fbpx

Triple Frontier Review

Cine y tv Noticias
Triple Frontier Review

Netflix está apostando por una gran cartera y variedad de películas últimamente. Y así, para alimentar a los fans de la acción, nos traen una nueva producción bastante ambiciosa: Triple Frontier.

La película dirigirá por J.C. Chandor (Margin Call), y con un guion hecho por él mismo y Mark Boal (The Hurt Locker), nos trae a Oscar Isaac, Ben Affleck, Charlie Hunman, Pedro Pascal y Garrett Hedlund en un filme sobre cinco veteranos de las Fuerzas Especiales americanas que se proponen a realizar una misión solamente por beneficio personal, y que, por supuesto, se complica llevándolos a una situación extrema que pondrá a prueba su amistad y resistencia.

La historia nos sitúa en la “triple frontera” de Paraguay, Brasil y Argentina. Un entorno agreste, coronado por la cordillera de los Andes, que será el escenario y hasta cierto punto el principal antagonista de estos “antihéroes”.

Los primeros minutos de la película nos presentan a Santiago (Oscar Isaac) y Yovanna (Adria Arjona), en medio de un enfrentamiento armado entre la policía y narcotraficantes, lo cual nos dará la premisa para el plan que ideará Santiago. En estas escenas la película marca notablemente su enfoque en la acción, con muy buenas tomas y escenificación en conjunto. La tensión es palpable y es una de las notas altas de toda la película.

Chandor hace un muy buen trabajo en la puesta en escena de varias piezas, que están subrayadas por una sensación de terror y temor. A pesar de que muchos verán Triple Frontier en una pantalla de TV o dispositivo móvil (siendo esto un lanzamiento de Netflix), las secuencias de acción aún se crearon de una manera que se siente muy cinematográfica, mejorada por la cinematografía de Roman Vasyanov y el diseño de producción de Greg Berry.

Estas escenas se graban y se editan con la intensidad de una película de guerra, que es adecuada dado el tema y el equipo creativo. El asalto a la casa de Lorea en particular es algo muy destacado, reminiscente a los momentos finales de Zero Dark Thirty, en el sentido de que nadie está a salvo en ningún momento. Y dado que todos los actores son veteranos del género, manejan adecuadamente las demandas físicas de sus actuaciones. Muchas veces, los espectadores se quedarán en el borde de sus asientos.

Luego, nos presentan al resto del equipo, conforme Santiago los reúne y les plantea su arriesgado plan, pero del cual todos parecen estar seguros de estar en las condiciones de poder llevarlo a cabo. El punto flaco de la película empieza acá.

Si bien el reparto cuenta con reconocidos actores como Hunman, Affleck e Isaac, la química de los veteranos no se llega a consolidar en ningún momento. Tenemos entendido que se conocen de años, falta mucho de la camaradería que debería existir entre grandes amigos que han pasado difíciles misiones juntos. En especial Ben Affleck, cuyo personaje carga con mucha de la culpa de las desventuras a las que se ve sometido todo el equipo, no llevando correlación con la idea de los veteranos altamente entrenados.

A pesar de ello, la falta de cohesión del equipo y la falta de carisma de los personajes hace que estas escenas de riesgo sean bastante impersonales. Se ven bien, causan emoción, pero no terminan de calar por la falta de interés que generan los protagonistas.

Así mismo Yovanna, el personaje de Adria Arjona, queda como un cabo suelto y deja en evidencia su existencia como simple facilitadora de la trama, a pesar de que en un inicio parecía tener un trasfondo más profundo.

Y es justamente esto último lo que termina confundiendo al espectador, los cabos sueltos. Esa sensación de que existía mucho material adicional a la película que podría haber sumado de mejor manera para resaltar a los personajes, brindarles personalidades definidas y un poco de lógica detrás de sus acciones.

Lo que ayuda a Triple Frontier a estar un paso por encima del típico vehículo de acción de Hollywood es la escritura de Boal. Su guión busca abordar las consecuencias egoístas de la avaricia y la violencia, dando a la película algunas capas para explorar mientras los espectadores contemplan las acciones de los personajes.

Es cierto que esto no es exactamente un nuevo territorio para Boal; partes de Triple Frontier (en particular, el monólogo de apertura de Hunnam sobre la dificultad de los soldados para adaptarse al sector privado) recuerdan a The Hurt Locker, y posiblemente se desarrollaron mejor en ese drama bélico ganador de un Oscar.

Dicho esto, el deseo de Boal de encontrar algo más profundo que una simple película genérica de disparos, es algo que podemos apreciar y puede ayudar a Triple Frontier a seguir con los espectadores después de que los créditos hayan llegado. Una vez más, nada aquí es tan innovador, pero aún así se ejecuta con buen gusto y con criterio.

Al final, con sus traspies y fortalezas, Triple Frontier es definitivamente una de las mejores películas originales de Netflix en los últimos meses. Probablemente no caiga como candidato al Oscar, como sucedió con Roma o The Ballad of Buster Scruggs, pero vale la pena echarle un vistazo.

Siendo el 2019 un comienzo relativamente lento en lo que respecta al cine y sus ofertas, Triple Frontier parece estar saliendo en el momento adecuado y debería ser una opción atractiva para los espectadores con ganas de algo nuevo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Lost Password