fbpx

Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning Review

Videojuegos
8

Muy Bueno

Muchos estarán de acuerdo con que a Kingdoms of Amalur: Reckoning no le fue bien durante su lanzamiento original hace ocho años atrás. Con un mundo original escrito por el peso pesado de la fantasía R.A. Salvatore, el arte de Todd McFarlane (de la fama de Spawn) y el hecho de que fuera dirigido por Ken Rolston (diseñador principal de Morrowind y Oblivion), significaba que el juego seguramente prendería fuego al mundo. Pero, no lo hizo.

Las críticas fueron ligeramente tibias pero favorables, pero por desgracia sería el único lanzamiento de 38 Studios, y el desarrollo del juego llevaría a la bancarrota tanto al estudio como a Rhode Island. Así que en 2020, un año de por sí bastante complicado, esta épica fantástica, injustamente desestimada, ha tenido la oportunidad de un nuevo comienzo. Pero como el propio protagonista del juego te diría (si hablaran), resucitar de entre los muertos puede ser un asunto delicado, así que, considerando todo ¿cómo le fue a Re-Reckoning?

Para aquellos que nunca jugaron el original, Kingdoms of Amalur rodea el cuento del Fateless One, un mortal traído mágicamente de la muerte en un tiempo de gran agitación en Amalur. Una guerra se desarrolla entre la facción de los inmortales Fae y los desafortunados mortales, que dado el hecho de que pueden morir estaban en seria desventaja desde el principio. Mientras que la mayoría de los mortales tienen sus destinos escritos en piedra, se revela que el Fateless One ha sido curiosamente separados de esas limitaciones, y por lo tanto es libre de cambiar no sólo su propio destino, sino el de todo el reino. Como protagonista mudo del juego, deberás atravesar Faelands y descubrir los secretos de tu existencia, mientras rescatas un reino que se siente casi condenado por una guerra unilateral.

La historia y el escenario de Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning siguen siendo fantásticos (tanto en sentido literal como figurado), aunque sean realmente densos. Estarás prácticamente ahogado por el lore desde el principio del juego, y a medida que conversas con cada hombre y mujer (resulta que todos nacen como adultos en Amalur), todos serán bastante verborreicos al momento de enfatizar el lore e historia de Amalur. Es profundo, pero por momentos desalentador, y también sorprendentemente fácil dejar que te inunde. Una gran cantidad de toda esta información también es interpretada con diferentes niveles de éxito, lo que es sorprendente en sí mismo dado lo colosal del lore. En ese sentido, me sentí un poco mal al acelerar la lectura del diálogo por momentos, pero de todas formas aprecié el esfuerzo.

En cuanto a la jugabilidad, Kingdoms of Amalur es un juego de rol de acción en tercera persona, más fácil de comparar con la serie The Witcher. A medida que vayas forjando tu destino, te convertirás en un guerrero, un rogue o un mago (o cualquier combinación de los tres), especializado en ciertas armas y habilidades que se alinean con tu estilo de juego.

La escalada de poder es tan constante y satisfactoria como siempre, y tu personaje se siente realmente como tuyo. A pesar de que siempre me decanto por crear personajes enfocados en el melee, esta vez intenté algo completamente nuevo. Al convertirme en uno de los mejores magos en Faelands, me gustó la libertad que se me dio para forjar mi personaje, y todo suma con la idea central de crear el propio destino. Se han hecho algunos ajustes en la nivelación de las zonas del juego según la dificultad que selecciones, pero si estás familiarizado con este estilo de juego, te recomiendo que vayas en Hard. También hay un nuevo modo mucho más difícil para los veteranos que regresan una vez más y deseen esta vez un desafío mayor.

Pero esto es un remaster, así que vamos a lo bueno, el trabajo realizado en los gráficos. Kingdoms of Amalur fue un juego muy bonito hace ocho años, y después de un retoque gráfico, a manos del estudio Kaiko, por momentos luce fenomenal. El arte de McFarlane brilla con sus atrevidos contrastes de color, los intrincados y hermosos detalles de los personajes y algunos entornos verdaderamente maravillosos y variados. Creo que estarías de acuerdo conmigo al saber que cualquier juego que te haga detenerte temporalmente a mirar el paisaje, ha hecho algo bien.

Los modelos faciales y las animaciones tampoco son malas a pesar de la edad del juego, a pesar que algunos de ellos sufren de la vieja confiable de “NPC generado al azar”, los personajes más importantes se sienten amorosamente hechos a mano. La iluminación tiene un filtro suave y silencioso que brinda esa vibración clásica de fantasía y esconde algunos de los bordes más complicados. Y aunque no vas a olvidar que el siempre duro tiempo ha visitado Amalur, el juego se las arregla para mantenerse en la era moderna. En PS4 Pro, Xbox One X y PC se puede esperar un 4K nativo, pero incluso jugar en una PS4 estándar puede ser una experiencia bastante agradable con el aumento de la fidelidad gráfica.

Lo que es menos perdonable, desde el punto de vista técnico, es la velocidad de cuadro, que lucha más que un adicto millenial a tomarse un café en Starbucks (obviamente no en tiempos de pandemia). Mientras atraviesas el mundo, el juego parece mantener una velocidad constante de 60 fps, pero en cuanto entras en combate las cosas se vuelven mucho menos estables. Como ya he mencionado en reviews anteriores, tengo una gran predilección por la destrucción en el campo de batalla, y cuando estaba causando estragos en base a mis hechizos, la velocidad de cuadro se reducía constantemente a lo que parecía ser un solo dígito. Aunque no soy de los que se molestan demasiado por la velocidad de cuadro, eso le quita una notable fluidez a toda la acción.

Otro gran problema que esperaba que se abordara es el tiempo de carga, pero siguen siendo desconcertantes en su frecuencia y duración. Cada vez que utilizas un viaje rápido o entras o sales de un edificio, eres recibido con una pantalla de carga que parece extenderse una eternidad, y considerando la frecuencia con la que harás estas cosas durante los cientos de misiones que emprendes, definitivamente se convierte en un problema que empieza a sumar.

Hablando de misiones, es difícil argumentar que Re-Reckoning no tiene una gran relación entre calidad y precio. Aunque 60 dólares puede parecer mucho para un remaster, tendrás acceso al juego base y a todas sus descargas, que comprenden más de cien horas de contenido. Aunque yo diría que la magnitud de las misiones y su calidad es variable, es poco probable que termines el juego sin sentir que has hecho una buena inversión de 60 dólares.

Para finalizar, me quedo con la idea de que Kingdoms of Amalur nunca recibió el amor que merecía, a pesar de la gran cantidad de pasión y talento de sus creadores. Si te gustan los juegos de acción, entonces Kingdoms of Amalur es uno muy bueno y fácil de recomendar. Es una pena que no se hayan hecho algunas actualizaciones cruciales para mejorar la experiencia, como estabilizar la velocidad de fotogramas y reducir las malditas pantallas de carga, pero la actualización gráfica del juego facilita las cosas a los jugadores modernos.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning para PlayStation 4 brindada por Nordic Games.

Good

  • Sigue siendo un brillante juego ARPG
  • La mejora visual es realmente apreciable
  • Por la cantidad y calidad de contenido habrás invertido en muchas horas de juego
  • El sistema de batalla y la creación de tu personaje tiene una libertad muy positiva

Bad

  • El frame rate se viene abajo durante las batallas
  • Las pantallas de carga demoran una vida

Summary

Si no tuviste la chance de probarlo en su tiempo, creo que Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning ha sabido como mantenerse vigente, a pesar de algunos problemas técnicos.
8

Muy Bueno

Lost Password