Dragon’s Dogma 2 es la secuela al ícono de culto de Capcom de la era del PlayStation 3 y Xbox 360. Nacido de la mente creativa de Hideaki Itsuno, director de Devil May Cry 3, 4 y 5, el primer título de la serie se presentó como un rpg de acción que aprovechaba al máximo la capacidad técnica de aquella generación de consolas con un mundo abierto y grandes enemigos. Su positiva recepción lo llevó a alcanzar una amplia popularidad con su lanzamiento inicial y subsecuente expansión (Dragon’s Dogma: Dark Arisen) en el 2012 y 2013, así como ventas muy positivas.

La popularidad de la franquicia, que combinaba un estilo más occidental de rpg con un combate más agresivo y veloz propio del género de acción, incluso la llevó a estrenar una secuela multijugador online (Dragon’s Dogma Online, exclusivo de Japón) y una serie de animación CGI con la plataforma de streaming Netflix. Es por todo esto que muchos quedaron algo confundidos y frustrados cuando luego de casi una década no había noticia alguna de una secuela. Pero la esperanza es lo último que muere e Itsuno se mantuvo firme expresando su deseo de crear una. El deseo finalmente se hizo realidad el año pasado cuando el director anunció que su equipo se encontraba trabajando en el esperado segundo capítulo.

Es así como Dragon’s Dogma 2 llega a plataformas de actual generación cargando con las grandes expectativas de su fanaticada y listo para demostrar porqué es tan especial para tantos jugadores. Con un más que gigantesco mundo abierto, muchísimas opciones de combate y una divertidísima sensación de aventura sin límites, éste es un juego en el que puedes perderte por días enteros y nunca aburrirte.

*Actualización: Luego del estreno de Dragon’s Dogma 2 el día 22 de marzo, Capcom lanzó una gran serie de micro-transacciones que han sido muy mal recibidas por el público. Mientras que no creemos que eso afecte la calificación del juego base, aquí te dejamos nuestra opinión acerca de aquellas negativas micro-transacciones.

dragon's dogma 2

Dragon’s Dogma 2 empieza con tu protagonista, a quien puedes editar por horas usando uno de los más profundos sistemas de creación capaz de dar forma desde atractivos héroes hasta deformes monstruosidades, atrapado en una celda junto a otros esclavos llamados “Pawns”. Estos seres son prácticamente humanos; pero carecen de derechos y son tratados con desdén por la mayoría de personas quienes se aprovechan de su naturaleza servil. Los Pawns son en realidad seres mágicos capaces de viajar entre dimensiones usando el “Rift” y su misión es la de servir a un ser muy especial: El Arisen, aquel elegido capaz de derrotar al gran Dragón que trae el apocalípsis a este mundo medieval y el soberano rey por derecho indiscutible.

Tras ser llevado a las minas, tú y tus compañeros aprovechan el ataque sorpresivo de un monstruo para huir de sus captores y uno de ellos reconoce a tu héroe como el mítico Arisen. Si esto te suena familiar, es porque la premisa es muy parecida a la del primer Dragon’s Dogma; pero aquí hay una diferencia muy importante: La leyenda dice que solo puede existir un Arisen a la vez y justo hace unos días un hombre apareció en el reino de Vermund reclamando ser el elegido tras luchar con el Dragón. Con tu identidad en duda, tu nueva escolta te pone a prueba. Tras alcanzar un “Riftstone”, piedras mágicas que sirven de entrada al Rift, debes formar a un nuevo personaje usando el mismo excelente sistema de creación. Éste es tu Pawn Principal o “Main Pawn”, tu servidor y fiel acompañante por el resto de la larga campaña.

RELACIONADO: DESCUBRE CUANDO PODRÁS JUGAR DRAGON’S DOGMA 2 SEGÚN TU REGIÓN

Habiendo demostrado tu poder para invocar y comandar a los Pawns queda en tus manos y en las de tus aliados desenmascarar al Arisen falso, detener los planes de Disa, la reina temporal, y vencer al temible Dragón que aterroriza todo el mundo. Éste es el inicio y la base narrativa de una campaña que puede durar por lo menos unas 30 horas cada pasada si únicamente te dedicas a seguir las misiones centrales; pero que fácilmente puede duplicarse si aprovechas el contenido opcional. Además, es posible perderte algún quest secundario, dejar de descubrir una vocación, pasar por alto el inicio de un calabozo o alterar ligeramente la ruta según tus acciones; por lo que sacarle todo el jugo es imposible en una sola pasada multiplicando aun más el tiempo de vida.

