fbpx

Fist of the North Star: Lost Paradise Análisis

Videojuegos
7

Bueno

Fist of The North Star puede no ser tan conocido por las nuevas generaciones, así que imagínate esto: Estas solo en el desierto rodeado de rufianes con aspectos muy parecidos a una combinación entre un jugador de fútbol americano y un punk rocker sumamente musculoso. Empiezas la batalla, entregas golpes a diestra y siniestra, das patadas voladoras y puñetazos al suelo que hacen volar a tus enemigos por los aires. Tus puños se mueven a la velocidad de la luz mientras que eliminas uno a uno a tus contrincantes emitiendo gritos de pelea como Bruce Lee.

Al final solo queda uno, te acercas y sin que él se de cuenta atacas sus puntos de presión corporales. Tu enemigo empieza a sentirse mal, no sabe lo que ha sucedido. Desesperado solo atina a preguntarte, te das la vuelta y le dices con un tono calmado: “Ya estas muerto”. No antes de dar tres pasos, el cuerpo de ese rufián estalla y litros de sangre son disparados en todas las direcciones mientras que tu continuas tu camino por el yermo.

Eso es Fist of the North Star: Lost Paradise, el último juego de Sega desarrollado por Ryu ga Gotoku, el equipo responsable de Yakuza, basado en la famosa franquicia de manga japonés que nos entrega una mezcla entre Mad Max, Yakuza y un poco de la violencia exagerada de Borderlands y No More Heroes.

Aquí controlarás al legendario Kenshiro, protagonista de la serie Fist of the NorthStar, un maestro de artes marciales que controla la técnica de Hokuto Shinken que hace explotar los cuerpos de sus contrincantes de formas bastante alocadas al tocar puntos específicos en ellos. Ésta es su misión por traer paz y ayudar a los pobladores de Eden, luego de que la guerra nuclear destruyera casi todo, mientras busca a su amada Yuria.

RELACIONADO: ¿LLEGARÁ FIST OF THE NORTH STAR: LOST PARADISE A PC?

Ya que el personaje principal es un maestro luchador, el combate debe tener la máxima prioridad y felizmente este es el caso en Fist of the North Star: Lost Paradise. El sistema de peleas esta diseñado para atacar a los enemigos con cadenas de golpes que combinan ataques débiles y fuertes de la manera que el jugador desee.

En lo que puede considerarse una influencia de títulos como Tekken, los ataques fuertes mandan a volar a los enemigos por los aires y si calculamos bien, rebotarán contra los límites del escenario y estaran disponibles para seguir siendo golpeados en el aire. Esto da un gran grado de profundidad al combate que incentiva el uso de creatividad y reflejos para ejecutar combos cada vez más variados.

Fist of the North Star: Lost Paradise pic001

A medida que peleemos podremos dejar a nuestros enemigos en estado de shock, esto da la oportunidad de ejecutar una técnica secreta de Hokuto Shinken que los hará explotar y otorgará bonuses de daño si presionamos los botones que aparecen en pantalla.

Lamentablemente, a medida que el juego avanza este aspecto del combate se vuelve tedioso ya que no existen muchas variaciones de técnicas secretas que podamos usar. Esto es un poco decepcionante considerando el gran número de formas en las que Kenshiro despacha a sus rivales en el material original.

RELACIONADO: MIRA CUANTAS CABEZAS REVIENTAN EN EL NUEVO GAMEPLAY DE FIST OF THE NORTH STAR: LOST PARADISE

A lo largo de nuestra aventura nos encontraremos con diferentes peleadores, desde grandulones con mazos hasta enanitos con garras de metal que saltan de un lado para otro. Los desarrolladores hacen un muy buen trabajo en establecer diferentes dinámicas de combate según la combinación de rivales que se presente.

