Resident Evil 3 Review

Videojuegos
7.5

Bueno

Cuando la reimaginación de Resident Evil 2 llegó el año pasado, estableció nuevos estándares en varias áreas. En primer lugar, demostró cómo realizar adecuadamente el remake de un querido clásico. En ese sentido, Capcom supo cómo inyectarle bastante amor y esfuerzo a un proyecto que se caracterizó por ser bastante fiel y, a la vez, modernizar de manera exitosa el material original. Del mismo modo, subió el listón de los títulos survival horror gracias a una atmósfera escalofriante y a una jugabilidad casi perfecta.

Entonces, está claro que estamos ante algo muy difícil de seguir, y ahora, poco más de un año después, Capcom está de vuelta con el remake de Resident Evil 3. Hay que ser bastante honestos aquí, creo que no me equivoco al mencionar que el título original no fue tan universalmente adorado como su predecesor, así que para muchos fans no tiene ese mismo peso. Sin embargo, el éxito del remake de RE2 significa que Resident Evil 3 tenía mucho por cumplir. Luego de haber terminado la campaña puedo decir que en mayor parte sí que ofrece una experiencia tentadora, pero como fan de Resident Evil de antaño, es difícil no sentirme un poco abrumado por su enfoque tan orientado a la acción.

Definitivamente, mi crítica puede ser un poco injusta, ya que si bien el Resident Evil 3 original hizo sus pininos en elementos de acción, los ángulos fijos de la cámara del juego y los controles tanque crearon una sensación de inquietud que se pierde con la fluida jugabilidad de este remake. Esto no quiere decir que el RE3 abandone totalmente sus raíces survival horror, ya que hay muchas secuencias que están cortadas con el mismo patrón que el remake del 2019, pero son pocas y están muy alejadas entre sí.

Al igual que en el original, Resident Evil 3 tiene lugar durante las horas previas y los días posteriores a los eventos de RE2, con una renovada e icónica Jill Valentine intentando escapar de Raccoon City, mientras el brote del Virus-T se extiende de forma incontrolable. Ayudando a Jill, en sus esfuerzos por salvar al mayor número de supervivientes posible, está el mercenario del Umbrella Biohazard Countermeasure Service (U.B.C.S.) Carlos Oliveira, quien junto con sus camaradas, también intentará escapar de los confines de la ciudad. No obstante, los mercenarios son mercenarios, y la misión de la U.B.C.S. es algo más que el solo poner en resguardo a los ciudadanos de la condenada ciudad.

Evidentemente, escapar de Raccoon City es algo mucho más fácil en teoría que en la práctica, especialmente para cualquier miembro de los S.T.A.R.S., ya que tendrán a una enorme bestia pisándoles los talones. Nemesis proviene del mismo código genético que Mr. X, pero a diferencia del engabardinado de RE2, Nemesis no es tan implacable. De hecho, es casi en detrimento del juego que Nemesis se sienta más taimado y contenido. Bueno, tan contenido como puede serlo alguien que te acecha por toda una ciudad con el único propósito de acabar con tu vida.

Donde Mr. X era imponente y aterrador, casi al punto de ser un real dolor de cabeza, Capcom ha suavizado la intensidad con Nemesis. Todas las secuencias que presentan al Tyrant son fuertemente guionadas. Eso significa que Nemesis sólo aparece cuando Capcom ha decidido que debe hacerlo, y le quita esa paranoia que Mr. X evocaba. En ese sentido, las peleas contra Nemesis están diseñadas para ser superadas con el único fin de progresar en la historia.

Eso también pone en evidencia uno de los principales problemas que tiene el Resident Evil 3: es más lineal que el anterior. Esto no es necesariamente un problema si te enfrentas a un survival horror más centrado en la historia, pero con más áreas disponibles, significa que estarás en estas localizaciones durante tiempos más cortos y la mayoría de las veces no podrás explorar tanto.

Este fue un problema que el Resident Evil 3 original también tenía. Era demasiado ambicioso, llevando al jugador a una gran variedad de lugares sin contar con la densidad de puzzles que tenían la mansión y la comisaría. Pero, de nuevo, esto sólo es malo para cualquiera que quiera explorar el mismo lugar durante la mayor parte del juego. Al dar a los jugadores más áreas a las que ir, son capaces de dar cuerpo a la historia, y si pensabas que Resident Evil 2 se tomó muchas libertades para cambiar la historia, Resident Evil 3 lo lleva a otro nivel. Es casi como si los desarrolladores hubieran visto el Resident Evil 3 original como tan solo una sugerencia. Eso me gustó y me encontré totalmente involucrado en cada evento, cada personaje, incluso tomándome el tiempo de leer todos los archivos que pude encontrar

Sin embargo, como muchas cosas han cambiado, eso significa también que hubieron momentos del Resident Evil 3 original que lamentablemente no llegaron a la edición final. En ese sentido, siento que por momentos el juego pierde más de lo que gana en cuanto a novedades. Si bien Resident Evil 3 incluye otros monstruos extras, su permanencia queda bastante relegada y limitada.

