106
Views

Dead Island 2 es uno de los juegos más intrigantes de 2023. Como muchos saben, el juego de zombis saldrá por fin a la venta tras varios desarrolladores y retrasos. Efectivamente, han pasado nueve años desde que se anunció por primera vez y, después de tanto tiempo, es entendible el porqué del escepticismo de todos.

Hace poco pude probar una buena parte de Dead Island 2, las 12 primeras misiones para ser exactos. Nueve de ellas eran misiones de campaña y las otras tres eran misiones secundarias, lo que me dio una sólida muestra de lo que los jugadores pueden esperar cuando el juego llegue a consolas y PC el 21 de abril.

El juego inicia con los protagonistas durante el brote en Los Ángeles, a bordo de un avión con la esperanza de llegar a un lugar seguro, claro, si es que eso aún existe. Aquí, elegirás entre los seis personajes principales, Amy, Ryan, Dani, Carla, Bruno o Jacob, cada uno con sus propias ventajas y atributos. Por ejemplo, Carla se especializa en Resiliencia y tiene ventajas que le dan un pequeño aumento de daño cuando lucha contra varios zombis y un aumento moderado de dureza cuando su salud es crítica. Jacob, por otro lado, se especializa en Salud máxima y tiene un aumento de daño menor apilable cuando ataca en rápida sucesión, y sus golpes críticos recuperan resistencia y tienen un aumento de daño crítico moderado cuando su resistencia es baja.

Yo me decidí por Ryan, un bombero especializado en dureza cuya habilidad para recuperar salud al eliminar a un zombi me atrajo más. Su otra ventaja es un aumento moderado de la fuerza al bloquear o esquivar un ataque, que no me cabía duda de que sería muy útil, ya que algunos de los enemigos sí que pueden llegar a complicar las cosas.

Por desgracia, tu escape no sale según lo previsto y el avión no llega muy lejos antes de caer en picada hasta Los Ángeles. Tras sobrevivir al accidente, tu personaje se pone a salvo y se cruza con un grupo de supervivientes, entre los que se encuentra la famosa actriz Emma Jaunt. Jaunt y su asistente personal te abandonarán para que enfrentes a una horda, pero no antes de que Jaunt te dé su dirección y, a pesar de tus esfuerzos por hacer frente a la amenaza, serás mordido e infectado.

Presa del pánico y sin saber qué hacer, enrumbas a la casa de Jaunt, que se encuentra en las mansiones de Bel-Air. Evidentemente, los residentes de la casa de Jaunt no están muy dispuestos a dejar entrar a alguien infectado, pero tras despachar a un grupo de zombis que amenazaban la casa, te ganarás la confianza de la familia.

Poco después de tu llegada, Jaunt recibe la visita de Sam B, de Dead Island, que te revela que, como él, eres inmune. Creyendo que puede que tengas la vacuna corriendo por tus venas, te aventuras por las soleadas calles de Los Ángeles intentando averiguar exactamente qué hacer y adónde. Por si te lo estás preguntando, Dead Island 2 no es un juego de mundo abierto, sino que el mundo está dividido en varias zonas abiertas entre las que los jugadores pueden viajar rápidamente.

La mayor parte del avance se desarrolla en Bel-Air, que tiene un aspecto francamente impresionante. Ya sea de día o de noche, Los Ángeles es una delicia con sus colores vibrantes y sus luces resplandecientes, y los lugares afectados por el brote suelen estar excesivamente cubiertos de sangre, lo cual está bastante bien. Por lo que he jugado, Dambuster ha hecho un gran trabajo construyendo una versión de Los Ángeles tan ostentosa como cabría esperar de Hollywood.

El estudio sabe muy bien que Dead Island 2 se mueve en el terreno del terror serie B y lo asume plenamente, así que no esperes una narrativa demasiado profunda. Hay un buen intento de adoptar el tono cómico propio de este tipo de experiencias y, aunque no todo funciona, hay algunos momentos que me arrancaron una sonrisa.

Está claro que el corazón palpitante de Dead Island 2 es el combate, que es divertido, fluido y muy centrado en el cuerpo a cuerpo gracias a un arsenal de armas que incluye hachas, machetes, tubos de acero y otras herramientas para aplastar cráneos, todas las cuales se pueden modificar para aumentar el daño y su valor de entretenimiento. Por ejemplo, puedes modificar una hacha para que lance fuego o una espada que envíe una descarga eléctrica a su víctima, y hay montones de opciones más disponibles. Y lo que es mejor, hay varios tipos de zombis con los que usar estas armas, y todos ofrecen un tipo de desafío diferente.

Como era de esperar, las armas se deterioran a medida que las usas, pero se pueden reparar, aunque es probable que en las primeras horas no tengas que preocuparte por esto, ya que subirás de nivel rápidamente y dispondrás de mejor armamento. Las armas a distancia estarán presentes, pero no en las primeras horas de juego, y tengo la sensación de que Dambuster prefiere que te mantengas bastante cerca a la acción. Lo único que me preocupa es que, al final del avance, el combate empezaba a sentirse bastante repetitivo. Vale la pena señalar que la versión preliminar se limitaba a un solo jugador, y no me cabe duda de que jugar con compañeros mitigará algunos de los problemas de repetitividad.

