fbpx

Assassin’s Creed Valhalla Review

Videojuegos
9

Sobresaliente

Las grandes franquicias, sobretodo las que se respaldan en el rubro del entretenimiento, siempre tienen una tarea ardua. Uno de sus más grandes retos es mantenerse siempre frescas, a pesar de la longevidad que muchas veces muestra el cansancio y el declive. Por un lado,pueden buscar reinventarse completamente presentando nuevas mecánicas y tramas, alienando a los que la aman por lo que es, o seguir ofreciendo experiencias tan similares a las anteriores que sólo atraerán a los más devotos. Es un equilibrio difícil de conseguir y muchos se pierden al intentarlo. Assassin’s Creed ha estado jugando con este equilibrio durante los últimos años, cambiando los fundamentos de la serie para estar más en línea con un RPG que con un juego de acción y sigilo.

Hasta ahora ha dado sus frutos, y debo decir que siempre he anhelado ese equilibrio perfecto entre lo viejo y lo nuevo, el sigilo y el puro RPG. Con Assassin’s Creed Valhalla, esta armonía nunca ha estado más cerca. El combate puro y duro se reúne con muchos sistemas para crear un paquete que vale la pena para los fans antiguos y nuevos.

Desde el principio, este ha sido, hasta ahora, mi escenario favorito para un juego de Assassin’s Creed. Se desarrolla en la Inglaterra y Noruega del siglo IX, y juegas como el empedernido invasor vikingo Eivor del Clan Cuervo. Junto con tu hermano adoptivo Sigurd, te ves obligado a dejar el hogar de tu clan en Noruega para conquistar tierras en la campiña inglesa. Lejos de ser pacífica, Inglaterra, en esta etapa de la historia, estaba llena de luchas internas y mucho caos, con múltiples reyes compitiendo por el control de las diferentes regiones. Colinas verdes, ruinas romanas a medio construir y cordilleras nevadas son sólo algunos de los lugares que el enorme mapa del Valhalla tiene para ofrecer.

Nuestro eje principal es Eivor, quien podrá ser representado como mujer o como hombre. Huérfano de niño y atacado por una manada de lobos, es probablemente seguro decir que es todo un ‘bravo’. Estoico y melancólico, pero lleno de carácter y vida, Eivor es un protagonista sorprendentemente fuerte, aunque al principio toma un poco de tiempo el descubrir todos estos elementos dentro.

En este momento creo que es importante decir que, sin importar cuál sexo elijas para tu protagonista, verás que existe una gran calidad en la interpretación. Ambos están muy bien y, definitivamente, brindan lo necesario para que quieras invertir en una gran historia.

Pero bueno, no hay que olvidar que este es un juego de Assassin’s Creed, así que debe incluir la eterna batalla entre esos molestos Templarios y los Asesinos, ¿verdad? Sí, ambas facciones estarán presentes (aunque los conocerás como La Orden de los Antiguos y Los Ocultos, respectivamente). No obstante, la narrativa principal se centra más en el Clan del Cuervo y el destino de Eivor, el cual se verá cruelmente entrelazado con el de su hermano.

La historia se cuenta principalmente a través de pequeños relatos independientes que se presentan mientras Eivor se abre camino en Inglaterra, fortaleciendo los lazos con sajones y daneses por igual para reforzar la posición del clan en esta nueva tierra. Este enfoque de la historia no sólo permite más variación, sino que también inyecta a la campaña un sentido de propósito siempre presente. Hay pocos momentos en los que uno siente que está haciendo algo por el simple hecho de hacerlo, ya que todo lo que hagas puede estar supeditado a crear conexiones con un nuevo rey, al ayudarlo en su lucha contra los invasores o, por otro lado, investigando la muerte de un monarca para aliviar las tensiones en la región. Cada arco de historia se siente como una micro campaña que es a la vez satisfactoria y concluyente.

Vale la pena señalar que el elemento moderno en la historia sigue presente y continúa donde lo dejó Odyssey. Pero aún así es la historia de Eivor la que realmente destaca aquí y toma un gran número de giros antes de su conclusión. Debo decir que al principio no esperaba que invirtiera tanto en la historia, ya que toma un tiempo para despegar, pero al ir construyendo lazos con el pueblo de Inglaterra, conduciendo al clan a un nuevo mundo, el sentir el aguijón de la traición y la gloria de la redención, todo, absolutamente todo se une para proporcionar una historia que vale la pena experimentar y un protagonista que vale la pena cuidar.

