The Last Guardian Análisis

Videojuegos Videojuegos

La espera valió la pena

La espera valió la pena

Luego de muchos años finalmente The Last Guardian salió a la luz y vaya qué fue todo un viaje. Anunciado por primera vez en el 2009, el proyecto se vio envuelto en muchos problemas que obligaron constantes retrasos hasta una aparente cancelación, fue así que en el E3 2015 el título fue anunciado una vez más para algarabía de algunos e incredulidad de otros.

El gran Fumito Ueda, cuyo trabajo ya lo pudimos ver con anterioridad en las recordadas y ovacionadas Ico y Shadow of the Colossus, toma nuevamente la posta como director en The Last Guardian; y debemos señalar que sin su acertada y conocida sensibilidad habría sido imposible lidiar con las tantas emociones que produce este juego en su agridulce historia.

Algunos podrían pensar que The Last Guardian se ha quedado estancado en el tiempo y que probablemente no compita con las exigencias gráficas de la actualidad. Pero hay que dejar muy en claro que este es un título muy especial, que decide apostar por brindarnos una experiencia irrepetible y bastante reconfortante. En mi humilde opinión esos son los puntos que la convierten en una obra atemporal.

1566273-952634_20100915_002

Esta vez tomaremos el rol de un niño pequeño quien despierta en una especie de castillo antiguo junto a una bestia de colosal tamaño. A pesar que en un inicio les tomará algo de tiempo trabajar en equipo, el lazo de amistad que empiezan a desarrollar entre ambos es el verdadero protagonista de la historia. Juntos deberán recorrer las distintas edificaciones con el fin de escapar y poder regresar a casa.

Luego de ese inicio abrupto nos percatamos que la historia es narrada en dos tiempos. Por un lado el presente se desarrolla entre el pequeño niño, Trico y toda la aventura que deberemos recorrer, mientras que el futuro es abarcado por una voz masculina entrada en años que, aparentemente, es quien narra la historia como suya. Este es uno de los detalles que nos brindan al inicio y, desde ese momento, el juego nos obliga a hipotetizar mil situaciones de cómo podría concluir tan incierto viaje.

Probablemente una de las razones del porqué la historia ha funcionado tan bien se deba a lo bien tratados que están los personajes. Trico es sorprendente, el estudio logra hacernos pensar en él como algo que en verdad está vivo, sus impulsos, reacciones, actitudes son todo lo que podríamos esperar de un animal y de una mascota. Todo ello hará que nazca una preocupación sincera por él, su bienestar durante el juego y que, obviamente, consiga un desenlace esperanzador.

Los gestos de Trico son de vital importancia en el juego, porque una vez que aprendas a leerlos sabrás como actuar. Desde miedo, furia e incertudimbre, Trico puede pasar de convertirse en un ser adorable, tierno, hasta ingenuo a una bestia salvaje y atemorizante.

Con lo que respecta al pequeño niño, él será el nexo entre el mundo de The Last Guardian y nosotros. A través de sus acciones se demostrará todo el cariño que le hemos cogido al majestuoso animal. Pero a diferencia de Trico, el niño no goza de la misma variedad de características, como si de alguna manera se intentara resaltar lo físicamente insignificante que puede ser en comparación a todo lo que le rodea.

thelastguardian_feature-1

Las distintas edificaciones que componen el mundo de The Last Guardian no solo poseen un factor estético, ya que la mayoría de ellas son parte de puzzles más grandes que deberemos de resolver. Es así que a cada nueva zona que lleguemos deberemos cumplir siempre dos requisitos: admirar la dirección artística del juego y observar cada uno de los detalles para reconocer el camino que deberemos tomar. Eso es algo muy propio del título, en muchas situaciones me empecinaba por seguir cierto sendero cuando el correcto era otro. En ese sentido la exploración y la prueba error serán una constante en todo el recorrido.

Cabe destacar que una vez identificado el puzzle, estos no resultan ser del todo complicados, siendo en realidad muchos de ellos bastante fáciles de resolver. A comparación de sus títulos anteriores, cuyos diseños de laberintos resultaron ser más complejos.

