fbpx

Hades (PlayStation 5) Review

Videojuegos
9.5

Sobresaliente

No hay mucho que se pueda decir sobre Hades a estas alturas que no se haya dicho. El año pasado, Hades, de Supergiant, salió del acceso anticipado con el beneplácito de la crítica, subiendo a muchas listas de juegos del año para cerrar el 2020, y fue un elogio bien merecido. Mientras que Supergiant se ha hecho un hueco en la industria con sus altamente estilizados títulos isométricos, el desarrollador parece haber tomado las lecciones aprendidas de Bastion, Transistor y Pyre para presentar su mejor esfuerzo, por lo pronto, con Hades.

Hades, un ARPG de tipo mazmorra, es un soplo de aire fresco para un género que ha sido bastante explotado en los últimos años. De cajón podemos decir que Hades sobresale en casi todas las áreas: Jugabilidad, estilo artístico, música y presentación, que hace que el juego rebose de mucha personalidad y estilo, haciendo que sea muy divertido de jugar.

Si bien el año pasado su lanzamiento se limitó a PC y Switch, Hades llega por fin a las consolas PlayStation y Xbox, a la vez que se estrena ante un público masivo en Game Pass. La buena noticia es que Hades no ha cambiado demasiado en esta entrega. Se ha trasladado a las nuevas consolas en toda su gloria. De hecho, aunque solo sea por una cuestión de comodidad, Hades ha sido todo un goce al volver a jugarlo en mi PlayStation 5 en pantalla grande.

Si te gustan los rogue likes, no necesitas leer mucho más. Hades es un ejemplo casi perfecto de este tipo de juegos. Tanto es así que es difícil imaginar que alguien que disfrute de este tipo de experiencia se aleje insatisfecho de Hades.

Para aquellos que quieran saber un poco más, Hades es, como se ha descrito anteriormente, un juego de rol de acción que se desarrolla dentro de las limitaciones de una fórmula similar a la de los roguelikes. Al igual que los juegos modernos de este género, hay un montón de mejoras persistentes que te mantendrán jugando, y podrás potencialmente “terminar” cada partida del juego usando los potenciadores y habilidades aleatorias que se te lanzan durante dicha partida. Además que las habilidades permanentes, y los desbloqueos que se ganan con el tiempo, facilitarán un poco las cosas.

En Hades juegas como Zagreus, el príncipe del inframundo e hijo desafiante de Hades. Su misión consiste en abandonar el inframundo ante la consternación de su padre, en busca de su madre Perséfone. En el camino, Zagreus cuenta con la ayuda de los dioses del Olimpo, que le ofrecen poderosas bendiciones que le permiten luchar a través de los cuatro niveles del inframundo. Al igual que otros juegos de Supergiant, este es un título isométrico. Cada sala que Zagreus supere le ofrecerá distintos beneficios, ya sean potenciadores, moneda para comprar objetos de ayuda o elementos persistentes que pueden gastarse en mejoras que permitan a Zagreus hacerse más fuerte. Considera también que cada nivel termina con un poderoso jefe. Tu objetivo es luchar para llegar a la superficie y para ello tendrás que enfrentarte a cuatro niveles claramente desafiantes y a dichos jefes que bloquearán ese progreso. Ante este reto, Zagreus contará con un montón de armas desbloqueables.

Aunque no parece muy diferente a otros títulos del tipo rogue, lo cierto es que Hades es diferente cuando te adentras en él. A diferencia de muchos juegos de este tipo, Supergiant consigue presentar una narrativa convincente y un reparto de personajes interesante. Algo que suele faltar en los juegos de este tipo. Cada vez que Zagreus fracasa en su intento de llegar a Grecia, tendrá la oportunidad de entablar relaciones con los numerosos habitantes del inframundo. Nyx, Aquiles, Medusa, y otros, estarán ahí para aconsejar a Zagreus en su búsqueda. Si construyes dichas relaciones, ganarás poderosos objetos de recuerdo que te ayudarán en tu búsqueda. Lo que quiero decir es que Hades es una historia magistralmente contada por Supergiant. La relación entre Zagreus y su padre, los dioses del Olimpo, y los habitantes del inframundo, muestra un nivel de complejidad que representa muy bien a su material original y confiere un nivel de relación compleja con el reparto de personajes. Repito, creo que nunca había visto un juego del tipo roguelike con una base narrativa tan sólida como la que vemos en Hades.

