Clive ‘N’ Wrench

Hoy en día, muchos juegos intentan sacar partido de nuestra nostalgia. No obstante, con un remake tras otro, siempre es agradable ver cómo una nueva IP intenta capturar esa misma magia sin la ventaja de tener un juego anterior sobre el que apoyarse. Clive ‘N’ Wrench es uno de esos juegos, y aunque lleva sus inspiraciones a flor de piel, fue construido desde cero gracias al esfuerzo del equipo de Dinosaur Bytes con el fin de intentar capturar la sensación de los juegos de la vieja escuela.

Clive ‘N’ Wrench es un juego de plataformas en 3D en el que controlas a un conejo llamado Clive y a un mono llamado Wrench, que se meten en una aventura de viajes en el tiempo a instancias de Nancy, la prima genio de Clive, para intentar acabar con el malvado Dr. Daucus antes de que altere el tiempo para siempre. Si has dado una mirada a algún gameplay o tráiler de Clive ‘N’ Wrench, creo que la inspiración en juegos como Banjo-Kazooie, Mario 64 y Jak & Daxter es increíblemente evidente, pero será eso suficiente para estar a la altura de los grandes.

Como la mayoría de los juegos de plataformas 3D tradicionales, Clive ‘N’ Wrench es una experiencia basada en niveles, en la que cada nivel es un mundo semiabierto con objetos coleccionables que encontrar y desafíos de plataformas por completar. Del mismo modo, el juego posee un conjunto de movimientos familiares con un doble salto, un salto de altura, un salto de longitud y un deslizamiento. Así que sin la necesidad de tocar un tutorial, va a ser bastante sencillo de entender desde el inicio, y eso e sbueno porque se siente tradicional en ese sentido.

No obstante, una queja que tengo es que Clive se siente muy pesado, especialmente al realizar un salto estándar y doble. Es como si tardara un segundo más de lo esperado en despegar del suelo, y durante los primeros niveles noté mucho ese peso al intentar explorar, sobre todo porque muchas plataformas parecen (frustrantemente) demasiado altas para alcanzarlas con un salto estándar.

Afortunadamente, la pesada física del juego es algo que comprendí tras varias horas de juego, y sólo hay unas pocas ocasiones en las que suponen un verdadero problema. Por ejemplo, en el primer combate contra jefe es especialmente atroz, ya que parecía que Clive no era lo bastante rápido como para saltar sobre los proyectiles que se acercaban, por mucho que lo intentara. Al final me di cuenta de que podía arrastrarme por el suelo para evitar que me golpearan, aunque no estoy seguro de si este era el estilo de juego previsto. Algo que me queda relativamente claro es que el título se esfuerza en brindar desafíos difíciles en sus plataformas. Hay una zona de este tipo en el nivel temático de Egipto que es increíblemente atractiva y divertida. En ese sentido, ojalá hubiera habido más desafíos de ese tipo en todo el juego, ya que en su mayor parte la experiencia se resume en intentar recolectar todo lo que ves a tu paso.

Algo que sí me genera conflicto es que siento que la línea general del juego no está muy bien explicada. En cada fase hay un centro temático y, dentro de él, portales para acceder a la fase y a la sala del jefe. Al principio no entendí esto y pasé mucho tiempo intentando encontrar al jefe dentro de la fase, pensando que al derrotarlo podría desbloquear el segundo portal y no al revés. Esto, sin duda, me hizo sentirme perdido por varios minutos incluso llegando al punto de querer dejar el juego.

Algunas de las primeras fases también tienen un diseño de niveles muy confuso, especialmente la zona temática de Londres, con zonas de carga dispersas que no saben muy bien adónde llevan. Como el nivel tenía un aspecto muy similar, me perdía y olvidaba en qué parte del mapa estaba. Esto es especialmente molesto porque no hay un mapa al que acceder dentro del juego. Por suerte, los niveles posteriores están mejor diseñados.

En un nivel básico, los gráficos de Clive ‘N’ Wrench son útiles, Clive está bien animado, y otras animaciones como el deslizamiento son divertidas, pero, por desgracia, esto no se traduce tan bien a las escenas. El juego cuenta con varias secuencias pre-renderizadas que normalmente tienen lugar durante la introducción y la derrota de un jefe. Ninguna de ellas me ha parecido divertida, los personajes se mueven con una extraña ingravidez y miran fijamente hacia delante con expresiones faciales que no cambian y que se asemejan inquietantemente a los primeros intentos de animación en 3D. Por desgracia, la ingravidez de los personajes también afecta al ritmo cómico. A pesar de que era capaz de entender lo que se suponía que iba a ser cada chiste, ni uno solo de ellos llegó a buen puerto.

La iluminación del juego también es un tema complicado. Muchos de los niveles, aunque están bien modelados y se basan en escenarios atractivos, están ambientados en pleno mediodía. El sol brilla en lo alto y tiñe los paisajes de un brillo apagado y plano. Cuando entras en un nivel con una iluminación más dinámica, te das cuenta de que la iluminación está fallando en el diseño de la zona. El nivel temático de Halloween en plena oscuridad y el nivel de los piratas, con un precioso atardecer anaranjado, tienen un aspecto impresionante y sirven para demostrar los problemas que ha causado la iluminación en otros lugares. Si todos los niveles tuvieses una técnica de iluminación más homogénea, Clive ‘N’ Wrench saldría ganando.

También tengo algunos “peros” con el diseño de sonido y la música. En la mayoría de las fases, la música está bien pero no es memorable, mientras que en otras es realmente irritante. En el escenario del Salvaje Oeste, en concreto, hay un momento en el que entras en una mina que resulta en una mezcla bastante desagradable de ruido. Hay murciélagos chillando en lo alto, vagonetas mineras chirriando sobre rieles y enemigos haciendo girar sus revólveres. Y cuando todo esto lo sumas a la banda sonora del juego, la experiencia no es gratificante, todo lo contrario.

Como palabras finales, creo que se nota que se ha puesto mucho amor en Clive ‘N’ Wrench, y es imposible ignorar eso. Es una hazaña increíble crear un juego, sobre todo uno tan complejo como éste, pero aun así, hay muchas áreas en las que Clive ‘N’ Wrench se queda corto. Hay momentos de grandeza, como en las secciones de plataformas, pero en general es una experiencia decepcionante, con animaciones mediocres y otros elementos que no ayudan a que el juego sea competente.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de Clive ‘N’ Wrench recibida por Numskull Games para PlayStation 5.