fbpx

Destiny

Análisis
Destiny

Destiny

Destiny es el nuevo fps de Bungie, no es un fps tradicional pues añade toques rpg y un multijugador online que, además de tener el clásico modo competitivo, cuenta con un componente pve muy al estilo de los rpg online actuales donde en equipo puedes avanzar el modo historia, completar raids y dungeons en busca de mejor equipamiento. Es esta mezcla de estilos su gran contra, ya que quiere ser muchas cosas a la vez, pero no logra ser bueno en todas.

Cuando se anunció Destiny realmente no llamó mi atención ni toco fibra emocional alguna en mí. He jugado casi todos los juegos de Halo desarrollados por Bungie, los cuales me parecieron geniales, y con el término de su relación exclusiva con Microsoft pensé que iba a tomar otro rumbo; moverse del género fps para aprovechar su talento como estudio desarrollador en algo novedoso. Y es que desde un inicio Destiny me pareció otro Halo, con enemigos similares y poca innovación, a excepción del salto técnico. Sin embargo, luego de haber pasado muchas horas en su universo puedo decir que, gratamente, me sorprendió.

[section label=”El universo Destiny” anchor=”El universo Destiny”]

El universo Destiny

En Destiny cumples el rol de un Guardián, una especie de héroe elegido para salvar los últimos remanentes del planeta tierra; el cual, luego de haber pasado por una era dorada colonizando nuevos planetas gracias a la ayuda de El Viajero, una esfera extraterrestre que nos brindó la tecnología necesaria para lograr ello, ahora está en el borde de la extinción debido a la amenaza de La Oscuridad. El Viajero, ya desgatado, se encuentra suspendido de manera permanente sobre los últimos restos de vida en la tierra protegiéndola de sus enemigos.

Como vemos, la premisa de la historia es para nada novedosa, eres el clásico héroe que salvará a la tierra de sus enemigos. Una tarea titánica para un solo individuo, pero que con la ayuda de su pequeño robot guía Ghost, enviado por El Viajero, debería de ser más fácil de lograr. Si bien la idea de partida es muy general, no es esto lo que le resta puntos a la historia del juego, sino el pobre e imperceptible desarrollo de ella.

Para empezar, nunca entiendes con certeza quien es tu verdadero enemigo, se crea un halo de misterio sobre este concepto de La Oscuridad, pero no existe explicación alguna de que hace, cuales son sus motivaciones o si quiera si tiene forma alguna, solo vemos a razas enemigas, que suponemos deben estar empujadas en cierto modo por esta Oscuridad a conquistar el planeta Tierra. Incluso estas razas no tienen un líder al cual podamos apuntar nuestro odio o ganas de vencer, estos no pasan de ser simples npc’s enemigos con mayor resistencia y generación de daño. En pocas palabras, no hay un villano.

Además, la historia se mueve a través de cutscenes, pocos y nada interesantes, y misiones que hacen lo mínimo para desarrollarla y repiten la fórmula que verás repetidamente en todo el juego, ir del punto A al punto B, desplegar a Ghost, asesinar enemigos, para luego ir del punto B al punto C , desplegar a Ghost, asesinar más enemigos, y así sucesivamente. Es divertido entrar en combate y ver la variedad de las clases y razas, como se diferencian al momento de atacarte y que estrategias adoptas tú, pero como manera de mover la historia no funciona en absoluto.

Para poner la cereza, o cerezas, en el pastel, dos cosas: primero, no existen personajes icónicos o que marquen el juego, eso incluye a tu guardián y a todos los npc’s del juego. Segundo, no eres único; a diferencia de Mass Effect, Halo u otros tantos juegos bajo la misma premisa donde eres el ‘único’ salvador/personaje principal, aquí eres uno más del montón de guardianes, lo que le quita todo lo especial que se supone debería ser tu personaje.