Volviendo a la trama. Puede deberse a que la premisa se siente muy similar a la del original, su lento ritmo de progresión o falta de momentos realmente climáticos fuera del acto final; pero la trama de Dragon’s Dogma 2 no es tan atrapante, en especial si la comparamos con las mejores del género. Con esto no quiero decir que sea mala y de hecho el mundo creado a su alrededor tiene muchísimo potencial y está lleno de vida y personajes con personalidad propia, detalle que se luce en sus muchos quests secundarios; pero si me limito al hilo central quizás es uno de los puntos más débiles de la obra. Ahora que lo pienso, tiene mucho sentido aquello que sus desarrolladores mencionaron al decir que “No es un título llevado por su historia, sino por su exploración” lo que me lleva a la siguiente sección.

dragon's dogma 2

La exploración es un factor primordial en la experiencia de Dragon’s Dogma 2 y también uno de los pilares de todo su gameplay. Durante tu largo viaje será más que común lanzarte a zonas desconocidas del colosal mundo abierto. Que no te sorprenda que el siguiente “icono” en al mapa para continuar tu misión principal o alguna secundaria se encuentre muy lejos de tu ubicación y en una zona aun desconocida con casi ninguna guía de como llegar allí. Y que te sorprenda incluso menos que en el camino termines encontrando nuevos quests, enemigos de estreno y una enorme cantidad de materiales que puedes recoger y cargar contigo.

Gracias al factor exploración, aquí se encapsula de manera sobresaliente el concepto de aventura, haciendo que te sientas como todo un héroe de aquellas fábulas de caballeros y dragones en un mundo rico en magia y criaturas fantásticas de todo tamaño. Tú y tu equipo de hasta 3 Pawns (incluyendo tu Main Pawn) estarán constántemente descubriendo nuevas rutas que toman varios días (in-game) aprovechando el sistema de “Día y Noche”. Es aquí donde entra la muy útil mecánica de “Acampar” que te permite descansar y recuperar tu HP en alguna de las muchas fogatas aun encendidas regadas por ahí. No obstante, la única forma de acampar es llevar contigo un “Equipo de Campamento”, un item que suele ser pesado y aunque es absolutamente vital para las travesías más prolongadas, también nos lleva a hablar de otro elemento muy importante: El Inventario.

Como dije, tu party consta de hasta 4 personajes: Tu héroe, tu Main Pawn y dos Pawns contratados. Cada uno de ellos posee un inventario que si bien es infinito, va aumentando en peso mientras más lo llenes. Cada item, objeto o material en Dragon’s Dogma 2 tiene un peso y mientras más lleves en tu espalda, más despacio te mueves. Al inicio esto no es un gran problema, pero cuando el indicador de “Exceso de Peso” aparece sobre tu inventario empiezas a notar que caminas muy despacio y la stamina que consumes al correr o usar skills se agota en un santiamén. Peor aun, si llevas esto al extremo, tu protagonista empieza a tambalearse volviéndose ridículamente lento. Es por ello que es importante saber cuando regresar a una ciudad cercana para guardar materiales en tu ilimitado Almacén personal o vender aquellos que no desees para obtener oro. El dinero no es tan abundante como en otros RPG, así que nunca está de más vender lo que te sobre.

dragon's dogma 2

Esta combinación de largas excursiones, acampar durante la noche (o el día si así lo deseas) y loot con inventario limitado crea un flujo que me pareció muy entretenido. Considerando lo escazas que pueden ser las opciones de viaje rápido, limitadas por el uso de costosos items raros o carretas con rutas predeterminadas, lo más probable es que estés caminando la mayor parte del tiempo. Por suerte mantener un balance de todo lo antes listado no solo es muy importante, también es muy divertido. Eso sí, este tipo de diversión seguramente no encajara con todos pues creo que administrar tu peso o tener que regresar a pie a ciudades que suelen estar a varios kilómetros de tu ubicación puede resultar pesado para quienes deseen un avance más rápido o estén acostumbrados a usar “Fast Travel” para todo.

