fbpx

Mario & Sonic at the Olympic Games Tokyo 2020 Review

Videojuegos
7.5

Bueno

Han pasado más de diez años desde la primera vez que Nintendo & Sega rompieron todas las expectativas al hacer que sus más grandes mascotas compartieran el foco de atención en el mismo juego, todo en nombre de la deportividad. En ese sentido, es una verdadera representación de ese espíritu olímpico tener la rivalidad más prolífica de los juegos dejando de lado el fusil de guerra a cambio de la antorcha. Aunque parte de la novedad ha desaparecido con el tiempo, ambas franquicias están experimentando un pequeño renacimiento gracias al éxito de Super Mario Odyssey y Sonic Mania del 2017. Eso, junto con los Juegos Olímpicos del 2020 que se celebrarán este año en casa de Nintendo & Sega, significó que era el momento adecuado para llevar la serie a la Switch, y a lo grande.

El resultado es Mario & Sonic at the Olympic Games Tokyo 2020, desarrollado y publicado por Sega con Nintendo en un papel de asesoramiento. Para aquellos que no están familiarizados, los títulos de Mario & Sonic son colecciones de minijuegos con temas relacionados con eventos olímpicos reales. Como cualquier colección de minijuegos, son ideales para los grandes party games, pero que nunca fueron del todo convincentes. Los críticos siempre señalaron que la colaboración entre Nintendo y la Sega nunca se sintió realmente como si estuviera a la altura de todo su potencial.

Al menos, así fue hasta este último título, ya que Mario & Sonic at the Olympic Games Tokyo 2020 es sin duda el juego más robusto de la serie hasta la fecha. En el salto de Wii U a Switch, Sega echó un vistazo bajo el capó y le dio a esta franquicia lo que necesitaba. Tomando una página del libro de Mario Tennis Aces, los principales objetivos fueron perfeccionar el juego en línea, así como aumentar el contenido para un solo jugador.

Mario & Sonic at the Olympic Games Tokyo 2020 viene con un modo de historia completo. Justo cuando los Juegos Olímpicos están a punto de comenzar, un extraño aparato desarrollado por el Dr. Robotnik envía a todo el mundo atrás en el tiempo a los juegos de 1964, donde todo es de 8 y 16 bits. Los distintivos elementos retro y moderno de los juegos chocan, ya que deberás competir a través de múltiples generaciones de eventos olímpicos en un intento de volver a tu propio tiempo. Las secciones retro se completan con diálogos y música para completar la experiencia. Si bien sigue siendo una forma torpe de vincular todos los minijuegos a una narrativa, como si Super Mario Party tuviera una historia, hacia el final es un modo de campaña increíblemente encantador y, sin duda, más acorde con la cantidad de contenido que cabría esperar de una versión de 2019.

A medida que la historia te guía a través de cada uno de los minijuegos, desbloquearás un nuevo personaje, como Toadette para el tablero de los 100 metros o Espio en el triple salto. Aunque es decepcionante no poder jugar como estos personajes en otros eventos, es comprensible que no se pueda, ya que sería mucho trabajo animar y dar voz a cada uno de los personajes en cada uno de los eventos. Después de todo, la lista sigue siendo bastante grande sin ellos.

Esta vez hay más de 30 eventos jugables, incluyendo no sólo los eventos 2D, sino también los nuevos eventos 3D como el surf y la escalada en roca. Si quieres emocionarte aún más, también hay nuevos Dream Events. Esto es esencialmente Sega dejando que el canon olímpico pase a un costado y creando sus propios minijuegos. Son como los que se ven en un evento olímpico, pero un poco más fantásticos, como los campos de tiro masivos y el futurista hoverboard.

