fbpx

Destruction AllStars Review

Videojuegos
7.5

Bueno

Hay algo muy especial sobre los juegos que priorizan la diversión sobre cualquier otra cosa. Cuando se trata de historias épicas soy tan fan como cualquier otra persona, pero después de un largo día de trabajo, es tan gratificante adentrarse en estos títulos más simples con modos de juego satisfactorios y mecánicas que solo te piden que mejores a medida que te vas acostumbrando a lo que proponen. Me queda claro que esa probablemente sea la razón por la que me gusten mucho los juegos de pelea. Cuando se anunció Destruction AllStars durante el evento de presentación de la PlayStation 5, me sentí bastante atraído, suponiendo que sería parte de ese gama de títulos en los que buscas adentrarte terminado el horario de oficina. Bueno, el título ya está disponible para todos y es gratuito para los suscriptores de PlayStation Plus, así que, ¿será un éxito con el público o se quedará a medio camino?

En el corazón de cualquier título online adictivo se encuentra un bucle de sólido gameplay que te pide que “te vuelvas bueno” sin la necesidad de ser tan punitivo; es decir, fácil de aprender, difícil de dominar. AllStars cumple con creces este requisito. En el universo de este juego, Destruction AllStars es un deporte extremo de destrucción de vehículos con una buena dosis de teatralidad, espectáculo y libre conducción; piensa en la lucha libre profesional fusionada con NASCAR y tres gotitas de parkour.

El gameplay se compone de dos estados principales, la conducción en coche y el desplazamiento libre a pie, que tendrás que utilizar en cada partida para tener éxito. La conducción es arcade, rápida y sensible, lo que te permite gritar por los escenarios a velocidades de vértigo antes de pulsar el círculo para hacer un derrape que haría derramar una lágrima a Dominic Torreto. El combate en vehículo es igual de intuitivo y sencillo. Con un movimiento del stick derecho, puedes lanzarte hacia delante para un choque frontal, o lanzar tu coche a la izquierda o derecha para una majestuosa colisión. La sensación es natural y entrarás en sintonía en los primeros minutos, no obstante, conseguir la sincronización adecuada para los golpes laterales te llevará un poco más de tiempo.

En cualquier momento puedes pulsar la tecla X para salir del coche y lanzarte al aire, lo que te da total libertad para correr por el escenario. Al igual que en la conducción, el movimiento a pie es satisfactorio gracias a los movimientos de estilo arcade, como los saltos inhumanamente altos, las carreras por las paredes y los prácticos esquives que te sacarán de un apuro cuando un vehículo se dirija hacia ti con malas intenciones. Sin duda alguna, te sentirás en desventaja cuando estés fuera de un vehículo, pero es una sensación a la que tendrás que acostumbrarte. Los coches en este juego están pensados para ser desechables, así que no te encariñes y haz algunas embestidas para calentar, ya que deberás prepararte para pasar mucho tiempo a pie.

En lanzamiento hay 16 héroes entre los que elegir, cada uno con su propio vehículo y habilidad especial. Los vehículos de los héroes se consiguen infligiendo daño o recogiendo fragmentos (pequeños diamantes rosas) a pie que están repartidos por cada mapa. El vehículo héroe de cada personaje tiene un conjunto diferente de estadísticas, como la velocidad y la salud, pero el principal atractivo son las habilidades del coche. Por ejemplo, con mi personaje favorito, Hana, su vehículo héroe puede producir una enorme cuchilla en el centro del coche que corta a los enemigos por la mitad cuando te lanzas sobre ellos, causando un KO instantáneo. No todas las habilidades parecen tan útiles a primera vista, como el coche de Shyft, que puede volverse invisible, o el de Xander, que pinta un blanco a un enemigo para potenciar el daño que recibe. Es cierto que no todas las habilidades son tan satisfactorias como otras, pero en los diferentes modos de juego cada una tiene su lugar. No obstante, ya que estamos hablando de este tema, las estelas de fuego de Lupita necesitan una modificación, ya que causan demasiado daño durante demasiado tiempo.

Las habilidades a pie, llamadas Breakers, también cambian dependiendo de tu selección de personaje, aunque no importarán tanto. Útiles en caso de apuro, los Breakers sólo se utilizan como medio para volver a ponerte al volante, aunque un toque interesante es que se correlacionan con el héroe y su vehículo, lo cual está bien. Por ejemplo, Genesis, cuya velocidad es su principal característica, su breaker aumenta su capacidad de movimiento, permitiéndole cubrir más terreno. Algunos Breakers se basan en el combate, ya que puedes embestir a otros oponentes a pie para hacerlos retroceder y dejarlos fuera de combate después de unos cuantos golpes, pero será mejor que elijas una habilidad basada en movimiento si crees que no deberías pasar mucho tiempo fuera de tu vehículo.

Hablando de modos de juego, actualmente se ofrecen cuatro en lanzamiento, y se prometen más para fechas posteriores. En cada modo de juego se acumulan puntos en función del daño infligido: un golpe leve vale un punto, uno medio dos y así sucesivamente. Mayhem es el modo básico de todos contra todos para 16 jugadores, en el que el que más puntos consiga será el ganador. Es el modo más fácil de entender y también uno de los más divertidos. En Gridfall 16 jugadores comienzan la partida con el objetivo de derribar a los demás de una arena sin bordes, mientras el suelo se desprende periódicamente para reducir el área de juego. Esto requiere un poco más de pensamiento y precisión y puede ser realmente tenso a veces.

