fbpx

Super Mario 3D World + Bowser’s Fury Review

Videojuegos
8.5

Muy Bueno

Parece que he escrito las mismas palabras para casi todas las reediciones de Nintendo Switch de un juego first-party de WiiU, pero es difícil escapar de la verdad: es realmente genial ver estos juegos en un sistema que un número significativo de personas posee. Lo mismo ocurrió con Donkey Kong Country Tropical Freeze, con Mario Kart 8, y lo mismo ocurre ahora con Super Mario 3D World.

Es difícil culpar a Nintendo por “sacar provecho” de estos títulos cuando, de otro modo, estarían condenados a ser criminalmente infravalorados. Además, es una gran oportunidad para que la Gran N les provea un poco más de amor y haga que cada juego sea más llamativo y más jugable que nunca. O, como en este caso, añadiendo una experiencia completamente nueva.

Si no has tenido la suerte de tener una WiiU o de haber jugado Super Mario 3D World en algún momento, puede que no sepas que es uno de los mejores juegos de plataformas de Mario, tanto en 2D como en 3D. Recuerdo que al principio me decepcionó un poco que el próximo gran juego de Mario, para consola, fuera un sucesor del (ciertamente bastante bueno) Super Mario 3D Land de 3DS, pero me equivoqué al dudar. A primera vista, puede que no fuera tan ambicioso como algunos de los juegos más memorables del fontanero bigotudo, como Sunshine o Galaxy, pero terminó siendo una experiencia de plataformas bastante precisa, bien diseñada y tan divertida que, creo, se ganó a creces su regreso. Además, con el juego de plataformas cooperativo, para cuatro jugadores, tenía el potencial de ser disfrutado por un público cada vez más amplio. Lamentable todo ese gran potencial no se dio debido a haber salido en la WiiU.

Ahora, 3D World ha vuelto y está listo para brillar más que nunca en su nuevo hogar en la Switch, y lo más importante es que el juego es tan agradable como siempre, y más. La cámara pseudo-isométrica del juego, y los rápidos escenarios llenos de retorcidos secretos, lo convierten en una especie de punto intermedio entre los juegos más tradicionales de Mario en 2D y 3D, con lo que logra forjar una personalidad bastante propia con un diseño de niveles realmente excelente.

Y no solo eso, sino que al más puro estilo de Nintendo, casi todos los niveles presentan algún tipo de reto o idea novedosa, que luego se elimina con la misma rapidez para dejar espacio al siguiente, y que tal vez regrese nuevamente más adelante para asegurarse de que todo el mundo está prestando atención.

En su mayor parte, la adaptación de Super Mario 3D World es idéntica en cuanto a contenido, salvo por algunos ajustes que realmente agradezco. El más importante es la incorporación del modo multijugador en línea, que es una buena noticia para los que tenían el juego en WiiU pero no tenían amigos dispuestos a jugar con ellos (hipotéticamente, por supuesto…). Todo el mundo sale ganando porque 3D World es una estelar experiencia multijugador tanto en línea como fuera de ella, ya que cada uno de los personajes disponibles tiene su propio estilo de juego y habilidades. Desgraciadamente, no he tenido la oportunidad de probar el juego en línea al momento de hacer este análisis, pero las primeras impresiones en Internet son positivas.

El modo cooperativo local es estupendo, y a los niveles del Capitán Toad se les ha añadido un modo multijugador a pesar que no añade demasiado a la experiencia original. Entonces, si buscas la experiencia de plataformas multijugador definitiva en la Switch, puedes empezar a mirar más allá de New Super Mario Bros. U Deluxe y dirigirte a este título.

Por lo demás, los cambios son pocos y sutiles. Una ligera mejora en el movimiento del jugador y en la altura de la escalada (cuando se juega como Mario Gato) hacen que el gameplay sea más ágil y un poco más acrobático, mientras que un modo foto permite hacer capturas de pantalla bastante creativas, además de un lugar para poner los nuevos sellos desbloqueables. A todo eso se le suman que todo se ve fantásticamente bien en el modo TV o en el modo portátil, funcionando a 1080p o 720p respectivamente y a 60fps en ambos. Las texturas parecen haber recibido un ligero impulso junto con la resolución, lo que hace que todo destaque. Debo decir que siempre me ha gustado el aspecto de las superficies y las texturas (como el pelo) en los juegos modernos de Mario, y aquí brilla con luz propia.

Todo esto nos lleva al segundo componente de la ecuación Super Mario 3D World + Bowser’s Fury. Como su nombre indica, Bowser’s Fury no es un contenido añadido al juego de WiiU, sino un título totalmente independiente incluido en el paquete. Tanto así que tienes la opción de jugar cualquiera de los dos cuando enciendes la Switch.

