fbpx

Había una vez en… Hollywood rompe la conocida fórmula de Tarantino

Artículos Cine y tv Noticias
Había una vez en… Hollywood rompe la conocida fórmula de Tarantino

Advertencia: SPOILERS en esta nota para Había una vez en… Hollywood

Con Había una vez en… Hollywood, Quentin Tarantino rompe con la tradición y se centra más en la narración cohesiva que en la estética de las marcas registradas. Se acerca a cada secuencia como un cortometraje; el ritmo es impecable, las actuaciones son perfectas. Todo se junta.

Por Había una vez en… Hollywood, Tarantino reelaboró uno de los crímenes verdaderos más inquietantes de Estados Unidos y lo hizo suyo. Contrasta las historias ficticias del actor Rick Dalton (Leonardo DiCaprio) y del doble Cliff Booth (Brad Pitt) con las experiencias de la actriz Sharon Tate (Margot Robbie) en la vida real de Los Ángeles de la época.

En lugar de simplemente recrear los trágicos asesinatos de Tate, en los que tres miembros de la familia Manson mataron a Tate y a otros cuatro en su casa y en la de Roman Polanski en Cielo Drive, Tarantino presenta una secuencia alternativa de eventos; un comentario cerebral sobre la historia de Hollywood, la cultura de las celebridades y los mitos de la industria cinematográfica.

Como era de esperar, la última película de Tarantino ha inspirado intensas conversaciones sobre el tema histórico y su carrera en general. Pero lo interesante es que Había una vez en… Hollywood es una de las películas más singulares del cineasta, porque es muy diferente de lo que se había visto antes. He aquí por qué Había una vez en… Hollywood es tan eficaz.

 

Primero debemos pensar en qué define a una película de Tarantino

Durante casi 30 años, las películas de Tarantino han estado llenas de violencia estilizada, diálogos inteligentes y referencias a la cultura pop. En 1992, marcó la pauta con Reservoirs Dogs, una arenosa película con una estructura narrativa poco ortodoxa. Tarantino establece literal y figurativamente su voz cinematográfica, ya que la película comienza con el propio Tarantino (como Mr. Brown) entregando un ahora icónico monólogo.

Reservoirs Dogs inspiró a una nueva generación de cineastas y precedió a una de las películas más influyentes de los años 90, Pulp Fiction, que muestra todas las marcas clásicas de las películas de Tarantino.

Como Reservoir Dogs, Pulp Fiction presenta una narrativa no lineal, mientras el gángster Vincent Vega (John Travolta) y Jules Winnfield (Samuel L. Jackson) intentan recuperar un misterioso maletín para su jefe, Marsellus Wallace (Ving Rhames). La violencia es extrema. Los personajes son elegantes. El diálogo es hábil. Pulp Fiction cambió para siempre la cultura pop y fortaleció la marca de Tarantino como cineasta.

Pero luego estrenó Jackie Brown, una película que se desvió de su fórmula estructural y no se convirtió en una sensación de la cultura pop, ni siquiera en un gran éxito de taquilla. A partir de ese momento, Tarantino volvió a la plantilla establecida por sus dos primeros rasgos. Kill Bill incluye todo el caos que los fans esperaban.

Aparte de Inglourious Basterds, las películas de Tarantino del 2007 al 2015 no son necesariamente consideradas como clásicas. Tanto aficionados como críticos reconocieron que podría haber estado tratando de estar demasiado nervioso, ya sea por el uso desenfrenado de insultos raciales en Django Unchained o por la ultra-violencia de The Hateful Eight. A estas alturas, todo el mundo sabe lo que alimenta una película de Tarantino. Pero Había una vez en… Hollywood destaca a un cineasta más maduro, uno que parece más cómodo con su visión creativa, y más plenamente al mando de su oficio.

 

¿Cómo es diferente Había una vez en… Hollywood?

Al igual que Jackie Brown, Había una vez en… Hollywood tiene una historia suave y lineal. A Tarantino no parece interesarle la flexión para el público. En cambio, se toma su tiempo con cada secuencia. Tarantino presenta inmediatamente a Rick Dalton como una figura simpática, alguien a quien el público puede apoyar de verdad.

Algunos espectadores pueden esperar una historia que es fundamentalmente sobre los asesinatos de Manson, pero la trama real de Había una vez en… Hollywood se establece sutilmente durante una escena de restaurante. Rick se da cuenta de que ya no es relevante y debe superar sus inseguridades. Tarantino sumerge al espectador en el mundo de Rick. De repente, Había una vez en… Hollywood se vuelve mucho más, pero en última instancia se trata del conflicto interno de Rick, así como de sus luchas emocionales universales.

