Final Fantasy XVI, uno de los mejores estrenos del año pasado, está de vuelta con su segunda expansión: “The Rising Tide”. Esta nueva aventura invita a todos sus jugadores a sumergirse una vez más en el mundo de Valisthea para cumplir una última misión en la más reciente entrega numerada de la legendaria franquicia de Square Enix.

Como la segunda mitad de un par de expansiones descargables, creadas en respuesta al fuerte pedido de los fanáticos exigiendo contenido post lanzamiento, The Rising Tide debuta exclusivamente en PlayStation 5 tan solo 4 meses después de “Echoes of the Fallen” como el gran cierre de aquella gran aventura que muchos iniciamos el pasado mes de junio del 2023. Tomando en cuenta que su predecesor no contribuyó casi nada a la historia y fue poco más que un divertido añadido para reforzar el sobresaliente aspecto de acción y combate ¿Será este DLC el broche de oro definitivo para la obra?

Expandiendo ligeramente el mundo de los Eikons y Dominants, así como agregando habilidades de estreno para nuestro protagonista y un modo “roguelike” para retar a los más hábiles, The Rising Tide es un DLC mucho más robusto que el anterior reforzando tanto trama como gameplay; pero sigue sin llegar a ser una adición obligatoria para todo seguidor de Final Fantasy XVI. Habiendo dicho esto, si sientes que te hace falta más de esta gran experiencia, aquí tienes una gran excusa para pasar unas cuantas horas con Clive y compañía antes de su gran despedida.

final fantasy xvi the rising tide

Final Fantasy XVI: The Rising Tide toma lugar justo después de los eventos de Echoes of the Fallen y por lo tanto también antes del enfrentamiento final entre los hermanos Rosfield y el temible Ultima. Tras derrotar a Omega y resolver el misterio de los “Cristales Oscuros”, Clive Rosfield regresa al cuartél general de su grupo de rebeldes para encontrar una nueva carta de un remitente misterioso. Esta persona sin nombre lo invita a reunirse si es que desea saber más acerca del resurgimiento del Dominant del Eikon de Agua: Leviathan, el perdido.

Como sabemos, en el mundo de Final Fantasy XVI, los Dominant son personas elegidas por los Eikons, criaturas divinas con control sobre los elementos, para hacer uso de sus grandes poderes en el mundo de los mortales. Algunos Dominant buscan servir a sus reinos como Joshua Rosfield, Dominant del Fénix; mientras otros quieren someter a los más débiles como Barnabus Thamr, Dominant de Odin. Sin embargo, el Eikon Leviathan es un caso especial pues hace cientos de años que nadie aparece portando su bendición.

RELACIONADO: LEE LA REVIEW DE FINAL FANTASY XVI

El misterio lleva a Clive, Joshua y Jill a encontrarse con Shula, la guardiana de la villa de Haven en Mysidia al noreste de Valisthea, el hogar escondido del pueblo conocido como los “Motes of Water”. Caracterizados por su cabello plateado, ojos azules y tez cobriza, su villa existe camuflada por un potente hechizo que la hace invisible al ojo del mundo exterior y ahora necesitan el apoyo del nuevo “Cid” para ayudar a Walja, el actual dominant del poderoso Leviathan.

final fantasy xvi the rising tide

Como dije más arriba, The Rising Tide cuenta con un énfasis mayor en la historia que Echoes of the Fallen; pero esto tampoco significa que tenga un resaltante argumento. A decir verdad, aunque la trama está ahí y el trasfondo detrás de los Motes of Water y su trágico pasado es interesante, también siento que el desarrollo que tenemos en aproximádamente 3 horas de campaña es solo equivalente a un quest secundario de regular importancia.

