fbpx

Nickelodeon Kart Racers Análisis

Videojuegos
2

Pésimo

Nintendo perfeccionó el género Kart Racing con su serie Mario Kart, y otros desarrolladores han intentado emular su calidad y éxito, pero el único que estuvo lo bastante cerca fue Crash Team Racing de Naughty Dog. Considerando ello, es una pena saber que, a pesar de todos estos años, es difícil encontrar otro título del género Kart que logre destacarse. Lamentablemente esa tendencia se mantiene con Nickelodeon Kart Racers; si esperabas experimentar un grata experiencia con este nuevo título, bueno, tengo muy malas noticias para ti.

Nickelodeon Kart Races, en palabras simples, es un robo de dinero con licencia, tal vez uno de los ejemplos más notorios que he visto en esta generación. No obstante, si bien existe esta tendencia, los videojuegos con licencia no son siempre malos. Hay algunos claros ejemplos que nos dicen lo contrario como la saga Batman Arkham de Rocksteady. O sin irnos tan atrás, hasta el juego de Adventure Time, que con sus errores al menos logra ser consistente consigo mismo.

Tristemente, este no es el caso de Nickelodeon Kart Racers. Este título ni siquiera se acerca a su predecesor que salió en la primera PlayStation hace mucho tiempo atrás, juego que también se basó en los personajes de Nickelodeon. Es más, y aunque duela, está a años de luz por detrás de Crash Team Racing, y ese es un juego que ha salido hace casi 20 años atrás.

Entonces, ¿qué es exactamente lo que está mal con Nickelodeon Kart Racers? La respuesta sencilla es: todo. Sí, este es un ejemplo terrible de cómo no hacer un juego del tipo Kart Racer. Simplemente emulando la fórmula de otros juegos exitosos, uno no debe esperar obtener el mismo resultado.

Pero antes de continuar, vayamos por partes.  Lo primero que notarás una vez que arranques el juego es el menú principal. El diseño de la presentación en realidad me hizo pensar que el título se originó como un juego para móviles ya que el menú principal es completamente insípido, con cero elementos que intenten vendernos un esbozo de inspiración.

Y eso no acaba ahí, ya que a medida que vayas entrando más en el juego, se te hará bastante claro ver que no se hizo un gran esfuerzo para crear una experiencia moderna del género de carreras.

Como era de esperarse, al menos, el título cuenta con todos los movimientos estándar de un Kart Racing. Puedes saltar con un botón acumulando slime, desplazarte haciendo drift por las esquinas y encontrar atajos o cajas que serán tus power-ups. Estos artículos no ofrecen mucha innovación, de hecho, la mayoría de ellos se sienten como una estafa de los populares títulos de Nintendo y Naughty Dog.

El barco pirata de SpongeBob emula el mismo efecto que Bullet Bill, las galletas actúan como hongos y te dan un impulso de velocidad. ¿Te suena familiar? A mí también.

Lo que intento detallar acá es que es la falta de innovación es uno de los grandes problemas que termina por arruina el juego. Con ello toda la experiencia se siente como si estuvieras conduciendo una cáscara sin vida de tus personajes favoritos de Nickelodeon. Y es que básicamente ese es el único gancho del juego, apelar a la nostalgia.

El modo campaña te dará la ilusión de que hay una cantidad adecuada de contenido, pero es esencialmente superficial una vez que descubres la mediocre calidad de las pistas. Puedes intentar un conjunto de copas de torneo con dos opciones de juego: solo o en equipo. Pero a medida que avanzas en las copas, comienzan a desviarse hacia el mismo contenido anterior, tratando de presentarlos como nuevos.

La selección de pistas en sí es bastante estándar y su diseño no logra generarte ninguna emoción para que las quieras volver a jugar. Lamentablemente esta es una gran oportunidad perdida, considerando que todo el diseño guarda cierta semejanza con los antiguos programas y dibujos de Nick. A pesar de que el número total de pistas es de 24, la mayoría de ellas repiten activos, por lo que no encontrarás nada único en ellas.

Todos estos problemas se traslapan también a lo terrible que es la inteligencia artificial de tus rivales. No hay una sensación de desafío aquí a menos que puedas encontrar a alguien competente entre tus amigos para jugar en modo cooperativo en pantalla dividida hasta para cuatro jugadores. Esta podría ser el único punto a favor de un juego que carece de contenido significativo para un solo jugador.

La selección de personajes fue mi mayor decepción. Entiendo que a veces el problema puede ser lo limitante de las licencias, pero casi no tienes opción con el roster que presenta el juego. Hay un total de 12 personajes para elegir, pero la mayoría de ellos se sienten muy similares entre sí, sin mucha pizca de personalidad.

Esto podría haberse dejado de lado si hubiera habido un mayor esfuerzo por intentar que cada uno de ello sean controlados de manera distinta. Incluso podría pensar que los desarrolladores consideraron en algún momento esa idea, ya que cada personaje puede usar un elemento único que se adapta a su personalidad. Pero la inspiración acaba ahí.

El juego nunca se sintió lo suficientemente pulido técnicamente, y los errores y bugs pueden llegar a impedirte con frecuencia el poder progresar en el juego. El manejo de los vehículos no se siente bien, y eso se debe a una falta de sensación de fricción en los neumáticos, por lo que ni siquiera se siente como si estuvieras conduciendo un kart en una pista. Como mencioné a un amigo, en toda mi experiencia sentía que flotaba.

Visualmente, parece una reliquia del pasado con un estilo de arte anticuado que trata de mantenerse fiel al aspecto del material original, ahí podría darle un punto más al juego, con el fin de no ponerme tan exquisito. Pero luego el título me vuelve a fallar con la calidad de audio de las pistas que no transmiten ninguna impresión favorable.

Para concluir, Nickelodeon Kart Racers tenía potencial, sobretodo por el recurso nostálgico con el que se enfocaba. Yo quería manejar los Karts usando a Reptar. Lamentablemente este intento  ha sido un fracaso por completo. El número limitado de franquicias representadas aquí es bastante decepcionante, pero la falta de calidad de juego y presentación es un problema aún mayor. Me es imposible recomendar este juego.

Good

  • Cooperativo en modo pantalla dividida para hasta 4 jugadores

Bad

  • Visualmente es un juego bastante feo que se siente añejado
  • La presentación en conjunto carece de cualquier esfuerzo por brindar algo moderno
  • Bugs y falta de optimización imposibilitan tener una progresión limpia
  • Los karts se sienten como si flotaran ante pistas y diseños deficientes
  • Roster bastante reducido considerando la riqueza de los personajes de Nick

Summary

Nickelodeon Kart Racers es un juego que trata de mantenerse estancado en el pasado. Simplemente utiliza el nombre de Nickelodeon como herramienta promocional, ofreciendo un juego de karting poco profundo debajo de él. La falta de personajes con licencia, las pistas terribles y la jugabilidad promedio no lo ayudan a destacar entre los innumerables clones de Kart Racing.
2

Pésimo

Lost Password