Trailblazers Trailblazers Análisis

Videojuegos
7

Bueno

De todos los géneros de videojuegos populares , se podría decir que los juegos de carreras se han quedado un poco estancados a lo largo del tiempo. Además de avances en la fidelidad visual de los autos y de la revolución de carreras en un mundo abierto de hace unos años, no mucho se ha hecho para darle un giro creativo a la mecánica base de conducir. Es en este contexto en el que Supergonk decidió crear Trailblazers con el objetivo de inyectar nuevos aires a este género.

Trailblazers es un juego de carreras con gran énfasis en la cooperación y la estrategia. El juego se centra en la mecánica de dejar un rastro de pintura del color de tu equipo sobre la pista para luego tener un aumento de velocidad si conduces encima de la pintura de tu color. Mientras más tiempo permanezcas sobre una sección de tu color y otros jugadores pueden pintar encima de tu pintura. Y aunque esa mecánica suena bastante simple ,es en su simpleza donde el gameplay de Trailblazers brilla.

Para iniciar, tienes una cantidad determinada de pintura que puedes usar antes de tener que esperar que tu medidor se llene, lo cual hace que el aplicar pintura se vuelva una decisión estratégica que dependerá mucho del estado actual de la pista. Además, no se puede pintar sobre la pista y usar la aceleración al mismo tiempo. Estos dos elementos hacen que una carrera de equipos se convierta rápidamente en una operación altamente sincronizada donde un equipo se turna al aplicar pintura a lo largo de la pista.

Este aspecto de estrategia y cooperatividad se ve realzado por el diseño de las pistas de carreras. Estas están divididas en varias sub-secciones y carriles, ofreciendo a los equipos la oportunidad de concentrarse específicamente en una de ellas para poder maximizar el nivel de pintado y aceleración obtenidos a lo largo de la carrera.

En los carriles exteriores los pilotos podrán encontrar unas puertas de color, que pintaran una determinada sección de la pista al ser activadas. Es con este elemento en el que la decisión sobre qué carril ocupar se hace más dificil: Ir por los carriles externos y aprovechar las puertas y la pintura gratis, o ir por el camino interno que tiene menos giros y potencial de choque pero donde la mayoría de los otros competidores están.

En las etapas finales de cada carrera, cuando la mayoría de la pista esta repleta de diferentes colores y no hay un camino claro, la dinámica de la competencia se transforma. Dejar un rastro de pintura ya no es tan importante como el atacar a los pilotos adversarios disparando hacia adelante una línea de pintura que los puede aturdir y darte aceleración en el proceso. Durante mi tiempo con el juego el resultado de muchas carreras fue decidido por el (o la falta de) uso de esta arma, capaz de cambiar el orden de llegada de los pilotos en una cantidad de tiempo bastante corta.

El habitual modo de competencia de Trailblazers son carreras de tres contra tres, aunque no es lo único que ofrece. El modo contrarreloj le da el mismo color de pintura a todos los pilotos, lo cual hace que alcances tu aceleración máxima en casi todas las carreras de este tipo, convirtiéndolo en uno de los modos de juegos más rápidos y frenéticos del juego; la caza por puertas le quita la habilidad de pintar a todos los jugadores haciendo que solo se valgan de las diferentes puertas de color colocadas en el mapa para poder obtener aceleración y reclamar algún carril de la pista como suyo; la modalidad de todos contra todos le da a cada jugador un color diferente y es en este modo donde la necesidad por trabajar en equipo sale a relucir.

Otro aspecto en el que Trailblazers ofrece diferentes opciones de juego es en sus personajes jugables. Tendremos la opción de elegir entre pilotos bastante balanceados como Jetstream o  Volta; así como también a pilotos que han sido diseñados con el objetivo de pintar la mayor cantidad de pista posible como Sid o Galaxos ir lo más rápido posible sin tener la habilidad de contribuir mucho a la pintura como Lucas.

El hilo conector de todas estas mecánicas frenéticas y personajes bastante simpáticos y peculiares es la dirección artística del juego. Cada pista es visualmente atractiva con colores que saltan de la pantalla con facilidad y te invitan a seguir jugando. El diseño de los autos y la interfaz sigue esta línea de arte, expresando diversión y un tono para nada serio durante cada minuto de la carrera.

Mención aparte se lleva el gran logro que es la banda sonora del juego. Ninguna de las canciones se siente fuera de lugar o llega a cansar. Cada una de estas está hecha con la misma energía alegre y divertida que el juego quiere transmitir, mezclando aspectos de rap, electo, musica urbana e indie que hacen que lo que escuches sea una explosión de diversidad para tus oídos.