Ahora, una explicación de ello podría deberse a que muchas de las soluciones de los enigmas guardan relación con Trico. Es decir, que deberemos pensar en función a él para hallar la respuesta indicada. Si bien esta decisión en el diseño se entiende, de alguna manera también resulta ser un poco limitada, ya que se sacrifica muchas oportunidades de explotar más diversidad .

Del mismo modo, el niño posee un número de funciones menos variadas, las cuales se limitan a correr, saltar, trepar e interactuar con el ambiente, pero al momento de ponerlas en conjunto a las de Trico se pueden conseguir mayores cosas. Es aquí donde The Last Guardian se luce, Trico por ser un animal con un poder de racionamiento básico, necesitará mucho de nuestra guía y dirección. A medida que el juego avance, y la relación entre ambos protagonistas se fortalezca, lo mismo ocurrirá con las direcciones que podremos darle a nuestro compañero. Como si de alguna manera se tratase de un animal que poco a poco va siento instruido.

the-last-guardian-2016111811355_1

Otro de los detalles que logra sumergirnos dentro del juego, es que por más que le demos a Trico las direcciones correctas, este podría tomarse un tiempo antes de llevarlas a cabo con éxito, como si su condición como animal primara. Esto podría llegar a ser frustrante pero se entiende y, por tanto, es algo que deberíamos tomar con la paciencia del caso.

Asimismo, es curioso y agradable ver como The Last Guardian intenta respetar muchos de los criterios de la física. Por poner un ejemplo, en una sección del juego tuve que hacer descender un puente para acortar el espacio entre dos torres separadas por un abismo. La idea era llegar al otro extremo mediante un salto, lo curioso acá es que yo obligaba a Trico a pararse casi al borde del puente para efectuar el salto, sin considerar que la distancia entre ambos bordes era aún bastante grande. Era por ello que Trico se negaba a saltar y empezaba a retroceder. A pesar de mi terquedad opté por retroceder como él me lo sugería, luego de alejarnos bastante del borde Trico empezó a correr a velocidad para lograr el impulso necesario para saltar y llegar (con las justas) al otro extremo. Fue en ese momento en que decidí dejar de subestimar al juego.

No obstante, por momentos la cámara no ayuda, llegando a ser algo frustrante en zonas con dimensiones reducidas. Es como si el juego estuviera mejor preparado para recibir escenarios grandes y vistosos. Por tanto cuando se enfoca en particular en una sola área la cámara sufre. El ejemplo más claro es cuando trepamos en Trico, si empiezas a subir por sus patas en dirección al pecho no cabe duda que la cámara te jugará una mala pasada y estarás valiosos segundos intentando descifrar tu ubicación.

ico_3-3119828

A pesar de no poseer los mejores gráficos, queda claro que la dirección de arte es bastante similar al de los juegos anteriores, pero que gracias al sistema PlayStation 4 se pueden otorgar mayores niveles visuales, como por ejemplo la distancia de dibujado o los efectos con la luz y las sombras que el título supo aprovechar.

En ese sentido no estamos ante una producción que se diferenciará por poseer gráficos extraordinarios, sino que estamos ante una experiencia que nos otorgará bastantes momentos que probablemente se queden con nosotros por siempre. En ese sentido, el encontrarnos volando por el atardecer con Trico y sus alas completamente desplegadas probablemente sea la muestra más inspiradora que he visto en mucho tiempo.

Sí, tomó su tiempo pero finalmente llegó. The Last Guardian pertenece a esos pocos títulos que todos deberíamos de jugarlo por lo menos una vez en nuestras vidas. Esta es una historia que intenta mostrar la fortaleza de los lazos que se van construyendo en base a la confianza y la amistad. No imagino, por ahora, mejor título para compartir con alguien cercano y que no necesite de palabras para transmitir tanto. Por favor, juégalo.

Good

  • Historia enganchante
  • Trico es un ser viviente
  • Gran diseño de personajes
  • Visualmente bello

Bad

  • Cámara problemática
  • Puzzles sencillos

Summary

Total y completamente recomendado.
9

Sobresaliente

Lost Password