Como dije, Inglaterra en el siglo IX fue dura y tú eres un vikingo después de todo, así que luchar es parte de la vida cotidiana. De acuerdo con el escenario, el combate es brutal y versátil. Tienes tus ataques básicos ligeros y pesados, esquivando y bloqueando, pero también hay una lista de habilidades de combate como lanzar hachas y arpones, y todo está atado a una barra de adrenalina que deberás manejar en las confrontaciones. Comenzar el juego con un hacha en una mano y un escudo en la otra, está lejos de ser la única opción. Martillos, grandes espadas, hachas de guerra y muchas más armas pueden ser asignadas a cualquiera de las dos manos, lo que permite muchas opciones de combate. ¿Preferirías atraer a tu oponente, detener su ataque y luego continuar con una ofensiva intensa? ¿O te interesaría más hacer girar una espada en mano para desequilibrar y acabar con tu contrincante con un martillo en la otra mano? De cualquier manera que sea Assassin’s Creed Valhalla te tiene cubierto.

A esto debo añadirle que el juego no te arroja de manera constante armamento con estadísticas ligeramente diferentes. En su lugar, ocasionalmente brindará nuevas y valiosas adiciones a tu colección para que las pruebes. Esto hace que encontrar una nueva espada sea más especial y también te da la oportunidad de mejorar tu equipo en lugar de tener que cambiarlo constantemente.

Te encontrarás cara a cara con un gran número de tipos de enemigos diferentes que requieren diferentes tácticas para mejor. Desde arqueros y espadachines comunes, hasta berserkers con múltiples hachas, tendrás que prestar atención a contra quién luchas y planear tui estrategia en consecuencia. El combate es más intenso cuando estás rodeado de docenas de espadas, lo que puede resultar un poco confuso a veces, sobre todo cuando los enemigos más grandes utilizan agarres y lanzamientos, lo que resulta francamente irritante. En cualquier caso, la variedad de enemigos es sólida y algunas de las peleas de jefes son difíciles, pero realmente atractivas. Cuando digo que el combate es brutal, lo digo en serio. Desde decapitaciones y golpes en la cabeza hasta apuñalamientos, los enfrentamientos físicos son lo suficientemente bárbaros y violentos para el escenario vikingo.

Eres más que capaz de montar a caballo por las colinas, pero la mejor y más gratificante manera de viajar es en navíos. Con un barco lleno de tus hombres del clan, podrás navegar por los muchos ríos de Inglaterra, para ir del punto A al punto B. El tema es que al utilizar este tipo de embarcaciones rara vez llegarás a tu destino sin distracciones.

Mientras navegas por un campamento o un templo sajón, te darán la orden de atacar y te diré lo difícil que es dejar pasar una oportunidad como esa. Correr a una pelea con tu tripulación vikinga es un sentimiento brillante que nunca envejece. Mi momento favorito de mis 50 horas de juego fue durante un ataque de este tipo. La niebla cubría el lago, pero podía ver las antorchas de un campamento a lo lejos. Al aterrizar en la orilla, Eivor hizo sonar su cuerno para infundir miedo a los hombres del campamento y para reunir a los atacantes mientras salíamos del barco y nos precipitábamos hacia el campamento gritando con las armas desenfundadas. Estos momentos son salvajes y viscerales y nunca dejan de ser espectaculares.

El acto de este tipo de asaltos es una recompensa en sí mismo, pero que contribuye también a que podamos saquear estos lugares con el fin de que nos proporcionen valiosos recursos que pueden ser utilizados para hacer crecer nuestro asentamiento. Gastando estos recursos puedes construir nuevas estructuras para albergar a los comerciantes, establos y mucho más. Un buen número de estas construcciones dan lugar a una línea de misiones, como la base de los Ocultos, que te permitirá participar en la caza de los miembros de la Orden de los Antiguos. Esto definitivamente te da un incentivo adicional para concentrarte en la construcción de tu asentamiento.

La confrontación directa no es la única opción que tendrás en Assassin’s Creed Valhalla, ya que esta nueva entrega trae de vuelta un mayor enfoque en el sigilo. Con la reintroducción de la cuchilla oculta, podrás escabullirte y eliminar a tus enemigos uno por uno. Sin embargo, esto no solo significa esconderse en la hierba alta. Vistiendo tu capucha, puedes mezclarte cuando te mueves por zonas de desconfianza. Sentarte en bancos, usar borrachos para causar distracciones y esconder los cuerpos en fardos de heno, son características que asocio con Assassin’s Creed y Ubisoft ha logrado finalmente mezclarlas con un combate que es igual de satisfactorio de emplear. Lo que quiero decir es que a menudo tendrás la opción de escabullirte sigilosamente o de entrar en modo vikingo loco y ambas opciones se implementan brillantemente.

