fbpx

Xenoblade Chronicles: Definitive Edition Review

Videojuegos
9.5

Sobresaliente

A riesgo de sonar bastante repetitivo, no puedo dejar de subrayar lo genial que ha sido la Nintendo Switch para reubicar a algunos títulos infravalorados de generaciones pasadas de Nintendo. Y con esa premisa, es claro maravillarme por el cómo, algunos de sus mejores y exclusivos JRPG, encajan perfectamente con el conjunto de características únicas de la consola. Aunque Xenoblade Chronicles de Wii no tuvo un pasado tan desafortunado como la increíble Tokio Mirage Sessions #FE, sí que aprovecha el salto generacional para ganarse el derecho de regresar por todo lo alto. No es frecuente que desde el primer párrafo de mis reviews, derrame toda mi admiración por un juego, pero realmente siento que debo ser claro desde el principio, Xenoblade Chronicles: Definitive Edition es algo realmente ejemplar.

Incluso si todo lo que este lanzamiento implicaba era una simple ampliación en HD de Xenoblade Chronicles, valdría la pena para cualquiera, ya que el juego original sigue siendo una de las mejores épicas JRPG hasta la fecha. Sin embargo, Monolith Soft ha ido mucho más allá, dándole al juego un enorme cambio visual y una lista de importantes cambios en su calidad que decantan en una experiencia totalmente refrescante.

La narrativa de Xenoblade Chronicles de “un chico de campo hereda la espada mágica y la usa para salvar al mundo” no es exactamente innovadora en el género, pero hay mucho más de lo que las primeras impresiones sugieren. Para empezar, el mundo del juego está lejos de ser tradicional, nacido de una batalla entre dos enormes seres llamados los Bionis y los Mechonis.

Las civilizaciones viven ahora en estos dioses muertos hace mucho tiempo, con los humanos (o Homs, como se les llama aquí), además de otras razas y criaturas como los Mechon. A pesar de todo, la guerra aún continúa entre las dos naciones, y un joven investigador de armas, llamado Shulk, se encuentra en el centro de todo esto cuando llega a sus manos la poderosa y misteriosa espada “Monado”. Esta poderosa arma se convierte rápidamente en el catalizador de una historia de más de 60 horas en la que Shulk y sus amigos atraviesan estas tierras, hacen nuevos aliados y descubren en el camino un misterio aún mucho más profundo de lo que habrían pensado.

Xenoblade Chronicles realmente logra construir un mundo rico, lleno de personajes interesantes y bien escritos, que llega a sentirse realmente tangible y vívido. Todo es muy JRPG, pero de la mejor manera posible, además que el estilo visual complementa perfectamente la tremenda historia. Ya sea vagando por los ondulados y verdes campos de Bionis Leg (la pierna del antiguo dios caido), el exuberante y mágico Bosque Makna o el sinuoso y mecánico Campo Mechonis, el tamaño y alcance de cada área es tan impresionante ahora como lo fue hace nueve años.

Ahora, sin embargo, estos imposiblemente enormes locaciones son mucho más atractivas gracias a la mejora gráfica de la Definitive Edition. Con nuevas texturas y geometría, nuevos modelos y efectos de iluminación, mayor detalle y distancia de dibujado y más, no hay casi nada aquí que no haya sido retocado para la versión en Switch y los resultados son realmente asombrosos. Que estos ambientes pudieran existir originalmente en la Wii es bastante desconcertante, pero verlos llevados a un estándar moderno y jugables, en una consola portátil, es otra cosa.

Pero mientras que los nuevos y mejorados entornos siguen siendo una dura comparación estilística con sus homólogos originales, es el elenco de personajes de Xenoblade Chronicles el que ha visto el cambio más dramático en la Definitive Edition. Ya no veremos más las estiradas caras y la terrible sincronización entre los labios y el diálogo de la versión de Wii. Todo gracias a que los nuevos modelados han sido rehechos desde un punto cero, haciendo que todo sea vea bastante bien.

Los nuevos diseños son un poco más “anime” que antes, desdibujando las líneas entre Chronicles X y Xenoblade Chronicles 2. En ese sentido, es más cel-shaded, junto a una lista de colores brillantes. Obviamente, siempre existe la posibilidad de que no todo en el juego luzca así, pero eso no nos impide disfrutar de cada uno de los nuevos diseños, que se ven fantásticos y encajan perfectamente en la estética general del juego.

Aparte de los pequeños problemas ocasionales en algunos lugares, todo funciona muy bien en Switch, ya sea en el modo acoplado o en el modo portátil. No obstante, algunas resoluciones caen en momentos en que las cosas llegan a ponerse algo agitadas. Para mí, el modo TV fue el camino a seguir para gozar de un juego tan rico en detalles como lo es el texto y los elementos de la interfaz de usuario. Aún así funciona perfectamente bien en la pantalla de la consola portátil de Switch.

La música del juego también ha tenido un cambio similar, con nuevas partituras que dan aún más vida a cada lugar y escena. Las nuevas composiciones son excelentes en todos los aspectos, sonando más completas y matizadas que antes. Curiosamente, hubo un par de ocasiones en las que sentí que las pistas originales quizás tenían un poco más de fuerza en sus formas más simples, pero por suerte la banda sonora puede cambiarse a voluntad.

Fuera de la presentación, el equipo de Monolith Soft ha hecho un trabajo excepcional de reajuste de casi todos los elementos del menú del juego y de la interfaz de usuario para que sea significativamente más fácil para los ojos, y menos torpe que el original. El paso a la alta definición no solo significa que la interfaz del juego se vea mucho más limpia y ocupe menos espacio en la pantalla, sino que las pequeñas y cuidadosas mejoras, como la forma en que aparecerá una exclamación al lado de las artes de batalla, que son adecuadas para la situación actual, o los útiles avisos que aparecen si estás luchando contra un enemigo difícil, hacen que el juego sea mucho más accesible sin diluir el desafío.

