fbpx

Mafia: Definitive Edition Review

Videojuegos
8.5

Muy Bueno

A pesar de ser un juego de casi 20 años de antigüedad, la narrativa de Mafia siempre se ha destacado gracias a una combinación de una escritura sólida y la creación de una gran atmósfera. Y eso nunca ha sido más cierto que ahora con Mafia: Definitive Edition, un remake construido desde cero para consolas de actual generación y PC que toma todo lo que hizo grande al original y le da nueva vida mientras lo lleva a los estándares modernos.

Enmarcado en una conversación en un restaurante con un investigador, el detective Norman, Mafia sigue las hazañas del mafioso Thomas Angelo a lo largo de los años, mientras pasa de ser un taxista con mala suerte a un respetado miembro de la familia criminal de los Salieri. El narrador cuenta, en el lapso de diez horas aproximadamente, acerca del rápido adoctrinamiento de Tommy en una vida de crimen organizado, marcada por una serie de encuentros cada vez más sangrientos que llega a un punto de ebullición natural antes de la conclusión. Incluso en el original del 2002, Mafia se mantiene bastante bien con una de las narrativas más convincentes de su tipo, y esto se debe a diversas razones; a saber, un gran guión con personajes bien trabajados, una representación auténtica de la América de la época de la prohibición de los años treinta y una inteligente visión para hacer uso de un mundo abierto.

Es una especie de ‘fortuna’ que el desarrollador de Mafia III, Hangar 13, haya sido el encargado de la Definitive edition. En ese sentido, es interesante que haya podido corregir todo lo que salió mal con la tercera entrega, para potenciar así ls mejores cualidades de este remake. No me caben dudas de que el estudio ha revisado el juego desde todos los ángulos con un guión nuevo, un nuevo reparto de voces, cutscenes y una nueva versión de Lost Heaven construida desde cero. Además no podemos dejar de mencionar un mejorado gameplay que se defiende bastante bien ante las exigencias modernos. Y, lo sorprendente de esto, es que todo se siente similar, moderno, pero bastante familiar. Ojo, eso es algo muy bueno.

La narrativa del juego, posiblemente su activo más fuerte, se eleva enormemente gracias a la nueva presentación. Lost Heaven derrocha bastante atmósfera desde sus detalladas y creíbles calles hasta sus poco iluminados moteles rurales, además de sus elegantes restaurantes en la Isla Central. Conducir por ahí es un placer, especialmente cuando hay luna, las calles llenas de lluvia y las tonadasde “Blue Drag” de Django Reinhardt suena en la radio. De hecho, el aspecto sonoro es tan glorioso como los impresionantes visuales de Mafia: Definitive Edition. Una nueva y llamativa banda sonora de la Orquesta Filarmónica de Brno (grabada nada menos que bajo las restricciones de la COVID-19) añade a todo una calidad cinematográfica distintiva.

Como el original, Mafia: Definitive Edition es técnicamente un juego de mundo abierto, pero en la práctica es decididamente más un juego de acción lineal. Dividido en 20 capítulos, cada uno de los cuales es una misión autónoma, pasarás la mayor parte del tiempo en la ciudad conduciendo a lugares específicos para avanzar en cada misión, todo ello en detrimento de vagar por las calles en busca de distracciones. No obstante, Lost Heaven es un lugar muy detallado y convincente que marca la pauta en cada capítulo. Debido a que cada uno de ellos se desarrolla en lugares abiertos, los detalles ambientales pueden ser utilizados eficazmente en la narración de las historias.

El clima de la ciudad, la hora e incluso el contenido de los periódicos, y la radio del día, están cuidadosamente sintonizados a lo largo de la campaña y eso contribuye en gran medida a vender la narrativa. Nunca he escuchado la cobertura deportiva en directo en el mundo real, pero me encontré animando extáticamente a los Lost Heaven Lancers en sus últimos enfrentamientos contra los Empire Bay Cannons. ¡Qué cosas!, ¿no?

El tema de las mejoras se ha extendido también al diseño general de Mafia: Definitive Edition. Hangar 13 ha revisado cada sección de las misiones y cada mecánica de juego, con el fin de ajustarlos para que se encuentren bien adaptados a los estándares contemporáneos, o tomando la decisión de cambiarlos por algo mejor. Los capítulos suelen incluir alguna variación sobre “conducir a un lugar donde empezarán muchos líos y luego mantenerse vivo el tiempo suficiente para sobrepasar estos líos”, aunque normalmente de una forma mucho más emocionante de lo que he podido describir aquí.

Muchas veces esto implica intensos tiroteos con bandas rivales, el Departamento de Policía de Lost Heaven o incluso los federales, y gracias tanto a la calidad de la versión original como al éxito de los esfuerzos de Hangar 13 para actualizarla, toda la experiencia es realmente divertida. Ya sea un intenso enfrentamiento en un viejo granero en una noche de tormenta, una pelea en un aeropuerto lleno de agentes federales y mafiosos, un atraco en una mansión de campo con un cerrajero que sólo habla italiano o una persecución con un gángster por callejones al son de la música folclórica siciliana, casi siempre ocurre algo emocionante.

