Rocket Arena Review

7.5

Bueno

¿Qué tal si tomas el encanto del diseño de personajes de Fortnite, lo arrojas a una arena de héroes y equipas a cada chica y chico con un Rocket Launcher? Bueno, el resultado es Rocket Arena, que es el debut de Final Strike en los títulos multijugador. Sin detallar mucho sobre esta nueva propuesta, sí puedo adelantar que Rocket Arena es un pequeño y estrafalario título indie que intenta alcanzar nuevas alturas, pero ¿llega a la estratosfera o explota en pedazos en el proceso?

Imagina World of Tomorrow de Disney, pero tal cual se imaginó en los años 50, solo que en este caso todo el mundo está armado hasta los dientes con explosivos. Esa es la premisa básica de Rocket Arena, un shooter multijugador en tercera persona en el que la clave de la victoria no es extraer las tripas y vísceras de tus enemigos, sino “golpearlos” y dejarlos fuera de la arena.

Rocket Arena prescinde de la violencia intensa, cambiando los baños de sangre por elementos más pasteles, después de todo, este es un título beligerante y familiar, y no lo digo como un insulto. Desde los personajes animados inundados de detalles sutiles, hasta los propios escenarios creativamente diseñados, Rocket Arena es un juego bastante bonito.

Estoy seguro que una parte de mí está bastante cansada de todos los oscuros y tristes mundos que pueblan últimamente los juegos. ¿Quizás necesitaba algo un poco más dulce en mi vida? De cualquier manera, el arte y el diseño en Rocket Arena es tan condenadamente sano que me dejé llevar inmediatamente por todo el asunto. Los diez personajes que se ofrecen son todos personalidades coloridas, desde el burbujeante explorador submarino Amphora, hasta el incondicional Topnotch, cada uno con un equipo único y, por supuesto, cohetes.

Final Strike Games no se contentó con equipar a todo el mundo con un lanzacohetes de un solo uso, por lo que la gama de armas disponibles son, en gran medida, interpretaciones creativas. Boone usa una escopeta que dispara micro-misiles, o un solo cohete gigante cuando usa la mira. Mysteen usa cartas que también explotan (quién lo diría). Aunque algunos de los arquetipos pueden no ser los más singulares que existen (Blastbeard es un pirata que empuña un cañón), hay una abundancia de bastante imaginación que se encuentra en toda la lista.

Ahora, es importante señalar que un shooter basado en héroes vive y muere por su lista de personajes, por lo que es alentador informar que el de Rocket Arena logra dar en el clavo con sus diez héroes iniciales. Cada uno de ellos ocupa un cierto nicho de estilo de juego, y ninguno se siente injustamente superado por otro (excepto quizás Plink, con sus misiles de fuego rápido que parecen no tener fin). También hay otros artefactos que pueden ser desbloqueados y nivelados por los jugadores. Estos podrían aumentar el estilo de juego de varios personajes, desde más velocidad de movimiento en el suelo, hasta daño extra por knockout. Lo interesante de esto es que brinda un poco de creatividad a la forma en que los jugadores interactúan y construyen cada una de sus herramientas de ataque.

Incluso lo surtido de los mapas también es algo que se ha sentido bastante equilibrado, en su mayor parte. Se trata de arenas diminutas, y quiero decir, realmente diminutas, en las que los jugadores se reúnen en equipos de tres para eliminar al equipo contrario rellenando su barra de despegue antes de dar el último mega golpe que los catapulte fuera de los límites de la arena. Ojo, nadie muere en Rocket Arena; más bien, flotan suavemente hacia abajo hasta reanudar la lucha. Si bien disfruto de los juegos violentos, debo decir que este enfoque tan “sano” de la experiencia, me gusta. Hay algo extrañamente tranquilizador en no mirar una pantalla llena respawn luego de muerte tras muerte.

Cada mapa tiene sus propios rincones y alcobas ocultas para que los jugadores los descubran y los utilicen de manera inteligente, y si alguna vez te encuentras al descubierto puedes esquivar ágilmente los cohetes que se aproximan con solo pulsar un botón (aunque esta maniobra evasiva tiene un efecto de cooldown). Los combates se desarrollan fácilmente tanto en el suelo como en el cielo, gracias en parte a la amplia gama de opciones de movilidad que se encuentran entre el elenco. Topnotch tiene un jetpack estilo Pharah que le permite flotar durante un breve tiempo, pero lo deja vulnerable. Kayi puede cruzar la arena con su gancho de agarre para escapar de una pelea. En ese sentido, cada mapa está diseñado para permitir a cada personaje un momento para brillar.

La única salvedad a esto son los diversos modos de juego que se ofrecen; algunos simplemente funcionan mejor que otros en ciertos mapas. El modo Mega Rocket, funciona bien cuando el punto está al aire libre, pero cuando nace dentro de un área pequeña, y contenida, se desata el infierno cuando el bombardeo de cohetes y el daño colateral expulsa a cualquier jugador de la arena una y otra vez, sin importar qué tan habilidoso seas en el juego.

Hay cuatro modos de juego (Knockout, Mega Rocket, Treasure Hunt y Rocketball), y ninguno de ellos es malo. Rocketball es quizás el más débil de todos, porque no es difícil llegar a un punto para el clásico ‘captura y anota’. Knockout es fácilmente el modo principal que se ofrece aquí (incluso tiene su propia lista de reproducción dedicada). Debo decir que es una lista divertida, pero un poco más de elementos en los mapas podría ayudar mucho para que todo se sienta más fluido.