Sin embargo, llegado un cierto punto en la historia descubriremos enemigos con armas de largo alcance como ballestas o lanzallamas que se vuelven un dolor de cabeza pues tienden a atacar fuera de la pantalla y no hay forma de prevenir sus ataques sin comprar unas cuantas habilidades que se encuentran posicionados en partes del skill-tree que no son de fácil acceso.

Fist of the North Star: Lost Paradise pic002

Esta extraña decisión de bloquear el poder de saber que te están atacando de lejos bajo un skill-tree le juega en contra y hace que sus divertidos combates se vuelvan una sucesión frustrante de golpes recibidos que no son culpa nuestra.

Como es de costumbre en los títulos de Ryu ga Gotoku Studio, Fist of the North Star: Lost Paradise se desarrolla en un ciudad central llamada Eden y sus áridos alrededores del yermo. Eden es un lugar pintoresco e interesante. La ciudad esta muy bien realizada con callejones que se entre-conectan y sectores bien definidos que reflejan de manera eficaz el choque entre la naturaleza caótica del mundo con la necesidad de mantener al menos una gota de civilización.

Luego de poco tiempo conocerás las calles como la palma de tu mano, haciendo que tengas que recurrir muy pocas veces al mapa. Esto gracias a su gran uso de actividades secundarias y sub historias que harán que quieras volverte uno con la ciudad y ayudar a sus habitantes.

Fist of the North Star: Lost Paradise pic003

Es en estas actividades secundarias donde el raro y simpático sentido de humor de Fist of the North Star: Lost Paradise brilla a su máxima capacidad. Kenshiro es un personaje bastante estoico, no es de mostrar emoción ante lo que pasa a su alrededor, así que es bastante divertido verlo convertirse en un doctor que sana a pacientes usando sus artes marciales al son de la Sinfonía Nro. 9 o una canción de metal dentro de una secuencia de ritmo o sirviendo cócteles de diferentes tipos a comensales de un bar nocturno.

Son estas tareas las que desbloquean las sub historias más interesantes y las que nos dan el mayor detalle sobre la vida de las personas y cómo es que la ciudad de Eden ha permanecido bajo control. No obstante, la variedad es bastante corta, lo cual es un duro contraste con lo que nos tiene acostumbrado el equipo desarrollador con la serie Yakuza. Esto sin lugar a duda es producto de un menor tiempo de desarrollo y presupuesto que los titulos de la saga mencionada, pero tal vez esto hubiese podido ser aliviado al introducir variedad dentro de la misma estructura de cada mini-juego.

RELACIONADO: ¿INTERESADO EN EL JUEGO? PRUEBA EL DEMO DE FIST OF THE NORTH STAR: LOST PARADISE

Lamentablemente, no todo puede ser bueno y la otra área del mundo: El yermo, deja mucho que desear. Es un lugar completamente vacío, lo cual tiene un poco de sentido ya que es un desierto, con unos cuantos objetos que recoger y algunos encuentros con enemigos de muy bajo nivel que no aportan la experiencia suficiente para justificar su presencia y la inversión de tiempo.

El método de transporte a lo largo de esta zona es un automóvil buggy, pero su manejo es muy pobre. El automóvil se mueve y desliza como si estuviera sobre una especie de hielo pegajoso, haciendo el control impreciso y poco placentero. Existen además un conjunto de carreras en las que usas el vehiculo pero se vuelven tediosas y poco divertidas luego de probarlas unas cuantas veces.

Tal vez el único aspecto que rescatar aquí es el mini-juego de baseball con motocicletas, aquí el objetivo es alcanzar puntajes altos mandando a volar a motociclistas usando una viga de construcción como bate.

Fist of the North Star: Lost Paradise pic003

Si bien la mayoría de estas actividades son entretenidas y gratificantes por si solas, el tejido conectivo que las une no llega a estar a la par. La historia se desarrolla a lo largo de 11 cápitulos, cada uno estructurado como si fuera un episodio de una serie de TV. En cada uno conocemos al jefe de turno, culminando en una batalla con escenas de acción y maniobras por los aires que satisfacerán hasta al niño de 5 años más hiperactivo.