Claramente se puede notar que Resident Evil 3 y Resident Evil 2 estuvieron en desarrollo uno al lado del otro. Los menús son los mismos, hay muchos activos reutilizados, y salvo por la mecánica de evasión, se sienten casi igual. Por esta razón se siente completamente justo comparar los dos. Mientras que el alcance de Resident Evil 3 en número de lugares es mayor, el juego en general se siente más corto. En lugar de tener dos personajes con sus propios escenarios y una “segunda partida” para ambos, sólo hay un escenario. Después de terminar el juego, no se te da otro modo como el 4º Sobreviviente o los modos de Tofu, sólo se te brinda una tienda para comprar artículos especiales y mejoras para el juego principal. Evidentemente, esto es para animar al jugador a volver por más rondas y conseguir mejores tiempos, lamentablemente las recompensas no valen el esfuerzo.

Al empezar el juego por segunda vez, y considerando lo lineal que es, se convierte en un juego que se centra más en lo rápido que puedes ir del punto A al punto B, lo cual no siempre es algo malo, pero no proporcionará una meta tan profunda como la que tenía Resident Evil 2. A pesar de que se considera que Nemesis tiene una versión reforzada de la IA de Mr. X, el juego nunca es lo suficientemente abierto como para aprovecharse de esto.

Durante una gran parte del juego vivirás la mayoría de los acontecimientos bajo la piel de Jill, mientras vemos su desesperado esfuerzo por encontrar una salida de la ciudad, luchando contra zombis y otros monstruos en las calles, alcantarillas y otras áreas de Raccoon City, todo ello antes de darle paso a un también jugable Carlos. Una vez más, toda la atmósfera construida aquí es de primera clase, y ya sea en las calles infestadas de Raccoon City o en el hospital invadido, el uso visceral de la iluminación, y los elementos gore, pintan un cuadro desgarrador. Sin embargo, gracias a las áreas abiertas del juego, y a los elementos del entorno (como los barriles explosivos), las amenazas son tratadas con mayor facilidad, y como resultado se reduce la sensación del survival horror para una experiencia más enfocada a la acción y aventura.

La ajustada jugabilidad que vimos en Resident Evil 2 regresa una vez más, con una cámara sobre el hombro que te asegura un asiento en primera fila para toda la acción y el terror que se desarrolla en la ciudad. El juego de armas vuelve a ser otra vez uno de los elementos más interesante de la experiencia. La resolución de puzzles es también un tema frecuente y te hará buscar joyas, fusibles y otros artículos al clásico estilo de la franquicia, pero con una orientación un poco más lineal y mucho más sencillo. Los recursos son escasos pero no finitos y hacia el final, me percato que contaba con suficiente munición, spray de primeros auxilios y hierbas para durar mucho más tiempo.

Cuando se trata del elemento narrativo, muchos de los ritmos de la historia del Resident Evil 3 original se replican aquí, sin embargo hay una serie de cambios que hacen que a veces sea una experiencia bastante diferente. Por un tema de cuidado con los spoilers, no revelaré nada en la review, pero los fanáticos del original podrían sentirse en desacuerdo con la nueva dirección realizada aquí. Personalmente, no tengo mucho problema con que Capcom se tome libertades cuando se trata de modernizar un título, siempre y cuando no sea a expensas de la experiencia principal.

Uno de los aspectos que rompió un poco la inmersión es que a pesar de que RE2 y RE3 están interconectados, las cosas que haces en Resident Evil 3 parecen no tener impacto en RE2. Por ejemplo, jugando como Carlos exploras el RPD, y se te brinda la libertad de abrir cajas fuertes y casilleros, sólo para que Leon llegue más tarde y los encuentre cerrados de nuevo. Sé que soy quisquilloso, pero parece que Capcom podría haber ajustado las cosas para que estas historias se sientan realmente conectadas. Aún así, hay un par de secuencias donde las líneas de tiempo de ambos juegos se entrelazan maravillosamente, por lo que es extraño que Capcom no haya deseado enfatizar más en ese aspecto.

Al igual que el RE2, el remake de Resident Evil 3 funciona con el RE Engine y se ve y suena glorioso. Los modelos de los personajes están detallados con un realismo increíble, siendo incluso notable cada gota de sudor en Jill o Carlos. Los diseños de los monstruos son sangrientos, grotescos y clásicos al estilo de la franquicia, aunque prácticamente todos los modelos de zombis son reciclados del título anterior. Los sonidos de los zombis y de los otros monstruos, que se esconden en los entornos, hacen un buen trabajo para inducir la aprehensión, y la banda sonora minimalista está bien utilizada.

