fbpx

Gigantosaurus: The Game Review

Videojuegos
4

Malo

Los juegos infantiles son una excelente manera de presentar a los más jóvenes al mundo de los video juegos. Mi infancia me llevó a vivir aventuras con muchos títulos de Atari, o a experimentar títulos con licencia bien elaborados como Los Picapiedra de NES. Esa era de los juegos proporcionó una gran cantidad de plataformas únicas e interesantes que me abrieron los ojos a las posibilidades.

Gigantosaurus: The Game está basado en el popular programa de televisión para niños que se emite en Disney Junior. Cuando era menor, la idea de perderme en el mundo de uno de mis programas favoritos habría sido mi sueño. Con la oportunidad de que los niños de todo el mundo se absorban en el mundo de Gigantosaurus, este juego debería haber sido una delicia. Sin embargo, el tedio de las tareas repetitivas, los controles, y un mundo sorprendentemente soso crean un pobre punto de entrada al mundo de los video juegos.

Basado en el popular programa del mismo nombre, Gigantosaurus: The Game pone a nuestros amigos dinosaurios en un aprieto al ver su volcán local convenientemente bloqueado por un meteorito. Lo que sigue es un maratón de coleccionismo de proporciones épicas, en el que el elenco de cuatro amigos se propone explorar cada entorno y limpiarlo de sus recursos. Es una premisa básica para dar a los jugadores un incentivo para aventurarse en su mundo, lamentablemente carece de cualquier tipo de intriga.

Lo que hace que el coleccionimismo sea tan poco atractivo es la falta de incentivos. Cada mundo se divide en cuatro coleccionables diferentes por conseguir. Hay huevos que buscar, bellotas que recolectar, semillas que plantar y libros de cuentos que encontrar. El problema es que ninguno de estos te recompensa con nada. Recoger sólo unos pocos huevos abre el siguiente mundo, así que, ¿por qué debería salir y recoger el resto? Aparte de los logros o trofeos, hay muy pocas razones para hacerlo.

Para empeorar las cosas, los huevos deben ser llevados de vuelta a una posición central, lo que significa que recoger los diez huevos es una aventura de ida y vuelta a través del mismo escenario. Es irritante, insípido y completamente aburrido. Sin desafíos que impidan tu progreso, es una forma muy básica de que sigas invirtiendo horas en la experiencia.

Por suerte, otros objetos de colección pueden ser recogidos y obtenidos al instante, pero llegar a ellos carece también de cualquier sentido de logro. Puedes cambiar entre cuatro dinosaurios diferentes, cada uno con su propia habilidad. Lo más interesante aquí es la capacidad de usar disfraces para navegar por las secuencias de sigilo. Estas secciones añaden un poco de desafío, pero nada que vaya a exigir mucho de ti.

Sin embargo, hay que recordar que para el público más joven esta puede ser su primera aventura con un título basado en el sigilo. Otras habilidades carecen de cambios fundamentales en la jugabilidad. El hecho de que cada dinosaurio no pueda realizar habilidades básicas no tiene sentido y sólo aumenta el tedio de la exploración del mundo. Esto se agrava aún más al tener que pasar por cada dinosaurio para seleccionar el correcto, en lugar de usar simplemente un menú de selección rápida.

Las plataformas en sí son muy básicas, con poca creatividad en el diseño del nivel. La tierra tiene un sentido de aleatoriedad en todo el asunto, sin una real dirección o elementos interesantes. Se puede argumentar que esto está dirigido a un público más joven, pero incluso aquí los desarrolladores subestiman mucho a su población objetiva. Gigantosaurio: The Game crea desafíos tan básicos que puede llegar a ser insultante,

Aparte de las anodinas plataformas, puedes participar en segmentos de carreras increíblemente básicos para romper el tedio entre los niveles. En unos buenos diez segundos, te darás cuenta de que has superado la competencia y que estás en el camino de la victoria. Es una lástima, puesto que estas pistas son quizás las más interesantes visualmente, ya que el mapa proporciona muchos obstáculos que debes evitar y atajos que debes descubrir.

El mundo de Gigantosaurus: The Game se presenta como un entorno abierto y expansivo, pero carece de diversidad o de elementos interesantes para que merezcan ser exploradas. Las rocas, los árboles y la hierba son los activos visuales que podrían llamar más tu atención, lo cual es triste puesto que supuestamente nos encontramos ante un mundo que debería gozar de vida gracias a sus dinosaurios. Gráficamente, Gigantosaurus: The Game se siente como un producto de una era pasada. No es una experiencia gráfica exigente y no llevará a tu sistema a sus límites.

Con un montón de estimulantes plataformas en el mercado, como A Hat in Time y Yooka-Laylee, es difícil recomendar Gigantosaurus: The Game, sin importar la edad del jugador. Es demasiado fácil, repetitivo y no tiene sentido de inventiva. Los jugadores más jóvenes sin duda encontrarán una pequeña diversión en la experiencia, pero no lograrán llevar sus habilidades más allá ni demandará de una gran cantidad de su atención. Gigantosaurus: The Game es algo que sencillamente debería evitarse.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de Gigantosaurus: The Gamepara PlayStation 4 brindada por Outright Games.

Good

  • Las carreras muestran un atisbo de inventiva

Bad

  • Un bucle de juego repetitivo
  • Un mundo soso y poco interesante para explorar
  • Los gráficos se sientes muy añejados
  • Las habilidades de los dinosaurios están subutilizadas

Summary

Solo puedo pensar que los desarrolladores han diseñado todo subestimando las habilidades y recursos de un público infantil que merece mucho más. Se me hace imposible recomendar Gigantosaurus: The Game.
4

Malo

Lost Password