fbpx

PlayStation 5 Review

Videojuegos
9

Sobresaliente

En el mundo de los aficionados a los juegos, existen muchas sorpresas y emociones, pero muy pocas de ellas rivalizan con la sensación que transmite la salida de una nueva consola. Un lanzamiento de este tipo representa un momento en la historia de los juegos que apunta a nuevos comienzos, sobrepasar nuevos límites, y un potencial infinito para el futuro.

En ese sentido, una nueva generación significa que el punto de referencia se eleva a más imponentes alturas. No es misterio saber que la tecnología se mueve rápidamente y los juegos están a la vanguardia de la industria tecnológica. Las generaciones pasadas han visto la implementación de nuevas piezas de hardware y software que hacen avanzar la industria y sirven como hitos sobre los que reflexionamos con cariño. Sony y sus consolas PlayStation han ayudado a crear estos hitos en varias ocasiones. Y ahora que tenemos la PlayStation 5 en nuestras casas, y el DualSense en nuestras manos, podemos ver dónde se sitúa esta nueva consola en el podio de la historia de los videojuegos.

El marketing de PlayStation 5 nos dice que “jugar no tiene límites”. Es una idea construida sobre un potencial que nos recuerda que existe un futuro de juego sin límites, facilitado en este caso por Sony y la PlayStation 5. Sinceramente, es difícil no dejarse llevar por esa ideología. Sabemos que el juego es un formato en constante evolución y sabemos que Sony ha estado al frente de esta industria durante mucho tiempo. Después de todo, son una de las marcas más fiables y queridas en el ámbito de los juegos y han ayudado a dar forma a la trayectoria de la industria desde que la PlayStation original se lanzó en Japón en 1994.

Así que cuando miramos a la PlayStation 5 vemos potencial, pero también vemos el peso y las expectativas de una compañía que ha sido fundamental en el espacio de las consolas durante más de 25 años. Ahora que el polvo se ha asentado, ¿qué pensamos de la última consola de Sony? Pues te lo comento a continuación.

De primer momento, debo decir que siempre me ha gustado el diseño físico de la PlayStation 5, a pesar de algunas torpezas en su deseo de parecer futurista y de ciencia-ficción. Creo que el punto de inflexión es cuando llegas a verla en persona ya que te impresiona inmediatamente con su tamaño. Con una altura de 39 cm y una profundidad de 26 cm, la consola tiene una gran presencia. De hecho, está siendo promocionada como la consola más grande de la historia moderna.

Estas dimensiones son potencialmente geniales para el flujo de aire que evita el sobrecalentamiento, y potencialmente horrible para el mueble donde desees ubicarla. Definitivamente la PlayStation 5 es colosal y aunque normalmente el tema de las dimensiones y el tamaño no es algo en lo que te pongas a pensar al momento de comprarte una, esta es una consola en la que sería buena idea que te des un tiempo para sacar la cinta métrica y adecuar un espacio para ella. Resalto que la consola puede ser colocada de pie o tumbada de lado, lo que con suerte te dará algunas opciones. Y si bien el tamaño de la consola no representó un problema para mí, sí podría imaginar que algunos otros podrían no haber tenido la misma suerte.

Con una nueva y brillante consola viene una nueva y brillante Interfaz de Usuario (UI). Esto es lo que verás al inicio, donde podrás navegar por tu biblioteca de juegos, cambiar la configuración, conectarte con tus amigos y comprar nuevos juegos. Históricamente, siempre he disfrutado de la interfaz de Xbox más que de la de PlayStation, lo bueno aquí es que Sony ha hecho un buen trabajo para ponerse al día. Las cosas se sienten frescas, limpias y nuevas. Las pantallas y los menús se construyen de forma intuitiva y hay una nitidez en el diseño que resulta bastante atractiva. Me gusta esta dirección para Sony, aunque sin duda todavía hay formas de mejorar la experiencia del usuario y no me caben dudas de que Sony seguirá experimentado mucho con este lienzo. Por ejemplo, me gusta la cantidad de formas en que nos permiten ordenar nuestra biblioteca de juegos, pero no permitirnos crear nuestras propias carpetas, y organizar las cosas a nuestra manera, resulta un poco frustrante. Dejando a un lado las pequeñas peculiaridades, estoy increíblemente satisfecho.