Esto no quiere decir que la aventura carezca de buenos momentos; pero se apoyan casi entéramente en la acción. De hecho, tal como ocurrió con Echoes of the Fallen, creo que lo mejor de este DLC se encuentra en las peleas con nuevos enemigos como las criaturas acuáticas invocadas por Leviathan, la versión local de los icónicos Tonberries y, por supuesto, la confrontación final contra Leviathan. Aquel enfrentamiento luce por todo lo alto aquello que tanto necesitó la expansión pasada: Un épico duelo de Eikons entre Ifrit y la imponente serpiente de mar a la altura de los que vimos en la campaña central.

En general creo que la narrativa de The Rising Tide es su punto débil. Aunque cuenta con eventos ligeramente emotivos, los enfoca en personajes que a penas conocemos y con quienes es muy difícil empatizar. A pesar de ello, también debo reconocer que hace un mejor trabajo en construir la identidad de los “Motes of Water” a través de minúsculos sidequests para desbloquear elementos como la tienda o el herrero local, conocer más de las costumbres de los pobladores o simplemente explorar los rincones de pequeña región de Mysidia. En resumen, tenemos un apartado narrativo servicial que sirve de apoyo a las peleas; pero que nunca llega a resaltar por sí mismo.

final fantasy xvi the rising tide

Por otro lado, el gameplay vuelve a ser el apartado más beneficiado con esta expansión al no solo incluir nuevos enemigos como los nombrados Tonberries e invocaciones de agua, sino también varias armas para incrementar el arsenal de Clive. La primera y más resaltante adición es el nuevo set de “Habilidades Eikónicas” gracias a Leviathan. Tal como ocurre con los otros Eikons, Leviathan llega con sus propias técnicas y una mecánica única que cambia drásticamente la forma de pelear del protagonista.

Este estilo se centra por completo en pelear a larga distancia. Clive equipa un gran cañón de agua con la forma de las fauces de la gran serpiente marina y sus ataques regulares con la espada son reemplazados por proyectiles. Además, a diferencia de lo que ocurre con Bahamuth, tu movimiento no se ve reducido, es más, cuentas con evasiones dobles haciendo a tu héroe mucho más escurridizo. Si bien haces menos daño con cada bala; Leviathan es una opción muy fresca para cambiar el ritmo de cualquier enfrentamiento. Eso sí, no olvides recargar tu munición de vez en cuando usando la entretenida mecánica de “quick reload”.

Ahora, aunque un nuevo set de poderes hubiera sido suficiente; The Rising Tide no se contenta con esto y añade un segundo set disponible únicamente luego de completar su mini-campaña. Comentar su nombre u origen podría ser un spoiler por lo que solo diré que es un set de técnicas muy llamativo con golpes de poco daño; pero gran alcance y veloces proyectiles. Al activar la acción exclusiva de este set de habilidades, Clive empieza a flotar y deslizarse usando grandes alas como las vistas al final del trailer de lanzamiento, reforzando aun más la fluidez y alcance de su nuevo estilo. Si bien ninguno de estos sets supera en poder a otros como el de Odin, creo que ambos son muy buenos añadidos y mi única queja es que el segundo lo recibes muy tarde, cuando ya has completado tu aventura.

Adicionalmente, considerando el tremendo poder que Clive y sus aliados tienen a estas alturas tras terminar la campaña del juego original o estar muy cerca de hacerlo; dudo mucho que alguno de los rivales de Final Fantasy XVI: The Rising Tide estén a la altura de tus habilidades y seguramente te será fácil acabar la campaña con poco esfuerzo. Afortunadamente, el DLC tiene una buena respuesta para aquellos expertos luchadores que deseen un reto digno para ellos: Un nuevo modo especial al estilo roguelike llamado Kairos Gate.

final fantasy xvi the rising tide

El atractivo añadido se desbloquea luego de derrotar al jefe final de The Rising Tide y visitar la “Piedra Arete” en tu cuartel general. Al hacerlo no solo recibes el segundo set de poderes arriba mencionado, sino que también se agrega la opción “Kairos Gate” a la lista de modos secundarios. Si eres veterano de los hack n slash puedes considerarlo como el equivalente al “Bloody Palace” de la serie Devil May Cry, es decir una colección de arenas con olas de enemigos que se van haciendo más poderosos con tu progreso.

