fbpx

Star Wars: Squadrons Review

Videojuegos
8

Muy Bueno

Entre lo excelente (The Mandalorian), lo regular (Jedi: Fallen Order) y lo malo (Episodio IX: El Ascenso de Skywalker), todos llegando al público en el último año, Star Wars sí que tiene algo de fatiga de franquicia a su favor. Así que con Star Wars: Squadrons, un juego que sigue a las tripulaciones de los pilotos de caza, estuve inicialmente un poco escéptico. ¿Puede un nuevo título de la franquicia arreglar las cosas así de pronto? Averigüémoslo.

Star Wars: Squadrons pone a los jugadores en dos bandos de una lucha intergaláctica, alternando entre jugar como la heroica Nueva República y el villano Imperio Galáctico. El juego comienza de forma emocionante: el planeta Alderaan ha sido destruido y Darth Vader encarga al Imperio que capture a los supervivientes que hayan evitado el ataque. Cuando un miembro del grupo de villanos los traiciona, liberando a los refugiados y poniéndose del lado de los rebeldes, los eventos del juego se ponen en marcha.

Cuatro años después, seguimos una historia yuxtapuesta entre las dos facciones. La Nueva República debe trabajar y defender el Proyecto Starhawk, una poderosa y misteriosa herramienta espacial que promete estar a su favor. Por otro lado, los enemigos deben trabajar para destruir el proyecto y a cualquiera que se interponga en su camino. Es en ese marco que dependerá de dos escuadrones de pilotos, uno de cada facción, para completar su aventura.

Esto nos brindará con la oportunidad de dirigir los bombardeos de asalto, infiltrarse en los núcleos de las gigantes estaciones espaciales y defender importantes naves militares, y así hasta llegar a una conclusión bastante satisfactoria. Hay que admitir que es un poco genérico, pero funciona.

Según las historias que todos conocemos hasta ahora, la campaña que se ofrece aquí no diferirá demasiado del estándar de Star Wars. La mayoría de los ritmos narrativos del juego se ofrecen entre las misiones, preparándote así para el tutorial que te espera. A pesar de ello, Star Wars: Squadrons ofrece una interesante acercamiento a otros personajes. Puedes charlar con tus compañeros de equipo en los hangares entre las misiones, aprendiendo cosas que los realmente fanáticos de la franquicia absorberán con mucho cariño.

Ya sea el noble rebelde Keo o la reina asesina Havina Vonreg, cada uno tiene su propia historia y motivaciones. Sus diálogos ofrecen interesantes comentarios sobre la facción para la que trabajan. Shen, un soldado del Imperio vestido de pies a cabeza con una armadura que no funciona, tose y lo ves al punto del colapso mientras te habla. El desafortunado personaje no puede quitarse el casco o morirá. En pocas palabras, Shen está literalmente viviendo y respirando del Imperio. Desde ya debo decir que me encanta ese tipo de exploración, y ayuda a perdonar una trama narrativa no tan trascendental. Esto demuestra que el equipo de escritores de Motive se ha preocupado por hacer lo correcto con el universo de tan famosa IP.

En primer lugar, Squadrons es un juego de simulación con bastantes elementos arcade. El sistema de disparos se juega en primera persona, desde la perspectiva de un piloto en su cabina. Dependiendo de la nave que elijas, una gran parte del espacio de la pantalla se ocupará en los distintos monitores de la nave (ya sea la velocidad del motor, el número de cohetes o la integridad del escudo) que tendrás que vigilar en pleno vuelo.

Los diferentes aviones también tienen un peso diferente, con un poco de variación en gameplay entre cada modelo. El interceptor TIE del Imperio, por ejemplo, tiene una gran movilidad, siendo capaz de mantener la persecución a través de pequeñas grietas entre los asteroides y similares. Mientras tanto, el cañón del U-Wing de la República, será menos efectivo en este sentido, y en su lugar se ha diseñado como una nave destinada a quedarse atrás y curar a los compañeros de equipo. Diferentes armas, tipos de armadura, estadísticas y similares pueden ser ajustadas a tu gusto. En ese sentido, encontré ue el Arma de Iones (Ion Weapon), una carga eléctrica que aturde a los enemigos y deja a su nave a la deriva y vulnerable, definitivamente una gran manera de crear una matanza en bandeja para mis compañeros.

La inmersión puede ser llevada un paso más allá dependiendo de tu elección de control. No pude conseguir un stick y en su lugar usé el Dualshock de PlayStation 4. La palanca izquierda del mando controla la velocidad y el empuje del motor, mientras que la derecha te ayuda a controlar la trayectoria, ayudándote incluso a realizar algunos precisos barrel rolls y conseguir posiciones más provechosas. Presiona el gatillo para apuntar a las naves y dispara las ráfagas, o incluso lanza cohetes o cura a tu nave con tus triggers, y tendrás así una jugabilidad bastante fácil en primera instancia, peor que dominar te tomará algo más de tiempo.