Después de pasar varias semanas con la consola, he tenido la oportunidad de sumergirme por completo en su biblioteca de juegos y ver cómo se maneja a través de múltiples títulos. He recorrido las calles de Nueva York en Marvel’s Spider-Man: Miles Morales, he explorado el fenómeno de Bugsnax, he asaltado pueblos en Assassin’s Creed Valhalla, he limpiado la oscuridad que manchaba la tierra en The Pathless, he experimentado el regocijo de la celebración que encontramos en Astro’s Playroom y, por supuesto, he probado la dulce agonía de verte retado una y otra vez en Demon’s Souls, título que marca un estándar visual increíble y del que no puedo sentirme más enamorado.

Del mismo modo, me gusta sumergirme también en juegos antiguos, ya que muchos títulos de PS4 son compatibles y se benefician del hardware mejorado de la PS5. Ahora también los suscriptores de PlayStation Plus tienen acceso a la PS Plus Collection (una biblioteca increíble llena de juegos de PS4), considerando todo ello, habrá montones de títulos para jugar desde el primer día, incluso para los nuevos usuarios de PlayStation. No obstante, el beneficio que obtengan los juegos más antiguos, al ejecutarse en una PS5, variará de un juego a otro. Algunos serán compatibles y se actualizarán para beneficiarse de características como el ray tracing, mientras que otros títulos como The Last of Us Part II y God of War ahora serán compatibles con las nuevas características del Dualsense. Del mismo modo, algunos títulos vendrán con un framerate desbloqueado y muchos otros se beneficiarán de tiempos de carga más rápidos. Y si bien puede ser difícil saber qué juegos recibirán ese tipo de mejoras, y de qué manera lo harán, por lo pronto solo puedo alabar la grata experiencia de volver a sumergirse en ellos.

Sony siempre ha sido bastante generoso y dedicado con los juegos, y la línea de lanzamiento de la PlayStation 5 no es diferente. Aunque muchos de sus juegos de lanzamiento también están disponibles en PS4 o PC, existe un enfoque de novedad con el que la Xbox Series X no puede competir. Desde el primer día ya contamos con soporte para grandes productos third party, emocionantes lanzamientos first party, además de juegos independientes que si bien son más pequeños, no por eso menos entretenidos. Considerando todo ello, jamás me sentí perjudicado de sentir que no tenía nada nuevo qué probar en mi flamante nueva consola. Creo que, en lo que respecta a este rubro, debemos brindarle a Sony y a PlayStation el crédito que se merecen. Con juegos como Horizon Forbidden West, God of War: Ragnorok, Returnal, Ratchet & Clank: Rift Apart, Deathloop, GhostWire: Tokyo, Destruction AllStars y más títulos que llegarán el año que viene, tenemos la seguridad del continuo soporte que tendrá la PlayStation 5, y eso es algo que no todos los fabricantes de consolas son capaces de igualar.

Sin embargo, por otro lado, está claro que mientras Sony se centra en lo nuevo y lo que viene, puede que les falte un poco de atención en otros ámbitos. Esto es pura especulación, pero creo que es el empuje y la excelencia de Microsoft, en su apoyo a la retro compatibilidad, lo que obligó a Sony a cuestionarse algunas cosas y a salir en busca de una mayor competencia. Del mismo modo, siento que Sony podría estar quedándose atrás en lo que se refiere a un modelo de suscripción rentable que permita a los usuarios acceder a una enorme gama de títulos, tanto nuevos como antiguos. Si bien estos tropiezas no representan de ninguna manera fallas en torno a la PlayStation 5, sí es importante que los consumidores sean conscientes de cómo sus sistemas facilitan el juego y en qué áreas sobresale el fabricante.

