fbpx

Samsung Odyssey G9 Review

9

Sobresaliente

La popularidad de los monitores profesionales, y de los ultra wide, ha alcanzado su punto más álgido. Ahora, tras la aparición del Samsung Odyssey G9, la compañía ha lanzado un dispositivo realmente colosal con el único fin de superar a todo lo que habíamos visto hasta ahora. El Samsung Odyssey G9 es un extenso monitor gaming de 49 pulgadas con una relación de aspecto de 32:9 con el cual sentirás que te abraza con su pantalla curva y su inmensidad.

La diagonal de 49 pulgadas y la curvatura dominan cualquier escritorio, y se combinan con la mencionada relación de aspecto 32:9, una resolución de 5120 x 1440, una frecuencia de actualización de 240 Hz, además de su curvatura de 1000R. En general, es una gran cantidad de tecnología, pero la pregunta cae de manera, ¿valdrá el gran precio de S/ 6499 con el que salió al mercado? ¡Averigüémoslo!


Diseño

Con el Odyssey G9, Samsung mezcla el plástico blanco brillante con los LEDs RGB montados en la parte trasera y apoyados en un elegante soporte. Tiene 120 mm de ajuste de altura, lo que nos parece estupendo para un panel de este tipo, además que posee también opciones de inclinación y giro. El movimiento del soporte es capaz de inclinar de -3,0° a +13,0°, de girar de -15,0° a +15,0° y de ajustar la altura en 120,0 mm, como ya lo había mencionado. La calidad de construcción es sólida como una roca. Para la conectividad tiene dos conectores DisplayPort, un puerto HDMI y un par de puertos USB 3.0.

Y si bien todo eso suena sorprendente, el Odyssey G9 tiene algunas ausencias que podrían ser interesantes. Por un lado no hay un puerto USB Tipo-C ni Thunderbolt. El círculo del medio en la parte posterior se ilumina con una variedad de luces RGB que también se reflejan en la pared si el monitor está lo suficientemente cerca y puede crear un efecto de iluminación bastante bonito.

Cabe señalar también que la curvatura 1000R es más fácil para el ojo humano que la estándar 1800R, además que se ve increíble en las 49 pulgadas del monitor. La gestión de los cables es buena. Hay una ranura dedicada en el soporte para que puedas pasar todos tus cables por ella. También hay un soporte para los auriculares en la parte posterior que no es tan fácil de alcanzar y por lo tanto, en mi opinión, no es muy práctico. El monitor se tambalea un poco, pero está bien y es normal para esta enorme pantalla.

El Odyssey G9 pesa un aproximado de 16.7 kg, lo que lo convierte en un dispositivo realmente pesado Además tiene unas dimsensiones de 1147.6 x 537.2 x 416.4 mm. También es preciso mencionar que la instalación de este gigante puede ser un tema, el OSD es excelente, pero la proliferación de tornillos hace que el G9 resulte algo complicado en un primer momento.

Algo a señalar es que el Samsung Odyssey G9 no tiene altavoces, lo que nos parece una oportunidad perdida para asegurarse el ‘whole package’. Definitivamente, unos buenos auriculares son precisos para mejorar la experiencia de inmersión, pero tener una opción extra siempre va bien con el producto. Y si bien es un detalle menor, siempre hay que buscar la mejor relación calidad-precio para los jugadores o los consumidores.

Fuera de eso, debo recalcar nuevamente que es un monitor gaming de aspecto futurista y diseño elegante. Aunque los biseles no son tan atractivos, definitivamente te gustará la parte trasera blanca y brillante, que además posee una línea de acento en las esquinas y en el centro del monitor.


Calidad de imagen

En cuanto al rendimiento, el Samsung Odyssey G9 es una pantalla de primer nivel para cualquier jugador profesonal. Este monitor supera a la mayoría de sus competidores gracias a su bajísimo tiempo de respuesta de 1 ms y a su rapidísima tasa de refresco de 240 Hz. Los juegos son muy fluidos, sin ningún tipo de parpadeo o retardo. Además, no se aprecian signos de ghosting, todo ello gracias a su bajísimo tiempo de respuesta de los píxeles teniendo en cuenta que se trata de un panel VA. Esto significa que las transiciones de píxeles son rápidas.