Si bien hemos alabado elementos como la presentación y la complejidad de su narrativa y construcción, Hades también está respaldado en el apartado del gameplay. El título es un juego de mazmorras tan agradable como cualquier otro. Aunque pueda sentirse como una experiencia de “masheo”, si tienes la suerte de construir una de las muchas construcciones OP del juego, en su mayor parte el combate es desafiante y divertido. La mayoría de las salas tienen caminos que se ramifican y que te permiten obtener diferentes mejoras para tu personaje, por lo que ningún recorrido es igual.

Como dije líneas arribas, existirán varios olímpicos que ofrecerán bendiciones a Zagreus y las construcciones pueden ir en cualquier dirección, independientemente de la partida. Eso es parte de la diversión de Hades. Es un juego del tipo “qué voy a conseguir esta vez”. Hay muchos juegos así, pero algunos no son tan divertidos cuando no consigues armas o habilidades decentes. Con Hades, puedes elegir un arma que te guste al principio y luego construir en torno a ella. A largo plazo, puedes desbloquear potenciadores especiales para dichas armas y, si te adentras en el juego, puedes desbloquear mejoras y atributos ocultos para cada arma fomentando tus relaciones con el elenco de personajes de este juego.

Desde el núcleo del juego hasta la narrativa, pasando por los desbloqueables, los modificadores y demás… todo está implementado de forma orgánica para que lo desbloquees y lo despliegues. Mientras que la mayoría de los títulos roguelike tienen un ritmo nulo, Hades tiene este increíble ritmo de juego que siempre da la sensación de que estás trabajando para conseguir algo. Y casi siempre es más que una sensación. A medida que te haces más fuerte, no puedes evitar llegar más y más lejos en tu viaje.

Supergiant siempre se ha caracterizado por la increíble atención que presta a los pequeños detalles de sus juegos y una banda sonora espectacular y un reparto de voces estelar, es parte de ese cuidado que tienen con ofrecer la mejor presentación posible. Hades no es diferente. Una vez más, el reparto de personajes, que ponen voz a esta familia disfuncional del inframundo, es increíble y la música vuelve a ser un punto álgido de la experiencia. El diseño de los niveles y el estilo artístico hacen que este mundo cobre vida de una forma que no se había experimentado antes en este mito griego. Las historias y los personajes son familiares para cualquiera que haya profundizado en la mitología griega, pero la forma en que se presentan al jugador es tal que hace que el contenido se sienta fresco. De lejos, me queda claro que Hades brinda una sensación de haber sido construido con mucho cariño en todos y cada uno de sus aspectos.

Para finalizar, si tienes Game Pass, esto debería ser lo primero que juegues en cuanto salga a la venta. La cantidad de diversión que probablemente vas a obtener de él va a cubrir al menos un mes de tu suscripción al servicio. Dicho esto, con Game Pass o sin él, si Hades se te escapó el año pasado por la razón que sea, no dejes que se te vuelva a escapar.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de Hades para PlayStation 5, brindada por Private Division.

Good

  • Acción variada, fácil de aprender y difícil de dominar; increíbles valores de producción, actuación de voz y escritura; uno de los roguelike más satisfactorios del género, rejugabilidad casi infinita

Summary

Este es uno de los juegos más esenciales de nuestra generación, y saltárselo es escupir en la cara de los propios dioses del Olimpo.
9.5

Sobresaliente

Lost Password