Pantalla de ficción

Seven: Una película para volverse a ver

Seven: Una película para volverse a ver

En el ya no tan cercano año 1995, el cine policial nos dejaba un clásico moderno del sétimo arte: Seven (Pecados Capitales). Se trata de un filme oscuro, visceral y de una potencia visual extrema, que en su momento (y este columnista considera que aún en estos tiempos) sobrecogía por la fuerza de sus escenas, sobretodo al descubrir los siniestros crímenes basados en las mencionadas faltas religiosas.

David Fincher, un cineasta que colocaba como sello personal la sobre exposición de tomas chocantes y el relato de historias turbias e inesperadas, demostraba su vitalidad con Seven. Una producción que buscaba continuar con el interés suscitado por la oscarizada El Silencio de los Inocentes (1991) que trataba sobre la investigación de un asesino serial y la ayuda de un manipulador sociópata (Hannibal Lecter / Anthony Hopkins).

El peso de Pecados Capitales reposaba sobre los hombros de dos actores, uno veterano y ganador de un Oscar, Morgan Freeman, y otro como la joven promesa de Hollywood en los 90, Brad Pitt. Interpretaban a un tándem de investigadores policíacos en la ajetreada ciudad de Detroit (en una de las visiones más siniestras de la metrópoli industrial estadounidense), un policía a punto del retiro y otro impulsivo y aguerrido.

db_fotog_7954

Los cadáveres empiezan a aparecer en escenas criminales que recrean los consabidos pecados capitales. Un hombre obligado a comer hasta la muerte, una modelo desfigurada que prefirió morir antes de ser vista deformada, una prostituta que es desgarrada en un bizarro acto sexual: la gula, la vanidad y la lujuria percibida desde la enferma perspectiva del asesino interpretado por Kevin Spacey.

Uno de los atractivos de la investigación realizada por Somerset y Mills (Morgan Freeman y Brad Pitt) es la necesidad de recurrir a los archivos de una tradicional biblioteca. Hoy, una pesquisa en desuso por la revolución de las nuevas tecnologías, abriendo el debate: ¿Cuántos datos ocultos pueden ser subvalorados por la autopista de la Internet? ¿Se encuentra en la red todo lo que te brindaban los polvorientos libros?

Seven también colocó en pantalla dos rostros que en la actualidad ya son habituales. Por un lado la belleza nívea de Gwyneth Paltrow, que busca salvaguardar a su esposo (Pitt) y a su naciente familia de la vorágine del mundo criminal con el que le toca convivir. Asimismo, Kevin Spacey da vida a John Doe (nombre con el que se clasifica a los sujetos no inidentificados en los EEUU), un desquiciado de aires mesiánicos, que va tras una sádica cruzada personal.

SEVEN-GH

Como en todo buen thriller policial, el final es de alto impacto. Por supuesto, no voy a caer en el despropósito de revelar los detalles de este clímax. Pecados Capitales (Seven) es una película para volverse a ver, o verla por primera vez (si se mantiene inédita para el lector de esta columna). Se recomienda abstenerse a aquellos que no soportan las escenas fuertes: Se le programa en los sistemas de cable y en Netflix.

Este es un artículo elaborado por nuestra comunidad gracias al Programa de Colaboradores. Si quieres formar parte de él, envíanos un correo a editorial@gamecored.com o un inbox a Facebook.com/Gamecored.

Comentarios

Comentario(s)

Periodista especializado en entretenimiento y cultura pop. También comento sobre política, deportes y otros temas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Lost Password