fbpx

Immortals Fenyx Rising Review

Videojuegos
9

Sobresaliente

Hay muy pocos juegos modernos que yo describiría como ‘graciosos’. Hay muchos juegos con elementos o momentos humorísticos que podría nombrar, pero ninguno en el que consideraría el humor como una característica definitoria. A pesar de ello, no me caben dudas en señalar que Inmortals Fenix Rising lo es. Y no me refiero a esbozos de sonrisas, si no a carcajadas reales. Hubiera sido fácil para Ubisoft Quebec poner un montón de colorida mitología griega en un documento de diseño que dijera “Assassin’s Creed con algo de Breath of the Wild”, pero el resultado final fue mucho más que eso. Inmortals Fenix Rising es una sátira aguda e ingeniosa con elementos sensibles bastante modernos, además de una escritura muy fuerte que juega como una versión abreviada de los juegos RPG de mundo abierto de Ubisoft. Todo lo descrito anteriormente hace que el juego se sienta como un verdadero soplo de aire fresco, algo que agradecemos mucho a la desarrolladora francesa.

Después de que una tormenta los deje naufragados y arrastrados por la playa, Fénix (el o la protagonista principal) descubre rápidamente que han llegado a la mítica Isla Dorada, hogar de los dioses griegos. Sin embargo, los dioses han desaparecido, y los compañeros mortales de Fénix se han convertido en piedra. Fénix se entera que la malvada deidad Tifón está detrás de todo esto, que ha desgarrado el tejido del espacio para desangrar su reino de Tártaros en la Isla Dorada. Poco después de su llegada, Fenyx entablará amistad con el dios mensajero Hermes y, a pesar de haber vivido toda su vida a la sombra de su hermano guerrero (ahora convertido en piedra), decide ayudar a Hermes en su búsqueda para rescatar a los otros dioses y desterrar a Tifón a los Tártaros.

Es una historia bastante satisfactoria por sí misma, y muestra un largo camino en el que se establece el gameplay de Inmortals, pero su verdadera fuerza se centra en la narración entre Zeus y Prometeo, algo que nos acompañará de principio a fin. El juego se establece como un recuento de eventos que está siendo narrado por Prometeo, quien ha sido encadenado por Zeus y apuesta su libertad si puede convencer a Zeus que Fenyx es un verdadero héroe. La conversación, que es bastante activa entre ambos, y que se da mientras estás fuera explorando como Fénix, es divertidísima y contribuye en gran medida a añadir personalidad y compañía en un paisaje bastante solitario de por sí.

Evidentemente, no solo se respalda en el humor, es fuerza de la escritura y la narrativa del juego lo que lo convierte en algo especial. Los dioses griegos, tal y como los conocemos, son personajes profundamente defectuosos y el juego no rehuye eso. Son egoístas, corruptos, incestuosos y violentos y, desafortunadamente para Fenyx, necesitan ser rescatados de las retorcidas e irónicas formas debilitadas que Tifón les ha concedido. No son sólo caricaturas, son personajes completos e interesantes y hay un centro emocional en todo, que los hace realmente convincentes.

Todo esto se apoya en una estructura de juego que se parece mucho a un par de franquicias en particular, una propia de Ubisoft y otra cuya influencia no se puede subestimar. No se puede negar que Inmortals se parece mucho a un cruce de Assassin’s Creed y Breath of the Wild, aunque es casi como una versión abreviada de los dos. El camino de la historia principal, de 20-25 horas, es muy diferente a los cientos potenciales requeridos en otros juegos, e incluso un barrido completo exige solo unas 50 a 60 horas. Debo decir que esto funciona a favor del juego, manteniendo el tiempo en relación al rápido ritmo de la narrativa y alimentando la fantasía de poder a velocidades vertiginosas.

También hay que señalar que la Isla Dorada es el catalizador perfecto para esta condensada epopeya. Debemos decir que, en sí misma, es una visión concisa de sus contemporáneos que convierte media docena de biomas en una masa de tierra manejable. Lo interesante aquí es que, a pesar de su corta magnitud si hacemos la comparación con los mapas de Assassin’s Creed, el que todo esté construido a escala hace que se sienta impresionante. Desde mirar a lo largo de toda la isla en la parte superior de los enormes rostros de piedra que representan el reino de cada dios, hasta los secretos de espeleología en los más pequeños rincones ocultos, es un mundo muy denso y sorprendentemente tangible por el que es fácil navegar y, curiosamente, fácil también de perderse en él. Se siente vasto sin ser abrumador y en cada centímetro cuadrado está la posibilidad de un excitante descubrimiento.

