fbpx

Vampyr Análisis

Videojuegos
7

Bueno

Experimentar con algo diferente a lo que venido haciendo es algo que, en algún momento, cualquier estudio podría animarse a hacer. El riesgo, claro está, consiste en llenar las expectativas de quienes han disfrutado sus juegos anteriores y para Dontnod Entertainment esto no es poco, ya que después del éxito de Life is Strange y su respectiva secuela “Before The Storm”, Dontnod Entertainment nos trae su nuevo proyecto, esta vez plasmado en un juego Action RPG, ambientado en el período posterior a la Primera Guerra Mundial: Vampyr.

Personalmente soy fanático de los RPG, además que disfruto bastante de las propuestas Action RPG en particular porque en los últimos años hemos tenido excelentes muestras con títulos como The Witcher 3 o NieR:Automata, por lo que títulos como Vampyr despiertan profundamente mi interés, sobre todo viniendo de equipos con talentos en narrativa.

El problema es que luego recordé que dicho equipo también hizo Remember Me (2013), un título de acción-aventura que si bien se veía prometedor, terminó quedando como uno bastante mejorable, sobre todo en jugabilidad.

¿Tendrá motivo mi preocupación en el 2018?

 

Otra vez, Londres

Si vamos a hablar de vampiros, siempre las locaciones europeas serán adecuadas. Para Vampyr, se ha tomado una locación en Londres hace exactamente 100 años, con una ciudad golpeada por los estragos de la gripe española y un país que se empieza a levantar de los rezagos de la guerra.

La historia sigue los pasos de Jonathan Reid, un médico cirujano que ha cumplido con su patria sirviendo durante la Primera Guerra Mundial. Como buen hombre de ciencia, es bastante racional, al punto de llevar convertirlo incluso en su mecanismo de defensa (véase racionalización) frente a un terrible panorama que descubre al regresar a Inglaterra: por un lado la epidemia provocada por la gripe española y por otro darse cuenta que ha muerto y ha despertado convertido en vampiro.

Tras algunos sucesos ocurridos al inicio del juego, de los cuales no entraré en detalles para no hacer spoiler, Jonathan empieza a buscar explicaciones para su nueva y terrible situación. Es ahí donde empezamos a conocer su historia.

Propio de Dontnod, para poder progresar en el juego tendremos que tomar muchas decisiones que nos llevarán a nuestros dos objetivos: el primero que consiste en hacer honor al juramento hipocrático y erradicar la enfermedad, mientras que el segundo consistirá en reunir las pistas para descubrir a quien es culpable de que nos hayamos convertido en un vampiro.

Y es que ésta es la particularidad del juego: debes tratar de salvar gente de la enfermedad, pero para poder tener las fuerzas para conseguirlo, necesitas alimentarte de sangre. Existe la posibilidad de elegir alimentarte de otros seres, como ratas, pero es tan poca la energía y la experiencia conseguida por ello, que el juego te obliga a cuestionarte si ir por el camino que parece correcto, o por el “fácil” que no es más que alimentarte de humanos.

La premisa suena magnífica para el desarrollo de la historia y es probablemente lo que la hace transcurrir tan bien por momentos. La narrativa se ve reforzada por este tipo de decisiones y fluye a través de los diálogos que tengamos con los distintos habitantes de la ciudad, de quienes podremos conocer su historia y personalidad. Además, la historia está secundada por distintos mitos urbanos propios de la época, que le dan un complemento a ésta.

Pese a ello, llega a un punto cerca del final en que empieza a sentirse apurada y forzada. Por momentos de deja sentir que pudo haberse alargado un poco más dándole más tiempo al desarrollo, pero me imagino que esto depende mucho más de presupuesto que de ganas.

 

La dualidad del vampiro y el médico

Había comentado líneas atrás sobre la forma de progresar en el juego, y esto depende del sistema de “calidad de sangre”. La idea de este sistema es que tendremos mayores bonificaciones en la medida que nuestros “alimentos” sean humanos, estén sanos y los conozcamos mucho más (para lo cual deberemos entablar varias conversaciones con quienes los conozcan). En algunos casos, y que de hecho es lo que me pasó, conocer a tu futura víctima podría hacer menos factible de que la ataquemos o por lo menos que nos lo cuestionemos. Claro, también podría hacer que estemos mucho más motivados en acabar con su vida si nos enteramos que su pasado es bastante más cuestionable… Eso dependerá única y exclusivamente de nosotros.

