fbpx

Rune Factory 4 Special Review

Videojuegos
7.5

Bueno

Rune Factory 4 Special es un port mejorado de la versión original de Nintendo 3DS que salió en 2012. Aquí estamos unos 8 años después, y Marvelous y Xseed están intentando revivir la franquicia en Switch probando suerte con un título que llamó bastante la atención en su momento. La versión 3DS recibió muy buenas críticas en su día, pero los años no pasan por gusto y es por ello que debemos saber si es que Rune Factory 4 se ha mantenido estable a los cambios actuales. ¿Es esta nueva versión una razón para volver a Selphia o no?

Como crítico, siempre he sentido que, sin duda, una de las mejores maneras de juzgar un juego es preguntarse cuánto de él se siento como un “trabajo” y cuánto del juego es un verdadero deleite. Pues te diré que con mi tiempo en Rune Factory 4 Special, estoy encantado de decir que no se ha sentido como un trabajo en absoluto.

Pero entremos de lleno en la review y veamos todo lo que Rune Factory 4 Special tiene para ofrecer.

A nivel de historia, debo admitir que Rune Factory 4 Special no se guarda absolutamente ningún impacto para el final. El juego comienza con el protagonista a bordo de una aeronave, en camino a hacer una entrega especial, cuando de repente se encuentran atacados por bandidos polizones. Aunque al principio logran ahuyentarlos, el desafortunado protagónico es finalmente vencido y arrojado por la borda, y aterriza rápidamente en la cabeza de Ventuswill, un poderoso Dragón Anciano y el guardián de la ciudad de Selfia. Mientras que Venti luce bastante bien, no se puede decir lo mismo del ahora amnésico protagonista. Así, con nada más que su nombre y un misterioso poder a su alrededor, Ventuswill le ofrece un lugar en su castillo, dándole la bienvenida como el nuevo miembro de Selfia.

A pesar de la rapidez con la que todo sucede al principio del juego, la historia de Rune Factory 4 Special no es un foco significativo del juego. En lugar de actuar como la fuerza motriz, funciona más bien como una fuerza complementaria que guía al jugador a nuevos lugares a medida que te haces más fuertes, más experimentado y más competente. Es por ello que me atrevo a decir que la verdadera magia narrativa reside en los propios personajes (como siempre ocurre en juegos como éste). Cada residente de Selphia hace un buen trabajo destacándose a su manera, y las interacciones diarias con cada uno de ellos, la mayoría de las veces, se sienten como algo que quieres hacer. El ritmo de Rune Factory 4 Special es natural y orgánico, y puede ir tan rápido o tan lento, dependiendo de la comodidad del jugador.

El gameplay de Rune Factory 4 Special se compone de dos partes principales. La primera de ellas, el farmeo, esta funciona de forma increíblemente similar a juegos como Story of Seasons y Harvest Moon (que son técnicamente lo mismo, lo sé). Cuando se trata de farmeo, lo más importante es, bueno, la agricultura en sí. Al plantar semillas y cuidar sus cultivos a medida que crecen, los jugadores pueden producir muchas frutas, verduras y flores deliciosas, las que podrán intercambiarse por dinero, regalarse o utilizarse como ingredientes en la cocina o para elementos como el crafting.

Sin embargo, no todo se siente igual a otros juegos. Debido a la dualidad de Rune Factory 4 Special, el farmeo no suele ser algo que se coma la mayor parte de tu día, principalmente debido a que el tamaño de los campos no es tan extenso y al hecho de que, como casi todo lo que hace tu personaje (incluso ir a dormir) tiene su propio nivel de habilidad, rápidamente acumularás puntos. Esto te dejará mucho tiempo para pasear por la ciudad e ir a explorar. Y, a pesar de lo que podría haber detallado, el farmeo o cultivo de cosechas tampoco es siempre una experiencia totalmente normal. Mientras que la mayoría de lo que cosechas son cultivos comunes y corrientes, los jugadores también son capaces de cultivar enormes frutas y verduras (no estoy exagerando en cuanto al tamaño aquí), y, si juegas bien tus cartas, podrías incluso cultivar mazmorras en medio de tu campo (no estoy bromeando).

