fbpx

Crash Bandicoot 4: It’s About Time Review

Videojuegos
9.5

Sobresaliente

Hacia finales de los 90’s apareció Crash Bandicoot quien tomó al mundo por sorpresa al convertirse en uno de los referentes de plataformas más populares. Fue también en esa época en que le dije a mis padres que me compraran una PlayStation en lugar de una Nintendo 64. En ese sentido, si bien no tuve el placer de jugar Super Mario 64 en su momento, no tuve ningún arrepentimiento debido a Crash Bandicoot.

No sólo el juego fue bastante bueno, sino que Sony utilizó con maestría al personaje en el marketing de su consola, lo que ayudó a convertirlo en un pilar en su época. No obstante, la franquicia también tuvo us malos momentos, luego de que la IP dejara de ser producida por Naughty Dog, salieron innumerables juegos que hicieron que la calidad se viera bastante comprometida. No fue sino hasta Crash Bandicoot N. Sane Trilogy que el querido marsupial pudo probar un poco de la esencia de la actual generación, algo que finalmente encontró una cúspide gracias a Crash Bandicoot 4: It’s about time.

Toys For Bob decidió empezar de cero con un motor y un diseño artístico completamente nuevos, con el fin de poder brindarle al juego algo de su propio ADN, marcando así una diferencia con el trabajo realizado en N’Sane Trilogy. Puede que los visuales no parezcan tan diferentes a los de antes, pero definitivamente se distinguen en sus animaciones con un aspecto aún más cartoon que antes. Si eres un fanático de antaño, debes saber muy bien que los títulos anteriores siempre han contado con una historia simple, pero bastante entretenida y humorística, que acompaña la sólida jugabilidad. En ese sentido, Crash Bandicoot 4: It’s About Time encaja perfectamente con el resto de la franquicia.

Entonces, ¿qué tan ácida es esta nueva Wumpa Fruit? Afortunadamente, Crash 4 supera en cada costura con mejoras que se sienten bastante bien en esta nueva secuela. La anterior N’Sane Trilogy se sintió totalmente fiel a lo que se esperaría de una remake de Crash para la era moderna, y eso estuvo bien, pero Crash Bandicoot 4 representa el verdadero cambio y muestra lo bien que se adapta al integrar mecánicas que se ajustan de manera precisa a estos tiempos modernos. Los diseños de los personajes han sido suavizados, y las expresiones y animaciones de los dibujos son tan encantadoras que no puedo evitar sonreír cada vez que aparecen en pantalla.

De la misma forma, hay que tener en cuenta que este juego es retador. No dejes que los colores brillantes y la estética cartoon te engañen, Crash Bandicoot 4 es una bestia casi perniciosa, que busca alimentarse de tu frustración y llevarte de vuelta a lo más básico de las plataformas. Mis primeras horas con el título fueron un lento descenso a la locura. Esperaba un buen desafío, pero incluso todos mis años jugando títulos de plataformas no pudieron hacer mucho para que no me sienta realmente ‘noob’ con la propuesta de Toys for Bob.

Es en momentos como ese en que te pones a reflexionar. Crash Bandicoot 4 es difícil, pero ¿qué tan difícil puede ser? Es debido a ello que un juego como este necesita controles bastante precisos y me da gusto decir que Toy for Bob ha cumplido a cabalidad. Fuera de los niveles en las que el suelo debe sentirse resbaladizo y difícil de pisar, siempre sentirás que tienes el control directo del personaje. Definitivamente, pueden resultar frustrantes los momentos en que morirás repetidamente, pero siempre sentirás que es culpa tuya, y no como parte de un mal diseño dentro del juego. No obstante, la única vez que esto se vuelve un poco cuestionable puede ser durante los segmentos de rieles, donde la perspectiva de la cámara a menudo puede estar un poco fuera de lugar.

Crash Bandicoot 4: It’s About Time tiene lugar a través de lo que se conoce como el Mapa Dimensional, que se divide en múltiples dimensiones diferentes, cada una con sus propios niveles y particularidades. Estas dimensiones sirven esencialmente como mundos separados, donde cada una posee un tema general repartido a través de cada uno de los niveles dentro de ella.