Afortunadamente, andar viajando sin un rumbo claro suele premiar tu curiosidad. Este no es un mundo abierto lleno de pequeños puntos a visitar y tachar, los varios quests opcionales con los que puedes toparte suelen tener buenas recompensas e incluso algunos secretos que los hace más complejos. Claro, no todos son geniales y vas a encontrar algunos de “Traer items” o de “Proteger a tal viajero” pero estos suelen ser cortos y casi no interrumpen tu odisea. En contraste, los más complejos traen sus propias y llamativas historias, calabozos escondidos con muchos tesoros, o incluso bosses especiales y Maestros Vocacionales (más de ellos en la sección de combate) que podrías ignorar por completo si te ciñes a la ruta principal. Algunos hasta tienen interacciones muy curiosas como infiltrarte en zonas prohibidas donde, si te descubren, puedes terminar arrestado y lanzado a un calabozo del cual debes escapar usando tu ingenio, sigilo o dinero.

En resumen, Dragon’s Dogma 2 no es un juego que debas pasar lo más rápido posible; es uno que recomiendo disfrutar a tu ritmo, dejándote llevar por tu curiosidad mientras te adentras a nuevos lugares. Probablemente encuentres muchas cosas que tus amigos no y viceversa. Recuerda además que el guardado automático siempre está activado, así que cualquier acción que tomes, NPC que dejes morir o Quests que ignores serán grabados constántemente.

dragon's dogma 2

Por otro lado, tus extensos paseos por las afueras de cada pueblo suelen ser todo lo contrario a pacíficos. Los rurales caminos entre montañas, desierto y otros lugares agrestes están llenos de monstruos y otras criaturas listas para hacerte pedazos y aquí es donde entra a tallar otro de los pilares que hace tan especial a Dragon’s Dogma 2: El combate.

Tal como mencioné, al inicio de la campaña creas a tu héroe y a tu Main Pawn; pero lo que no dije es que también eliges la primera vocación de ambos. Aunque es perfectamente posible cambiarlas luego al llegar a algúna ciudad con una “oficina” de los Gremios, es también una decisión importante pues define tu estilo de pelea inicial. Para empezar tienes acceso a las siguientes vocaciones: Fighter, clásico guerrero de espada y escudo; Mage, mago básico con balance entre hechizos ofensivos y curativos; Thief, el ágil y evasivo usuario de dagas; y el Archer, experto en combate con arco y flecha. Cada una de ellas cuenta con un ataque regular, un ataque fuerte y una serie de Skills que vas aprendiendo al subir de nivel y visitando la mencionada Oficina de Gremios, además de un “Skill Definitivo” otorgado por un Maestro Vocacional que debes encontrar. Personalmente, creo que puedes empezar por cualquiera de ellas; pero si optas por una de corto alcance (Fighter o Thief) es mejor que tu Main Pawn tenga una de largo alcance (Mage o Archer) y viceversa.

Mientras avances en tu aventura, te topas con la oportunidad de desbloquear nuevas vocaciones o conoces a más Maestros Vocacionales que te otorgan la habilidad de equipar alguna más avanzada. Entre ellas están: Warrior, pesado luchador con espadas o mazos de dos manos y Sorcerer, mago puramente ofensivo con hechizos impresionantes pero de tardado casteo. Por último hay 4 vocaciones más exclusivas que solo tu Arisen puede usar y son: Trickster, escurridizo mago especializado en reducir al enemigo con debuffs; Magic Archer y Mystic Spearhand, arqueros y usuarios de lanza que también usan magia básica; y finalmente el Warfarer; una combinación de casi todas las anteriores, capaz de usar múltiples armas y técnicas en combos impredecibles. Cabe mencionar que varias de estas últimas vocaciones son opcionales y puedes acabar la campaña sin siquiera encontrar al Maestro que te las da.

dragon's dogma 2

Sin embargo, los skills. stats y equipo no lo son todo en las peleas de Dragon’s Dogma 2. Sí, el lado rpg es tremendamente importante, seguramente es lo más notorio y lo más adictivo a largo plazo pues es muy satisfactorio aprender a usar nuevos poderes o comprar aquella espada o báculo que tanto quieres para tu héroe o tu Pawn. Con esto dicho, esta saga también es famosa por aquel otro lado de su combate que identifica al trabajo de Hideaki Itsuno con el subgénero hack n slash. Me refiero a el lado de la acción.