Esto sería lo que se esperaría de un título como este y no tendría nada de malo de no ser por que la estructura de estos capítulos, especialmente en la segunda mitad de la historia, es muy pobre. Siempre hay algo que evita que la historia progrese de manera fluida, haciendo que nos desviemos del camino central para atender tareas mundanas como recopilar objetos o visitar a diferentes personajes que nos pedirán favores para poder proseguir.

Esto demuestra un intento por alargar la vida del quest central de forma artificial. Esto es lamentable ya que ralentiza todo el ritmo de la trama para realizar acciones que se podrían interpretar como molestias o un estorbo dentro del flujo de la aventura.

Fist of the North Star: Lost Paradise pic004

Una vez que logras terminar con todos los desvíos y llegas al jefe del capítulo, las cosas se vuelven mejores. Desde un punto de vista de presentación, estas batallas son lo mejor que el juego tiene que ofrecer: Jefes con auras de colores, explosiones, ataques eléctricos, luchas por los aires e intercambios de golpes que no se resuelven hasta que ambos participantes tocan al suelo y uno se desploma por completo.

Esas peleas satisfacerán las necesidades de acción acrobatica y alocada que los fans de la saga esperan. Lamentablemente, desde un punto funcional los combates se pueden esquematizar como un constante ciclo de patrones, no muy variados, a memorizar; para luego encontrar fases de descanso donde usar las habilidades de Kenshiro.

La mayoria de jefes ejecuta ataques de cuerpo a cuerpo y usualmente la mejor estrategia es la más simple: Ejecutar un par de golpes y huir hasta que ejecute su ataque y repetir. Un poco más de variedad y situaciones en las que se establece una estrategia clara de combate hubieran ayudado a darle profundidad a estos encuentros que por sí solos son grandes escenas de acción con poca substancia.

Fist of the North Star: Lost Paradise pic005

Fist of the North Star: Lost Paradise posee muchos elementos pintorescos y diferentes que le dan mucha personalidad e invitan al jugador a sumergirse en su mundo loco que no se toma en serio a sí mismo.

En el contexto actual de la industria de los videojuegos, donde más y más desarrolladores huyen de crear mundos alocados e inherentemente divertidos a favor de historias más serias y “realistas”, tener un título como este es un limpiador de paladar muy bien recibido.

Lamentablemente, este mundo rico en creatividad es limitado por algunas decisiones de diseño y claras deficiencias en tiempo de desarrollo y presupuesto. Ya no hacen juegos como éste, lo cual es una pena, y espero que con un poco mas de pulido y mayor variedad en subsecuentes entregas la franquicia que inicia Fist of the North Star: Lost Paradise llegue a ser la gran saga que se merece ser, pero por ahora se quedará como un título que pudo ser excelente y se quedó como solo bueno.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de Fist of the North Star: Lost Paradise para PlayStation 4 brindada por SEGA.

Good

  • Sentido alocado de estilo que no se toma en serio.
  • El sistema de combate es fluido y visualmente impresionante.
  • Los mini-juegos le dan un aspecto divertido a un personaje principal que normalmente es bastante serio.

Bad

  • La historia es alargada artificialmente por tareas mundanas que no aportan mucho a la historia.
  • El desierto no tiene mucho que ofrecer en variedad de actividades.
  • Continuos cortes en la fluidez de la acción y transición entre combates.

Summary

Fist of the North Star: Lost Paradise posee muchos elementos pintorescos que le dan mucha personalidad e invitan al jugador a sumergirse en su alocado mundo. Lamentablemente, su gran creatividad es limitada por cuestionables decisiones de diseño y falta de tiempo y presupuesto. Ya no hacen juegos como este, lo cual es una pena. Con un poco mas de pulido y mayor variedad Fist of the North Star: Lost Paradise pudo ser excelente; pero por ahora es solamente bueno.
7

Bueno

Lost Password