Control

9

Sobresaliente

Control: The Foundation (DLC) – Review

Control: The Foundation (DLC) – Review

El mundo de Control es un lugar envuelto en misterio. La Oficina Federal de Control, la Junta (The Board), The Oldes House, y todos los peculiares elementos alterados que la habitan, todos jugaron un papel en la narrativa central de Control, pero muchos detalles fueron oscurecidos y algunas cosas se dejaron deliberadamente abiertas.

En ese sentido, The Foundation, la primera gran pieza de DLC para Control, busca responder algunas de estas preguntas y proporcionar una visión de los primeros días de The Oldest House. Tomando todo en retrospectiva, no me caben dudas de que hay fuerzas engañosas en juego aquí, y no todo es lo que parece.

The Foundation retoma justo donde Control dejó las cosas. Jesse Faden, ahora Directora oficial de la Oficina Federal de Control, es enviado debajo de The Oldest House a un área llamadaThe Foundation, donde descubre que el Plano Astral se está desangrando en la realidad, lo que podría significar la perdición para La Oficina.

A lo largo de la campaña de expansión, de unas cuatro horas, explorará cavernas bordeadas de arena roja y cristales extraños, preguntándote frecuentemente dónde están realmente  tus lealtades y ganando nuevos poderes a lo largo del camino. Nada de The Foundation es particularmente nuevo o innovador, pero eso no lo hace menos emocionante. Después de todo, más de Control es siempre algo bueno.

The Foundation contrasta fuertemente con la estética de edificio de oficinas del juego principal. Es un laberinto de túneles de cuevas, pero en la típica moda de Control, hay un montón de cosas extrañas. Hay cristales que salen de las paredes y el suelo, atravesando la arena roja que bordea la red de túneles. Debido a los continuos problemas con el Plano Astral, hay varias porciones de la cueva que parecen ser cegadores vacíos blancos. The Foundation ni siquiera parece estar físicamente conectada a The Oldest House de ninguna manera, ya que se accede a ella a través de un extraño pilar de piedra con grabados tallados. A pesar de ser un escenario increíblemente insípido sobre el papel, Control se las arregla para convertir una mundana red de cuevas en un lugar que ruega ser explorado.

El nombre “The Foundation” en realidad tiene dos significados. Mientras pasas toda la expansión explorando la nueva área, la mayoría de la historia y los coleccionables se centran alrededor de “los cimientos” de The Oldest House, dando nueva información sobre los muchos secretos de Control como la Junta, el Arma de Servicio, y el primer Director.

Como en el juego principal, la historia y los coleccionables son infinitamente más interesantes que la trama real que está teniendo lugar. Eso no quiere decir que la historia principal del DLC sea mala, es sólo que los coleccionables son excepcionalmente atractivos. Los nuevos artículos alterados que aparecen en la expansión también son un punto interesante. Además de las fascinantes historias que hay detrás, también conducen a algunos de los encuentros opcionales más geniales de todo Control, rivalizando incluso con las mejores piezas del juego base.

Por el contrario, la trama principal de The Foundation no impulsa la historia más allá. En su lugar, parece que está plantando las semillas para el contenido futuro, estableciendo la próxima expansión y posiblemente más excursiones al universo de Control. El primer reto con The Foundation es establecer la primera tarea real de Jesse como Directora, y como tal, la expansión ve su transición hacia una líder mucho más segura y confiada. Comienza a tomar responsabilidad personal por el bienestar de la Oficina, y es una evolución natural considerando donde quedó la historia base.

Jesse comienza a ver a través del velo por las que se esconden las tantas entidades dentro del juego, formando sus propias opiniones de cosas como la Junta (The Board). A pesar de que se plantean varias preguntas, casi ninguna de ellas es respondida. Todo termina sintiéndose como la primera parte de una historia mucho más grande, no dando suficiente tiempo para terminar las cosas de manera satisfactoria.

Mientras que la historia principal deThe Foundation puede ser completada en cuatro horas, el contenido opcional es el verdadero protagonista aquí. Como mencioné antes, los nuevos elementos se roban absolutamente el show, y hay una misión secundaria, en particular, que es tan singularmente entretenida que no pude evitar sonreír todo el tiempo, pero no te preocupes, no lo voy a spoilerar. Los registros de audio, la correspondencia y otros objetos coleccionables ofrecen algunas de los elementos de lore más fascinantes de todo el juego, y si te mueres por saber más sobre el mundo de Control, entonces The Foundation no te decepciona.

Un nuevo par de poderes es central en la historia del DLC, pero hay un giro esta vez. The Foundation coquetea con la idea de la no linealidad permitiéndote elegir qué poder recibe primero. Uno te permite sacar cristales de las paredes y el suelo para crear plataformas y cubiertas, mientras que el otro te permite destruir dichos cristales con tu Arma de Servicio. El poder que elijas primero afectará al primer conjunto de objetivos que se te den, y aunque eventualmente se te darán ambos, es una buena manera de darle al jugador un poco más de agencia sobre lo que está pasando.

Debido a que estos cristales sólo aparecen en el área del DLC, los nuevos poderes no son, por desgracia, accesibles en ningún otro lugar de The Oldest House. No podrás utilizar los cristales en absoluto mientras completas las misiones del juego principal o abordando el modo Expedition. Es una lástima, teniendo en cuenta lo bien que se integran con el núcleo de combate y el bucle de exploración de Control, especialmente una vez que se obtienen ambos poderes.

Poder disparar al suelo desde debajo de ciertos enemigos para eliminarlos rápidamente o atravesar a los enemigos sobre cristales afilados en el suelo, añade una capa extra satisfactoria al combate, y poder crear plataformas para ayudar en la exploración lleva todo a nuevas alturas, incluso si los cristales sólo pueden ser sacados de ciertos puntos predeterminados. Es increíblemente claro que el área de The Foundation fue diseñada con estos nuevos poderes en mente, ya que están fuertemente entrelazados con el diseño de los niveles.

The Foundation conserva mucho de lo que hizo grande a Control, pero desafortunadamente, también conserva algunos de los problemas que el juego tuvo en su lanzamiento. Al jugar en PlayStation 4 Pro, el juego sigue teniendo una serie de problemas técnicos, desde frecuentes caídas de fotogramas hasta tartamudeos. El jefe final también se me escapó, desapareció por completo de la arena y me obligó a reiniciar toda la lucha desde el principio. Estos problemas técnicos no son un obstáculo en absoluto, pero son un defecto desafortunado en un gran juego.

Con todo, The Foundation es más de Control. Si no te atrajeron los gráficos y el estilo único del juego cuando se lanzó el año pasado, entonces no hay nada particularmente nuevo o refrescante que te atraiga al DLC. Dicho esto, The Foundation proporciona una cantidad decente de gran contenido y se expande sobre la fantástica base del juego base de maneras interesantes. Si te gustó Control, entonces deberías jugar esta expansión.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de Control: The Foundation para PlayStation 4 brindada por 505 Games.

Director Editorial | Analista de la industria de los videojuegos y el entretenimiento | Psicólogo Clínico | Músico amateur, geek, cinéfilo.

Lost Password