fbpx

The Dark Pictures Anthology: Little Hope Review

Videojuegos
7

Bueno

Con The Dark Pictures Anthology: Man of Medan de 2019, Supermassive inició su serie de antologías de terror. El consenso general, que también comparto, es que el resultado fue ‘ok’, nada particularmente malo, pero tampoco sorprendente. Pasando al siguiente título de la serie, siento que The Dark Pictures Anthology: Little Hope tuvo un rol un poco más complicado, el de demostrar que podía marcar un diferencial más marcado. Desafortunadamente, me entristece decir que comparte un destino similar al de su predecesor, a pesar de haber corregido, de mejor manera, algunos elementos que no funcionaron del todo en Man of Medan.

Little Hope nos muestra a cuatro estudiantes universitarios y a su profesor que, tras un accidente de autobús, se quedaron varados en la abandonada ciudad titular de Little Hope. A su alrededor aparece una densa niebla impenetrable que dejará a los viajeros bastante desorientados e intimidados. Rápidamente, el grupo se da cuenta de que las fuerzas fantasmales, que vislumbran en las sombras, los están empujando hacia el interior del pueblo. Este lugar esconde una oscura historia de juicios de brujería, asesinatos, y a medida que los protagonistas descienden a la ciudad, saldrán a la luz horribles secretos sobre su linaje.

En este punto debo decir que la narrativa está mejor estructurada que la de Man of Medan, pero que aún así tiene algunos problemas. Por un lado, Little hope ofrece una de las mejores secuencias de introducción que he podido ver en Supermassive. Cuarenta años antes de los eventos del juego, vemos a una familia de clase media sucumbir ante una horrible tragedia en su propio hogar. Es en esa secuencia en que podemos ver escenas realmente impactantes, y que establece lo que pensamos será el tono y el ritmo del resto de la experiencia. Lamentablemente eso no se repite. En su lugar, Little Hope te da otra historia correcta que no intenta destacar más allá de su zona de confort.

En gran medida, seguirás al grupo de estudiantes universitarios y a su profesor. Fantasmas, demonios, espíritus y similares te llevarán a momentos del pasado del pueblo donde presenciarás juicios de brujas. Cabe señalar que algunos rostros del pasado se parecen mucho a los de los miembros de tu grupo actual, por lo que dependerá de ti intentar darle un sentido a todo lo que está sucediendo.

Esta premisa es inicialmente bastante prometedora, pero no pasa mucho tiempo antes de que las piezas comiencen a desmoronarse. Los personajes se vuelven demasiado impredecibles, a pesar de que haces todo lo posible por moldearlos a través de las elecciones del juego. Las revelaciones se tornan poco interesantes y las débiles decisiones narrativas, impregnan toda la experiencia. Mi segunda pasada, conocida como “Curators Cut”, que consiste en escenarios del lado B que no vemos en la primera parte, definitivamente mejoró en mucho mi percepción del juego. No obstante, no veo que muchos se sientan motivados para darle una oportunidad a esta sección, considerando lo poco interesante que es la primera parte del juego.

Lo que puede ser frustrante es que el juego definitivamente tiene mucho potencial. Su entorno y la construcción del mundo tiene un montón de buen trabajo en él: vagar por calles llenas de niebla (del tipo Silent Hill), breves avistamientos de la misteriosa niña, y las imágenes y temáticas de brujería, son algunos de los elementos que aprovecha bien el juego. El título prospera en ese sentido; con grandes elementos de terror que aparecen en los momentos en que bajas la guardia, caminando por esas largas y sinuosas calles, sin otra alma humana a la vista.

Los momentos de sobresalto, para escenificar algunos sustos, también fueron mucho mejor utilizados aquí que en Man of Medan. Tampoco es que te los pongan en la cara, pero sí que habían algunos momentos bastante tensos. Y si bien el tema de los jump scares puede parecer un mecanismo barato, creo que aquí cumplen su propósito. A pesar de estos pequeños momentos, el juego en su conjunto está enturbiado por un reparto en el que luché por invertir mi tiempo. Hacia el final, creo que nunca me interesó mucho el bienestar del grupo, y eso sí que puede ser un gran contra producente en un juego de este tipo.

Como los otros juegos de Supermassive, Little Hope es obviamente un juego que se respalda bastante en sus personajes. En las 4 o 5 horas que pasarás en cada recorrido, de alguna manera aprenderás una cantidad decente de cada personaje del grupo principal y, por más extraño que suene, terminarás sabiendo también muy poco sobre ellos.

Will Poulter, a quien conocerás por películas como Midsommar y Black Mirror: Bandersnatch, lidera el equipo aquí como el torpe y cobarde estudiante universitario de 20 años llamado Andrew. Estoy seguro de que Poulter tiene un sólido alcance y talento, pero lamentablemente no se le brinda aquí el tiempo para brillar. En gran medida, eso se debe a las limitaciones de tiempo y alcance que tiene el juego. Como el resto del reparto, se siente como un personaje usado solamente para llevar adelante la trama del juego, lo cual estaría bien si el elemento narrativo fuera lo suficientemente atractivo.

