nos muestran el valor de producción de The Order 1886.

Basándose en una técnica de iluminación fotorrealista, The Order 1886 es una completa experiencia cinematográfica en conjunto a las bandas negras que se comen ciertas porciones de la pantalla, pero que ayudan a crear la fantasía fílmica. Con una calidad de video de 1080p y 30 fps, el título carece de mayores bugs y promete un juego bastante estable.

the_order_1886-2717024

El alto nivel de diseño lo comparten los distintos personajes creados para el juego. El sumo cuidado puesto en ellos nos entrega diseños sólidos que ayudan a complemetar la ambientación de la Londres victoriana. Cabe señalar el gran avance visual desarrollado para las texturas del rostro y otros elementos que ayudan a contemplar lo orgánico del diseño. ¡Un gran trabajo!

Los licántropos y otras criaturas también son un espectáculo visual siendo bastante efectivos los momentos que salen en pantalla, lo malo es que esos momentos son bastante reducidos.

the-or

Ello se complementa con un gran apartado sonoro. Es evidente que la vivacidad de los personajes no solo se basan en el rubro del diseño, ya que dependerá de las actuaciones de voz establecer diferentes matices en cada uno de ellos otorgándoles diferentes personalidades y emociones. En ese sentido The Order 1886 logra también cumplir con las expectativas. Asimismo, los diferentes efectos de sonido le suman muchos puntos positivos a la ambientación y a la construcción de los monstruos.

Hasta este momento todo bien, lamentablemente es en este punto en que empieza una caída vertiginosa que compromete en gran medida la calidad del juego. Y nos deja bastante claro que un título no solo se puede basar en un destreza visual, ya que necesita sustancia que lo ayude a llegar a niveles superiores y no solo quedarse como un bello cascarón sin vida dentro.

 

Historia desperdiciada

En primer lugar la trama no es para nada atrayente ni compleja, es más, juega con algunos clichés que nos permiten adelantarnos al desenlace del juego, sin sorpresas ni ápices de intentar una historia original. Y lo peor es que la desarrolladora tenía todos los elementos para hacerlo.

La línea argumental es bastante aburrida y lenta, la cual no logra levantar sino hasta los capítulos finales en los que el juego finaliza de manera sorpresiva. Un desenlace bastante anticlimático que, en efecto, buscar dejar muchos puntos para una secuela, pero que termina degollando el título actual.

therhist

Y el trabajo narrativo es tan malo, que sin importar las grandes actuaciones de voz, el juego termina sin que los personajes secundarios logren crear un verdadero impacto en la historia o en el jugador. Lo mismo ocurre con los antagonistas que finalmente son personajes más sin un peso trascendental. Galahad, el protagonista, se salva de caer en lo mismo, pero eso responde a haberlo acompañado durante todo el recorrido y no necesariamente por su construcción como personaje.

Considerando que se contaba con un gran nivel de producción, por lo menos tener una historia consistente y con algunas ideas brillantes podría haber ayudado mucho a The Order 1886. En fin.

 

Sistemas repetitivos de combate

Desde el inicio la jugabilidad es bastante limitada, el juego te guía bastante y te corta cualquier tipo de exploración exhaustiva. Los caminos por los que deberás transitar están más que marcados y salirte de ellos podría llevarte a bugs que te dejarán atrapado de por vida. No es broma. Considerando que actualmente existe una saturación de juegos de mundo abierto, un título más lineal como The Order 1886 podría haber resultado refrescante, pero su excesiva rigidez lo traiciona y lo transforma en un juego bastante lento con pocas aspiraciones.

El sistema de combate está dividido en dos puntos, en los usuales shooters en tercera persona, sigilo (stealth) y los momentos QTE (Quick Time Events).

El primero de ellos basicamente será utilizado para los enemigos humanos, quienes tratarán de arrasar con nosotros usando armamento bélico. Lo bueno de esto es que el juego de Ready at Dawn nos proporciona una diversa cantidad de armas a utilizar, desde snipers hasta armas que botan una especie de liquido inflamable que arderá al momento de disparar sobre él. Y no olvidar nuestro fusible de electricidad que alejará y acabará con cualquier licántropo cerca. Esto sí que es un punto bastante favorable, pero lamentablemente el juego te obliga a cambiar constantemente de armas, sin dejarte disfrutar por un tiempo prolongado la exquistez de su diversidad.