Eso siempre a menos que decidas aprovechar el nuevo modo casual, que hace el juego lo suficientemente fácil como para que cualquiera, que se sienta abrumado por los densos sistemas RPG y el flujo único de combate, pueda arreglárselas y centrarse en disfrutar de la aventura. Por otro lado, también hay un nuevo Modo Experto, que permite a los jugadores acumular experiencia y ajustar los niveles de sus personajes para un desafío autoimpuesto, similar al sistema Inn de Chronicles 2.

No obstante, el verdadero triunfo de la transición de Xenoblade Chronicles a una consola portátil es que el juego se adapta sorprendentemente a la experiencia “on the go”. En efecto, hay largas cutscenes y batallas de varios niveles contra jefes que lo convierten en un JRPG clásico,. No obstante, también existe una filosofía de inmediatez en su estructura de misiones y actividades, que hacen que sea bastante sencillo ingresar por momentos al juego con el fin de buscar algunos botines o ir a la caza de algunas de las criaturas más únicas.

El hecho de que la mayor parte del contenido del juego se reduzca a simples misiones de búsqueda no importa, puesto que es extremadamente divertido vagar por las extensiones de campos y enfrentarte a los monstruos. Además, el hecho de que la mayoría de las misiones de búsqueda se completan automáticamente, sin tener que ir en la búsqueda de quién nos la brindó en un inicio, me hace desear que todos los JRPF fueran así.

Todo esto ya justifica con creces a Xenoblade Chronicles: Definitive Edition como un juego de precio completo (y todavía hay muchas cosas nuevas de las que no he hablado), además de que este paquete continue mucho más que el juego original. Disponible en el menú principal desde el momento en que se inicia, Future Connected es una nueva historia epílogo que se desarrolla un año después del final de Xenoblade Chronicles y en la que Shulk y Melia se embarcan en una nueva aventura junto a dos nuevas caras, Kino y Nene.

Sin spoilear los eventos de Future Connected, la historia de 10-12 horas tiene lugar principalmente en el hombro de Bionis, un lugar previamente inexplorado, y que se compara en tamaño con algunos de los espacios más grandes de Chronicles. Aunque algunos podrían argumentar que esta nueva porción no añade mucho a la narrativa general, la escritura de los personajes sigue siendo fantástica, al igual que las actuaciones de voz.

De hecho, los Momentos de Silencio (Quiet Moments) del epílogo, esencialmente reemplazan a los de Corazón a Corazón (Heart to Heart) del juego principal. Y no solo eso, sino que ahora son interpretados con voz y ofrecen nuevas perspectivas más interesantes.

Dada la nueva alineación, bastante de las mecánicas de combate del juego han sido ajustadas en esta nueva sección, incluyendo el reemplazo de los Chain Links con ayuda de un equipo llamado los Ponspectores. Encontrar a cada uno de la docena de Ponspectores en el campo, y ayudarlos en su investigación, asegurará su actuar en nuestras batallas. Y esto es importante puesto que su intervención desata enormes ataques coordinados una vez que el medidor de tu equipo esté lleno.

Aunque tener un pelotón completo uniéndose a la lucha puede hacer que el combate sea mucho más intenso y difícil de seguir, también hace que el cambio de ritmo sea divertido. Eso sí, por momentos puede tornarse realmente frustrante cuando el propio Switch lucha por mantenerse al corriente. Sin embargo, aparte de eso, Future Connected se ve incluso mejor que el juego base, probablemente debido a que fue construido desde cero.

Al final, Future Connected termina siendo tan atractivo como el contenido de base de Xenoblade Chronicles. Aunque no sea recordado como un componente esencial, es un bienvenido retorno a algunos de sus amados personajes, así como una divertida y rápida visita a nuevas tierras. Esto demuestra el compromiso del desarrollador con este universo y es un increíble valor añadido a un paquete ya completo.

Como ideas finales, Xenoblade Chronicles: Definitive Edition es, sin duda, uno de los ejemplos más impresionantes y generosos de un remaster de videojuegos que he tenido el placer de jugar. Tomar un auténtico clásico JRPG que ya se sostenía bastante bien por sí mismo, y darle una mejora de arriba a abajo es un gran movimiento, especialmente cuando su nuevo hogar enSwitch permite una mejor experiencia de juego.

Aunque me gustaría que la Nintendo Switch tuviera un poco más de fuerza para llevar el juego a la gloria en alta definición en todos los sentidos, sigue siendo un espectáculo visual. Del mismo modo, Future Connected es la guinda del pastel, lo que hace que sea una experiencia ineludible tanto para los recién llegados como para los veteranos.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de Xenoblades Chronicles: Definitive Edition para Nintendo Switch brindada por Nintendo.

Good

  • Un cambio visual impresionante
  • La calidad de vida del juego se ha visto realmente mejorado
  • Future Connected es una adición bastante generosa
  • El tema de presentación, incluido el elemento sonoro, son de alto rango

Bad

  • A veces la Switch puede complicarse cuando hay muchos elements en pantalla

Summary

Ocho años después de que el original fuera finalmente lanzado en occidente, Xenoblade Chronicles: Definitive Edition hace honor a su nuevo nombre como la versión definitiva del juego gracias a sus gráficos actualizados, mejoras en la calidad de vida e incluso un nuevo epílogo de alto valor.
9.5

Sobresaliente

Lost Password