[section label=”Un fps nuevo y mejorado” anchor=”Un fps nuevo y mejorado”]

Un fps nuevo y mejorado

Destiny es un extraordinario fps, no se podía esperar nada menos de Bungie, con armas futurísticas que acorde a su rareza pueden ir siendo mejoradas con puntos de experiencia e insumos que encontramos dentro del juego. Estás se encuentran divididas en diversas clases (rifle de asalto, escopeta, rifle francotirador, bazuca, etc.) pero de las cuales solo podemos cargar con tres en un momento dado, primaria, secundaria y pesada. Su diseño y sensación de disparo nos hacen sentir como si fueran reales, claro, dentro de lo experimentado hasta ahora en el género y tomándonos la libertad de trasladar algo ficticio al mundo real.

La inteligencia artificial es variable. Esta escala acorde a tu nivel y la dificultad que elijas, manteniendo la regla clásica de a mayor dificultad mayor la recompensa. Es así que veras desde enemigos que disparan desde su misma posición sin inmutarse al ser atacados, hasta otros que al verse amenazados se resguardan y reubican para volver al ataque.

Para ilustrar la situación quiero mencionar una de las misiones donde me encontré con tres Wizards, enemigos voladores que primero deben perder el escudo recargable para hacerles daño en la barra de vida, misión que debo haber intentado unas 30 veces en la dificultad más alta para mi personaje en aquel momento. Y es que, apenas lograba eliminar el escudo de alguno de ellos, los otros dos parecían entrar en modo agresivo, ante lo cual solo podía escapar y ocultarme, mientras el tercero recuperaba el escudo para volver al ataque. Si bien fue frustrante e hizo que quisiera destrozar mi mando en 29 ocasiones, la satisfacción de haber superado esa fase y la manera como reaccionaron los enemigos es algo que solo un gran juego te puede dar.

Por otro lado, los escenarios están bien diseñados, con suficientes elementos para resguardarse tanto tú como los enemigos, así como los diferentes niveles (inferior, al ras del piso o superior) suficientemente distanciados para que suponga un reto muy dinámico el movilizarse a través de ellos con nuestro doble salto. Lo que bien ejecutado puede salvarte de una situación de mucha dificultad, así como significar una muerte segura al errarlo.

Además, el juego cuenta con tres clases: Hunter, Warlock y Titan, cada uno con sus respectivas subclases y que están orientados a hacer la mayor cantidad de daño posible o jugar de manera más defensiva, volviéndote un soporte de equipo. La verdad es que a parte de los poderes únicos con los que cuenta cada clase, la diferencia entre ellas no es muy notoria.

Guardianes Destiny Titan Warlock Hunter
Las tres clases de guardianes. 

 

[section label=”El Crisol” anchor=”El Crisol”]

El Crisol

Es el nombre que recibe el apartado multijugador pvp de Destiny. Donde nos enfrentaremos de manera individual o equipos compuestos de 3 o 6 jugadores con la finalidad de cumplir ciertas metas para vencer al equipo contrario.

El Crisol cuenta con cuatro modos de juego clásicos de los fps como Disputa, un todos contra todos, Enfrentamiento, modo por equipos conformados de 6 jugadores donde gana el equipo que hace más puntos, Control, cuyo objetivo es ganar las zonas, y Escaramuza, combate de 3 vs 3.

Así mismo, participar en El Crisol nos otorga un tipo de cambio que nos servirá para comprar armas o armaduras de mayor rareza a algunos npc’s del juego, así como tener la oportunidad de ganar otros ítems aleatorios al finalizar la partida.

La jugabilidad del aspecto competitivo está muy bien implementada, balanceada y con buen diseño de mapas como nos tiene acostumbrados Bungie. Es muy parecido a Halo, pero con poderes, aunque se antoja algo limitado por la poca cantidad de modos de juego y la poca capacidad de personalización como las que nos tiene acostumbrados la saga Call of Duty, pero no por esto deja de ser divertido, frenético y adictivo.

[section label=”Aspecto técnico impecable” anchor=”Aspecto técnico impecable”]

Aspecto técnico impecable

Si hay un punto donde Destiny destaca y deja la valla alta es en el aspecto técnico. Es sabido que Bungie diseño desde cero un nuevo motor para este juego, y el producto final si que ha pagado los esfuerzos realizados por la casa desarrolladora.