Es así que para progresar tendremos que hacernos diversos cuestionamientos morales, que sin embargo no llegan a niveles de otros juegos como Heavy Rain, y que no nos obligan a tener decisiones dicotómicas, sino que también nos ofrecen la posibilidad de no matar a prácticamente nadie. Eso sí, si hacemos esto último nos costará mucho más subir de nivel y así adquirir nuevas habilidades, las cuales consumen la experiencia que vamos ganando. Además, cada vez que avancemos en la historia, nuestros enemigos al paso serán cada vez más fuertes… O al menos eso es lo que nos gustaría decir, ya que ahí es donde empiezan los problemas.

Para avanzar, también es necesario combatir, y debo decir que en este apartado, el juego empieza a deslucirse. Su sistema de combate es bastante fácil de aprender pero tanto nuestros movimientos, como el de los rivales se siente por momentos tan torpe, que es muy fácil aprenderse los patrones de ataque para así poder esquivar sin problemas y eliminar a nuestros enemigos. Es esto lo que desdibuja lo que explicaba en el párrafo anterior, haciendo, en determinado momento del juego, prácticamente innecesario seguir alimentándonos de presas humanas. Sin esta motivación, la situación planteada por el game designer pierde el interés del jugador.

Los enemigos cuentan con una pobre IA, además de no ser muy variados. Es por ello que si bien al principio es algo complicado, pasada la mitad del juego se vuelve una actividad poco gratificante el combatir. Esta problemática incluye no sólo a los enemigos tradicionales, sino también a los “boss” o jefes.

En resumen, la idea planteada por el diseñador del juego se termina desmoronando con el transcurrir de las horas, haciendo que el conocer el final de la historia, sea prácticamente el único gancho que nos permita continuar.

Por otro lado, el aspecto técnico es como una moneda: con cara y sello. Mientras que la ambientación a nivel gráfico es magnífica, a nivel técnico me ha traído ciertos problemas que son impensables para las características de la PC con la que jugué Vampyr, cuyas especificaciones detallo a continuación:

  • Procesador: Intel Core i5 6660K (OC @4.5 GHz)
  • Motherboard: Asus Z170i Pro Gaming
  • Tarjeta gráfica: NVIDIA GeForce GTX1070 Founders Edition
  • RAM: Corsair Dominator Platinum 3000 MHz 16 GB (2x8GB)
  • Almacenamiento OS: SSD Corsair Neutron GTX 240 GB (2 x 120 GB en RAID-0)
  • Almacenamiento del juego: WD Black 2 TB

Siendo aún de gama media alta, los tiempos de carga podían ser tan extensos que pasaban hasta más de 15 minutos y la pantalla de carga se quedaba estancada. Felizmente no tuve problemas de bajones de framIrerate.

De todas maneras, es posible rescatar el sistema de crafting de armas, además de la mecánica de descansar para ir incrementando de niveles, las cuales se notan bien implementadas y que, acompañadas a las modificaciones que ocurren en cada distrito producto de nuestras acciones y decisiones, se vuelven algo que rescata en algo el sistema de juego.

 

Conclusiones

Sea el camino que decidas seguir, creo que a nivel narrativo hay poco que criticarle a Vampyr. Cumple con una historia que engancha a pesar que pueda parecer algo predecible por momentos y que su final parezca algo acelerado. La experiencia de poder decidir y que tus acciones tengan consecuencias es lo mejor que sabe brindar Dontnod y con esta entrega lo confirman. Aún así, para ser un título action RPG tiene muchos aspectos que mejorar, porque a nivel general podrían arruinar mucha de la experiencia del juego a quienes no cuenten con la paciencia suficiente como para terminar el juego.

Good

  • Narrativa y caracterizaciones destacables, además de excelente actuación de voz
  • El impacto que tienen tus decisiones en el juego, lo enriquecen
  • A nivel gráfico, un trabajo casi impecable en los detalles de escenario
  • Al menos en su premisa, bastante atrevido

Bad

  • Sistema de combate poco pulido y patrones de ataque de enemigos demasiado predecibles
  • Tiempos de carga extensos, incluso desesperantes, al menos en la versión de PC
  • Queda la sensación que la historia pudo haberse extendido algunas horas más.

Summary

Recomendado.
7

Bueno

Lost Password