fbpx

The Medium Review

Videojuegos
7.5

Bueno

Con The Medium, la desarrolladora Bloober Team ha llegado a un punto bastante interesante en su carrera. Por un lado, han estado perfeccionando su arte del terror en los últimos años, con títulos como Layers of Fear, Observer y Blair Witch, que ofrecen un estilo bastante propio del terror psicológico y nos recuerdan constantemente que las cosas nunca son exactamente como parecen. Por otro lado, el equipo demuestra una clara intención por seguir mejorando y probando cosas nuevas. Bajo esa idea, este nuevo título es uno de los primeros exclusivos no disponible ‘para consolas de generación pasada, lo que aumenta aún más las expectativas.

Habiendo recorrido la historia, los escenarios y la mística de The Medium, creo que puedo decir que este es uno de los mejores trabajos de Bloober a la fecha, pero definitivamente no el mejor. Esta nueva experiencia nos da la chance de interactuar con un personaje principal bastante convincente y empático, conceptos realmente únicos para el género, además de un claro amor por experiencias que se respalden de la narrativa. Bloober Team ha logrado presentar una aventura fuerte, espeluznante y satisfactoria, que utiliza inteligentemente el hardware de la actual generación para crear algo realmente memorable, pero también con su propia cuota de errores que iremos viendo a lo largo de la review.

En The Medium, juegas como Marianne, una joven con un extraño que la conecta con el “mundo de los espíritus” gracias a sus habilidades psíquicas. La protagonista sufrirá de sueños recurrentes sobre el asesinato de una joven y, tras un trágico suceso en su propia vida, recibe una llamada telefónica de un desconocido que la convoca a reunirse con él en el Hotel Niwa. Si bien todo ello es bastante extraño, es aún peor enterarnos que en Niwa se produjo una terrible masacre hace años atrás. Utilizando su don, Marianne tendrá que averiguar por qué ha sido llamada al hotel, descubrir los oscuros secretos de la ciudad, sus antiguos habitantes y averiguar qué demonios está pasando. Si eres lo bastante familiar con los anteriores juegos de Bloober Team, creo que ya deberías esperar que existan muchas más matices en su narrativa que una simple historia de fantasmas.

Debo decir que Marianne es una protagonista con mucho carisma. Si bien tiene una tendencia a sobreexplicar las cosas, lo que me parece que puede ser parte del trabajo de ser una médium, es fácil encariñarse con ella, ya que parece preocuparse de verdad por los espíritus que encuentra. En pocas palabras, su necesidad de ayudarlos a encontrar la paz se siente como algo realmente genuino. El juego brinda también algunos momentos ingeniosos que crean un poco de frivolidad en un entorno que, de otro modo, sería oscuro y lúgubre, con sutiles guiños a los elementos más clichés del género. Es por ello que uno de los primeros personajes que conocerás es una niña llamada Tristeza, que se convierte en una especie de aliada mientras recorres los espeluznantes pasillos y las ruinosas habitaciones del hotel.

El principal gancho de The Medium gira en torno a cómo tu perspectiva cambia de orientación, y ahí es donde entra en juego la mecánica más única del juego. Esta característica distintiva, el juego en realidad dual, toma forma cuando el mundo material que habitas se divide en dos y le da a Marianne acceso al mundo espiritual. Con ello controlarás a Marianne dentro de ambos mundos a la vez, mediante una pantalla dividida que toma forma vertical u horizontal dependiendo de la zona en la que te encuentres.

Es importante señalar lo impresionante que es que ambos mundos se reproduzcan simultáneamente en pantalla, y ahí es donde entra en juego la potencia de la Xbox Series X y de las tarjetas gráficas modernas. Todo ello proviene de una idea maravillosa e innovadora que se ha implementado de forma muy cuidadosa. Como fan de los juegos de terror de antaño, no puedo pensar en alguna otra nueva mecánica que se haya sentido tan única. Al menos no desde hace mucho tiempo atrás.

Ambos mundos requieren que te muevas entre ellos para resolver los puzles, ya que hay elementos en cada uno que tienen un impacto directo en el otro. Uno de los primeros puzles consiste en buscar una fuente de energía en el mundo espiritual para cargar una caja de fusibles en el mundo material y con ello poner en marcha un ascensor. Más adelante, podrás alternar entre las dos realidades moviéndote a través de espejos, con acceso a objetos específicos sólo disponibles en uno u otro mundo. Las secciones de juego de realidad dual se utilizan de forma inteligente y se brinda de forma dosificada a lo largo de la aventura, con la idea de no desgastarlas tan rápido. Aproximadamente un tercio de The Medium tiene lugar en el mundo material, otro tercio en el mundo espiritual y el último entre ambos. Esto permite que la historia entre y salga de los mundos según sea necesario, por lo que el concepto se utiliza como un dispositivo narrativo que ofrece diferentes puntos de vista con el fin de crear impacto en el gameplay.