Gráficamente Destiny está muy bien logrado, con texturas y animaciones que le dan un realismo al juego que no es posible en consolas de pasada generación; nunca pierde la fluidez, incluso en los momentos más caóticos. El diseño de los escenarios, los personajes, los paisajes que marcan la diferencia entre los planetas, los enemigos y los pequeños elementos que se pueden encontrar, han sido trabajados al detalle.

De igual manera, la banda sonora es precisa para cada momento, encajando con exactitud con la sensación que lo visto en pantalla quiere dar, aunque no cuente con una tonada que se haya quedado grabada en mi mente, como las de otros juegos, se nota la estampa de un gran trabajo.

El audio, en lo que a voces y efectos de sonido se refiere, es preciso; los planetas que visitamos tienen vida propia, siendo el sonido de nuestro paso por ellos los adecuados al tipo de terreno o zona donde nos encontremos, así como el sonido de las armas su uso y movimiento; y los sonidos que producen los enemigos en sus diferentes razas fácilmente identificables a ojos cerrados.

En cuanto a las voces, el mayor problema que tiene Destiny no es con el trabajo de los actores sino con el pobre guión que soporta a su universo, no permitiéndoles a quienes hacen las voces ir más allá dentro de personajes secos y sin vida. El único que podría destacar es nuestro robot guía Ghost, quien muestra mayores matices en su personalidad, y que es interpretado por Peter Dincklage (Tyrion de Juego de Tronos), trabajo por el cual ha sido criticado.

A mi parecer Dincklage logra el objetivo de lo que se buscaba, un compañero robot con un toque de personalidad. El gran problema es que esto lo podría haber logrado cualquier otro actor, pero que por un fin publicitario se escogió a una figura reconocida, pues no cabe duda que Peter Dincklage es un gran artista y que está en la mira de todos, cometiendo Bungie el error de darle un papel que se autolimita y no le permite explotar a ‘Tyrion’ todo su potencial.

Destiny Gameplay

Destiny eleva la barra técnica para juegos de la generación actual.

 

[section label=”Contenido repetitivo y mecánicas fallidas” anchor=”Contenido repetitivo y mecánicas fallidas”]

Contenido repetitivo y mecánicas fallidas

Como mencioné, Destiny es un fps con elementos rpg online muy al estilo Borderlands o WoW. Nuestros guardianes acumularán experiencia para subir de nivel, lo cual les permitirá acceder a nuevas habilidades y equipamiento, además de mejorar sus estadísticas individuales para afrontar retos más difíciles. El máximo nivel que se pude conseguir con experiencia es 20, pero esta barrera puede ser superada si equipamos a nuestro guardián con armadura que contenga el elemento Luz. Mientras más Luz sumen las piezas de nuestra armadura, mayor será nuestro nivel, extendiendo el límite original de nivel 20 a nivel 30, por lo menos hasta la fecha.

Por otro lado, para avanzar por su universo podemos hacerlo de manera individual o acompañados en equipos de máximo tres integrantes, grupo Strike, con quienes podemos hacer las misiones principales o, mejor aún, misiones específicamente diseñadas para este tipo de equipos (misiones strike) con obstáculos diseñados para ser afrontados en grupo, pero que no eliminan la posibilidad de poder ser completados de manera individual. Usualmente estas misiones tienen un nivel mayor nivel de dificultad y te obligan a trabajar en equipo.

Además, el raid Bóveda de Cristal (Vault of Glass) significa un reto mayor al permitirte, no de modo obligatorio, integrar equipos de seis guardianes donde el nivel mínimo recomendado es 26. El juego no brinda indicaciones de cómo avanzar por este nivel y fue diseñado para ser superado solo para jugadores que trabajen en equipo. Cabe mencionar que su salida no se dio hasta después de unos días del estreno oficial del juego.