Los viajes en el tiempo son un gran truco para los juegos porque permiten a los desarrolladores hacer lo que quieran con respecto a los personajes, los entornos e incluso la narrativa. Obviamente con el riesgo de sentir que los cambios no aportan nada más que algo meramente estético. En este caso, el equipo de Toys for Bob ha colocado una cantidad verdaderamente fenomenal de personajes en cada lugar que visitas. Cada uno está lleno de una plétora creativa de enemigos y peligros, todos inspirados bajo un tema bastante particular que explota de personalidad por todos lados. El primer mapa, con estética Mad Max, me dejó perplejo y deseaba ver rápidamente qué otras temáticas me esperaban en los siguiente niveles. Al recorrer el mapa dimensional, cada nuevo lugar era igual de emocionante… y lo mejor de todo es descubrir que el juego te dará razones para volver a visitar viejas áreas y experimentarlas de nuevo.

Cabe señalar que, desde casi el inicio del juego, tienes la oportunidad de intercambiar con Coco en cualquier momento durante el Mapa Dimensional, permitiéndote alternar entre a voluntad entre ambos personajes. Cabe señalar que ambos marsupiales poseen un gameplay exactamente igual, así que es simplemente una cuestión de estética.

Y si bien hasta este punto todo ha sido bastante divertido y entrañable, el juego cambia totalmente con el uso de cada una de las máscaras cuánticas. Las cuatro máscaras están repartidas para que puedas concentrarte en cada una de ellas durante segmentos específicos. Estos nuevos aditamentos brindan a Crash o a Coco nuevas habilidades que serán necesarias para continuar a través del juego. La primera máscara con la que te encuentras, Lani-Loli, te permite cambiar la realidad apareciendo y desapareciendo objetos, obstáculos, plataformas y más. Un poco más tarde te encontrarás con ‘Akano’, que te permite girar y crear un tornado púrpura de materia oscura que te permite atravesar espacios mucho más grandes de lo habitual. Luego viene Kupuna-Wa que te permite ralentizar el tiempo, seguido de Ika-Ika que te brinda la oportunidad de cambiar la gravedad.

Aunque estas máscaras podrían haber hecho que el juego se sintiera más complicado, y se alejara de las plataformas básicas, cada una de ellas tiene un propósito importante y se implementan casi a la perfección. Incluso hay algunos pocos niveles posteriores en las que deberás cambiar entre múltiples máscaras de manera sucesiva, lo que lleva a unos increíbles momentos de reto plataformero. Debo señalar, además, que extender la presentación de las máscaras, en lugar de brindarte todos sus poderes, en un solo momento, fue también una gran manera de mantener el juego fresco.

También es importante mencionar que esta no es la única forma en que Crash Bandicoot 4: It’s About Time se mantiene fresco todo el tiempo, ya que el título es mucho más robusto y rico en contenido de lo que jamás hubieras imaginado. Además de los niveles en los que juegas como Crash y Coco, también se te presentarán lo que se conoce como líneas de tiempo, estas te permitirán jugar como una versión alternativas de la antigua novia de Crash, Tawna, el villano reformado Dingodile, e incluso con Neo Cortex.

Estas líneas de tiempo también funcionan como puntos de vista alternativos en ciertas niveles. Es decir, si bien puedes empezar a jugar como Tawna, Cortex o Dingodile, sus acciones llevarán a que finalices el nivel jugando con Crash o Coco, pero en una versión más intensa y difícil del nivel. Es aquí donde podría compartir cierta queja con respecto a Crash Bandicoot 4, y es que hubiera deseado que se incluyeran más de estos niveles, pero es difícil molestarse con todo el contenido presente en el juego.

En cuanto a los nuevos personajes jugables, todos se sienten realmente bien, siendo Dingodile mi preferido. Lo interesante aquí es que Toys for Bob ha sabido como brindarle a cada uno un elemento bastante único que se integra bien a las mecánicas de juego. Por ejemplo, Dingodile puede levitar unos segundos por el aire (al mismo estilo de Yoshi) para asegurarse en plataformas, Neo Cortex puede hacer un Dash aéreo que acota distancias, mientras Tawna posee una pistola de gancho que la ayudará a movilizarse a zonas más distantes. Todos esos nuevos elementos funcionan perfectamente y hace que quiera ver más de estos personajes en futuras entregas.

El título cuenta con un número de diferentes coleccionables, lo que crea un alto nivel de re-jugabilidad. Las cintas flashbacks son una de ellas, las que podrás conseguir en distintos niveles siempre y cuando no mueras. Éstas desbloquean escenarios bonus que se remontan a los años 90, cuando Neo Cortex experimentaba por primera vez con Crash Bandicoot en diferentes pruebas. Entonces, lo que deberás hacer aquí es destruir todas las cajas que estarán estratégicamente colocadas para que representar un reto bastante intenso y divertido,.