Con Había una vez en… Hollywood, Tarantino se ralentiza. Hay una lección que aprender con cada secuencia. En lugar de salpicar la pantalla con sangre y salpicar cada escena con un diálogo tan inteligente, Tarantino desarrolla eficazmente sus personajes. Muchas secuencias concluyen con una toma aérea, un momento de reflexión para el público.

Tarantino utiliza flashbacks en Había una vez en… Hollywood, pero suelen subrayar la psicología asociada con Rick y Cliff, y especialmente su amistad. El actor lucha con lo que podría haber sido un papel principal en The Great Escape; el doble de acción, por su parte, lucha con la percepción pública del asesinato a su esposa. Ambos hombres son individuos imperfectos que presentan una imagen específica pero que tratan de cambiar con los tiempos, permaneciendo fieles a sus creencias fundamentales.

Tarantino da prioridad a la tensión sobre la violencia. Guarda los momentos más sangrientos para el final. Hasta la brillantemente ejecutada secuencia del Rancho Spahn, Había una vez en… Hollywood carece de sangre. Al desarrollar plenamente a los protagonistas, Tarantino prepara al público para el inevitable conflicto con la familia Manson. Los deseos y necesidades están claramente establecidos.

En cuanto a Tate, Tarantino sabiamente no la convierte en un arquetipo de “personaje de Tarantino”. Es decir, se apoya sobre todo en el hecho de que Tate era una actriz prometedora que se sentía optimista sobre el futuro. Robbie recibe poco diálogo porque cualquier otra cosa hubiera sido perjudicial para la representación de su personaje, una víctima de asesinato en la vida real.

Así que, las frases one liners están guardadas para Rick y Cliff, junto con todos los demás personajes de ficción. El impresionante final de Había una vez en… Hollywood es un símbolo de todo el enfoque temático de Tarantino, ya que prioriza la psicología en primer lugar. Uno puede escuchar todo el horror de lo que realmente sucedió en Cielo Drive. Pero a través de un simple y ficticio giro del destino, Tarantino redirige la violencia hacia la familia Manson.

 

¿Por qué Había una vez en… Hollywood funciona?

El final de la película funciona en numerosos niveles. Por un lado, proporciona un final catártico para aquellos que están familiarizados con los acontecimientos de la vida real. En el cuento de Tarantino, Tate y sus amigos viven; los miembros de la familia Manson son castigados por sus acciones. Tarantino incluye la violencia que lo caracteriza, pero adopta un enfoque empático con su historia alternativa. Nada cambia en la vida real, por supuesto, pero para eso son las películas: para escapar brevemente de la realidad.

En términos de narración de historias, Rick y Cliff salvan el día en Había una vez en… Hollywood. Hay una extraña conclusión que sólo Tarantino puede dar. Rick encuentra las conexiones profesionales que busca, mientras que Cliff demuestra que sigue en plena forma física, incluso durante un momento en drogas.

Además, la experiencia de Rick y Cliff esa noche parece sugerir que continuarán trabajando el uno con el otro, dado que la carrera de Rick podría resucitar gracias a conocer a Sharon Tate y eventualmente a su esposo, Roman Polanski. Además, para la escena de la piscina, Tarantino completa el círculo narrativo, ya que el incidente que cuestiona la confianza en RIck (la escena del restaurante con Al Pacino) incluye una referencia pasajera al lanzallamas de Rick.

En general, Tarantino entreteje una historia creíble con Había una vez en… Hollywood. Se basa en hechos de Los Ángeles, y la atención a los detalles es meticulosa. Rick encarna los rasgos de numerosos actores de la vida real que lucharon por cambiar con los tiempos. Tarantino no fantasea demasiado con la historia, ni intenta crear una versión imaginaria de Hollywood. Tarantino desencadena una conversación que continuará en los años venideros, ya sea sobre la cultura de las celebridades y los chismes, la industria cinematográfica o la representación de las enfermedades mentales.

Había una vez en… Hollywood desafía a la audiencia a considerar diferentes perspectivas. Tarantino incluye la tradición de Hollywood que implica cierta información, pero sin declararla como un hecho. Los espectadores más jóvenes tendrán una experiencia diferente si no están familiarizados con los asesinatos de la familia Manson. Y la naturaleza ambigua del trasfondo de Cliff permite diferentes interpretaciones sobre su personaje.

Dado que Tarantino utiliza los acontecimientos históricos como telón de fondo de una historia sobre individuos ficticios, el público puede tener diferentes experiencias con cada visión, en función de cómo se interpretan los momentos ambiguos.Había una vez en… Hollywood es en parte verdad y en parte ficción; una contradicción cinematográfica disparatada y hermosa.

Director Editorial | Analista de la industria de los videojuegos y el entretenimiento | Psicólogo Clínico | Músico amateur, geek, cinéfilo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Lost Password