Ingresar a estos nuevos títulos me permitió ver también la potencia de la PlayStation 5, ya que definitivamente algunos juegos resultan ser más impresionantes que otros. Creo que a estas alturas no es secreto conocer que Sony hace buenas consolas y la PlayStation 5 no es una excepción. Las especificaciones por sí solas son impresionantes y suponen un salto bastante grande con respecto a la generación anterior. Y si bien muchos usuario de PC alegan que el alcance sigue por debajo de lo que una PC de gama alta consigue, debo decir que con el precio de la PS5, jamás podrías ensamblarte una PC que consiga los resultados gráficos que la consola de Sony logra, y ahí es donde se obtiene mucho de su verdadero valor. Del mismo modo, hay que reconocer que la Xbox Series X es una unidad más potente, pero aún no hemos visto que esto tenga un impacto notable en la calidad gráfica o el rendimiento de un juego. Además que ya conocemos que eso no le han funcionado del todo bien a Microsoft en el pasado.

A menudo, el comienzo de una nueva generación no es el mejor momento para ver de lo que es capaz una nueva consola, ya que pasarán algunos años antes de que los desarrolladores de juegos se sientan cómodos con la máquina y sean capaces de exprimir hasta la última gota de su potencial. Sin mencionar que los juegos se siguen construyendo con la generación anterior en mente. Y, aunque esa realidad todavía se aplica aquí, definitivamente hay mejoras notables que podemos disfrutar desde ya. La más evidente es el tiempo de carga, que se ha reducido considerablemente hasta el punto de que es casi inexistente en muchos de los juegos que he jugado. El soporte 4K, y la capacidad de correr en velocidades de cuadro más altas, también es un recurso bastante tentador. Y todo eso ocurre mientras la consola se las arregla para funcionar sin emitir los desenfrenados ruidos de turbina con los que sufría la PlayStation 4. Entonces, ¿vemos un salto tecnológico aquí? Definitivamente.

Puede que ya lo hayas oído, pero uno de los elementos más emocionante y novedosos de la PlayStation 5 es su control conocido como DualSense. Este pequeño dispositivo está rebosante de nueva tecnología que funciona muy bien aquí y me engaña constantemente haciendo que me sumerja mucho más en el mundo que PlayStation propone. Un control es la puerta de entrada a los juegos de consola, en ese sentido puede ser fácil olvidar el impacto de un control, pero esta herramienta portátil facilita literalmente el juego y es el primer punto de interactividad para el usuario. Hemos visto otros periféricos ir y venir, pero un control es el pilar de la experiencia de juego. La innovación aquí es sumamente importante y Sony no se ha rehuido de implementar nuevas y cautivantes ideas.

Las características más destacadas del DualSense son su retroalimentación háptica y sus disparadores adaptativos (Adaptive Triggers). Estos disparadores son una herramienta que proporciona más presión y precisión a tus presiones sobre los gatillo y permite a los desarrolladores asignar más del movimiento a las acciones dentro del juego. Del mismo modo, permiten una mayor retroalimentación a través de los disparadores y una sensación de fuerza, como si los disparadores estuvieran luchando contra tus esfuerzos. Es una característica genial y con un gran potencial. Presionar un disparador y sentir más y más resistencia, hasta que logras encajar la acción, es bastante satisfactorio. Más satisfactorio es darse cuenta de cómo se pueden usar para imitar las sensaciones del mundo real, como por ejemplo, tirar de la cuerda de un arco. Es aquí donde Sony se da cuenta de que a veces las sensaciones son más importantes que las acciones en sí mismas.