Para salir victorioso debes superar 20 de estas zonas de combate con una sola barra de vida llevando a tus mejores Eikons; pero también armas y equipamiento de menor nivel pre-seleccionado por la CPU. Por suerte, no todo está en tu contra y entre cada confrontación puedes usar puntos para comprar mejoras pasivas a tus atributos. Algunas de ellas son permanentes y otras son efectivas solo por un número limitado de cuartos. Sobrevivir hasta el final requiere no solo de gran destreza con el mando, sino también de un cierto grado de táctica para elegir las mejoras (Boons) correctas considerando que solo las puedes comprar una vez y que tus puntos también son limitados.

Kairos Gate representa el reto de mayor dificultad de todo Final Fantasy XVI y sin duda es uno de los mejores añadidos que llegan de la mano con The Rising Tide, así como un buen lugar para poner a prueba todo lo que has aprendido tras docenas de horas con este hermoso título.

final fantasy xvi the rising tide

En conclusión, aunque The Rising Tide es sin duda el DLC superior frente a Echoes of the Fallen, tampoco está a la altura de mejores ejemplos como Final Fantasy VII Remake Episode Intermission o incluso la colección de expansiones de Stranger of Paradise Final Fantasy Origin, ambos logrando reforzar sus respectivas obras notoriamente de forma mecánica y narrativa haciéndose casi indispensables. En comparación a ellos, las expansiones de Final Fantasy XVI se quedan cortas y aunque esta segunda muestra supera en todos los aspectos a la primera, tampoco te pierdes mucho si decides pasarla por alto.

Con esto dicho, si bien me hubiera encantado que Square Enix lanzara la casa por la ventana con un nuevo final, un nuevo personaje jugable o algo que realmente salga del molde de la décimo sexta entrega, tampoco estamos ante un mal producto. La corta historia de Leviathan y su Dominant, así como los dos nuevos sets de poderes y el modo Kairos Gates son añadidos entretenidos que serán del agrado de aquellos que adoran el juego y quieren más de su interesante mundo o divertido combate.

En otras palabras, si ya estabas satisfecho con la excelente entrega inicial del año pasado, puedes darte por servido. Por lo contrario, si te quedaste con ganas de más, este DLC es un sutil pero acertado complemento, como una dulce pero pequeña cereza encima de un ya sabroso pastel.

gamecored score 8

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de Final Fantasy XVI: The Rising Tide brindada por Square Enix para PlayStation 5.

PUNTOS BUENOS

El set de habilidades de Leviathan hace divertido al combate de largo alcance. El segundo set de habilidades es llamativo y vibrante. El modo "Kairos Gate" es un gran desafio para los veteranos y expertos. Gran duelo entre Ifrit y Leviathan.

PUNTOS MALOS

Un apartado narrativo mejor que el del pasado DLC; pero aun muy débil. Cero influencia en los eventos de la campaña central.

CONCLUSIÓN

Final Fantasy XVI: The Rising Tide es superior a su predecesor (Echoes of the Fallen) en todos sus aspectos; pero tampoco logra ser un DLC indispensable para los fans del excelente título del 2023. Aunque hay un mayor énfasis en la trama, su aspecto narrativo es débil y a penas servicial; siendo solo una excusa para nuevas batallas como el épico duelo de Eikons entre Ifrit y Leviathan. El lado de gameplay corre con mejor suerte y se ve reforzado por un aumentado arsenal de combate con dos nuevos sets de habilidades y el atractivo modo "Kairos Gate" para poner a prueba a los expertos. Puede que esta segunda expansión no sea una compra obligatoria si ya estás satisfecho con el juego; pero también es una buena excusa para pasar unas cuantas horas más en Valisthea antes de decir adios a Clive, Jill y compañía.