El Oddysey G9 Tiene una generosa resolución de 5120 x 1440 que ofrece un nivel de densidad de 109ppi, que es increíble para los juegos. La única preocupación real será el número de píxeles que produce el panel puesto que la pantalla utiliza casi tantos como una 4K, lo que significa que necesitarás una tarjeta gráfica potente para sacarle el máximo provecho posible.

Los juegos más recientes, como Cyberpunk 2077 o DOOM Eternal, se sienten muy fluidos y bastante envolventes con unos fos libres en la configuración gráfica máxima. También incluye tecnología de sincronización adaptativa como Nvidia G-Sync y AMD FreeSync Premium, lo que significa que la frecuencia de actualización del monitor está sincronizada con la GPU. Por lo tanto, mejora el rendimiento general de los juegos eliminando o minimizando el tartamudeo y el input lag.


Desempeño

El Samsung Odyssey G9 utiliza DisplayHDR 1000, que es otra área en la que esta pantalla supera a sus rivales, y el panel subyacente es una pantalla VA de 10 bits con un tiempo de respuesta de 1ms.

Al sacarlo de la caja, el Odyssey G9 tiene un brillo y unos puntos negros de 354 y 0,18 nits que se traducen en una relación de contraste de 1967:1. Esto es mucho mejor que cualquier pantalla IPS del mercado, y sólo significa que los juegos tienen más fuerza, viveza y profundidad.

Al jugar, el G9 mantiene unos resultados impresionantes con el brillo reducido a un nivel más convencional, pero la uniformidad del color es excelente. Con una representación del 99,9% de la gama de colores sRGB y del 97% del espacio DCI-P3, junto con un impresionante rendimiento HDR que alcanza su punto máximo en torno a los 1.000 nits de potencia de retroiluminación, este es un monitor en el puedes confiar completamente para todas tus necesidades profesionales y las enfocadas exclusivamente en el gaming.

De hecho, es mejor que la mayoría de las pantallas para juegos en todos los aspectos, aunque la adición de diez zonas de atenuación local es un poco deslucida, lo que significa que el HDR carece de matices en comparación con los mejores televisores disponibles.

Con todo, el Odyssey G9 es excelente para la productividad, especialmente si se trabaja en grandes líneas de tiempo horizontales, y puede reemplazar fácilmente una configuración multimonitor.


Conclusiones

El Samsung Odyssey G9 es uno de los monitores más funcionales y visualmente impresionantes que he tenido la suerte de probar. Una combinación de gran calidad de color y magnífico contraste lo convierten fácilmente en el mejor monitor gaming ultra wide del mercado. Además, combina todos estos sólidos fundamentos con una gran uniformidad, una sincronización rápida, una enorme resolución y esa curva 1000R única y envolvente, además de poseer también un buen HDR.

No obstante, su iluminación es poco inspiradora y hay algunos problemas menores de movimiento que sólo los jugadores más agudos podrán notar. También necesitarás una GPU potente para disfrutar al máximo de esta pantalla, y es posible que muchos juegos no se beneficien mucho de este factor bastante único, al menos no por ahora.

No obstante, hay muchas situaciones en las que una pantalla de 32:9 funciona muy bien, y el Samsung Odyssey G9 es la mejor opción del mercado. Te gastarás una fortuna, pero la velocidad de 240 Hz y el software te sorprenderán tanto que no te importará. No me caben dudas de que el Samsung Odyssey G9 establece un nuevo listón para los juegos verdaderamente inmersivos.

SAMSUNGODYSSEY G9
TAMAÑO119.9 x 52.3 x 35.1 cm
PESO14.61Kg con pedestal
PANELQLED 48.8″  240Hz 10-Bit 5120 x 1440 32:9 108 ppp 1ms
GAMA DE COLOR88% NTSC | 125% sRGB | 92% Adobe RGB | 95% DCI-P3
CONECTORES2 DISPLAY PORT 1.4 | 1 HDMI 2.0 | 1 CONECTOR 3.5mm
USB3 USB 3.1/3.2:  1 TIPO B – INPUT | 2 TIPO A OUTPUT
LUMINOSIDAD420 NITS | MÁXIMO 1000 NITS | CONTRASTE 2500:1
9

Sobresaliente

Lost Password