Tu destreza con el mando, reflejos y precisión es igual, o quizás más, valiosa que estar pendiente de los números y niveles. Clases como el Fighter y el Thief se mueven velozmente por el campo saltando de enemigo en enemigo, usando incluso mecánicas poco vistas en obras de rol como el parry o los ataques sorpresa por la espalda. Los Warriors son torpes; pero si usas sus tremendos embates con exactitud y cargando poder puedes aplastar casi a cualquiera; mientras que los Arqueros cuentan con ágiles saltos para alejarse de su rival y mantener siempre la ventaja. Incluso los magos deben estar muy pendientes de su ubicación y tiempo de casteo pues los enemigos no dudarán en golpearlos si algún compañero no los cubre.

RELACIONADO: JUEGA DRAGON’S DOGMA 1 POR $5 ANTES DE LA SALIDA DE DRAGON’S DOGMA 2

El sistema de combate es variado, dinámico y muy divertido; pero si hay una mecánica que seguramente muchos esperan probar (si no jugaron el primer Dragon’s Dogma) es la de trepar encima de los monstruos. Representada por la habilidad más curiosa de la saga (Agarrar con R2/RT) aquí puedes levantar en brazos a tus aliados para llevarlos a un lugar seguro, cargar enemigos pequeños luego de aturdirlos para lanzarlos encima de sus amigos o, la opción más entretenida de todas, trepar encima de gigantescos Cíclopes o Golems para golpear su cabeza o espalda casi como si se tratara de un duelo en Shadow of the Colossus. Eso sí, no abuses de esta jugada pues no siempre es la mejor idea. No quieres estar trepado de un gran Hipogrifo cuando decida alzar vuelo y caer al quedarte sin stamina.

¿Qué más se puede decir del combate de Dragon’s Dogma 2? Es un excelente complemento a la gran aventura de viajar por su robusto mundo y, junto al loot, es aquello que te impulsa a seguir adelante en un peligroso calabozo o aquello que te empuja a levantarte tras morir y volver a encarar a un duro oponente cambiando tu estrategia o poniendo tus reflejos un poco más atentos. Claro está, seguro alguna vocación no encajará con tu estilo, personalmente el Warrior me parece demasiado lento; pero cuando encuentras la o las ideales, vas a pasar un excelente rato cazando monstruos y criaturas mitológicas.

dragon's dogma 2

Antes de dejar de hablar del gameplay, es importante mencionar un elemento muy importante que está presente en cualquier otro aspecto y el corazón de Dragon’s Dogma 2: Los Pawns. Estos seres son prácticamente idénticos a los humanos, elfos o “Beastren” (humanoides con rostro y pelo de león) pero a diferencia de ellos se les considera como algo inferior, cosas sin derechos y líbremente esclavizados. Ellos en realidad son criaturas casi mágicas con la impresionante habilidad de moverse de una realidad a otra usando el “Rift”, un pasaje interdimensional, con un solo gran objetivo en su vida: Servir y apoyar al Arisen en su gran misión para derrotar al Dragón.

Durante la campaña, tu Main Pawn te sigue casi en todo momento, participando en sucesos importantes y siempre a tu lado en batalla. No obstante, los Pawns también son un elemento de gameplay ya que así como tú creas a tu Main Pawn, todos los jugadores alrededor del mundo también lo hacen, poblando el mundo de una manera muy interesante. Esto significa que en tus viajes vas a encontrar a muchos Pawns, con su propio diseño y equipo, cruzando el terreno de aquí para allá, siendo atacados por monstruos o simplemente paseando. Al acercarte a uno puedes ver su nivel, vocación, inclinación (su personalidad que puede ser más táctica, curiosa o un buscapleitos) y hasta el nombre de su amo (con el ID del usuario). Esto crea una suerte de multijugador asincrónico (los Pawns son controlados por la CPU, nunca por un jugador) al contratarlos para ayudarte gratis o pagando puntos “RC”, un tipo de moneda especial que consigues encontrando Riftstones o en ciertas misiones. Un Pawn viaja contigo hasta que muera o tu decidas intercambiarlo y vale mencionar que en ciertos Riftstones puedes buscar a uno en especial usando su ID, algo muy útil para usar los de tus amigos.