Los jugadores que quieran un suministro constante de productos tendrán que domar a los monstruos en la naturaleza. Al principio, muchos de los monstruos accesibles para el jugador son animales de granja glorificados, y por lo tanto son una gran fuente de leche y piel. Sin embargo, a medida que vayas avanzando, podrás hacerte amigo de criaturas extrañas que dan un botín más singular, como las arañas que otorgan seda y los búfalos que se deshacen de sus cuernos cada día. Aún así hay que tener en cuenta que no todos los monstruos amistosos muestran esta generosidad diariamente.

En lugar de eso, una vez que te hayas relacionado lo suficiente con ellos, podrás pedirle a los monstruos que se ocupen de tu granja en tu lugar. Incluso el jugador puede darles dinero para plantar nuevas semillas a medida que la tierra esté disponible. Y, por si eso fuera poco, podrán unirse a ti en las aventuras. Con toda honestidad, domar y criar monstruos ha sido una de mis partes favoritas de este juego. No sólo es una forma única de reemplazar a los típicos animales de granja, sino que el hecho de que puedan ayudar, tanto en el farmeo como en la exploración, es una gran manera de unir dos géneros tan diferentes en un solo juego.

Aunque no es farmeo en el sentido literal, parte del contenido del tipo Story of Season en Rune Factory 4 Special también gira en torno a tu vida cotidiana en Selphia. Y, aunque la ciudad en sí puede ser relativamente pequeña, siempre está llena de energía. Al pasar tiempo con cada uno de los residentes de la ciudad (y dándoles regalos en el proceso), el jugador puede construir una relación con ellos. Al conocer mejor a cada uno de los habitantes de la ciudad, no solo podrá acceder a los eventos de personajes especiales y obtener la posibilidad de, en ocasiones, recibir regalos de ellos, sino que también podrá llevarlos contigo en tus aventuras. Y muy aparte de las ventajas que conlleva el hacerlos parte de tu grupo, vale la pena experimentarlo por lo agradable que es andar con ellos. Desde el excéntrico Porcoline hasta el misterioso y distante Dolce, cada habitante de Selphia te garantizará una sonrisa si pasas suficiente tiempo con ellos.

¿Te he dicho alguna vez que el personaje que interpretas en este juego es de la realeza? ¿No? Bueno, eso es debido a porque no lo es. Sin embargo, debido a, *ejem*, ciertas circunstancias, interpretarás el papel de uno. En su mayor parte, ser un príncipe o princesa suplente no es gran cosa. Sin embargo, hay algo que tus nuevos poderes reales te permiten hacer: ordenar. Enviando objetos y ayudando a la gente de la ciudad, podrás acumular Puntos de Príncipe (o Puntos de Princesa, dependiendo del personaje con el que juegues). Al ahorrar suficientes puntos, el jugador puede ejecutar órdenes especiales, como invitar a nuevos comerciantes a la ciudad, celebrar festivales y ampliar el tamaño de la habitación, la granja y la bolsa del jugador. Aunque todavía estoy un poco dudoso sobre el hecho de que hay que “comprar” ciertos festivales, definitivamente disfruté del sistema en general. Fue genial poder trabajar para construir la ciudad (y mi propia casa), puesto que puede llegar a ser gratificante.

Estoy seguro de que no necesitas que te diga esto, pero este juego tiene muchos solteros y solteras elegibles. Y, al igual que en el original Rune Factory 4, puedes casarte con alguno de ellos. Pero parece que casarse ya no es suficiente, porque Rune Factory 4 Special ha subido la apuesta con el Modo Recién Casados. Actuando como un pequeño complemento, los jugadores pueden acceder al Newlywed Mode al casarse con uno de los solteros o solteras del juego, lo que les permite ver escenarios adicionales con la máxima atención.

El combate y la lucha en Rune Factory 4 Special es bastante simple. Hay un botón de ataque, y básicamente deberás seguir haciendo spam hasta que los enemigos mueran. Hay un montón de tipos de enemigos que varían el combate, y tendrás todo tipo de armas diferentes para poner las cosas más interesantes. Aunque sea simple, puede ser divertido.