Algo interesante es que las cutscenes no se reproducen plano a plano como las secciones de juego de realidad dual. En su lugar, muestran diferentes ángulos de cámara y mezclan las perspectivas de cada realidad, lo que hace que se sientan bastante cinemáticas, pero sin dejar de mezclarlas con el concepto de dos mundos. De este modo, el truco visual es siempre impresionante, con un claro contraste estético entre cada mundo. El mundo material es apropiadamente oscuro y tormentoso, después de todo, el lugar fue abandonado hace mucho tiempo dejado al olvido y al deterioro. El edificio se está cayendo a pedazos y la búsqueda en el vestíbulo vacío, la piscina y la sala de juegos de los niños, posee unas vibraciones espeluznantes bastante apropiadas, todo ello con un interesante ray tracing que permite que la iluminación y los reflejos se destaquen en la oscuridad.

Por otro lado, el mundo de los espíritus es un lugar extraño y carnoso, en el que las paredes parecen palpitar, los huesos están esparcidos por todas partes, los cadáveres se lucen colgados y los caminos están literalmente sellados por mantos en base a piel humana. Este arte se basa en un estilo llamado “surrealismo distópico” que se inspira en el trabajo gótico y abstracto del artista polaco Zdzisław Beksiński. El mundo de los espíritus, más allá de lo meramente visual, provee una sensación constante de amenaza, y considerando que no hay ninguna forma de combate en el juego, deberás enfrentar a estos miedos usando el sigilo y la evasión. Esto hace que cada viaje al mundo de los espíritus tenga que ser una experiencia de cuidado; y aunque el mundo material es ciertamente espeluznante, no tiene el mismo aura amenazante que ofrece el mundo espectral.

Si por casualidad te atrapa el gran antagonista del juego, una criatura conocida como The Maw, se convertirá en una muerte instantánea. Normalmente no me gusta este estilo en los juegos de terror, especialmente cuando se combina con el sigilo, pero al menos en estas escenas hay muchas oportunidades para ser paciente y observar los patrones de movimiento antes de proceder. Hay momentos en los que tienes que aguantar la respiración mientras te agachas, y desplazarte lentamente por una zona para evitar que te descubran. Y si bien a veces puede resultar un poco quisquilloso el mantener pulsados tantos botones a la vez, estos momentos de peligro siempre ha sido de lo mejor logrado en la experiencia. El hecho de que el muy talentoso Troy Baker ponga voz a The Maw, quien te acecha mientras recita líneas diabólicamente asquerosas (como el sobre llevar tu piel como atuendo), te producirá escalofríos.

Otra idea que funciona bien por momentos son las experiencias extra corporales de Marianne; es decir, su forma espiritual puede abandonar temporalmente su cuerpo para visitar nuevas zonas que no son accesibles en el mundo material, con el fin de resolver puzles. No me molestó como concepto, pero si te quedas en el mundo espiritual, durante mucho tiempo, tu cuerpo espiritual acaba deteriorándose y provoca tu muerte. Puedes volver a tu cuerpo físico con bastante facilidad en cualquier momento, pero tendrías que volver a empezar el puzle, lo que puede resultar en un repetitivo y fastidioso ensayo y error. Dicho esto, las fases del final del juego poseen una implementación mucho mejor de este sistema que hizo que me gustara más.

Algunos de los otros puzles de The Medium parecen de una época más sencilla, con combinaciones variadas de “encuentra la pieza correcta para insertarla en la ranura correcta”. Teniendo en cuenta la naturaleza lineal del juego, estos no pondrán a prueba tu capacidad intelectual en su mayor parte, ya que los objetos que puedes recoger a menudo encontrarán su hogar en algún lugar relativamente cercano. Eso no quiere decir que no hayan algunos acertijos elaborados, de hecho el juego se luce mejor cuando encuentra inteligentes formas de mezclar las dos realidades para encontrar las soluciones.

Al principio me sorprendieron las cámaras semifijas de The Medium; después de todo, el título se inspira en los juegos de terror clásicos, y con tantos títulos de terror modernos que optan por una perspectiva de cámara estrictamente en primera o tercera persona, fue un poco chocante al principio recalibrar mi cerebro para acomodar los controles. También significa que los movimientos de Marianne pueden parecer un poco torpes. Esto se nota especialmente en las zonas más pequeñas. Cabe especificar que Bloober Team señaló que mover la cámara libremente, en las secciones de realidad dual del juego, provocaba náuseas a muchos jugadores, y después de haberlo experimentado, puedo entender perfectamente la decisión tomada. Las cámaras semifijas se adaptan muy bien a la estética, pero hay que saber que puede costar un poco acostumbrarse a ellas.

