Super Mario Odyssey Análisis

Videojuegos
9

Sobresaliente

Cada nuevo lanzamiento de Super Mario es una especie de celebración para el género en plataformas 3D. Pero Super Mario Odyssey es, incluso, un poco más que eso ya que es el primer título importante de Mario desde el lanzamientos de los Galaxy en la recordada Wii. En ese sentido Super Mario Odyssey ofrece lo que cualquier fan de la franquicia esperaría de la saga sin dejar de ser progresivo y bastante agradable. No obstante, cabe recalcar que esta propuesta bien no podría ser del gusto de todos.

Super Mario Odyssey es un esfuerzo por devolver la serie a un juego algo más abierto, como en Super Mario 64 y Super Mario Sunshine. Eso significa que es menos lineal y se enfoca en áreas abiertas más grandes que fomentan la exploración. Incluso para un juego de Mario, la trama en Super Mario Odyssey se siente superficial y no tan atractiva como podría haber sido. La historia parece una excusa para unir muchos lugares diferentes, y no establece una conexión con los personajes, ya sean amigos o enemigos.

Como era de esperar, la princesa Peach ha sido secuestrada por Bowser, esta vez con la intención de celebrar un matrimonio que los una permanentemente. Como Mario, los jugadores intentarán salvar a la princesa pero, como es de esperarse, fallarán en su primer intento y terminarán en el Reino Sombrero, lugar en donde nos uniremos con Capi, sombrero de copa mágico, cuya hermana es una tiara que también ha sido secuestrada por Bowser. Lo que sigue es una persecución alrededor de distintos reinos en nuestra nave en forma de sombrero, la Odisea, mientras recolectamos cientos de energilunas para alimentar nuestro motor y acercarnos cada vez más a Bowser.

Gracias a Capi, Mario tiene algunos trucos nuevos bajo la manga. Podremos lanzar el sombrero para recoger monedas, destruir cajas o capturar enemigos, el último de los cuales es probablemente la inclusión más interesante en Super Mario Odyssey. Podremos meternos en Gumbas y apilarlos, capturar Bullet Bills para explotar cosas o controlar enemigos basados ​​en plantas que pueden extenderse a alturas inalcanzables. La variedad agregada por esta característica es asombrosa y divertida. La primera captura es tan memorable como la anterior, y se necesitan mucho de esta mecánica para resolver algunas de las plataformas que propone el juego.

Además de la mecánica de captura, el sombrero mágico también agrega habilidades al conjunto de movimientos de Mario. Con eso podremos utilizar a Capi para hacer saltos con una distancia superior, evidentemente poder dominar estas nuevas técnicas necesita de algo de práctica, algo que necesitarás hacer si lo que deseas es reunir todas las energilunas.

Los controles son muy precisos y se sienten de forma constante la mayor parte del tiempo. No obstante, el que Nintendo decidiera usar Joy-Cons por separado como el método de entrada principal, es algo inconveniente por momentos. Como te habrás dado cuenta los lanzamientos de sombreo hacia arriba, abajo y circulares solo pueden activarse mediante controles de movimiento, lo cual no llega a ser lo bastante intuitivo si lo que deseas utilizar es el mando Pro o la Switch con los Joy-Cons plegados a ella. Si bien es cierto que esos movimientos especiales no son vitales para terminar el juego, sí que son de mucha ayuda.

Aparte de la jugabilidad, la principal atracción son los reinos. En el transcurso de la historia, experimenté cerca de 15 reinos de diferentes tamaños, y hay algunos adicionales después de que la historia concluye. Con la variación de tamaño, las lunas que recolectamos en cada reino también varían, con tan solo nueve lunas y más de 100 en otro. Los mejores reinos han sido previamente mostrados por los trailers Nintendo, y los destacados son el enorme reino de arena y el ocupado reino del ciudad Donk. Sin embargo, no todos dejan esa misma impresión de asombro y hay algunos incluso que se sienten de relleno.

El objetivo principal en Super Mario Odyssey es recolectar lunas, pero carecen de significado en esta iteración. Si llegaste a jugar Super Mario Galaxy, las Maxiestrellas que debíamos recolectar cumplían un rol bastante importante dentro de la misma historia junto a los destellos, en ese sentido encontrar cada una de ellas fomentaba una sensación distinta. En Super Mario Odyssey solo debemos juntar las energilunas como un medio de combustible para la nave. Incluso, podría compararlas a las semillas de korok en The Legend of Zelda: Breath of the Wild, tanto por su cantidad como por su facilidad de descubrimiento. En ese sentido, puedes simplemente tropezar con algunas de ellas, otras están bien escondidos, y las especiales requieren la realización de una secuencia de parkour determinada.

Los jugadores que disfrutan de la exploración y el descubrimiento disfrutarán de Super Mario Odyssey, pero algunos pueden sentirse decepcionados porque en parte le quita la importancia de los logros en los primeros juegos. Completar la historia es increíblemente simple y requiere la recolección de algunas lunas, y las peleas de jefes son demasiado fáciles para jugadores experimentados. No hay un sistema de vida, por lo que perder una vida deduce 10 monedas de oro, pero incluso si llegas a cero, no hay más ramificaciones que tener que repetir una sección corta.

Para mí, el juego mejoró bastante luego de terminada la campaña. Volver a los reinos después de completar la historia me hizo apreciar el juego de una nueva manera. No importa cuántas lunas recolectes mientras superas la historia, no las podrás encontrar todas. El juego desbloquea múltiples lunas nuevas en cada reino, y una vez que derrotas al jefe final, todos los mapas cambian hasta cierto punto. Encontrar todas las lunas una vez terminada la historia es donde reside el desafío en este título de Mario.

Si te gusta coleccionar cosas, hay un millón de cosas que hacer después de los créditos. Mario puede desbloquear nuevos trajes con monedas de color púrpura, que son exclusivas de cada reino, o con las monedas de oro que aún recolectamos durante el juego. Más allá de eso, existen cientos de lunas y logros que cumplir, cabe resaltar que este aspecto de Super Mario Odyssey ya ha consumido más de mi vida de lo que debería haber sido.

A nivel técnico, Super Mario Odyssey es asombroso. Una alta velocidad de cuadro y bellos efectos visuales hacen que la jugabilidad y los reinos variados se destaquen aún más. Funciona muy bien en los modos de TV y de mano. El reino Urbano ocasionalmente pone de rodillas la velocidad de fotogramas. Todos estos son pequeños contratiempos, y la calidad general del juego y sus imágenes son impresionantes. Como Breath of the Wild, la belleza está en los detalles meticulosos; harás muchos descubrimientos emocionantes en este título si prestas suficiente atención.

Con honestidad puedo decir que Super Mario Odyssey me encantó pero no es perfecto. Los reinos son en su mayoría abiertos y variados, y fomentan la exploración divertida. Sin embargo, la historia principal y el comienzo del juego son un poco decepcionantes. El postgame es donde los jugadores experimentados encontrarán el mayor placer. Este no es el mejor título de Mario, pero empuja a Mario en una dirección nueva y refrescante. Hay muchas cosas que me gustaría ver rectificadas en la inevitable secuela.

Good

  • Técnicamente impecable
  • Gran cantidad de cosas por hacer
  • Nuevas mecánicas de movimiento
  • El endgame es fantástico

Bad

  • Jugarlo con control Pro
  • Campaña muy corta

Summary

Mario está de vuelta en Super Mario Odyssey y si tienes una Switch, entonces este título es una obligación.
9

Sobresaliente

Lost Password