fbpx

Bloodstained: Curse of the Moon 2 Review

Videojuegos
9.5

Sobresaliente

El lanzamiento de Bloodstained: Ritual of the Night fue, sin duda, uno de los lanzamientos de juegos más divididos en los últimos años. A pesar de que yo también me divertí mucho con el título, era indiscutible aceptar que la versión inicial no estaba del todo bien optimizada, estaba llena de bugs y, aún ahora, funciona un poco por debajo de lo que vemos en PC y otras consolas. No me malinterpreten, ahora es completamente divertido y jugable, a pesar de algunas ralentizaciones y caídas de frames en ciertas áreas. Bueno, sabíamos que la versión en Switch era la más débil, pero no hay razón para adjudicar esos problemas a otras consolas o incluso al mismo juego.

Sin embargo, una cosa que no tuvo fallos fue la precuela que Init Creates creó para ayudar a celebrar el lanzamiento del juego. Bloodstained: Curse of the Moon fue un fantástico título que lucía y se sentía como el mejor Castlevania de NES que nunca llegué a jugar, completo con jefes masivos, algunos elementos de exploración del tipo Metrovania, y un sistema único de cambio de personaje que mantenía el juego versátil y especial. Init Creates aparentemente vio el éxito en su propia creación, porque, a pesar de no haber otro Ritual of the Night en el horizonte, tenemos un nuevo Bloodstained: Curse of the Moon 2.

Zangetsu ha vuelto, y, esta vez, se ha enterado de una enorme torre que aparentemente está llena de energía demoníaca. Como era de esperar esta torre se encuentra llamándolo, casi tentándolo a que vaya a destruirla. El juego también trajo de vuelta el Castillo de los Demonios del primero, y es que así, como verás, este juego contará con una gran cantidad de demonios. Zangetsu, que es conocido por siempre morder el cebo, está ahora en camino de volver a hacerlo y sumergirse en un nuevo capítulo en su vida.

Casi desde el inicio, el exorcista que alertó a todos, Dominique, aparece y se asegura de que Zangetsu sepa de que no tiene que afrontar todo esto solo. Con su habitual indiferencia sombría y melancólica, Zangetsu hace equipo a regañadientes con Dominique, y, por si fuera poco, se hace amigo de un francotirador y un corgi en traje mecánico. Esa última parte no es una broma de mi parte, Hachi es un perro que tiene una armadura de batalla del tipo Steampunk.

A primera vista, se puede perdonar a cualquier jugador que piense que Curse of the Moon 2 es, esencialmente, una rápida y sucia secuela de la original Curse of the Moon. Los elementos están todos ahí: tienes diferentes personajes entre los que cambiar rápidamente, una buena cantidad de monstruos para apuñalar, disparar y golpear, y mucha versatilidad en el lugar y la forma en que viajas. Tienes armas alternativas que usan una pista de energía, y encontrarás más de estas a medida que avanzas.

Zangetsu recupera su látigo y otros estupendos hechizos elementales, mientras que los demás reciben diferentes tipos de drogas. Dominique, por ejemplo, es healer y un luchador, y puede invocar una planta que lleva un enorme corazón de HP. También puede llevar un hechizo de revitalización de un solo uso que regresa a todos los ayudantes, y que se convierte en una de las gemas estratégicas más importantes en todo el juego. El francotirador, Robert, tiene un rango de ataque que puede ser esencial en las peleas con los jefes y también puede arrastrarse, escalar paredes y ocasionalmente lanzar granadas. Hachi tiene un salto de vapor flotante, puede golpear a todos y también tiene la mayor cantidad de HP que cualquier otro personaje, lo que lo convierte en un tanque ideal.

Una vez que te pones en marcha con Curse of the Moon 2, empiezas a apreciar que tenemos un viaje más a este mundo sin la necesidad de tener que pensar realmente en un propósito para que exista. Con el primer Curse of the Moon, todo conducía a la conclusión y el establecimiento de Miriam y lo que sucedería en Ritual of the Night. Todo era bastante serio y oscuro, casi, con un montón de puntos de historia que necesitaban ser calzados. En ese sentido, al juego no se le permitía realmente respirar y abrirse tanto como le gustaría. Los intercambios entre los personajes establecían relaciones y propósitos, pero todo siempre muy utilitario.

Entonces, por absurdo que parezca la inclusión de un perro en un traje robot, es ese nivel de tensión el que ayuda a mantener el juego emocionante y agradable. Las cuatro primeros niveles terminan con los personajes jugables siendo “rescatados” por un nuevo personaje, que luego se une a su lista a pesar de otros recelos. Es como en las películas de acción de los 80, donde mostramos al nuevo héroe rescatando al grupo original. Es tonto y extraño, pero funciona por el placer del público.