Vale la pena señalar que no es un juego centrado en sustos, sino que opta por un enfoque más parecido al de Silent Hill, que consiste en crear una atmósfera inquietante y opresiva que te mantiene en vilo, en lugar de intentar que saltes de tu asiento. Marianne, como médium, puede ver, oír y sentir más que los demás, por lo que la historia consiste en explorar zonas, encontrarse con espíritus que pueden o no necesitar su ayuda, desentrañar su tragedia y, en última instancia, descubrir tu propia conexión con todo ello.

Los objetos también brindarán mayor información sobre algunas de las intempestivas muertes de los espíritus. Otros detalles importantes provienen de descubrir puntos de recuerdo, recreando escenas (en forma de ecos) del horrible pasado que sufren las almas de Niwa. Sin ánimos de spoilear a nadie, debo decir que la conclusión del juego se sintió algo apresurada en lo que siento será un final divisivo para algunos, pero la historia te lleva a lugares que no esperas y a un final que probablemente no verás venir, lo cual es digno de aplaudir. He seguido pensando en The Medium durante días después de haberlo terminado, lo que da fe de una historia que sabía que podría crear ciertos debates.

Sería negligente por mi parte no mencionar la banda sonora bellamente compuesta por Arkadiusz Reikowski, que trabajó en la banda sonora del mundo material, mientras que Akira Yamaoka trabajó en la del mundo espiritual. Hasta el día de hoy, las inquietantes melodías de los primeros títulos de Silent Hill, de Akira Yamaoka, son algunas de mis favoritas de todos los tiempos, y muchos serán capaces de reconocer enseguida la maestría atmosférica del legendario compositor de videojuegos. La naturaleza inquietante de su oscuro estilo encaja a la perfección con el mundo espiritual de The Medium, añadiendo una capa más de oscuridad que acentúa aún más la sensación de terror y temor que experimenta Marianne. El hecho de que estos dos talentosos compositores hayan colaborado de esta manera, con elementos de ambas bandas sonoras mezclados en las secciones de realidad dual, es brillante.

Y si bien todo ha sonado increíble hasta ahora, lamentablemente las secuencias de juego se alargan demasiado de lo que deberían y acaban resultando tediosas, debido a los largos periodos de caminata con poca acción o con tareas repetitivas. Hay una secuencia en la segunda mitad del juego en la que juegas como otro personaje, en la que curiosamente el mismo juego se refiere a sí mismo como algo tedioso. Luego están las confusas decisiones de diseño, como por ejemplo, ¿por qué se necesitan cuatro o cinco usos de la cizalla para cortar la cadena? ¿O por qué en un edificio abandonado hay que usar cizallas cuando se puede romper el cristal y seguir adelante? Además, la velocidad de tu personaje cambia dependiendo del escenario; en algunos puedes correr, mientras que en otros puedes trotar lentamente o incluso solo caminar, y esto sí que puede ser súper frustrante.

Si bien estos errores no suenan terribles, y evidentemente no lo son, sí son capaces de apañar la experiencia general. The Medium se respalda tanto de sus locaciones y de su atmósfera que, no poseer otro elemento jugable más interesante que la de interactuar con ciertos elementos, termina haciendo que todo pueda tornarse bastante aburrido por momentos. Y eso no está bien.

The Medium parece la culminación de todo lo que Bloober Team ha aprendido de sus títulos anteriores, yendo más allá de la creatividad y tomando como inspiración los juegos de terror clásicos. Los desarrolladores se refieren a él como una “carta de amor a Silent Hill 2”, y esas referencias realmente rezuman en cada elección de diseño que han hecho.

La aventura hace un excelente trabajo al sumergirte en su oscuro y retorcido mundo, lleno de almas torturadas y oscuros secretos que piden ser descubiertos. Además que el modo de realidad dual añade un toque fantástico y se consolida como una mecánica que ha sido inteligentemente inyectada en la historia y el gameplay. Lamentablemente, algunos errores de diseño hacen que el pacing de la experiencia se sienta más lenta de lo necesario, algo que al final brinda algunas sensaciones de aburrimiento.

No obstante, me quedo con la idea de que The Medium es uno de los juegos de terror más apasionantes e innovadores de los últimos tiempos y es un juego imprescindible para los aficionados al género.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de The Medfium para PC, brindada por Bloober Team.

Good

  • La historia y su mundo son convincentes; la atmósfera y los efectos visuales son excelentes; la actuación de voz hace brillar a los personajes; El juego de doble realidad es realmente innovador e impresionante

Bad

  • Las secuencias de juego se alargan hasta ser tediosas; algunos elementos de diseño pueden ser frustrantes

Summary

Al igual que los anteriores trabajos de terror de Bloober Team, The Medium cuenta con una historia interesante que se desarrolla en un mundo espeluznante y convincente.
7.5

Bueno

Lost Password