fbpx

One Piece: Pirate Warriors 4 Review

Videojuegos
6.5

Regular

One Piece: Pirate Warriors 4 es la más reciente adaptación del popular anime. Para los no iniciados, los juegos Musou o Warriors, comenzaron como simuladores de guerra en el Japón feudal, ofreciendo batallas a gran escala que te enfrentan a comandantes famosos que intentan conquistar varias secciones de un gran mapa mientras luchan contra un gran número de soldados enemigos a la vez.

La fórmula se ha extendido a muchos spin offs, incluyendo a series como The Legend of Zelda, Fire Emblem y, por supuesto, One Piece. En el caso de esta última, sin embargo, la jugabilidad se centra menos en el control del territorio y en las tácticas de guerra y está más orientada a las misiones, teniendo que cumplir ciertas tareas en torno a cada mapa en lugar de intentar luchar por el dominio militar. En ese sentido, Pirate Warriors usa la fórmula del musou como plantilla para su diseño de niveles.

Por lo tanto, la única forma real de gameplay es avanzar a través de estos grandes mapas mientras indagas los tesoros de los enemigos y cumples ciertos objetivos, como derrotar a un comandante específico o moverte a ciertos lugares mientras escoltas a otros aliados a través del campo de batalla. Esa es, en pocas palabras, la jugabilidad de un título de Pirate Warriors, hecha a través de recuentos de unos pocos arcos selectos de toda la serie. En ese sentido, cada objetivo de la misión está destinado a replicar fielmente escenas icónicas de la historia del manga.

La campaña principal del juego está dividida en seis capítulos principales que abordan arcos de la historia del anime. Si bien cada una de estas sagas cubre la mayoría de los puntos importantes de la historia, lo hace de una manera bastante simplificada y abreviada. Me pareció perfectamente razonable que se alterara la historia para que la jugabilidad fuera más natural, ya que hay que hacer concesiones para que esta fluya mejor, pero cuando dichas concesiones fueron causadas por una evidente falta de tiempo de desarrollo, como la ausencia de varios personajes en conjunto porque los desarrolladores simplemente no tuvieron tiempo de diseñar sus modelos en el juego, es cuando el resultado se siente bastante pobre.

Esta cuestión se extiende a los personajes jugables, que muy raramente llevan sus trajes apropiados para sus arcos, salvo excepciones especiales. Ver a Nami con su bikini de Fishman Island en Whole Cake, o ver a Usopp con los mismos trajes durante todo el juego es tan chocante que a menudo me saca de la experiencia, matando por completo la inmersión que se supone que es el punto de venta de este juego. Este es un tema infame que ha plagado los anteriores títulos de Pirate Warriors, pero el hecho de que esto tenga precedentes no excusa lo completamente perezoso que es el juego.

Sin embargo, en términos de su narración real y de campaña principal, One Piece: Pirate Warriors 4 intenta cubrir “mucho y poco” al mismo tiempo. Intenta poner de relieve los casi 1000 capítulos de la actual historia de One Piece en sólo 6 capítulos de juego, lo cual es demasiado para los límites de un juego de este tipo. Al intentar cubrir toda la historia, Pirate Warriors 4 no muestra de manera adecuada la gran epopeya de One Piece, con muchos arcos narrativos quedando fuera. Los juegos anteriores de la serie ya hacen un gran trabajo cubriendo esos arcos antiguos, así que esta entrada debería haberse centrado en los más nuevos que no habían sido cubiertos anteriormente.

El desesperado intento del juego de cubrir toda la historia hace que no sólo los arcos más antiguos se sientan redundantes e innecesarios, sino que cada uno de ellos, incluidos los más nuevos, se sienten mucho menos pulidos de lo que deberían. No sólo las nuevas historias son más cortas, sino que cuentan con menos escenarios de los que tendrían si Pirate Warriors 4 se hubiera centrado sólo en el nuevo material. Aún más frustrante es que todos los arcos deben ser jugados en orden, por lo que hay que abrirse camino a través de historias repetidas antes de poder disfrutar de los más nuevos. Esto se ve agravado por el hecho de que la campaña en general es bastante corta, apenas con una docena de horas, y los mejores momentos de la historia sólo duran unas pocas, lo que significa que este juego no sólo carece de contenido, sino que de alguna manera se las arregla para sentirse tedioso.

Tengo la sensación de que el intento de cubrir toda la franquicia fue con la idea de hacer el juego más accesible a los jugadores que no están familiarizados con One Piece, pero esa intención se pierde en el hecho de que no hace un buen trabajo cubriendo la historia. Gran parte de ella está tan mal explicada que cualquiera que no haya leído, o visto la serie, tendría dificultades para entender lo que está pasando. Los acontecimientos de la historia se van volcando uno tras otro en largas y aburridas cutscenes sin ninguna explicación adecuada sobre lo que significan sus elementos. Si el juego se hubiera centrado sólo en los nuevos elementos de historia, no habría sido diferente para los recién llegados a la franquicia.

En una pequeña nota al margen, la mayor parte del arco de Wano es una historia original, de forma similar a como Pirate Warriors 3 tuvo una historia original para Dressrosa. Aunque el primer acto se desarrolla de la misma manera que en el anterior, todo lo que sigue es una toma completamente diferente, incluso llegando a incluir ciertos personajes que no tienen nada que ver con Wano, como Cavendish, Katakuri o Smoker. La escritura no es particularmente buena o lógica para empezar, sin embargo me entretuvo. Casi me sentí como si estuviera jugando a través de una película de relleno de One Piece, con divertidos elementos que componen los mejores momentos del juego. Si todo el juego hubiera sido como Whole Cake y especialmente Wano, creo que estaríamos ante un producto muy diferente.