Al momento del lanzamiento ya hay modos Ranked y Casual, y no me costó mucho encontrar matchmaking en ninguna de ellas, aunque apostaría que el bien implementado crossplay tuvo que ver con eso. No hace falta decir que aquí hay una cantidad decente de variedad, aunque el bucle de juego básico se vuelve un poco cansado después de unas horas. En ese sentido, me queda claro que Rocket Arena funciona mejor en ráfagas cortas de juego, porque no importa cómo lo juegues, cada partida se reduce a sacar a tus enemigos de la arena.

Ya he mencionado un poco acerca del estilo de arte, así que permítanme decir que los gráficos se mantienen bien. Me recordó mucho a los recientes títulos de PS4 como Ratchet y Clank, donde el diseño estilizado fue aumentado decentemente por una sólida iluminación especular y reflejos dentro del juego, texturas nítidas y anti-aliasing, además de una maravillosa paleta de colores variados. Rocket Arena no va a “sorprender” a nadie, pero se ve bien, y funcionó sin problemas en mi dispositivo.

Rocket Arena tiene mucho encanto, una lista de calidad de héroes para elegir, y es un juego técnicamente competente. Aunque no tiene una gran profundidad, es un título divertido para invertir una o dos horas de vez en cuando. Sería el perfecto juego gratuito para familias con niños pequeños que buscan una experiencia divertido, pero lamentablemente no será así. Aunque no soy de los que le dicen a los editores o desarrolladores cómo monetizar sus juegos, me temo que Rocket Arena al final tendrá dificultades en el mercado actual.

Rocket Arena tiene todo el pedigree del tipo de juego free-to-play que esperaríamos hoy en día. Hay un pase de batalla para reservar, y una tienda de cosméticos donde se pueden comprar skins con moneda real “Combustible de cohetes”, o con las “Piezas de cohetes” que se ganan al nivelar y completar los desafíos. Entonces, creo que no se te debería de culpar si de arranque llegaras a pensar que es un título gratuito. Después de todo, tiene la monetización, encaja en el abarrotado mercado del juego gratuito y su enfoque estacional fomenta el juego y la inversión recurrente.

El problema es que el juego tiene un precio de 30 dólares (para el juego base). Quiero reiterar que no soy de los que le dicen a un desarrollador o editor cómo deben vender su juego, pero ponerle un precio de caja a Rocket Arena me parece una mala idea. Esta es una nueva franquicia que encaja en el mercado del free-to-play, pero con una pared de pago para la entrada. Claro, la mayoría de estos juegos son del tipo Battle Royale, pero el juego apunta claramente a un mercado más joven, y se inclinan por juegos a los que pueden experimentar sin pagar un centavo.

Si añadimos el pase de batalla y la tienda de dinero en efectivo, en muchos sentidos se siente como si Rocket Arena estuviera sobre monetizado. Sí, puedes comprar los artículos de la tienda con la moneda del juego, pero a menudo parece que el juego fue diseñado para ser gratis desde el principio, antes de que alguien llamara al ejecutivo para venderlo por 30 dólares. Y, aunque detesto admitirlo, por muy divertido que sea Rocket Arena, no parece que valga 30 dólares.

Expreso esta preocupación, porque temo que el juego se marchite debido a esta elección. Sólo han pasado algunos días desde el lanzamiento, pero los gráficos de los streams de Rocket Arena ya son preocupantes. Aunque puede estar disponible en otras plataformas y lanzadores, creo firmemente que este juego tendría una mayor población de jugadores si fuera gratuito. No me cansaré de decir que se juega y se siente como un título gratuito, se monetiza como un título gratuito, así que ¿por qué dejarlo morir detrás de un pozo de pago cuando podría florecer como un título free-to-play?

Rocket Arena es un juego objetivamente bueno que puede ser simple en su ejecución, pero que al resultado final cumple cons er una experiencia divertida. Su enfoque en los cohetes y el uso de knock-outs le dan un atractivo único, aunque un tanto artificioso. Rocket Arena es un buen juego, y el resultado final lo reflejará.

Pero el precio de 30 dólares y la disminución de la población de base de usuarios me hace temer por su futuro. Final Strike tiene una hoja de ruta para actualizar el juego con personajes adicionales, mapas, modos y más, pero sin nadie que los juegue, Rocket Arena puede implosionar mucho antes de que se cumplan esos objetivos.

Rocket Arena es un excelente hero shooter con un novedoso giro en la fórmula, y me encanta su estética, pero a menos que baje el precio o sea free-to-play, la competencia lo eliminará de la arena; esa es la naturaleza del mercado actual.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de Rocket Arena para PlayStation 4 brindada por Electronic Arts.

Good

  • Los golpes y demás mecánicas son satisfactorias
  • Los personajes están muy bien diseñados, al igual que la dirección de arte en general
  • Bastante contenido planeado
  • El título posee un atractivo bastante único

Bad

  • Algunos escenarios podrían recibir ajustes
  • El precio podría hacer que muchos usuarios decanten por otras opciones

Summary

Rocket Arena es una nueva y enérgica visión de los shooters arena que se deleita y recompensa con un juego hábil lleno de armamento y proyectiles. Lamentablemente, ponerle un precio a un juego que se siente free-to-play en su ADN, es peligroso.
7.5

Bueno

Lost Password