fbpx

The Witcher – Review: Bastante efectiva a pesar de sus limitaciones

Artículos Noticias
The Witcher – Review: Bastante efectiva a pesar de sus limitaciones

Para aquellos algo dubitativos de sumergirse en la historia de The Witcher, por sentirse alejados del material original de los libros de Andrzej Sapkowski o de los numerosos videojuegos de CD Projekt Red, no teman. La nueva serie de Lauren Schmidt Hissrich, protagonizada por Henry Cavill, consigue ‘embrujar’ a los recién llegados a este mundo fantástico gracias a su sorprendente capacidad de intimar en medio de un telón de fondo épico.

Retomando algunos meses atrás, ha sido bastante claro que los fans han estado esperando con impaciencia la versión de Netflix de la increíblemente popular franquicia de The Witcher. Desde el anuncio de la serie, los fans del juego, e incluso de los libros, han deseado conocer la representación del ‘Lobo Blanco’ en pantalla y ver qué tan bien se maneja en este nuevo medio audiovisual. Y hasta cierto punto el programa de Netflix lo logra, no sin algunos fallos que pueden comprometer ciertos aspectos, pero que jamás rompen con lo interesante de la experiencia.

En primer lugar, debo señalar que nunca he leído los libros ni ningún tipo de material literario de la franquicia, pero he pasado incontables horas explorando el mundo de The Witcher a través de sus juegos. Desde el primer RPG hasta el magnífico mundo de The Wild Hunt, The Witcher ha sido siempre un juego bastante constante cuyas virtudes abarcan una gran cantidad de elementos pero, por sobretodo, por sus gran narración. Pero una cosa es un videojuegos y otra muy distinta es una adaptación para televisión con formato episódico. En ese sentido, no deberías respaldarte, más de lo necesario, de tu experiencia previa con los títulos de CD Projekt Red para elaborar una opinión de lo que nos ofrece Netflix.

Del mismo modo, hay muchos que están considerando a The Witcher como el nuevo reemplazo de Game of Thrones (HBO), y déjame decirte que la comparación tampoco va por ahí, de pensarlo podría llevarte a sentir ciertas decepciones. The Witcher no es un drama de alto nivel donde la magia está en la periferia y los ardides políticos son la comidilla central, The Witcher de Netflix es fantasía pura y dura, que utiliza esos recursos para asemejarse con elementos más detectivescos. Estos obligaran a Geralt de Rivia (Henry Cavill) a explorar peligrosos monstruos mágicos, con situaciones que lo arrastrarán a conspiraciones mucho más grandes.

Hay algo que debo señalar de raíz. La serie tiene todos los periféricos como el vestuario y la ambientación de la franquicia, pero se vuelca en sí mismo cuando se trata de todo lo demás. The Witcher de Netflix es una historia retorcida y enrevesada que podría requerir cierto background para tener una mejor comprensión de la trama y los personajes, ya que si eres un novato en la franquicia, por momentos podrías sentirte algo perdido con las cosas que están sucediendo. Esto se debe a que la serie no hace mucho esfuerzo por intentar brindarte los detalles básicos sobre este mundo. El showrunner ha creído preciso arrojarnos a la mezcla de manera bastante osada y ver qué tan bien nos adaptamos a la propuesta.

De inmediato, The Witcher sumerge a los espectadores en este nuevo continente gracias a su notable dirección de arte, su impresionante cinematografía y su adecuada música. Desde el inicio, se puede sentir la cantidad de historia y atmósfera que nos aguarda. Los cinco primeros episodios de The Witcher poseen un ritmo bastante adecuado, en gran parte gracias a su insistencia en dejar que cada uno de los protagonistas establezca sus propias identidades y personalidades, en base a una construcción bastante rica. También ayuda el hecho de que los tres protagonistas principales sean convincentes por derecho propio. Henry Cavill, Freya Allan y Anya Chalotra aportan bastante y sedimentan desde el inicio lo que podemos esperar de cada uno.

A pesar de todas las limitantes de Cavill como actor, creo que nadie puede negar su presencia física en pantalla. Abordar a Geralt de Rivia es también algo para contemplar, sobretodo porque le establece un nuevo ritmo que difiere mucho de su otro personaje, Superman, al que ya estamos acostumbrados y que, para ser sincero, nunca me ha convencido del todo. El Geralt de Cavill es una combinación correcta entre aterrador, intimidante y divertido. La gravedad en su voz (detalle cogido de los videojuegos) es también bastante ideal ya que no logra distraernos (como la ronquera habitual de Batman que vimos en la trilogía de Nolan).

Tanto Freya Allan como Anya Chalotra son especialmente interesantes como la princesa Ciri y Yennefer de Vengerberg, respectivamente. Freya Allan aporta un gran nivel de madurez a su joven personaje, considerando la carga emocional que su arco narrativo presenta desde el inicio, pero es la actuación de Anya Chalotra como Yennefer la que destaca aquí gracias a su imponente presencia como hechicera. Hay momentos especialmente incómodos para Yennefer, y Anya Chalotra sí que logra hacerlos funcionar, haciendo que se destaque del trío protagonista.

Un detalle que sí me molestó fue la intención de brindar elementos de humor a través del personaje Jaskier (Joey Batey), los cuales siempre sentí muy forzados y me rompía un poco con el esquema general de la serie. Pero no me mal interpretes, no digo que una serie oscura no pueda ser divertida, en efecto debería serlo, pero el humor utilizado aquí se basa en un personaje que no está en paralelo con lo que se ofrece aquí. Creo que habría disfrutado mucho más del uso de un humor negro que provenga de manera dosificada, en lugar de tener a alguien que quiere recordarme que es gracioso en todo momento, incluso cuando está al borde de la muerte.

Como mencioné anteriormente, la franquicia en los videojuegos se ha respaldado bastante de su narrativa argumental, y esto es algo que intenta prevalecer en la nueva serie de Netflix. Obviamente encontramos muchas limitantes por la naturaleza misma de la producción, no podemos esperar que una serie de 8 capítulos (al menos la primera temporada), se de el lujo de abarcar el mismo nivel de narrativa que un videojuego de 100 horas. Eso es imposible y completamente descabellado.

Pero, aún así, es grato ver que The Witcher de Netflix intenta retar al espectador con la forma en que estructura sus episodios, lamentablemente no puedo brindar más detalles aquí ya que entraría en terreno spoiler, pero debo decir que es de lo mejor que transmite la serie. Del mismo modo, también hay un cuidado muy interesante con los monstruos que veremos, los cuales nos dan la oportunidad de observar secuencias realmente notables, con algunas muy bien coreografiadas y una cinematografía visceral que sumerge al espectador en la acción.

La primera temporada de The Witcher ya se encuentra disponible en Netflix, y la recomiendo bastante por su gran construcción del mundo, la interesante forma en la que se construyen sus líneas narrativas y sus sólidos personajes. Y, a pesar que la serie podría exigir bastante de aquel completamente ajeno a la franquicia, creo que hacia el final es una experiencia que vale mucho la pena. Ahora que Netflix ha confirmado que la segunda temporada está en camino, The Witcher se perfila como una de las nuevas series de fantasía más prometedoras actualmente.

Director Editorial | Analista de la industria de los videojuegos y el entretenimiento | Psicólogo Clínico | Músico amateur, geek, cinéfilo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Lost Password