Durante mucho tiempo, los videojuegos han intentado sentirse más inmersivos haciendo que el jugador replique con mayor precisión el movimiento del personaje a través de los controles de movimiento (Wii), el mapeo corporal (Kinect / Eye Toy), o los movimientos de cabeza (VR). Pero muchas de estas características no proporcionan realmente la sensación que debería acompañar a la acción. Es decir, no me caben dudas de que tus movimientos corporales reproducirán los del personaje dentro de un juego VR, pero no tendrás la sensación de presión en la mano o la capacidad de relajarla sin que la gravedad haga efecto. El DualSense tiene el enfoque opuesto. Claro, puede que no estés haciendo la acción física de tirar de una cuerda de arco, pero estás obteniendo la sensación adecuada y eso hace que las cosas se sientan súper inmersivas.

La retroalimentación háptica es el otro gran ganador aquí, y cuando se combina con el uso apropiado del micrófono incorporado, puede ser increíblemente cautivadora. Astro’s Playroom mostró esta tecnología de manera magnífica con cada pequeña acción, cada paso, cada gota de lluvia y cada textura diferente de superficie, de alguna manera trazada y replicada a través de la retroalimentación háptica. Piensa en esta característica como el HD Rumble de Nintendo Switch, pero en esteroides.

Se acabó el día en que el mando sólo vibraba después de una explosión o de alguna muerte de tu personaje. El DualSense es capaz de emitir constantemente vibraciones variadas para adaptarse a lo que ocurre en el juego. La sensación también se localiza de tal manera que puedes sentir la diferencia entre que tu personaje dé un paso adelante, a la izquierda y otro a la derecha. La precisión aquí es una locura y los impactos en tu inmersión son inmediatamente aparentes. No obstante, lo mejor de todo esto es la rapidez con la que te olvidas de lo que está sucediendo. A veces los rasgos más impactantes son los que pasan desapercibidos y los que facilitan una sensación superior de juego sin necesidad de tu constante atención.

Y si bien, no he podido más que elogiar a la nueva consola de Sony y sus periféricos, cabe destacar que la PlayStation 5 no viene con algunas de las características de su competencia. El Quick Resume, por ejemplo, es una innovación de Microsoft que no se encuentra en la misma capacidad en la PS5. Una afirmación similar puede hacerse para el servicio conocido como Smart Delivery de Microsoft. No puedo hablar personalmente de lo impactante que son estas ausencias, ya que aún no he jugado en una de las nuevas Xbox, pero creo que es importante que los consumidores sepan qué características obtienen con su compra.

Con todo, es difícil quejarse de la PlayStation 5 y de esta nueva generación de juegos en la que recién estamos ingresando. El gran potencial para el futuro es lo que me tiene bastante emocionado. Los videojuegos están constantemente ampliando los límites y abriendo nuevas posibilidades en la narración inmersiva e interactiva. Sony ha dejado claro que quiere estar en la vanguardia de los juegos y la PS5 cuenta con funciones que siguen impulsando la industria y creando posibilidades emocionantes para los desarrolladores. No sabemos cuánto tiempo durará esta generación o si será la última en términos convencionales, ya que si algo nos ha enseñado el 2020 es que todo puede cambiar y debemos adaptarnos al cambio. Lo que sí sé es que la PS5 es una unidad impresionante que me alegra mucho tener. ¿Qué nos depara el futuro? Supongo que sólo el tiempo lo dirá. Pero recalco mi emoción por esta industria que siempre busca sorprendernos.

Good

  • El diseño es futurista y facilita la ventilación, el SSD permite tiempos de carga menores, el DualSense es una experiencia increíble, definitivamente empuja la industria hacia el futuro

Bad

  • Algunas funciones ausentes que la competencia sí posee

Summary

La PlayStation 5 es una revisión completa del ecosistema de Sony, que combina enormes mejoras tecnológicas con una genial actualización de la experiencia del usuario. El DualSense es un verdadero diferenciador para esta generación, creando una inmersión como nunca antes se había visto. No cabe duda de que Sony ha construido una consola increíble.
9

Sobresaliente

Lost Password