Estos descubrimientos descritos son probablemente el signo más revelador de la inspiración en el mundo de Hyrule, tomando los ritmos de la obra maestra de Nintendo y destilándolos en el mapa de Inmortals Fenyx Rising. La semejanza es casi increíble, un mundo abandonado gobernado por cuatro deidades con un gran mal que acecha en el centro, aunque con una estructura más rígida y con la vista puesta en la brevedad y la accesibilidad. Alrededor de la Isla Dorada se encuentran varios objetivos, desde simples objetos de colección y regalos interactivos, hasta embriagadores encuentros con bestias míticas, las bóvedas de tártaros, muy parecidas a las de un santuario, así como grandes puzles ambientales de varios pasos. Y todo lo que hace falta para descubrirlos es usar tu visión lejana al estilo de Assassin’s Creed para resaltarlos todos dentro del mapa.

Al igual que sus influencias, el mundo de Fenyx Rising es un brillante equilibrio que se adapta perfectamente a una variedad de ritmos en el estilo de juego, y parece moverse y reaccionar ante el jugador sin saltarse ningún ritmo. En ningún momento sentí que estaba haciendo demasiadas cosas, o demasiado poco. Nunca me sentí abrumado, simplemente mejor equipado. Incluso resolver algunos de los puzles más complejos, con las habilidades adquiridas al final del juego, me sentí más como si estuviera ganando a los dioses en su propio juego, en lugar de estar haciendo alguna especie de trampa al juego.

Por supuesto, Inmortals Fenyx Rising hará que pases una buena parte de tu tiempo en combate con los diversos monstruos que habitan la Isla, y esa misma inclinación por lo divertido, está aquí también. Tus elementos de lucha son una espada, un hacha y un arco, y el uso de cada uno de ellos para acortar la barra de HP de un enemigo, o aturdirlos en un estado de debilidad, es primordial para el éxito. Incluyendo un mecanismo de parry muy indulgente, la simplicidad y la velocidad del combate nunca flaquea, incluso cuando el repertorio de habilidades es escasa al inicio del juego. Hacer malabarismos con múltiples enemigos míticos se siente bien e intuitivo, e incluso mejora mucho más cuando empiezas a desbloquear ataques y elementos más poderosos. Aparte, el hecho de que cada enemigo sea catapultado al horizonte, con el golpe final, es sólo la guinda del pastel.

Y, si esperas experimentar dicha exploración y combate en su mejor momento, entonces la nueva generación de consolas es el lugar para ti. Immortals es un juego sorprendentemente bello, no importa dónde lo juegues, gracias a su mundo fantástico y su fuerte arte, pero realmente brilla en las plataformas que pueden ofrecer sus impresionantes vistas y su acción visceral con detalle y velocidad.

Al jugar en la PlayStation 5, opté por la presentación de 60 fps del modo ‘performance’ y no puedo estar más satisfecho con eso. Poder desplazarte por el mapa, gracias a la potencia del SSD, y viajar a gran velocidad, es genial, sobre todo para volver al Salón de los Dioses y conseguir nuevas mejoras o participar en misiones. Sinceramente, no puedo exagerar el impacto que el estilo artístico y el sentido de escala de Inmortals Fenyx Rising posee, y hace un gran trabajo al vender un mundo lleno de épicos cuentos griegos épicos, y a pesar de algunos bugs y detalles, estoy completamente impresionado por su presentación.

A pesar de todos los puntos buenos, Inmortals Fenyx Rising dan algunos pasos en falso que a veces interfieren en la diversión, pero por suerte son en su mayoría pocos. La mayor fuente de frustración ha sido el control, que es bastante útil pero a veces se siente incómodo o incapaz de soportar los grandes movimientos de Fenyx. Sobre todo en las más avanzadas bóvedas de Tartaros, donde el ingenio y la coordinación son vitales para el éxito.

Y, considerando el gran trabajo que hace el juego al presentar una visión más sucinta de la típica experiencia de mundo abierto de Ubisoft, su penúltimo acto es algo así como un paso a través de una versión más insípida y frustrante de todo lo anterior. Lo que podría haberse condensado en algo con mayor impulso termina siendo bastante estándar. Afortunadamente, el desenlace vale la pena, lo que lleva a un espectáculo magnífico de un final que lo ata todo bastante bien.

En la superficie, Inmortals Fenyx Rising podríaparecer un juego estándar de mundo abierto de Ubisoft, que intenta asemejarse mucho a Breath of the Wild, y en muchos sentidos lo es, pero también tiene una identidad propia única que lo hace mucho más. Un alegre combate, un ritmo trepidante, un montón de contenido, y una narración muy entretenida, hacen de este título un juego muy convincente para todas las edades y gustos, y un mundo muy cómodo al que gustosamente volverás con el tiempo. Además de ser muy divertido.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de Inmortals Fenyx Rising para PlayStation 5, brindada por Ubisoft.

Good

  • La narración es uno de los mejores aspectos del juego, el combate es satisfactorio, la isla dorado es un gran lugar de explorar

Bad

  • Los controles pueden ser algo molestos, el tercer acto se desluce un poco

Summary

Inmortals fenyx Rising es más que un divertido juego de mundo abierto con astuto combate y una vibra a Breath of the Wild, es también una magnífica y legítima interpretación de la mitología griega. Este es uno de los mejores juegos de Ubisoft en años.
9

Sobresaliente

Lost Password