Tomando los efectos visuales, la mecánica de juego y la física de 3D World, y convirtiéndolos en un juego de plataformas completamente en 3D, Bowser’s Fury sitúa a Mario en el gran entorno del lago Lapcat, una enorme masa de agua cubierta de islas en la que casi todo tiene temática felina. Resulta que Bowser también está aquí, pero una misteriosa mancha de tinta lo ha puesto furioso y lo ha transformado en el enorme Bowser’s Fury. Con la ayuda (y a petición) de Bowser Jr, el trabajo de Mario consiste en sofocar el titánico berrinche de Bowser y devolver al lago Lapcat su antigua gloria. Para ello, hay que recoger los numerosos Cat Shines ocultos para activar las Giga Bells (versiones gigantes de las Super Bells de 3D World) y utilizarlas para transformarte en Giga Cat Mario y pelear contra Bowser en enfrentamientos del tamaño de kaijus.

La lucha contra Bowser no es algo aislado. El viejo rival no caerá por completo hasta que llegues a la conclusión del juego, así que cada vez que lo mandes a su gran charco de tinta en el centro del mapa, puedes esperar que se levante y regrese pronto. Aparte de los enfrentamientos, puedes evitarlo recogiendo un Cat Shine, o sobreviviendo a sus ataques lo suficiente como para que se aburra. A diferencia de los escenarios de los antiguos juegos de plataformas de Mario en 3D, cada una de las islas del lago Lapcat tiene un número de Cat Shines que recoger, a través de objetivos que evolucionan a medida que los encuentras, desde juegos de plataformas hasta batallas contra minijefes, búsqueda de objetos y mucho más.

Es importante señalar que hay una cadencia bastante buena y natural en el desarrollo de todo. Bowser aparece con una frecuencia cada vez mayor a medida que avanzas, además que las oportunidades de recoger Cat Shines o activar Giga Bells también aumentan. Dejando de lado el tema de Bowser por un momento, el lago Lapcat en sí, con sus muchas islas para explorar y secretos que encontrar, es muy divertido. Sin duda, hay espacio para que un futuro juego de Mario en 3D incorpore la jugabilidad de un mundo abierto de alguna manera (mi mente se dirige inmediatamente a una versión mucho, mucho más grande del mundo central de Mario 64). Cabe señalar que me gustó que me dieran la opción de decidir cuánta ayuda recibiría de Bowser Jr. mientras jugaba, aunque también es posible cambiar la compañía IA por un segundo jugador al estilo de Super Mario Odyssey.

Tomar el espíritu del diseño de 3D World, y trasladarlo a un espacio abierto completamente en 3D, es un experimento audaz para Nintendo, y merece la pena. Aunque es breve, con unas tres horas para “completarlo” y un par más para atar todo lo que hay que hacer, sigue siendo un valor añadido decente a la atracción principal que es Super Mario 3D World.

Si de algo he de quejarme es que si bien Bowser’s Fury funciona a 720p60 en la TV, la velocidad de fotogramas tiende a bajar un poco cuando Bowser aparece y la lluvia, el fuego y los escombros empiezan a inundar la escena. En la consola portátil, la velocidad de fotogramas alcanza un máximo de 30 normalmente y luego baja más en los mismos momentos, lo que no es propio de un juego de Nintendo. No arruina la diversión ni mucho menos, pero no es frecuente relacionar un juego de Mario de gran presupuesto con problemas de rendimiento como este.

Como ideas finales, Super Mario 3D World + Bowser’s Fury une una de las entregas más infravaloradas y menospreciadas de la franquicia de Super Mario con una nueva y experimental aventura que allana el camino para posibles títulos futuros. Ambas partes del paquete son excelentes por diferentes razones que te motivarán a lanzarte hacia el juego. Dejando a un lado los extraños problemas de rendimiento de Bowser’s Fury, este es otro título imperdible en la alineación first-party de Nintendo Switch.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de Super Mario 3D World + Bowser’s Fury para Nintendo Switch, brindada por Nintendo.

Good

  • Super Mario 3D World sigue siendo genial; 3D World se ve y funciona muy bien en ambos modos; la adición del multijugador online cambia el juego; Bowser's Fury es un extra breve pero sólido

Bad

  • El hardware de Switch tiene problemas con Bowser's Fury

Summary

Dos grandes experiencias de Mario en 3D en un solo paquete, un clásico infravalorado y una nueva versión de la saga, hacen que este juego sea imprescindible para cualquiera que tenga una Switch.
8.5

Muy Bueno

Lost Password