Para los más atrevidos, el juego completo también se puede jugar en VR. Pero que esto sea un aviso, espera marearte un poco. Asegúrate de dominar los controles y definitivamente todo se hará más llevadero. Hubieron muchas persecuciones bastante emocionantes y la experiencia crece mucho cuando estás sumergido en la realidad virtual.

No obstante, donde el juego brilla aún más es en las impresionantes visuales del universo de Star Wars que podrás gozar desde esa pequeña y acogedora cabina. EA ha encontrado una forma de hacer brillar su presupuesto creando entornos únicos y magníficos. Volar a través de la explosión de un TIE Fighter, recientemente convertido en polvo, o atravesar cuidadosamente un cementerio de Star Destroyers en el espacio, todo ello bajo un cielo espacial púrpura, son sólo algunos de los grandes escenarios que tendrás en el juego. Asimismo, el diseño del sonido también es un elemento maravilloso; los efectos sonoros de las explosiones suenan tan nítidos y satisfactorios como siempre. Incluso oirás el familiar ruido de tu droide soltando un chillido de preocupación cuando tu nave esté en problemas. Con todo lo detallado quiero dejar en claro que cualquier fan de la franquicia se sentirá en casa con Star Wars: Squadrons.

Al igual que Battlefront II, el otro gran atractivo de Star Wars: Squadrons es su componente multijugador. A pesar que sólo tiene dos modos de juego ahora mismo, ambos siguen siendo bastante divertidos. Dogfight es el equivalente a un combate a muerte por equipos de 5v5 en el que el Imperio y la Nueva República deben competir para eliminar a los pilotos enemigos x veces antes de que lo haga la otra facción. Obviamente, es el modo más simple, pero también el más fácil de jugar una y otra vez, permitiéndote así mejorar aprendiendo los diseños del mapa y cómo navegar por ellos de formas creativas, todo ello mientras evitas volar en mil pedazos debido al ataque enemigo.

Por otro lado, las Fleet Battles enfrentan a las dos facciones, luchando para destruir la nave insignia de la otra. Para llegar a la nave insignia de tu enemigo, los jugadores deben luchar para avanzar, derribando las defensas y las otras naves que se deslizan por el espacio, que son muy poderosas si no tienes cuidado. Un medidor horizontal aparecerá en tu pantalla durante todo momento, resaltando qué facción es la más poderosa. Si inclinas ese poder a tu favor, el buque insignia de tu enemigo quedará vulnerable. Fleet Battles es absolutamente el modo de juego más difícil, pensado para el mejor de los mejores. Obviamente eso no significa que no haya diversión para los jugadores más casuales, solo que yo recomiendo tener una escuadra bastante nutrida para perfeccionar este modo.

Para que los jugadores vuelvan a visitar los modos multijugador de Star Wars: Squadrons, hay incentivos. Por una vez, EA ha aprendido la lección y no hay microtransacciones en forma de monedas o trajes para comprar con dinero real a la vista. En su lugar, los jugadores pueden trabajar en la creación de skins para sus pilotos y naves espaciales. Adicionalmente podrás conseguir algunos elementos adicionales para la cabina, como un adorable muñeco Ewok que puedes poner en tu tablero, o un llavero colgante del Halcón Milenario.

Si hay algunas quejas sobre Star Wars: Squadrons, la mayoría de ellas se reduce a las expectativas. Sí, el multijugador posee pocos modos y por supuesto que las misiones de la campaña pueden sentirse bastante guiadas. Pero te aconsejo que vayas con la mentalidad correcta y la pasarás realmente bien. Teniendo en cuenta esos elementos, y que el juego tiene un precio ligeramente más bajo, está claro que EA y Motive siempre han buscado que este sea un título AAA modesto.

Para responder a la pregunta inicial, entré en Star Wars: Squadrons bastante dudoso pero, sorprendentemente, me fui bastante satisfecho con estos nuevos enfoques que los videojuegos pueden extraer de la tan manoseada franquicia. EA y Motive han hecho un trabajo realmente maravilloso en la elaboración de un trabajo no tradicional para Star Wars. Con algunos pequeños parches y futuras actualizaciones, Squadrons se seguirá sintiendo muy bien.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de Star Wars: Squadrons para PlayStation 4 brindada por Electronic Arts,

Good

  • Bastante inmersivo
  • Gameplay desafiante con una curva de aprendizaje poco pronunciada
  • Bastante exploración de las dos facciones
  • No hay microtransacciones y el gameplay es sólido

Bad

  • Se necesitan más modos de juego para el multijugador
  • El VR podría marearte un poco si no dominas los controles

Summary

Star Wars: Squadrons consigue replicar una experiencia bastante inmersiva, pero se necesitan de mayores modos de juego para elevar todo a un nivel superior.
8

Muy Bueno

Lost Password