fbpx

Rad Review

Videojuegos
8

Muy Bueno

Si hay alguien capaz de traernos el Apoclaipsis (el Doble Apocalipsis) ese es Double Fine. Porque eso es justo lo que ha ocurrido cuando entras en el mundo de Rad. En un momento de la historia, a los supervivientes no les queda más remedio que salir al mundo para reabastecerse de energía. Es así que los ancianos del asentamiento envían a los niños al mundo para encontrar este sustituto a través de una fuente de energía defectuosa.

La pregunta clave, ¿por qué niños? Bueno, aparentemente sus cuerpos juveniles son capaces de utilizar las mutaciones que encontrarás en el juego y de eso se trata Rad, de encontrar mutaciones y adentrarse cada vez más en el vibrante y post-apocalíptico páramo inspirado en los 80’s (Mad Max a mí gusto).

Rad es un roguelike con un punto de vista isométrico donde el punto central del juego es el combate cuerpo a cuerpo. En ese sentido, sigue una estructura bastante familiar dentro del género roguelike. Obtienes una vida y empiezas desde el principio cada vez que lo juegas (¿Se te hace familiar?). Su objetivo es llegar hasta el final mediante la compra y desbloqueo de power-ups, ya que cada uno te da la capacidad de ayudarte a llegar un poco más lejos.

Mientras que la mayoría de los roguelikes modernos tienen esta estructura familiar, son los periféricos que los distinguen entre sí. En el caso de Rad es que podrás guardar tu dinero para ser usado en posteriores runs, mientras desbloqueas nuevas armas y características. Cabe señalar que no es muy diferente de otros juegos de este tipo cuando se trata de las reglas del juego, y aparte de la mecánica de mutaciones, el juego parece haber sido cortado bajo la misma base de otros juegos de este género.

Lo que es diferente es la estética. Rad está empapado de la estética de los 80’s. Desde la iluminación de neón y la paleta de colores hasta la música proveniente del sintetizador que resuena en el fondo. Desde las vistas y los sonidos, hasta el anunciador omnipresente que comparte bromas de la época, además que la moneda del mundo son cintas y disquetes. Si eres un fan de la era del neón de los 80, Rad es eso.

Desde el punto de vista de la presentación, Rad es algo único en sus modelos de personajes y en el aspecto del mundo. En lugar de un triste apocalipsis que se ha hecho tantas veces antes, Rad está lleno de colores brillantes y buena música y eso hace mucho para mantenerte deseando una partida más.

El punto de vista isométrico lo diferencia de los demás. El juego de Rad se centra en el combate cuerpo a cuerpo, ya que es el arma con la que empezarás el juego y es que intentarás matar a los enemigos de cada mapa del mundo con un bate. Hacerlo te puede hacer ganar una variedad de cosas. Los enemigos pueden soltar cintas, que pueden ser usadas en varios vendedores para objetos más poderosos y artefactos. Pueden dejar caer disquetes que se pueden utilizar para abrir cajas cerradas con llave o puertas secretas. También pueden dejar caer objetos al azar.

Igual de importante, es que matar a los enemigos también te hace ganar puntos de radiación, que te brindarán nuevas mutaciones que diversifican tus habilidades, fortalezas y debilidades de tu personaje. Por ejemplo, puedes desbloquear una mutación que te brinda un compañero que lucha a tu lado, o la capacidad de controlar unidades enemigas, o usar tu cabeza en llamas como una granada (Esto es muy satisfactorio). Aunque todos estos son ejemplos de mutaciones “Exo” que se utilizan activamente, también hay muchas mutaciones “endo” que desbloquean las capacidades pasivas.

Este sistema de mutación es el gran aporte de Rad. Es el elemento diferenciador en este juego y ciertamente cumple en hacer que cada run se sienta única. Las mutaciones que encuentres en cada inicio del juego serán aleatorias, lo que te permitirá experimentar de forma natural con diferentes combinaciones. Aunque realmente no puedes cambiar las que obtienes, puedes presionar para conseguir nuevas mutaciones lo más rápido posible, y eso se hace matando enemigos, pero también puedes desbloquear puntos en el mapa que te dan un aumento de radiación, así como comprar o encontrar elementos que te puedan dar un aumento rápido.

Utilizando una combinación de mutaciones desbloqueadas y tu arma cuerpo a cuerpo, tu objetivo en cada nivel es acceder a estatuas que abrirán una puerta a una pelea contra jefes. Derrota al jefe y obtendrás un power-up y podrás volver al mundo del hub o pasar al siguiente nivel. El centro mismo se siente un poco estéril al principio, pero después de que hayas desbloqueado nuevas armas y comprado artículos de los vendedores, las cosas empezarán a cobrar vida y te darán una razón para volver.

Regresar entre niveles te da la oportunidad de guardar las cintas que has encontrado para futuras partidas, y encontrarás que los NPC’s en el área tienen diferentes reacciones a las mutaciones con las que vuelves, algo realmente divertido. Aparte de los personajes NPC que comentan constantemente sobre tu apariencia y tus mutaciones. Mientras que los roguelikes son casi siempre ligeros en cuanto a su historia, hay una premisa interesante aquí que se establece al principio del juego, pero que realmente no se profundizada mucho más.

Mientras que Rad no necesariamente le dará un giro al mundo, ya que en gran medida se aferra a un conjunto de reglas en los juegos de este tipo, una combinación entre la presentación y el combate cuerpo a cuerpo la coloca en una buena posición para los fanáticos de los roguelikes. Las mutaciones son muy divertidas de experimentar y hay una bonita curva de dificultad que se siente más natural que otros juegos de este tipo.

Cuanto más juegues, más aprenderás sobre el sistema de combate y las habilidades que obtendrás en una determinada partida. Dominar los patrones de ataque del enemigo, los controles rápidos y la aleatoriedad de cada partida te dan esa sensación tan importante de “sólo una partida más” que los buenos juegos de este género deberían transmitir.

Hacia el final, Rad es acerca de lo que tú, como usuario, deberías esperar de un juego moderno del tipo roguelike, en términos de características y estructura. Si te gusta la estética de los 80, o la de los roguelikes en general, este es un juego en el que tranquilamente podrías invertir muchas horas.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de RAD para PlayStation 4 brindada por Bandai Namco.

Good

  • El estilo 80ero es demás uno de los mejores elementos de Rad
  • Las mutaciones son bastante divertidas y aseguran mucha variedad en el juego
  • La música es increíble
  • El diseño de los niveles es otro de los elementos de los que el juego ha sabido aventajarse

Bad

  • La historia no es la mejor, limitándose bastante a lo que el género suele mostrar
  • Se siente como si el juego dependiera mucho más de la suerte

Summary

Rad es un roguelike que se aferra bastante bien a los componentes tradicionales del género, pero que también intenta innovar con algunas particularidades para hacerlo bastante entretenido y disfrutable.
8

Muy Bueno

Lost Password