fbpx

Redfall Review

Videojuegos
5

Mediocre

A pesar de todo el misterio y la confusión que rodearon a Redfall de Arkane Studio, en los meses previos a su lanzamiento, el juego es decepcionante. De las aclamadas mentes detrás de intrincados y meditados títulos de acción en primera persona como Dishonored y Prey, surge este FPS de mundo abierto que se siente casi totalmente fuera de lugar en comparación a sus predecesores.

Redfall es un experimento inconexo que fusiona el estilo de Arkane con tendencias modernas de mundo abierto y elementos multijugador, y el resultado deja un flujo bastante incómodo. Carente de la satisfacción mecánica de sus contemporáneos y abandonando en cierto modo lo que hace que los juegos de Arkane sean tan especiales, siento que Redfall es un fuerte tropiezo.

El pan de cada día en Arkane ha sido durante mucho tiempo la inigualable inclinación del estudio por el refinamiento mecánico con una estética que usualmente va de la mano con todo lo demás. En el caso de Redfall vemos que está repleto de sistemas familiares, y que reúne el estilo de progresión de mundo abierto de Ubisoft, pero no consigue que ninguno de ellos sea lo suficientemente divertido como para justificar la inversión que parece requerir. Redfall está diseñado para que juegues mucho, idealmente con tus amigos, mientras repasas la campaña con sus diferentes personajes, jugando con armas codificadas por colores y viendo cómo los números pequeños se convierten en números un poco más grandes en cada partida.

Con todo ello, básicamente lo que deberás hacer es utilizar tus puntos de habilidad para desbloquear mejoras incrementales de los tres poderes únicos de tu personaje elegido. Libera barrios. Purga nidos de vampiros. Ayuda a los lugareños realizando misiones secundarias y más.

Siento que estoy resumiendo bastante todo, pero Redfall es básicamente eso, un juego simple sin mucho más que lo que ves en pantalla. Las armas son el principal método de combate, y van desde las pistolas y rifles estándar hasta las más ingeniosas pistolas de luz ultravioleta y lanza estacas. Estas armas tienen una codificación de rareza y ventajas pasivas adicionales, y se reparten rápidamente, ya que es probable que las encuentres prácticamente en cualquier lugar de las ubicaciones de botín del juego. Disparar no es del todo insatisfactorio, sobre todo las armas especiales, pero para el grueso de la experiencia, resultan extrañamente ingrávidas. La respuesta al apuntar es lenta y, cuando se combina con la rapidez con la que los vampiros se mueven a tu alrededor, crea una situación de seguimiento frenético que frustra más que cualquier otra cosa.

Y si bien el bloqueo a 30 FPS no ayuda, es un compromiso prácticamente imperceptible durante la exploración, pero un obstáculo innegable cuando las cosas se ponen feas y el juego se esfuerza por mantener la compostura mientras intentas entender qué está pasando.

Los cuatro personajes jugables también están equipados con poderes únicos que dan la sensación de que un todo se ha dividido en elementos individuales. Yo jugué como Layla Ellison, una joven equipada con poderes telequinéticos que le permiten invocar un paraguas que absorbe el daño además de un ascensor espectral para saltar y llamar a su ex novio vampiro para un ataque especial. Debo decir que particularmente esos poderes tienen una pinta estupenda, y las explosiones de Layla, de color púrpura neón, dan un toque de color y vida al juego. Cada una de estas habilidades posee un árbol de habilidades de apoyo que me permitía recargar el paraguas más rápido, o que mi malvado ex me ayudara si caía en combate. No obstante, la mitad de estas habilidades estaban diseñadas para el juego cooperativo y eran funcionalmente inútiles para la experiencia en solitario. Lo cual estaría bien si el juego se anunciara como una experiencia principalmente cooperativa, pero se ha promocionado como un juego de Arkane para un solo jugador si así lo deseas.

Por el contrario, es divertido jugar con un grupo de amigos, combinando estos personajes para formar un todo y trabajando como una unidad para acabar con los vampiros. No es la experiencia más novedosa del mercado, pero por lo menos brindará un aporte durante un fin de semana.