Localmente pueden jugar hasta cuatro personas en la mayoría de los eventos y puedes tener hasta ocho jugadores de forma online. También hay un montón de diferentes combinaciones de control que me gustaron mucho. Obviamente el método preferido es con un solo Joy-Con y controles de movimiento. Con la ayuda de Nintendo, el elemento motion es más sutil que nunca. Pero si no te gusta ese estilo puedes jugar con los dos Joy-Con, de forma acoplada en un mando, o Switch Pro Controller. Un consejo, este juego fue diseñado con mucho énfasis con los controles de movimiento en mente. Puedes jugar a través de todos los eventos usando los botones de los Joy-Con, pero la experiencia podría volverse algo más aburrida si te limitadas a esa forma.

Los minijuegos se dividen en dos categorías: Eventos modernos y retro. Los eventos modernos son los eventos 3D estándar, mientras que los eventos retro están inspirados en la era de los juegos de NES y Génesis, así como en los Juegos Olímpicos de 1964. Los eventos retro también utilizan un buen trabajo de sprite, los fondos parecen una mezcla entre 8 y 16 bits, así que todos los sprites originales de los juegos de Mario y Sonic no se sienten fuera de lugar. Los eventos Retro utilizan un esquema de control simplificado, usando sólo uno o dos botones, que recuerdan a los juegos originales. Es un buen toque, pero hace que estos minijuegos se sientan menos involucrados que sus homólogos. Además, sólo se puede jugar con uno o dos jugadores a nivel local, lo que parece una oportunidad perdida.

Un inconveniente que encontré con el juego es cómo la campaña te inicia con los eventos retro en 2D y deberás hacerte camino hasta llegar a la competencia en 3D. La dificultad en los eventos 2D es un poco menos equilibrada en comparación con el resto del juego, y si eres alguien menos interesado en la nostalgia de los sprites de la era de los 90 y su modo de juego, entonces esto podría frustrarte un poco. Alternar entre lo moderno y lo retro habría creado una dinámica mucho más interesante en mi opinión.

Dejando a un lado lo exquisito que puedo ser con mis elecciones, ver un juego tan distintivo de la era Wii hace que este impresionante regreso sea absolutamente una hazaña por parte de Sega. Aunque la Switch supone un gran paso adelante para la reputación de Nintendo como competidor serio de la industria, aún hay muchos títulos que legan a la eShop a medio cocinar. Este podría haber sido fácilmente el destino de Mario & Sonic at the Olympic Games Tokyo 2020, pero afortunadamente Sega vio el potencial de la franquicia y reconoció qué piezas necesitaban ser refinadas. El resultado es un excelente party game que yo incluso diría que rivaliza con Wii Sports o Mario Party en términos de diversión.

Con el título party insignia de Switch, 1-2-Switch de Nintendo, recibiendo críticas mixtas en su lanzamiento, Mario & Sonic at the Olympic Games Tokyo 2020 puede ser el sustituto que los fans de Wii Sports han estado esperando. Todavía sufre algo de esa torpeza del juego de Wii, pero sus nuevas ideas combinadas con lo refrescante de los viejos conceptos, definitivamente sorprenderán e impresionarán a todo aquel que decida experimentar el juego.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de Mario & Sonic at the Olympic Games Tokyo 2020 para Nintendo Switch brindado por Nintendo.

Good

  • Los mini juegos son bastante divertidos
  • Los cambios entre la era de los 16 bits y el 3D le da mucha personalidad al juego
  • Los visuales y los elementos sonoros están bien trabajados

Bad

  • Los controles tradicionales no se sienten tan agradables como los motion
  • La historia tiene ideas interesantes, pero se pierde tras una narrativa muy densa

Summary

Mario & Sonic at the Olympic Games Tokyo 2020 es una colección de minijuegos sorprendentemente competente con una historia floja pero con personalidad. Donde la mayoría de títulos del género se volvería repetitiva después de unas pocas rondas, Mario & Sonic 2020 incentiva la repetición una y otra vez para batir los récords olímpicos oficiales. Ya sea solo o con amigos, el juego se defiende bien.
7.5

Bueno

Lost Password