Todo esto suena bien, pero no lo es. A los pocos minutos de que hayas iniciado el juego tendrás una sensación de deja vu constante, pues las misiones de cada planeta te obligan a recorrer los mismos escenarios una y otra vez, en ocasiones desde el mismo punto de inicio y otras desde algún otro lugar, pero siempre dentro del mismo mapa. Es decir, sin contabilizar el raid, los strikes y El Crisol, solo hay cuatro mapas en todo el juego. Esto vuelve la experiencia tediosa y aburrida hasta que logras llegar al máximo nivel donde tu objetivo es distinto ya que no tienes que pasar las misiones sino mejorar tu equipamiento para acceder a zonas, las mismas zonas, pero con mayores dificultades y mejores recompensas.

Ahora, otro de los grandes errores del juego radica en su mezcla de géneros, pues siendo un gran fps no va de la mano con sus mecánicas en el apartado rpg online.

Primero, el sistema de loot es pobre. Durante tu visita a los diferentes planetas conseguirás armas, armaduras, objetos varios o engramas, estos últimos son una especie de ítems que tienen que ser identificados por el engramista, quien revelará su contenido. El problema radica en que luego de tus travesías obtienes pocas cosas relevantes para tu guardián e incluso cuando logras obtener un engrama de rareza legendaria, uno de los menos probables en aparecer, el juego te tiende a penalizar en lugar de recompensarte, ya que el engramista suele darte algo de menor valor que lo entregado.

Segundo, el sistema social es limitado y restringido. Siendo un juego que se enfoca en que los jugadores trabajen en equipo para lograr ciertas metas, sorprende, que la única manera en que puedas comunicarte con los otros guardianes sea en base a gestos irrelevantes en el campo de batalla. Si deseas poder conversar con ellos tu única opción es tenerlos agregados o agregarlos, lo que hace más engorrosa la experiencia en lugar de facilitarla. Incluso, para poder entrar como equipo al raid la única manera de hacerlo es con los contactos de tu consola, ya que este modo no cuenta con matchmaking.

[section label=”Increiblemente adictivo” anchor=”Increiblemente adictivo”]

Increiblemente adictivo

Si logras superar el fastidio de las mecánicas que penalizan en lugar de facilitar la experiencia, lo tedioso que es visitar los mismos mundos y escenarios una y otra vez, su falta de personalidad a nivel argumental; y logras llegar al nivel máximo nivel alcanzable con experiencia, nivel 20, encontrarás un nuevo Destiny donde tu objetivo ya no es completar las misiones sino enfocarte en el contenido final del juego. Conseguir medallas para comprar mejores armas y armaduras, subir tu guardián a nivel 30, acceder a los strikes diarios y semanales que te recompensarán mejor, tener la oportunidad de probar tus habilidades en la Bóveda de Cristal, acceder a armas y armaduras legendarias, buscar todos los materiales necesarios para elevar tu equipo a su máximo potencial, participar de los eventos, e incluso comprarle ítems exóticos (más alta rareza del juego) a un comerciante que solo podrás encontrar 2 veces a la semana y que con cada visita renueva su artículos en venta.

Es todo esto lo que, ha pesar de haberme encontrado con un juego tedioso en un inicio, convirtió mi experiencia en muchas horas de dedicación para poder llevar mi personaje y equipamiento al más alto nivel.

Destiny Strike Phogoth

Phogoth, jefe final de uno de los strikes.

 

[section label=”Conclusión” anchor=”Conclusión”]

Conclusión

Destiny busca ser muchas cosas, las cuales logra bien y a medias. Su contenido final es adictivo, pero para ello hay que superar una buena parte tediosa del juego, y aun así, si lo tuyo no es lograr el máximo potencial de tu personaje y para ello pasar horas buscando mejor equipamiento y repitiendo niveles con tal fin, te recomiendo mires a otro lado. Sin embargo, si puedes hacer un esfuerzo e ir algo más allá, te encontrarás con un muy buen juego que, con los nuevos parches y más contenido, puede lograr ser todo lo que prometió y explotar su potencial al máximo.

Comunicador/Gamer/Geek

Lost Password