Carnado es un modo para dos equipos en el que se reúnen puntos, ¿cómo?, destrozando coches, por supuesto. Todo esto antes de de conducir tu coche hacia un gigantesco tornado en medio de la arena para acumular esos puntos para tu equipo. Aquí también hay que usar algo de estrategia, ya que si te quedas con un coche ganarás más puntos, pero también corres el riesgo de perderlos todos si te destrozan. El último modo es Stockpile, en el que al destrozar los coches se pierden Gears. Estos Gears deben ser recogidos a pie y depositados en uno de los tres bancos para reclamarlos para tu equipo, muy similar a Domination en Call of Duty. Este es el menos atractivo de los cuatro modos, ya que te ves obligado a salir del coche para conseguir una buena puntuación. Y si bien sigue siendo bastante decente, es al que menos tiempo he querido invertirle.

Merece la pena jugar todos los modos de juego ya que la variedad está presente desde el principio, por lo que te gustará alternar entre ellos para cambiar tu estilo de juego. Sin embargo, cuando estás en un grupo con amigos, sólo puedes jugar Carnado y AStockpile, lo que bloquea los otros dos modos. Entiendo que los dos modos basados en equipo son los más destacados para el juego en grupo, pero bloquear los otros no es una buena idea, especialmente cuando sólo hay cuatro modos para empezar. Bajo esa línea, debo decir que es realmente lamentable que no se pueda jugar con tus amigos en el modo todos contra todos, ya que sería bastante divertido poder hacer trizas a los autos de mis contactos. Espero realmente que una futura actualización permita la opción.

Sin duda, uno de los aspectos más impresionantes de AllStars es su presentación. Tanto a nivel visual como técnico es increíblemente buena. Una gran cantidad de colores llamativos y una banda sonora animada te mantendrán el ánimo alto, mientras que la enorme cantidad de personalidad, que el juego posee, es una garantía de que querrás seguir regresando. Los diseños de los personajes son únicos y diversos, y aunque no sean tan reconocibles al instante como los de Overwatch, están llenos de vida y encanto. Es más, el juego llega a cambiar la música del título para que coincida con el personaje que has seleccionado, así que si juegas como Luchador Ultimo, el tema tendrá un toque latino para acompañarlo. Visualmente, el juego es precioso, con cada choque iluminado a la perfección con chispas y llamas, y con la forma en que cada coche se va dañando y desgastando progresivamente. También debo mencionar que los combates son anunciados por el único Bruce Buffer (el locutor de la UFC), lo cual definitivamente es un bonito añadido.

Si no te apetece jugar en línea, también hay algunas opciones para jugar en solitario. Arcade te permite jugar cualquiera de los cuatro modos de juego sin conexión con contrincantes controlados por la IA, mientras perfeccionas tus habilidades para cuando quieras darle una probada al online. Aparte de esto, tienes la Serie de Desafíos, que es una serie de eventos específicos de cada personaje que incluye una historia ligera, así como algunos modos específicos como pruebas contrarreloj y los descensos punto a punto. Completar estos segmentos te dará unos cuantos cosméticos para ese personaje, lo cual está bien, pero hay un problema. En primer lugar, este tipo de progresión se echa de menos en el modo multijugador, en el que lo único que recibes por ganar (o perder) son monedas para gastar en trajes y emotes bastante insípidos y de colores cambiantes. En segundo lugar, cada una de las series de desafíos debe comprarse con una moneda premium, lo que bloquea cualquier tipo de progresión del jugador tras un muro de pago. Entiendo que AllStars es actualmente gratuito en PS Plus, pero esto no suena muy bien.

Como ideas finales, creo que siempre es difícil ver el futuro de un party games en particular dentro de seis meses o un año. Podrían acabar como Rocket League, siendo todo un éxito arrollador, o como Battleborn, un feo accidente. Destruction AllStar tiene muchos puntos a su favor, ya que tiene una base muy sólida sobre la que construir. Una jugabilidad satisfactoria, y francamente divertida, está respaldada por algunos modos de juego potentes e interesantes habilidades de los personajes que se combinan para crear un buen rato, tanto si juegas solo como con amigos. Si el estudio desea que el juego perdure en el tiempo, habrá que limar asperezas como la progresión deficiente y la limitación de las partidas en grupo, pero con un poco de suerte, los motores de AllStar seguirán rugiendo y mejorando con el paso de los meses.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de Destruction AllStar para PlayStation 5, brindada por Sony.

Good

  • Una jugabilidad hábil y fácil de entender; mucha diversión, tanto en coche como a pie; gráficamente bonito; las habilidades de los personajes están bien equilibradas en su mayor parte

Bad

  • La limitación del modo de juego en las partidas es confusa; la progresión es básicamente inexistente, a menos que pagues por jugar solo

Summary

Con una jugabilidad hábil y satisfactoria, envuelta en un paquete visualmente impresionante, Destruction AllStars tiene un potencial casi ilimitado que sólo se desvanecerá si no se eliminan algunos irritantes obstáculos.
7.5

Bueno

Lost Password