Las peleas contra jefes se sienten mucho más grandes que otras situaciones de combate, pero honestamente no son tan difíciles. Sólo me he encontrado en situaciones extremas un puñado de veces a lo largo del juego. Considerando que los enemigos no atacan tan rápido, curarse en medio del combate no es tan difícil, así que hazlo tan a menudo como lo necesites.

Una última cosa sobre el combate es la amistad con los monstruos. Esta era una de mis cosas favoritas en el juego, porque básicamente se sentía como Pokémon. Puedes acercarte a cualquier monstruo del juego y ofrecerle un regalo. Si lo odian, intentarán atacarte. Si les encanta, se convertirán en tus amigos y te ofrecerán protección o ayuda en la batalla, y hasta puedes montar a algunos de ellos.

A estas alturas, ya he hablado largo y tendido sobre el lado amigable y fácil de Rune Factory 4 Special. Pero los amigos y la agricultura o farmeo no es lo único que este juego ofrece a los jugadores. También hay toda una aventura para explorar. La sección “Aventuras” de Rune Factory 4 Special, que se describe mejor como un JRPG en tiempo real, es bastante amplia, sobre todo teniendo en cuenta lo mucho que se puede hacer sin salir de la ciudad, y además que permite a los jugadores viajar a muchos lugares no solo para avanzar en la historia del juego, sino también para recoger un botín único y hacerse amigos de nuevos monstruos.

Aunque generosamente repartido, el mundo del juego no es “masivo”, y probablemente podría ser explorado completamente en un día o dos. Pero algo se interpone en el camino de esos monstruos. Verás, los monstruos no suben de nivel exactamente de manera uniforme. Cada nueva área en la que te aventuras tiene un enorme pico de poder, especialmente en las dificultades más difíciles, lo que significa que serás fácilmente golpeado si metes la nariz en un lugar que no te corresponde. Pero si no puedes derrotar a estos monstruos, ¿qué se supone que debes hacer? Tranquilo; ir a la granja. ¿Recuerdas que dije que casi todo lo que haces tiene su propia habilidad? Bueno, potenciar esas habilidades no sólo te hace mejor para hacer actividades específicas, sino que te da poder como un todo.

Además, las cosas que cultivas y buscas pueden ser usadas para fabricar armas y objetos poderosos. Y, debido a la forma en que funciona el juego, el crafting no solo te da mejor equipo, sino que también, como yo lo digo, te da más poder. El hecho de que este juego engañe al jugador para que cambie entre la agricultura y la exploración sin obligarte a hacerlo es, en una palabra, genial. El farmeo y los JRPG parecen ser extraños compañeros, y en la mayoría de los casos, estoy seguro de que lo son. Pero, con Rune Factory 4 Special, la sinergia entre los dos géneros es nada menos que mágica.

En caso de que no lo haya hecho lo suficientemente obvio, me gustó mucho Rune Factory 4 Special. A pesar de ser un remake de un juego de 3DS lanzado hace casi una década, este juego sigue en pie gracias a su combinación única de géneros, su simpático reparto y sus fantásticas mejoras en la calidad de vida (sobre todo en el Newlywed Mode). Tanto si has vivido en Selphia durante mucho tiempo anteriormente, como si aún no has hecho el viaje, Rune Factory 4 Special es absolutamente digno de sumarse a tu biblioteca de juegos.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de Two Point Hospital para Nintendo Switch brindada por Nintendo.

Good

  • El sistema de relaciones es increíble y permite conocer más de los NPC
  • El farmeo es enfocado de una manera muy distinta a otros RPG's
  • El sistema de lucha es simple pero entretenido
  • Estrechar vínculos con los monstruos da una vibra de Pokémon al juego

Bad

  • El juego hace notar su edad en las imágenes
  • Algunas tareas se vuelven bastante repetitivas

Summary

Rune Factory 4 Special sigue siendo un buen juego todos estos años después. El juego hace bien todas sus partes y proporciona una experiencia masiva en el proceso. Aunque las imágenes tienen sus años, aún se ve bastante bien y es igual de entretenido.
7.5

Bueno

Lost Password