fbpx

Había una vez… en Hollywood: ¿Cuáles son los elementos que la película cambia de los asesinatos de los Manson?

Artículos Cine y tv Noticias
Había una vez… en Hollywood: ¿Cuáles son los elementos que la película cambia de los asesinatos de los Manson?

Advertencia: aquñi encontrarás SPOILERS de Había una vez… en Hollywood

¿Qué cambia Había una vez… en Hollywood sobre los verdaderos asesinatos de la familia Manson? Ambientada en Los Ángeles en 1969, Había una vez… en Hollywood reescribe la historia -específicamente con respecto a Charles Manson y Sharon Tate- y presenta dos personajes de ficción.

Había una vez… en Hollywood, de Quentin Tarantino, se creía originalmente que era una película de Sharon Tate, que más tarde se transformó en una película de Charles Manson. Ninguna de las dos cosas terminó siendo cierta, a pesar de que ambas personas aparecen en la novena película del director. Resulta que Había una vez… en Hollywood es principalmente una representación de Hollywood de los años 60, que incluye y termina en la noche de los infames asesinatos de Tate.

Para cambiar los asesinatos de los Manson en la vida real en esta historia ficticia, Había una vez… en Hollywood presenta a Rick Dalton de Leonardo DiCaprio, y a Cliff Booth de Brad Pitt. Y lo que hacen a lo largo de la película reescribe la historia para mejor.

 

La Verdadera Historia

En agosto de 1969, Tate estaba embarazada de ocho meses y casada con el cineasta Roman Polanski (Rosemary’s Baby). Ella vivía en 10050 Cielo Drive, donde el asociado de la industria de la música de Manson, Terry Melcher, residía anteriormente. Después de mudarse a Hollywood a principios de los años 60, Tate ganó impulso profesional al protagonizar Don’t Make Waves (1967), Valley of the Dolls (1967) y The Wrecking Crew (1968). Dados los logros profesionales de Polanski y el poder de Tate, la pareja era popular entre las celebridades de Hollywood.

En esa época, Manson era considerado un cantautor extraño pero talentoso. Él y varias mujeres vivieron con Dennis Wilson de The Beach Boys durante varios meses en 1968, y conocieron a Melcher, quien produjo exitosos sencillos para The Byrds y Paul Revere & the Raiders. Sin embargo, en el verano del 68, el manager de Wilson echó al grupo Manson de la casa. Ahora conocido como un gurú espiritual, Manson llevó a sus seguidores a Spahn Ranch, un lugar de filmación una vez popular para películas de Hollywood y programas de televisión. El dueño de la propiedad, George Spahn, le dio el apodo de “Tex” a un recién llegado, Charles Watson.

En marzo de 1969, Manson se encontró por primera vez con Tate en Cielo Drive y se enteró de que Melcher se había mudado. A finales de la primavera, empezó a hablar de “Helter Skelter”, un plan para incitar una guerra racial en Los Ángeles. Después de que un negocio de drogas salió mal, Manson supuestamente disparó a un hombre afro americano llamado Bernard Crowe, quien luego pensó que era parte del grupo Black Panther.

Ese mismo mes, miembros de la familia Manson mataron a un estudiante de la UCLA llamado Gary Hinman. Estos eventos marcaron el tono “Helter Skelter”, que teóricamente crearía una división racial en Los Ángeles mientras la familia Manson permanecía en el Rancho Spahn y se preparaba para un levantamiento. Manson quería empezar una revolución.

El 8 de agosto de 1969, Manson envió a Tex Watson, Susan Atkins, Patricia Krenwinkel y Linda Kasabian a Cielo Drive en Hollywood. Primero, Watson disparó y mató a Steven Parent, de 18 años, que se iba de la casa de huéspedes de Polanski. Mientras Kasabian servía de vigía, los miembros de la familia Manson persiguieron al amigo de Polanski, Wojciech Frykowski, y lo mataron.

La heredera del café Abigail Folger también fue asesinada por Watson. Dentro de la casa, los miembros de la familia Manson ataron a Tate y al peluquero de celebridades Jay Sebring. Ambos fueron asesinados. Al día siguiente, Leno y Rosemary LaBianca también fueron asesinados por la familia Manson, y Kasabian volvió a ser la vigía. Más tarde testificaría contra los miembros de la familia Manson.

 

¿Cómo es que Había una vez… en Hollywood cambia la historia?