Tanto si decides atacar de frente o hacerlo en silencio, querrás estudiar primero la situación con tu cuervo Synin. Volando sobre el mapa, podrás observar el paisaje y descubrir enemigos y puntos de interés a distancia. A diferencia de Odyssey, los enemigos que veas en tu pájaro no quedarán resaltados, por lo que se utiliza más como una guía de vigilancia que como un marcador. Synin es particularmente útil cuando te sientes un poco perdido con un objetivo, ya que una parte del mapa se iluminará para guiarte en tu camino. No señalará nada específicamente, pero te da un suave empujón en la dirección correcta.

He mencionado anteriormente que podrás montar a caballo o navegar en tu bote alrededor del mapa, y lo necesitarás ya que el mundo es masivo, pero no abrumadoramente. Cabe mencionar que el mapa ya no te mostrará cada punto de interés u objeto coleccionable dentro del mapa, y eso mi espíritu obsesivo lo agradece, en su lugar hay un nuevo sistema que es mucho menos desalentador. Al mirar el mapa verás tres tipos de puntos brillantes, azul, blanco y dorado, que representan misterios, artefactos y riqueza, respectivamente. Estos puntos varían en tamaño dependiendo de su recompensa e importancia, dándote una idea de lo que podrás esperar, pero reteniendo la suficiente información para tentarte a explorar. Mirar a través del mapa no me llenó de temor como en otros juegos de Ubisoft, sino que me impulsó a subirme a mi caballo y salir a descubrir el mundo.

Algo que no esperaba en absoluto de Assassin’s Creed Valhalla fue la mucha personalidad que posee. Desde la increíblemente entretenida ‘batalla de gallos’ (que es literalmente una batalla de rap vikingo) hasta el choque de cuernos en un concurso de beber con una anciana, nunca estuve lejos de alguna frívola – pero entretenida – actividad entre los momentos de drama y acción. Incluso las misiones secundarias están llenas de personalidad. Me encontré participando en una búsqueda de huevos para una anciana flatulenta, un simulacro de asalto con dos tontos que incendiaron su propio hogar y una lección llena de miedo sobre cómo realizar el clásico salto de fe, sólo por nombrar algunos. La mayoría de los personajes que conozcas en tu viaje tendrán su propio encanto y las actividades secundarias que se ofrecen serán igual de carismáticas.

Assassin’s Creed Valhalla también se inclina mucho por la mitología, de forma similar a como lo hicieron Odyssey y Origins. Las interacciones con deidades como Odín se ven en todas partes y los viajes a, digamos, ‘tierras extranjeras’ son excepcionalmente emocionantes para aquellos que disfrutan de los mitos y leyendas. No voy a spoilear ninguna de las sorpresas en este sentido, pero sólo sé que hay un montón de elementos mitológicos en Valhalla y son increíblemente geniales.

Visualmente, Assassin’s Creed Valhalla es, a partes iguales, impresionante y algo áspero. Los ambientes son magníficos, con el sol brillando a través de los árboles y rebotando en los ríos, puede parecer impresionante, pero de cerca no tanto. Los rasgos faciales a menudo pueden ser ásperos, si no feos para algunos NPC menores, y noté una neblina opaca que cubría la pantalla durante la mayor parte de mi juego a través de ese fino detalle oscurecido. El tiempo en el juego lo realicé en una PS4 Pro, así que estoy ansioso por ver si mis quejas se despejan con las versiones de próxima generación. En una nota similar, el juego tuvo su cuota de errores y bugs que responden a algo tan masivo como un juego de mundo abierto. La mayoría de los bugs son comunes, así que no hay nada en realidad que pueda estropear tu experiencia.

Como ideas finales, siento que sólo he rascado la superficie de Valhalla, pero no me siento en absoluto excesivamente agobiado. Mientras que otros juegos de mundo abierto pueden sentirse insuperables en escala, esta entrega en la franquicia Assassin’s Creed se las arregla para sentirse realmente masiva, y a la par algo contenida.

El glorioso retorno de los distintos aspectos del sigilo, y el combate salvaje, me hará volver a esta epopeya vikinga muchas veces, no lo dudo. Si las versiones de nueva generación de este título pueden resolver los problemas técnicos que surgen en el juego, sería estupendo. No obstante, a pesar de esos pequeños tropiezos, sigo pensando que este podría ser mi Assassin’s Creed favorito a la fecha.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de Assassin’s Creed Valhalla para PlayStation 4, brindada por Ubisoft.

Good

  • Combate brutal que lo suficientemente profundo

Bad

  • Debido a su magnitud, no todos los elementos del juego poseen el mismo nivel gráfico

Summary

Assassin's Creed Valhalla mezcla brillantemente el combate brutal con el satisfactorio sigilo para ofrecer un paquete que marca muchos elementos que se echaron de menos en los juegos de la franquicia.
9

Sobresaliente

Lost Password