El diseño del mundo de Redfall también es activamente hostil en el peor de los sentidos, una ciudad con poco que hacer aparte de los escasos tiroteos y el interminable botín. Dejando a un lado algún que otro decorado llamativo, Redfall está vacío, carente de signos de vida más allá de los campamentos por los que puedes correr y el ocasional nido de vampiros. Puedes subirte torpemente a las paredes para llegar a lugares más altos, quizá encontrando una entrada por la ventana para evitar una puerta cerrada o un guardia vigilante. Pero considerando que abrir las cerraduras es bastante sencillo, ¿para qué el esfuerzo extra? En realidad todo esto es una lástim ya que Arkane es un estudio especializado en lo que respecta a la exploración y el diseño de interiores, pero Redfall no es divertido de recorrer ni interesante de ver la mayor parte del tiempo.

El equilibrio es lo peor de todo, ya que la dificultad del juego varía mucho dependiendo de cómo juegues. En solitario, a menudo me he visto abrumado por la escala de los combates: los enemigos humanos estándar son fáciles de eliminar y un vampiro es manejable, pero en el momento en que estos elementos se combinan o multiplican, los sistemas se tambalean al chocar la lentitud de los disparos y una IA deficiente. Aparentemente, el juego te da la opción del sigilo, pero este método resulta incompleto en el mejor de los casos, ya que no hay ningún medio discernible de medir tu detectabilidad y los enemigos cambian en un abrir y cerrar de ojos entre el olvido y la visión preeminente. Ni siquiera existe alguna indicación animada de que puedes ejercer una eliminación sigilosa, simplemente sueltas un ataque estándar cuerpo a cuerpo en la parte posterior de la rodilla de un enemigo y este caerá muerto.

Morir a menudo significa retroceder hasta el último punto de viaje rápido descubierto, lo que a veces requiere perder minutos en un poco inspirado mapa, además de la pérdida de dinero que sufre tu cartera cada vez que fallas. La moneda se recarga desamblando armas y objetos sueltos, pero la velocidad a la que la pierdes al morir, junto con el hecho de que sea tu medio de recarga de munición, da lugar a un sistema inconexo y punitivo. Todo confluye en una experiencia que se siente fundamentalmente fracturada, incapaz de realizar plenamente ninguno de sus componentes y que se tambalea colectivamente por ello.

La narrativa y el diseño del mundo de Redfall, ambos elementos magistrales para Arkane, son igual de planos aquí. Hay dos mapas explorables, el segundo ligeramente más grande pero repleto del mismo diseño de misiones que habrás jugado en la hora inicial del juego. A menudo encontrarás refugios para formar una red de seguridad con la ubicación central, a partir de la cual conseguirás nuevas misiones y similares. Aquí, personajes unidimensionales refunfuñan sin cesar sobre su deseo de salvar la ciudad y de vez en cuando aparecen en escenas, imágenes estáticas con un filtro de color y una desconectada voz en off para decirte adónde tienes que ir luego. La actuación de voz hace hace lo que puede en un guión bastante inestable, ya que hacia el final Redfall carece tanto de narrativa como de interés en construir su mundo más allá de los trazos más generales.

Es difícil saber adónde ir con Redfall. Se trata de un abarrotado e insatisfactorio conjunto de mecánicas e ideas narrativas que hace tiempo están desfasadas. Sin nada del sabor que hace tan atractivo el trabajo de este estudio, el juego es un resultado que peca de no poseer una identidad clara. Con un mundo abierto insípido y aburrido y un mal diseño de misiones, esta entrega acabará en el olvido rápidamente para Arkane.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de Redfall recibida por Microsoft para Xbox Series X.

Good

  • La premisa es interesante. Armas creativas y divertidas. La experiencia mejora con amigos.

Bad

  • El gameplay tiene poca inspiración. Mundo vacío y poco atractivo. IA enemiga desequilibrada. Aburrida escritura y narrativa.

Summary

Redfall es una decepcionante versión de los shooters en primera persona de mundo abierto. Lamentablemente no tiene ni el sabor ni la delicadeza mecánica que esperábamos de Arkane Studios.
5

Mediocre

Lost Password