El principal modo de juego para un jugador en solitario es el modo historia. Si bien la historia no es la gran cosa, hace un buen trabajo al introducir a cada uno de los pilotos y explicar progresivamente cada uno de los diferentes modos de carrera que el juego ofrece. Cada carrera consta de tres objetivos que pueden variar entre llegar primero a la linea de meta como ser el qué más puntos de pintura anotó durante la competencia. Lamentablemente, es en la mitad de la campaña en la que Trailblazers empieza a mostrar sus primeras grietas.

Al llegar a la mitad de la campaña la historia termina pero las carreras siguen, teniendo la habilidad de escoger a cualquier personaje que deseemos para competir en una especie de torneos o copas. Lo extraño de este giro es que si bien estas copas están compuestas por un conjunto de pistas y carreras, estas no están conectadas de ninguna manera. El resultado de una carrera no es tomado en cuenta para la calificación final dentro de su copa. Lo único que necesitas hacer es cumplir al menos un objetivo de cada carrera para poder completar la copa. Esta extremadamente rara decisión de diseño no sería tan problemática de no ser por el hecho de que esta sección de la campaña dura alrededor de unas 40 carreras, donde la única diferencia es el sentido (hacia adelante y hacia atrás) y la condición (normal y reflejada) de la pista, haciendo que la repetición constante de contenido esté presente por mucho más tiempo del que cualquier jugador quisiera.

Una vez acabada (o dejada de lado) la campaña, Trailblazers ofrece modos co-op tanto locales por pantalla partida como en línea. En estos modos de juego Trailblazers decide cambiar por completo la forma en la que los equipos son puntuados al final de cada carrera. Si en el modo de un solo jugador las carreras se resumen en llegar a la meta primero o cumplir ciertos objetivos, en multijugador el resultado final de la carrera depende de tres aspectos : puntos de carrera, puntos de pintura y puntos de aceleración.

Es en este aspecto en el que Trailblazers falla garrafalmente. En ningún momento de la campaña de un jugador o en algún menú dentro del modo cooperativo el juego te explica qué es lo que exactamente toma en cuenta para puntuar cada uno de estos aspectos, lo cual hace todo el sistema bastante confuso y muy poco legible. Peor aún, cuando logras descifrar qué acciones dentro de la carrera desatan el conteo de puntos para un determinado aspecto, te das cuenta que ante cualquier roce con las paredes de la pista, por más mínimo que sea, todos tus puntos acumulados se pierden. Esta decisión convierte a las carreras de varios jugadores en modos bastante frustrantes, donde para obtener la mayor cantidad de puntos la forma de manejar degenera a una bastante lenta, cuidadosa y que no invita a tomar riesgos.

Dado que la única manera que tus puntos sean acumulados al pozo central es estando un buen tiempo sin acumularlos, la dinámica de la carrera se vuelve un aburrido bucle de obtención de puntos seguida de parar por unos segundos hasta que estos puntos sean acumulados, yendo en contra totalmente con la filosofía del juego de ir lo más rápido posible y tener diversión mientras lo haces.

En muchas ocasiones puedes sentir que has hecho un muy buen trabajo en la carrera para luego darte cuenta que los puntos que obtuviste fueron bastante pocos y que aún así todo tu equipo haya llegado en los primeros puestos resultas perdiendo por no haber acumulado la suficiente cantidad de puntos. Esto hace que la mayoría de carreras multijugador se vean decididas por cuántos  conductores controlados por la inteligencia artificial del juego tiene cada equipo.

Trailblazers es un juego que tiene mucho potencial ya que la mecánica de pintado de pista está muy bien pensada e invita a la cooperatividad, un aspecto dentro de los juegos de carreras que no ha sido explotado en lo absoluto. Lamentablemente, decisiones de diseño que van totalmente en contra de la experiencia que el juego debería tener evitan que en lugar de un buen juego pase a ser uno excelente. Pero no todo está perdido; a pesar de sus claras fallas, la combinación de arte, música, sensación de velocidad y gameplay hace que quiera volver a jugarlo, lo cual indica que con cierto grado de pulido el juego puede llegar a ser altamente recomendable.

Good

  • Satisfactoria sensación de velocidad
  • Dirección artística pintoresca
  • Aspecto cooperativo y estratégico de las carreras

Bad

  • Modo campaña que se vuelve bastante repetitivo al llegar a la mitad
  • Sistema de puntaje confuso y mal diseñado en partidas multijugador
  • Bugs y problemas de performance

Summary

¡Recomendado!
7

Bueno

Lost Password