fbpx

Nosotros (Us) Review: Jordan Peele regresa demostrando una gran madurez como director

Análisis Cine y tv Noticias
Nosotros (Us) Review: Jordan Peele regresa demostrando una gran madurez como director

Jordan Peele sorprendió a mucha gente con su debut como director en Get Out del 2017. El aclamado thriller de terror fue un gran éxito que consiguió un Oscar por el guión de Peele y estableció firmemente al antiguo comediante de Key & Peele como un cineasta en ascenso. Como tal, los aficionados al cine están un poco más preparados para la segunda película de Peele, Nosotros (Us), sabiendo ahora que el escritor-director es un aficionado al terror con fuertes mensajes políticos en sus producciones.

Con todo ello, incluso sus mayores partidarios podrían no estar completamente listos para la retorcida mezcla que Peele ha ensamblado para su segundo proyecto. Entonces, desde ya podemos decir que Nosotros se las arregla muy bien para ser divertida por momentos, angustiante y emocionante a la vez. Además que marca otro paso hacia adelante en el sentido evolutivo de la narración y la artesanía que provee Peele.

Naturalmente, hay paralelos entre Get Out y Nosotros, como la forma en que ambos comienzan con personajes que prometen estar dentro de un viaje bastante normal, incluso después de un prólogo que nos brinda un presentimiento que nos permite saber que no todo está bien en este mundo. En el caso de Nosotros, eso significa unas vacaciones de verano en la casa de playa de la familia Wilson, con Gabe y su esposa Adelaide (Winston Duke y Lupita Nyong’o) llevando a sus hijos Jason (Evan Alex) y Zora (Shahadi Wright Joseph) al viaje.

El primer acto de la película hace un excelente trabajo de aumentar la tensión en el proceso, mientras que al mismo tiempo sienta las bases para que los desarrollos de la historia la presenten de manera sutil y abiertamente amenazadora. Y eso es todo lo que veremos hasta antes de que los problemas realmente aparezcan y veamos a los Wilsons encontrarse (por más extraño que parezca) con doppelgängers de sí mismos … unos que definitivamente no vienen en paz.

Desde el principio, Nosotros sirve para mostrar las mejoras de Peele como director desde su debut en Get Out. La edición de sonido en el prólogo de la película es muy detallada y específica, al igual que los ángulos subjetivos de la cámara que Peele y su director de fotografía, Mike Gioulakis (It Follows, Split), utilizan para hacer que algo tan inocuo como un paseo parezca siniestro y peligroso en pantalla.

Estas primeras escenas, en particular, se ilustran aún más cuánto vemos que Peele ha mejorado mucho en el uso del silencio y la falta de música para la creación del suspenso. Algo que también se respalda en la partitura musical de Michael Abels (Get Out) que, como su trabajo anterior, alimenta el largometraje con coros espeluznantes y composiciones orquestales realmente inquietantes.

Es grato también observar que a Peele no le tiembla la mano cuando la película se ve más impulsada por la acción ya que logra crear algunas piezas realmente interesantes aquí, mientras que al mismo tiempo transmite los mismos motivos visuales presentados en el primer tercio de Nosotros (reflexiones, imágenes en espejo, dobles), como si todo fluyera de una manera bastante orgánica.

Mientras tanto, el guión de Peele está tan cuidadosamente estructurado como en su anterior trabajo y encuentra formas de mezclar, de manera natural, el humor en la mezcla a lo largo de toda la historia, logrando que se adapte al generalmente poco convencional tono de la película. Ayuda en mucho que el elenco principal sea bastante constante en todos los ámbitos y haga que sus personajes se sientan como individuos completamente redondos, incluyendo a sus dobles.

Hablando de eso, Nyong’o es quien se  destacado aquí en los papeles duales de Adelaide y “Red”, que le permite a la ganadora del Oscar flexionar sus músculos de manera sorprendente. Al mismo tiempo, ella es capaz de generar simpatía real para ambos personajes y darles personalidades distintas, a pesar del hecho de que (obviamente) son reflejos oscuros entre sí. Duke también es bastante bueno en su rol, especialmente debido a que su papel como el “adorable papá Gabe” es un mundo totalmente aparte de su excelente actuación como el guerrero wakandano M’Baku.

El único elemento de Nosotros que podría resultar relativamente divisivo es la metáfora central de la película, o, más específicamente, si es que tiene una. Peele, en otro movimiento que señala su continua maduración como narrador de historias, finalmente une todo de una manera que deja en claro que hay una parábola más profunda detrás de la más amplia narrativa, pero deja el espacio necesario para que el público la interprete como desee.

Como tal, ciertamente existen formas diferentes pero igualmente válidas de leer a Nosotros, entre los que se destacan los traumas, los privilegios, las identidades sociales fracturadas y, por supuesto, lo que significa luchar contra el “otro yo”. En ese sentido, la película realmente funciona como un descendiente espiritual de Twilight (una serie que, convenientemente, Peele revivirá este mes) y omite sus mensajes al público, en un esfuerzo por alentarlos a brindar sus propias conclusiones.

Peele pudo haber jugado a la segura y simplemente recrear lo que funcionó tan bien en Get Out, pero en lugar de eso, optó por desafiarse a sí mismo como cineasta y abordar una alegoría del terror que podría ser aún más interesante. Basta con decir que Nosotros es una visita obligada para los cinéfilos y seguramente generará un montón de interesantes discusiones posteriores a las proyecciones sobre el simbolismo incorporado en la narrativa.

Para todos los demás, Nosotros es como Get Out en la forma en que quiere entretener y hacer que el público se ría y grite (a veces dentro de la misma escena), al mismo tiempo que ofrece comentarios sociales sin llegar a sentirse como sermones.

red-circle_8_5

Director Editorial | Analista de la industria de los videojuegos y el entretenimiento | Psicólogo Clínico | Músico amateur, geek, cinéfilo.

Lost Password