Es importante seleccionar a tus Pawns aliados cuidadósamente para tener una party equilibrada; pero también es bueno intercambiarlos seguido pues solo tu Main Pawn sube de nivel contigo y es recomendable buscar aquellos que estén a tu altura. Esto también es útil porque los Pawns suelen tener un “Pawn Quest”, una misión secundaria como matar a un tipo de enemigo o conseguir cierto item, que puedes cumplir una vez para recibir recompensas elegidas por su Arisen creador. Está demás decir lo obvio, pero no olvides ponerle un Pawn Quest a tu Main Pawn, ya que él o ella también viaja interdimensionalmente y mientras más atractiva sea la recompensa por contratarle, más chances tienes de que reciba buenas calificaciones y traiga algunos regalos luego de sus viajes.

Los Pawns pueden no ser muy importantes en la trama y esencialmente son un montón de NPCs inconsecuentes a nivel argumental; pero le dan mucha vida al mundo. Es muy divertido cruzarte con alguno por segunda vez y ver como te reconoce y saluda o escuchar como comentan acerca de las costumbres de sus “Amos” o de otros Arisen que los han contratado previamente. No tengo idea cuantas de estas historias sean ciertas; pero los hace sentir como personas y no solo armas; detalle que se aprecia muchísimo. Además, debo agregar que es muy fácil encariñarte con tu propio Main Pawn y sus graciosos comentarios. Aun si algunos no tienen mucho sentido; ayudan a balancear a tu callado protagonista con su marcada personalidad.

dragon's dogma 2

Pasando al apartado gráfico, tal como los últimos estrenos de Capcom, Dragon’s Dogma 2 aprovecha el poder del ya celebre RE Engine. El mismo motor que potenció lanzamientos como los remakes de Resident Evil 2, 3 y 4, así como Exoprimal y el querido Devil May Cry 5. El RE Engine es famoso por su excelente capacidad de recrear rostros realistas basados en scaneos de actores y modelos, así como su habilidad para manejar una amplia variedad de efectos y complejas texturas. Si bien varios de estos beneficios se aprovechan aquí, también hay que admitir que esto no ocurre al mismo nivel de algunas de las mencionadas obras.

Para empezar, el título esta mucho más poblado que cualquier Resident Evil y, descontando a los dinosaurios de Exoprimal, es más que usual ver muchísimos personajes juntos. En consecuencia ninguno de ellos alcanza el nivel de detalle de Leon Kennedy o Dante. Adicionalmente, en lugar de usar actores, la amplia mayoría de pobladores, protagonistas y Pawns han sido fabricados usando el creador de personajes. Si bien esta herramienta es capaz de moldear desde los huesos del rostro hasta la longitud de las pestañas, no puede compararse a un scan de una persona de carne y hueso.

RELACIONADO: DRAGON’S DOGMA 2 ES MÁS GRANDE DE LO QUE MUCHOS PIENSAN

Pero a pesar de todo lo que he dicho arriba, Dragon’s Dogma 2 sigue siendo visualmente hermoso. Aunque no logra alcanzar a los mejores ejemplos creados por RE Engine, supera fácilmente a Exoprimal y nos regala un bello mundo abierto lleno de terreno para ser explorado. Desde amplias planicies hasta profundas cuevas, los ambientes son hermosos y las criaturas que los habitan también son algunas de las más vistozas. Esto no solo se aplica a colosos como los Dragones u Ogros, cubiertos por escamas y abrigos de piel respectivamente, sino también a los más pequeños rivales como duendes protegidos por trapos u oxidada armadura.

Ahora, si algo hay que reclamarle al aspecto técnico el el reducido framerate al que corre en consolas. Aunque la obra funciona de manera estable y con los fps “sin restricción” (al menos según declaraciones de los desarrolladores) al jugarlo en PlayStation 5 podía notar que no superaba la marca de 30 frames. Es inusual ver una creación para un solo jugador con veloz combate de acción no poder alcanzar el estandar de 60 fps y si bien no molesta demasiado, se hace palpable en los momentos más caóticos. Por suerte, si tu PC es lo bastante fuerte, tu situación puede ser distinta, aunque los reportes indican que tampoco llegarás a 60 fps de manera constante, algo a tomar en cuenta para los más exigentes.