Pero volviendo al tema, esto nos lleva desafortunadamente a la idea de que One Piece: Pirate Warriors 4 carece de pulido. Rápidamente se hace evidente que había una clara falta de presupuesto o de tiempo de desarrollo, con obvios recortes por el bien de cumplir con una fecha límite de lanzamiento.

Afortunadamente, desde una perspectiva técnica, el juego es un poco más robusto a pesar de todos los problemas visuales. Los bugs no son demasiado abundantes, a pesar de que me quedé bloqueado una vez. Sin embargo, incluso entonces, todavía se siente elementos sin pulir en ciertos aspectos y la sensación de apuro se extiende más allá de los visuales del juego a la forma en que fluye al jugar. La cámara es, por desgracia, pobre, lo que hace que sea un poco difícil moverse en algunos escenarios. Sobretodo en los que los personajes saltan por todas partes, aunque no llega al extremo de volverse injugable. El framerate en general es bastante sólido, y las caídas son apenas perceptibles.

Los verdaderos problemas vienen con la IA del juego: por un lado, los enemigos y los jefes a menudo se quedan sentados sin hacer nada. Pero peor aún era la IA de los aliados, especialmente cuando se trata de misiones de escolta en las que tienes que evitar que reciban demasiado daño hasta guiarlos a un lugar. Cada vez que mis aliados se detenían constantemente para luchar contra el más pequeño de los enemigos o seguían corriendo contra un muro o en la dirección opuesta a la que debían ir, se producían algunos de los momentos más frustrantes del juego.

Obviamente, no todo es negativo. Derrotar a grandes grupos de enemigos, como a los icónicos personajes de One Piece, proporciona tal satisfacción que no puedes ponerle precio. La mayor fortaleza del juego es, por mucho, su gran lista de personajes, más de 40 de hecho, lo que lo convierte en una de las mayores listas de personajes jugables en un juego de One Piece hasta la fecha. Y lo que es genial es que cada uno de estos personajes tiene un estilo de juego único: los personajes como Bege se centran más en el mando de las tropas y el uso de armas de fuego, mientras que Bartolomeo ofrece movimientos extravagantes. Cada personaje se siente muy distinto de los demás, con una gran representación de movimientos de la serie (así como algunos movimientos nuevos que parecen perfectamente coherentes con el funcionamiento de sus poderes) que ofrecen muchas formas diferentes de golpear a tus enemigos.

Esta lista de luchadores aprovecha mucho del fan service del juego, que es una de las razones principales por las que uno desearía ingresar a un título como este. Aunque el componente narrativo se siente bastante deslucido en varios aspectos, los movimientos de los personajes son los que realmente te hacen sentir la inmersión. En ese sentido, cada uno de ellos es bastante divertido de probar y jugar.

Por desgracia, aunque el gameplay ofrece una gran profundidad en cuanto a los movimientos y opciones de cada uno de los personajes, e incluso ofrece un árbol de habilidades único para cada uno de ellos, que desbloquea nuevos movimientos, combos y potenciadores de estadísticas, la mayor parte de esto se queda en nada dada la gran falta de desafío del juego. Definitivamente hay un gran número de opciones y movimientos a tu disposición, pero ninguno de ellos es realmente necesario para tener éxito. Dada la facilidad para aturdir a las tropas enemigas y a los jefes, hubo momentos en los que podía literalmente hacer spam con el botón para derrotar a todos fácilmente.

Aunque este juego añade un poco más de variedad de misiones que los anteriores, así como nuevas mecánicas como los combos aéreos, todavía no es suficiente para marcar una diferencia tan notable, lo que hace que el juego caiga en esa fórmula clásica que podría ser bastante adictiva para algunos jugadores o francamente aburrida para otros.

Al final creo que hay una pregunta clave que debes hacerte si estás interesado en comprar este juego. Es un título bastante genérico y tradicional de estilo musou de principio a fin y tienes que considerar si vale la pena soportar su naturaleza repetitiva, así como sus muchos problemas técnicos, su presentación sin pulir y su deslucida narrativa, por el bien de divertirte jugando con este gran elenco de personajes de One Piece.

En definitiva, Pirate Warriors 4 es un juego que atraerá a aquellos que quieran disfrutar de otra experiencia musou, pero para cualquier otro, los problemas del juego pueden o no ser suficientes para restarle diversión. Incluso para los dedicados fans de One Piece, si la perspectiva de este estilo de juego no te atrae mucho, entonces incluso el fantástico fan service podría no ser suficiente para hacer que todo el viaje valga la pena, especialmente a precio de venta al público.

Si la historia se hubiera centrado mejor en los últimos arcos y se hubiera diseñado de forma más uniforme, y si hubiera habido un período de desarrollo más extenso y se hubiera añadido pulido, esto podría haber acabado siendo algo realmente especial, pero tal y como está, es una experiencia agradable, aunque decepcionante.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de One Piece: Pirate Warriors 4 para PlayStation 4 brindada por Bandai Namco.

Good

  • Una gran lista de personajes
  • Cada personaje con sus propias habilidades y estilos de lucha
  • Entretenido fan service

Bad

  • El elemento narrativo es mediocre
  • La IA del juego

Summary

One Piece Pirate Warriors 4 posee bastante fan service que se respalda en una gran lista de personajes. No obstante, los malos elementos de historia y la poca inspiración de sus elementos de juego, hacen que el título no logre alcanzar la cima que debiera haber merecido.
6.5

Regular

Lost Password