Lamentablemente, una de las mayores desventajas del juego es que es una experiencia sorprendentemente corta. Debo decir que a mí me tomó poco más de 3 horas en mi primera pasada, pero hablando con otros amigos, me percato que el promedio es aproximadamente de 5 horas. Esta vez no hay campañas dobles entrelazadas, así que la rejugabilidad se limita a un solo juego. Definitivamente, este no es un detalle que mancille la experiencia completa, pero cobrando el precio de venta completo al público se siente un poco ‘usura’, sin importar que incluya el contenido mutijugador conocido como, Resident Evil Resistance.

Resident Evil Resistance es un juego de 4 contra 1 en el que cuatro supervivientes tienen que atravesar un laberinto con un Mastermind que deberá colocar trampas, zombis y, ocasionalmente, deja caer un monstruo enorme como Birkin de Resident Evil 2. El jugar como Mastermind es un poco difícil de entender. Tienes un límite de trampas que puedes colocar y tienes que hacer una estrategia sobre qué colocar y qué puertas cerrar. Incluso puedes convertir tu cámara de vigilancia en una torreta, lo cual es bueno en un apuro. Todo tiene un sistema de cooldown, así que hay una buena cantidad de estrategia involucrada, aunque me queda claro que los títulos asimétricos no son para mí.

Por otro lado, tienes a los supervivientes, que intentarán escapar de las instalaciones. La jugabilidad es similar a la de Resident Evil 3, pero cada jugador tiene sus propias habilidades especiales. Algunas son de apoyo, como curar y desactivar cámaras, mientras que otros pueden usar las armas de fuego con mayor destreza y recibir más golpes. Cada partida parece estar dividido en tres secciones. Por un lado debes de encontrar tres piezas de un rompecabezas, derrotar a un grupo de enemigos y escanear una tarjeta llave en tres paneles. Para incentivar tu juego, se te brinda un sistema de mejoras y el uso del dinero del juego para comprar nuevos artículos y mejores equipos.

Cuando escuché originalmente acerca de Resident Evil Resistance, esperaba algo similar a Dead by Daylight, pero esto está bastante lejos de eso, sin contar lo de la naturaleza 4v1. Los sobrevivientes tienen un límite de tiempo para escapar. Ganan más tiempo matando enemigos, pero ser golpeado e incluso morir hace que el tiempo disminuya. A diferencia de otros juegos como éste, la muerte no es permanente y sólo pierdes cuando se te acaba el tiempo. Este es un buen cambio de ritmo. No obstante, este juego cooperativo me demuestra las ganas que tengo de volver a jugar una nueva versión de Outbreak, centrada en una experiencia cooperativa, y no en la dificultad de enfrentarse a un jugador humano.

Tal vez Resident Evil 3 nunca pudo estar a la altura de la marca Resident Evil 2. A pesar de haber sido construido sobre una base “inferior”, los defectos de este remake son casi los mismos del original. No es tan innovador, y se siente más como un refrito de lo que ya hemos visto. No hace avanzar mucho la narrativa, aparte de algunas guiños sobre lo que podría llegar en el futuro de la franquicia. Y el punto de venta más importante, un peligro aparentemente dinámico y siempre presente, se eclipsa ante un mejor Mr.X. Y aún así, cada momento del juego es bueno y se siente como algo que habría sido alabado, si no hubiera sido superado por su propio predecesor.

Resident Evil 3 sigue siendo un gran juego de acción, con elementos survival horror esparcidos por todas partes. Pero lo que hizo que el remake anterior fuera tan notable fue su verdadero regreso a las raíces, mientras exploraba mecánicas de juego más modernas. Esa jugabilidad sigue aquí y es sólida como una roca. Pero la narrativa ha sufrido por los propios problemas del material original. Y la atracción principal de ese original también se ha reducido, con un Nemesis sintiéndose más como un facilitador de la trama, antes que como un enemigo verdaderamente monstruoso.

Pero no me malinterpretes, ya que sigo insistiendo en que Resident Evil 3 es un juego muy bueno. Está cargado de una jugabilidad precisa y unos valores de producción muy hábiles y de alta calidad, pero habiendo probado lo bueno que puede ser un survival horror moderno, es un poco decepcionante ver a Capcom abandonar muchos elementos que hicieron del RE2 una obra maestra.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de Resident Evil 3 para PlayStation 4 brindada por Capcom.

Good

  • Los elementos de acción son impresionantes
  • La atmósfera ha sido construida de una manera muy efectiva
  • Los valores de producción son de una calidad envidiable
  • El tema técnico, gráfico, efectos de sonido y actuación de voz, siguen estando a la altura de la vaya que dejó el anterior

Bad

  • Nemesis es una gran decepción
  • La campaña es realmente corta
  • Se pierde mucho de los buenos elementos survival del título anterior
  • Bastante lineal a pesar de tener toda una ciudad por aprovechar

Summary

Resident Evil 3 sigue los pasos del anterior creando una gran experiencia mientras revive un viejo clásico. Aunque faltan varias secciones del juego original, además de bastante lineal, la experiencia es gratificante. Solo que, me queda claro que pudo haber sido mucho más.
7.5

Bueno

Lost Password