El hecho es que Little Hope se siente como un juego juzgado por la brillante sombra del exitoso Until Dawn. Los intentos de diversificar y mezclar el reparto se hicieron presentes, y eso es algo bueno. No todos los personajes son sólo jóvenes y tontos adolescentes. Ahora tenemos un par de personajes mayores como Angela y John. Pero, muy aparte de eso, me cuesta mucho simpatizar con los personajes, incluso cuando algunos de ellos tienen caras conocidas de Hollywood. Ninguno de ellos tuvo tiempo de ser ni remotamente interesante. Entiendo que el tiempo de desarrollo y el alcance del juego no estuvieron de su lado, lo cual, repito nuevamente, hace que todo se sienta como una oportunidad perdida.

Cuando se trata de hacer que los personajes tomen decisiones en el juego, a veces todo llega a ser bastante frustrante y confuso. Las relaciones y los rasgos de los personajes vuelven una vez más, y estos últimos toman un papel más importante que nunca. Digamos que un personaje es malo con otro en algún momento. En ese sentido, si puedo tomar represalias contra ese personaje, definitivamente lo haré, pero de repente, por alguna elección, mi personaje se pone en el rasgo “defensivo”. Y debido a ello, cuando intento establecer un diálogo directo, o incluso más desafiante, no podré. Estarás a la defensiva por esa cosa que dijiste hace dos horas.

En gran medida, esto me costó algunas decisiones cruciales en el juego, algunas incluso le costaron la vida a un personaje. Este es un tema que el juego tiene a lo largo de todo el recorrido, que siento que va acorde a un sistema poco flexible.

Si quieres que tu reparto de personajes en Little Hope salga vivo, tendrás que ser intuitivo y rápido. Muchos peligros te esperan, y las vidas de tu equipo pueden ser arrebatadas en cualquier momento. En ese sentido, Supermassive ha tenido en cuenta las críticas que recibió Man of Medan. Las indicaciones del botón QTE son menos desafiantes esta vez, y funciona mejor. Donde antes estos eventos te golpeaban sin previo aviso, los más distinguibles flashes, y señales visuales, ahora cumplen con su rol de prevenirte.

Y aunque parezca poca cosa, creo que este es un detalle que debe reconocer a Supermassive. Los QTE son realmente más divertidos en este juego. Al combinar eso con la mejora en laa velocidad del caminar, y el placer de recorrer la espeluznante ciudad de Little Hope, entonces la jugabilidad, en esos términos, se ve bien potenciada.

También podrás encontrar diferentes objetos en tu viaje. Las premoniciones en forma de imágenes que insinúan el destino de los personajes, las notas e incluso las armas están todas presentes. Lo que realmente gusta aquí es que las notas y los objetos se sienten más importantes en el diálogo y la narración. Las armas también son una opción divertida de riesgo y recompensa para el jugador. Por ejemplo, encontré un cuchillo que salvó a uno de los miembros de mi grupo en una ocasión, pero por otro lado, un arma llevó a un trágico final para otro personaje durante el clímax del juego.

Justo después de terminar la historia de Little Hope, el Curador reflexiona conmigo. Al salir de su humilde morada me dice lo siguiente: “Nos encontraremos de nuevo, al menos una vez más.” No puedo evitar sentir que esto se siente como una línea directa de Supermassive con nosotros. Considerando que The Dark Pictures Anthology aún no ha despegado como Supermassive lo esperaba, su futuro definitivamente sigue siendo incierto.

Incluso con todas sus caídas y decepciones, Little Hope es un juego que me alegra haber jugado. The Dark Pictures Anthology es un proyecto de videojuego genial que espero que siga adelante y finalmente prospere de verdad. Los modos de juego en grupo y cooperativo siempre son bienvenidos para quien quiera vivir esta experiencia junto a amigos. El Curador es un personaje genial, y Dark Pictures es, al menos, un concepto interesante por ahora. En el mejor de los casos no es un gran producto, pero hay suficiente para divertirse.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de The Dark Pictures Anthology: Little Hope para PlayStation 4 brindada por Bandai Namco.

Good

  • Un escenario genial y espeluznante que te recordará por momentos a Silent Hill
  • Las premoniciones y las armas están bien implementadas y se usan más que nunca
  • El curador es tan perversamente encantador como siempre
  • Mejoras visuales y en la presentación en general

Bad

  • Una vez más la historia es bastante débil
  • Los personajes no poseen mucha personalidad
  • El sistema de rasgos

Summary

Eclipsado por la grandeza de Until Dawn, The Dark Pictures Anthology: Little Hope nunca despegará del todo de la manera que esperas. Hay suficiente para que sea una distracción divertida para los fanáticos del terror, al menos por algunas horas, pero eso es todo.
7

Bueno

Lost Password