El sistema de disparos, basado en cobertura, es bastante agradable, aunque un poco torpe por momentos. La IA enemiga consigue un equilibrio decente entre el juego defensivo y el flanco agresivo. Hangar 13 también ha reforzado el combate cuerpo a cuerpo del juego, pasando de un sistema básico de pulsar botones a un sistema más contextual de esquivar y contrarrestar, lo que sigue siendo simple y poco espectacular pero mucho menos incómodo. A fin de cuentas, no hay nada que desafíe mecánicamente a lo ya conocido, pero la simplicidad funciona para mantener el impulso narrativo y dejar mucho espacio a un gameplay divertido. El remake también incluye una serie de mejoras en la calidad de vida, desde mejores controles y puntos de checkpoint, hasta caminos más amplios, pasando por la posibilidad de saltarse los viajes entre misiones y más.

Eso no quiere decir que toda la transición haya sido exitosa. Si mencionara la misión “Fairplay” a cualquiera que haya jugado el título original, estoy seguro que abriría una caja de recuerdos no tan agradables. No tengo ningún problema en que un juego intente ofrecer algo de variedad y una ruptura de la norma, añadiendo una o dos secciones de gameplay fuera del género, pero esta es una línea muy fina, y ni el juego original ni la Definitive Edition lo hacen bien al momento de querer establecerse como un juego de carreras durante una de los primeros capítulos.

Esta sección en particular detuvo el progreso de mucha gente en el 2002 y, aunque Hangar 13 lo ha mejorado, sigue siendo bastante tedioso. Sin spoilear demasiado, Tommy se encuentra al volante de un vehículo de carrera, compitiendo por la familia Salieri. Para pasar al siguiente capítulo, Tommy tiene que ganar la carrera, lo cual es más fácil de decir que de hacer si no eres fan de los juegos de carreras (y dado que este es un juego de acción, ¿por qué asumir que lo sería?). Claro que la Definitive Edition incluye la opción de un modelo de conducción más sencillo que hace que esta carrera sea bastante factible, pero si eres como yo y esperabas terminar el juego en la dificultad Clásica, que emula en gran medida el desafío del original, podrás llevarte un mal momento durante este segmento del juego. Hangar 13, te lo ruego, por favor, actualiza una opción para saltar esta parte.

Otro elemento desafortunado proviene de los frecuentes errores y problemas que experimenté durante el juego en mi PlayStation 4 Pro. Las animaciones torpes o rotas, la aparición de objetos, los problemas de física y otras asperezas no rompen el juego, pero son un punto delicado en una presentación que, por lo demás, es fantástica (y una actuación bastante decente, según mi experiencia). También experimenté numerosas instancias en las que el audio del juego desapareció por completo, lo que me obligó a cerrar y reiniciar el juego desde el panel de control de mi PS4 para volver a poner todo en marcha. Todo esto parece bastante sencillo como para que Hangar 13 lo solucione en las siguientes actualizaciones del juego, pero es decepcionante verlo en una experiencia que se basa tanto en lo visual como en el sonido.

Además de la campaña principal, también está el modo Free Ride del juego, que básicamente da a los jugadores acceso gratuito a todo Lost Heaven para simplemente pasear y empaparse de las imágenes y sonidos, o limpiar cualquier resto de objetos coleccionables. Al menos, eso es lo que esperaba antes de descubrir que también esconde un convincente meta-juego de pistas ocultas, secretos y diversiones totalmente descabelladas que no voy a spoilear aquí, pero que definitivamente deberías indagar.

Mafia: Definitive Edition es justamente eso, la versión definitiva de un clásico que sirve como recordatorio de lo genial que fue el título original. Pero, que además, lo que obtenemos es casi totalmente nuevo y tan bueno como sus contemporáneos de hoy en día, envuelto en una hermosa presentación y entregado con mucho amor.

Es desafortunado que algunas asperezas intenten estropear la experiencia, y un capítulo en particular sigue siendo realmente malo, pero eso no debería disuadirte. Esta es una de las mejores piezas de ficción de mafiosos que podrás encontrar, además de un remake espectacular.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de Mafia: Definitive Edition para PlayStation 4 brindada por 2K Games.

Good

  • La excelente narrativa se mantiene bastante bien
  • Hermosa representación de la América de la época de la prohibición de los años 30
  • La estructura y la mecánica se han actualizado cuidadosamente
  • El Free ride es uno de los mejores aspectos del juego

Bad

  • 'Fairplay' sigue siendo una misión mala
  • Algunas asperezas a trabajar

Summary

Mafia: Definitive Edition es un título que supo muy bien como mejorar todos los aspectos que lo convirtieron en un clásico en su época. Totalmente recomendado.
8.5

Muy Bueno

Lost Password