Quizá una de las mecánicas más divertidas de Dead Island 2 es el poder patear, y así de simple como suena funciona a la perfección. Y créeme cuando te digo que patearás todo lo que puedas en el juego, no solo porque es divertido, sino porque aturde al receptor. En una de las misiones había una piscina llena de ácido, y ciertos acontecimientos desencadenaron una secuencia con una oleada de zombis. Bueno pues, patié a todos a la piscina.

Esto pone de manifiesto que el mundo y su entorno también se pueden utilizar en tu beneficio, y el juego te da los juguetes para que este patio de juego sea lo más letal posible. Hay bidones de agua y combustible en abundancia repartidos por Los Ángeles, y se pueden usar para electrificar o incendiar zonas y causar mucho daño a un grupo de zombis. Fuera de eso, el mundo también se utiliza para puzles ambientales, en un momento tuve que electrificar un charco de agua para conectar circuitos eléctricos rotos y conseguir que funcionara la electricidad.

Sin embargo, la verdadera estrella del juego es el sistema F.L.E.S.H. (Fully Locational Evisceration Simulator for Humanoids), que amplifica el gore y hace que los combates sean extremadamente viscerales. El nivel de detalle de las animaciones es realmente impresionante, ya que los jugadores pueden apuntar a partes del cuerpo y, literalmente, destrozar a los zombis miembro a miembro y ver sus entrañas.

Por otro lado, la artesanía es una parte esencial de Dead Island 2, con planos y recursos repartidos por todo el mundo que permiten mejorar, modificar y reparar armas en bancos de trabajo. Y si bien eso es algo que ya se ha visto anteriormente, lo interesante es que las habilidades vienen en forma de cartas y se desbloquean a medida que avanzas en el juego. De hecho, algunas de ellas sólo pueden ser utilizadas por determinados personajes. Las cartas de habilidad ofrecen todo tipo de ventajas y pueden cambiarse sobre la marcha para adaptarse a tu estilo de juego.

Debo decir que, para mí, los juegos de este tipo siempre han tenido el reto de hacer que las misiones parezcan continuamente frescas y que merezcan la pena el tiempo del jugador. En ese sentido, Dambuster ha hecho un buen trabajo haciendo que las misiones parezcan interesantes, aunque el acto de matar zombis sea bastante repetitivo. Una de las misiones me pedía que me dirigiera al Hotel Halperin, donde supuestamente se había instalado una división militar. Al llegar, me di cuenta de que una boda había sido interrumpida por el brote, y aquí tuve mi primer contacto con la narrativa ambiental del juego, así como con un combate contra un jefe: una novia zombi destrozada.

En otra misión interactué con una pareja de stoners que, al parecer, no se habían enterado de que el mundo se había acabado, mientras que en una de las últimas misiones del avance me enfrenté a infectados en el interior de un estudio de producción cinematográfica. Dentro, ayudé a un creador de contenidos a filmar un montaje de asesinatos de zombis en un tejado, mientras que en otra ayudé a una veterana estrella de cine western a limpiar su casa de zombis.

No se puede negar que lo que jugué de Dead Island 2 fue divertido y agradable, pero después de cinco horas de rebanar y cortar zombis a través de Los Ángeles, todavía estoy esperando que el gancho del juego me atrape por completo. No llego a sentir del todo que Dead Island 2 haga algo nuevo o aporte mucho a un género saturado de títulos similares. Si lo comparamos con Dying Light, por ejemplo, que tiene parkour y el ciclo día/noche, a Dead Island 2 le falta ese algo que lo diferencie de otros juegos del género.

Tras un puñado de horas con Dead Island 2, la experiencia es exactamente lo que esperaba: un divertido y sangriento paseo por una vibrante Los Ángeles que no se toma demasiado en serio a sí misma. Es difícil saber si eso será suficiente para evitar la repetitividad del combate o la falta de una historia significativa. Para algunos, la idea de un Dead Island 2.0 es más que suficiente, y si ese es el caso, pasar´na un buen rato.

Dead Island 2 sale a la venta el 21 de abril de 2023 en PS5, PS4, Xbox Series X|S, Xbox One y PC (a través de Epic Games Store).


Noticias y Reviews: Wo Long Fallen Dynasty

Noticias y Reviews: State of Play

A la Filme: Ant-Man & The Wasp Quantumania

¡Disfrútalos y síguenos en nuestras redes sociales!

Etiquetas de artículos:
Categorías de artículos:
Noticias · PC · PlayStation · Previews · Xbox
Johann Aldazábal

Director Editorial | Analista de la industria de los videojuegos y el entretenimiento | Psicólogo Clínico | Músico amateur, geek, cinéfilo.