Aunque muchas cosas siguen siendo las mismas, Había una vez… en Hollywood cambia detalles clave sobre los asesinatos de Manson. En Había una vez… en Hollywood, Manson sólo hace una aparición durante una visita a la casa de Polanski. Tate observa desde la puerta principal, donde – en la vida real – la palabra “CERDO” fue escrita con su sangre después de los infames asesinatos.

Tarantino inicialmente se mantiene fiel a los hechos reales, ya que Watson, Atkins, Krenwinkel y Kasabian llegan a Cielo Drive y planean matar a todos en la casa de Polanski. Sin embargo, con fines dramáticos, Tarantino precede a los eventos climáticos con un violento altercado entre los miembros de la familia Manson y Cliff en el Rancho Spahn varios meses antes.

Luego, Tarantino narra los acontecimientos de la vida real cuando Rick, una creación de Tarantino, se enfrenta a los miembros de la familia Manson fuera de su casa. El grupo pronto se da cuenta de que el hombre enojado no es otro que la antigua estrella de Bounty Law, y deciden matarlo a él, el hombre que inadvertidamente les introdujo a la violencia cuando eran niños.

El asesinato de Rick sería simbólico y jugaría con la premisa “Helter Skelter”. El momento de confrontación en el auto no sólo reemplaza el asesinato en la vida real de Parent – inicialmente fue confrontado por la familia Manson cuando aún estaba en su vehículo – sino que también empuja a la familia Manson en una nueva dirección, lejos de Sharon Tate y hacia Rick Dalton. Y ahí es cuando todo cambia.

Cuando Tex entra en la casa de Rick en Había una vez… en Hollywood, le dice a Cliff que “Soy el diablo, y estoy aquí para hacer los negocios del diablo”. En la vida real, esas mismas palabras fueron pronunciadas a Frykowski, una de las víctimas. Para la representación alternativa de los eventos de Tarantino, Cliff mata a Watson y Krenwinkel, y Rick usa su lanzallamas para matar a Atkins en la piscina.

Había una vez… en Hollywood termina con Cliff yendo al hospital y Rick siendo invitado a la casa de Polanski por Tate y Sebring. Aunque el destino de Manson y Kasabian nunca se revela en la película, es seguro suponer que Cliff le contó a la policía sobre su visita al Rancho Spahn, que entonces probablemente haría arrestar a la familia Mason.

 

¿Por qué Había una vez… en Hollywood cambia la historia?

Se cree que los asesinatos de la familia Tate/Manson cambiaron fundamentalmente la cultura de Hollywood y Los Ángeles en 1969. Al reescribir la historia con Había una vez… en Hollywood, Tarantino no sólo celebra el legado de Tate, sino que finalmente preserva esa era de cine y televisión con la que creció.

En lugar de describir a Tate como una víctima de la familia Manson, adopta un enfoque de “un día en la vida” al destacar la personalidad y vitalidad de la actriz, algo que es parte de su legado. Como Tate, Margot Robbie ofrece una actuación sutil, respetuosa con el sujeto. Tarantino guarda sabiamente el diálogo inteligente y extravagante para sus personajes principales de ficción, Rick y Cliff.

Con Había una vez… en Hollywood, Tarantino esencialmente salva el estilo de vida de los años 60 en Los Ángeles. Crea conflicto al contrastar las mentalidades de la vieja escuela con las de la contracultura. Los hippies son una amenaza, al menos desde el punto de vista de Rick y Cliff. Irónicamente, ambos hombres quieren formar parte de la élite de Hollywood y necesitan seguir las reglas.

En lugar de que Rick y Cliff se desvanezcan en la puesta de sol, Tarantino los convierte en héroes de Hollywood. Y al identificar eficazmente sus defectos personales, también prefigura lo que podría llevar a sus eventuales caídas. En conjunto, Tarantino deja ciertos detalles ambiguos, permitiendo que la audiencia llene los espacios en blanco.

Con casi tres horas de duración, Había una vez… en Hollywood se desarrolla como una secuencia de cortometrajes. Cada capítulo se sostiene por sí solo, y proporciona mucho que analizar no sólo sobre los personajes, sino también sobre el mundo en el que habitan. Tarantino ofrece un comentario sobre la propia industria cinematográfica, mientras psicoanaliza a sus personajes.

Hay momentos tiernos y momentos extremadamente violentos. Tarantino no se atiene a una fórmula específica para Había una vez… en Hollywood. En cambio, se toma su tiempo y se divierte, como mucha gente lo hizo en 1969.

Director Editorial | Analista de la industria de los videojuegos y el entretenimiento | Psicólogo Clínico | Músico amateur, geek, cinéfilo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Lost Password