El mundo de Curse of the Moon 2 es laberíntico, lo que permite giros masivos en todas partes, mientras que en última instancia, también conduce al final (bueno, tiene que, ¿no?). Los guías esqueléticos te dan indicaciones sobre el camino que DEBES seguir, pero no te sientas limitados por ellos, después de todo, están muertos: ¿qué tan buenos guías pueden ser? Los mundos a través de los cuales viajas en tu camino a la torre exhiben un gran número de terrenos, desde castillos congelados, hasta fosas de fuego fundido que se unen a feroces sabuesos infernales.

La variedad no tiene fin, y todo el juego está cuidadosamente controlado porque los controles siguen estando diseñados con el enfoque original del NES en mente: tus saltos y movimientos pueden ser fácilmente torpes si no los has planeado correctamente. Deberás moverte constantemente y acostumbrarte a la rigidez si es que quieres mantenerte con vida.

También me gustó que Curse of the Moon 2 reposicionara la dificultad en un tipo de estratagema diferente. Poner las opciones principales estrictamente en “veterano” y “casual” da un mejor sentido de equilibrio y también esboza lo que te espera. Si eres alguien que sinceramente quiere vivir este nuevo desafío con las limitaciones que conocimos en la época de NES, entonces debes elegir ir como veterano, teniendo en cuenta los golpes con los que tendrás que lidiar, y solo unas cuantas vidas para tener lograr el éxito.

Si, como yo, te gusta causar estragos entre los no muertos y ser un cazador de demonios, ponlo en casual. Vidas ilimitadas y no hay vuelta atrás significa que puedes seguir adelante aunque seas muy malo en el juego, lo que definitivamente a veces se ajustaba a mis propias habilidades. Los jefes son tan grandes y emocionantes que debes tener en cuenta ciertas cosas mientras juegas como veterano. Por ejemplo, averiguar mejores patrones de ataque y ventanas para sobrevivir. En modo casual, mi estrategia ha sido frecuentemente “caminar y mashear el ataque hasta la muerte”, y eso solo funcionó el 40% de las veces, así que me alegro de haber tenido vidas ilimitadas para lidiar con los jefes.

Sí, al igual que el original, Curse of the Moon 2 te arrastrará de nuevo al juego para que lo repitas desde diferentes ángulos y perspectivas, y eso no es un secreto porque puedes ver que hay diferentes episodios que desbloquear desde el principio. Sin embargo, eso es lo que hace a Curse of the Moon 2 tan especial. Me encantaba ver una ruta o una puerta a la que no podía llegar y pensar: “Volveré a comprobarlo más tarde”. Casi tanto como me gustaba ver una pared y pensar: “Apuesto a que puedo golpearla y encontrar algo escondido”. La mayoría de las veces, tenía razón, y eso es una gran sensación. Es la sincronía entre el juego y el jugador, y eso viene de un diseño intuitivo y natural, la elaboración emocionante de lo que debe y no debe estar presente en un buen juego del tipo Metrovania.

Sinceramente quisiera spoilear mucho de este último juego y me abstengo cuidadosamente de hacerlo, pero digamos que las cosas se ponen realmente salvajes cuanto más tiempo juegas, ya que las apuestas se tornan mucho mas peligrosas, además de luchar contra estos jefes maravillosamente aterradores. El hecho de tener que caminar en la maldita oscuridad, en un área que definitivamente parecía un pozo donde me caería para siempre y moriría, además de imaginar que era el lugar donde un jefe se escondía, me parecía impresionante. Ese nivel de proyección me encantó.

Curse of the Moon 2 tiene mucho del original, sí, pero todo con un mayor alcance, más ideas y más sorpresas en el ritmo, el tono y la expedición. La banda sonora es un sueño; los niveles son una locura, y me encantó trabajar de nuevo con el intercambio de personajes.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de Bloodstained: Curse of the Moon 2 para Nintendo Switch brindada por Inti Crates.

Good

  • Mapas son lo suficientemente grandes como para que se sientan diferentes en cada recorrido
  • Los nuevos personajes son divertidos, especialmente el corgi-bot
  • El tercer capítulo es salvajemente increíble
  • Toda la presentación en general

Bad

  • Las peleas de jefes pueden ser frustrantes

Summary

Curse of the Moon 2 es una de las mejores aventuras que he jugado en este año y una actualización infalible de un juego ya excelente.
9.5

Sobresaliente

Lost Password