Finalmente, al hablar del audio, debo decir que es simplemente cumplidor. La banda sonora es apropiadamente épica y fantástica, elevando su tempo en los momentos más emocionantes de las luchas como cuando un boss está con muy poca vida; pero tampoco hay tonadas memorables. Por si algún veterano se lo pregunta, tampoco regresa la querida canción “Into The Dangan” del original. Por otro lado, la actuación de voz va desde decente para los NPC más importantes hasta cómica y algo irregular para algunos Pawns. No es mala, pero tampoco es sobresaliente.

dragon's dogma 2

En conclusión, Dragon’s Dogma 2 es muy particular y también muy especial. Es una obra de alta calidad en casi todos sus aspectos (excepto quizás su framerate) pero con un estilo único y muy especial. A pesar de ser un action-rpg y presentar conceptos típicos del género como quests opcionales, mucho loot, múltiples clases de personajes y habilidades, así como un generoso bestiario; su particular forma de presentar el paquete completo es lo que lo hace destacar de otras creaciones a simple vista similares.

Sus bases son sólidas. Para empezar, tienes un gigantesco mundo abierto lleno de misiones secundarias. Algunas son cortas y simples, pero la mayoría cuentan con pequeñas historias que fortalecen un mundo lleno de vida. En segundo lugar está el dinámico combate con una gran cantidad de clases (vocaciones) y muchísimas habilidades a dominar hasta crear a tu Arisen y Pawn perfecto. Y hablando de estos compañeros mágicos, su presencia ayuda a animar el viaje de tu silencioso héroe y aunque no son los más diestros al pelear, son carismáticos, ingeniosos y fieles aliados.

No obstante, lo más importante de todo, y aquello que mejor describe la experiencia, es el factor exploración y libertad. Aquí no se te lleva de la mano y el desarrollo no es líneal. Casi desde el inicio se te deja libre en el mundo para decidir que camino seguir y a que ritmo progresar. Si deseas ir directo a tu siguiente quest principal, puedes hacerlo; pero es casi imposible negarse al tentador llamado a la aventura y al encanto de perderse en terrenos inhóspitos, llenos de tesoros y peligros alargando de forma natural la campaña por muchas horas más.

En resumen, si eres de aquellos que gustan que sus juegos los guien paso a paso, éste no para tí. Dragon’s Dogma 2 te suelta en su enorme mundo y, aunque te da suficientes pistas para saber como progresar la línea central, te deja libre para decidir como proceder y a que ritmo hacerlo. Esta libertad muchas veces hará que te pierdas en sus amplios terrenos y encuentres peligrosos oponentes para los que aun no estás listo; pero es justamente el encanto de enfrentar nuevos retos y tu preparación para afrontar inesperadas situaciones las que hacen toda la diferencia y convierten a esta anticipada secuela en la opción ideal para aquellos aventureros que no temen a lo desconocido.

dragon's dogma 2
gamecored score 9

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de Dragon’s Dogma 2 brindada por Capcom para PlayStation 5. También disponible en PC y Xbox Series X|S.

PUNTOS BUENOS

El mundo abierto es gigantesco y une todas sus áreas sin carga alguna. Las vocaciones y sus habilidades dan muchísima variedad al combate. El sistema de Pawns es divertido y es fácil encariñarte con el tuyo propio. El mundo está lleno de vida con NPCs con mucha de personalidad.

PUNTOS MALOS

La trama central no es tan llamativa y es fácil ignorarla. Limitadas o costosas opciones de viaje rápido. Solo corre a 30 fps en consolas modernas.

CONCLUSIÓN

Dragon's Dogma 2 cuenta con muchos elementos típicos de un rpg como múltiples clases, loot y personalización. Sin embargo, la forma como los presenta lo convierte en una experiencia única y muy especial. Este título puede no tener la mejor historia; pero su factor narrativo palidece al lado de su sobresaliente sensación de exploración y aventura. Esta entrega no es para quienes les gusta que los lleven de la mano, todo lo contrario, es ideal para quienes disfruten de sumergirse al máximo en sus juegos con la mínima guía para saber que hacer; pero con la libertad de ir donde quieran y a su propio ritmo. Gracias a su excelente sistema de combate lleno de variedad para todos los estilos, los versátiles Pawns y un gigantesco mundo abierto lleno de secretos; será imposible negarte a perderte por días enteros en este gran universo de fantasía medieval.