Otro de los elementos que alimentan la re-jugabilidad son las pruebas de tiempo que se desbloquean después de superar cada uno de los niveles. Pero aún más atractivo que eso son las variaciones N. Verted de los niveles, algo que desbloquearás a lo largo del juego. Esto no solo te permite jugar a través de los niveles de forma invertida, sino que cada dimensión tiene su propio estilo artístico.

El gran sistema de coleccionables que encontrarás aquí se alimentan mucho de la variedad de skins que querrás coleccionar. La mayoría de ellas requieren que recojas un cierto número de gemas, lo que significa que tendrás que dominar cada nivel para conseguirlas. Muchos juegos de hoy en día habrían dad la opción de comprar estos skins en base a microtransacciones pero, afortunadamente, no hay nada de eso aquí. Todo dependerá, en última instancia, de tu propia habilidad.

Como ya se ha mencionado, la franquicia Crash es muy conocida por su nivel de dificultad, que ha sido la pesadilla de muchos durante los primero años del marsupial. La trilogía clásica y la N. Sane Trilogy utilizaban un sistema de vidas básicas, pero Crash Bandicoot 4: It’s About Time ahora ofrece a los jugadores dos opciones: el estilo moderno y el retro. El primero de ellos esencialmente te brinda vidas infinitas, ya que siempre podrás reanudar desde el último punto de control. Retro, por otro lado, te da un número limitado de vidas que te devolverán al principio del escenario si mueres constantemente. El Modo Moderno, definitivamente, hace que el juego sea mucho más fácil y accesible, ya que tendrás muchas más oportunidades para terminar el juego sin hacer “tanto hígado”. Pero aún así, cada escenario está tan inteligentemente diseñado, que incluso con las vidas infinitas, terminarás renegando repetidas veces.

Un juego como Crash Bandicoot 4 no es exactamente algo que des por sentado como una experiencia del tipo multijugador, pero Toys For Bob encontró una forma muy singular de implementarlo aquí en lo que se conoce como Pass N. Play (Pasa y juega). Esto te permite compartir un mando con hasta otros tres amigos, donde estableces cuándo querrás darle el turno a tu compañero, ya sea en cada muerte o en cada punto de control. Al final, se hará un recuento de las puntuaciones de cada jugador para ver quién lo hizo mejor. Bandicoot Battle también es otra opción multijugador, esta te permitirá jugar a través de los niveles para ver quién llega más rápido a cada punto de control o, por otro lado, quién consigue más cajas. Como dije al inicio, un elemento multijugador en un juego de este tipo suena bastante exagerado y poco realista, pero Toys for Bob pude implementar algo realmente divertido.

Como ideas finales, me queda claro que el reciente resurgimiento de Crash finalmente culminó con su primer nuevo título en mucho tiempo y creo Crash Bandicoot 4: It’s About Time está a la altura de lo esperado. En lugar de conformarse con ser una experiencia bastante corta y sin riesgos, el juego está lleno de variaciones y objetos coleccionables que te mantendrán ocupado durante un buen tiempo.

Todo esto se combina con una excelente jugabilidad que rescata lo mejor de los elementos clásicos de la franquicia, y los moderniza aún más con la implementación de las Máscaras Cuánticas. Lo que me causa mucha felicidad es que si bien hace unos años se hubiera visto poco probable el regreso del personaje, Crash Bandicoot ha vuelto y está mejor que nunca en Crash Bandicoot 4: It’s About Time.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de Crash Bandicoot 4: It’s About Time 4 para PlayStation 4 brindada por Activision.

Good

  • Toda la presentación, desde gráficos y soundtrack, es formidable
  • La implementación de las máscaras cuánticas es un gran añadido
  • Todo el elemento estructural sigue siendo sólido
  • La gran cantidad de variedad de niveles y re jugabilidad

Bad

  • Me hubiera gustado más de los niveles interconectados

Summary

Crash Bandicoot puede haber tenido una mala racha durante varios años antes de su regreso triunfal con N. Sane Trilogy, pero Crash Bandicoot 4: It's About Time demuestra que sigue siendo uno de los titanes del género de las plataformas.
9.5

Sobresaliente

Lost Password