Del mismo modo, las secuencias de disparos son bastante frecuentes y llegan a cansar luego de un rato ya que son bastante repetitivas, sin darle mucho chance a la estrategia o a otros elementos que ayuden a motivar el combate.

order-1886-airship-kitchen

En cuanto el sigilo, es claro decir que es bastante pobre. Solo podrá ser utilizado en ciertas secciones del juego y tiene un sistema muy básico que no se adapta a los otros sistemas de juego. Totalmente descartable.

No obstante, en mi opinión la batalla con los licántropos es lo más decepcionante del juego. Estas se desarrollan en base a fuego de armas y a los famosos QTE. A pesar de su gran tamaño y aparente vitalidad, no es necesario desplegar mucho fuego en ellos para que luego de algunas esquivadas (apretando el botón “X”) los híbridos caigan muertos.

Y lo mismo ocurre con los pocos boss fights del juego, deberemos asistir a una pelea guiada a través de distintos ataques con nuestro cuchillo y luego a estar bastante atentos a los QTE que permitirán esquivar los ataques de nuestro agresor. Siendo los licántropos el “gran desafio” del título, esperaba mucho más de ellos. Este tipo de pelea ayuda a aumentar lo anticlimático del juego y a poca sustancia con la que se intentó diseñar este tipo de combate. Estas peleas terminan siendo uno de los tantos puntos aburridos de los que el juego se conforma.

The-Order-QTE-boss

No te invita a volver a jugarlo

The Order 1886 propone cierta cantidad de coleccionables que encontrarás esparcidos alrededor de toda la campaña. Esto es un detalle interesante ya que cualquier obsesivo, como yo, estará más que invitado a intentar recolectar todos. No obstante, el juego no te da mayores incentivos para seguir jugándolo. ¿Por qué? Pues, al finalizar la partida no te dará opción alguna de New Game +, ni algo que te asegure guardar todo lo que ya hayas encontrado anteriormente. En ese sentido, tendrás que recorrer el juego desde el inicio para intentar localizar todos los coleccionables.

Sin lugar a dudas, este es otro de los grandes errores del juego. No facilitar la rejugabilidad hace que el título se quede en el olvido sin un incentivo concreto para seguir apostando por él. Ahora, tuvimos la suerte de adquirir The Order 1886 con una gran oferta del Black Friday, con un precio muy reducido al original. Lo cual me lleva a pensar que The Order 1886 no vale un full price de lanzamiento, es más, está lejos de valerlo.

 

Conclusión

Sin dudas, The Order 1886 es un juego bastante controversial. Su claro enfoque en lo visual es un tema a aplaudir y admirar. Ya que logra explotar las capacidades gráficas de la PlayStation 4 y eso es un mérito que merece asombro. No obstante, el juego se queda solo en ese apartado. No logra brillar más allá de él ni consolidarse como un título fuerte.

Sus debilidades y puntos negativos son bastante fuertes ya que son errores que no se esperarían en juegos actuales tan importantes y esperados como fue The Order. Y, sobretodo, siendo uno de los primeros exclusivos (de ese entonces) para la consola de Sony.

Ready at Dawn ha creado un precedente en cuanto a temas de producción, pero como se mencionó anteriormente, se necesita mucho más que eso para crear un título emblemático que logre establecer toda una nueva franquicia. The Order 1886 tenía mucho potencial, espero que la desarrolladora aprenda de sus errores y pueda continuar con sus planes para la secuela porque, después de todo, creo que se merece una segunda oportunidad.

Good

  • Visualmente fantástico
  • Gran apartado sonoro
  • Armas geniales

Bad

  • Trama aburrida y poco creativa
  • Batallas repetitivas
  • Boss fights insatisfactorios
  • No facilita la re-jugabilidad
  • Sistema de sigilo deficiente
  • Personajes intrascendentes

Summary

Este es un juego recomendable a adquirir en ofertas. No vale su precio completo.
6

Regular

Lost Password