fbpx

Dragon Ball Z: Kakarot Review

Videojuegos
8

Muy Bueno

Dragon Ball Z: Kakarot es el primer RPG enfocado completamente en DBZ que se ha lanzado en mucho tiempo. Como soy un gran fanático de la franquicia, tuve que jugarlo. Y puedo decir que he quedado bastante satisfecho ya que el juego, en efecto, logra capturar mucho de los mejores momentos de la historia de Dragon Ball Z, haciendo que ingresen en mi unas ganas muy intensas de volver a ver el anime. No obstante, no todo es perfecto, ya que hay algunos elementos que limitan al título de llegar a su verdadero potencial. Pero veremos esos detalladamente a medida que nos sigamos explayando en nuestra review.

Como su nombre lo indica, Dragon Ball Z: Kakarot sigue principalmente la historia de Goku… hasta cierto punto. Comenzarás con la Saga de los Saiyajin y habrás llegado al final del juego una vez que hayas completado la Saga de Buu. Si bien los aspectos narrativos del juego son bastante decentes, hay también una gran parte del juego que te asume como un erudito en la historia de DBZ. En ese sentido, hay mucha información, potencialmente útil, que se elimina o se reduce en pocas palabras. Considerando que pueden haber muchas personas que no están tan familiarizados con la franquicia, la narración en Dragon Ball Z: Kakarot podría llegar a ser confusa por momentos.

No obstante, para quienes sí tenemos un bagaje previo a todo el universo de Dragon Ball Z, entonces nos sentiremos como en casa. Lo impresionante de Kakarot, es que no solo busca limitarse a los aspectos conocidos del anime y el manga, sino que busca salirse un poco de lo repetitivo de su historia para brindarnos algunos detalles desconocidos. Es así que a través de este juego, se buscan llenar algunos vacíos argumentales o detalles bastante importantes de algunos de los personajes de la historia. La mayoría de esa información se condensa en las misiones secundarias, de las cuales podemos obtener mucho más que solo experiencia y orbes.

Debo decir que ese es uno de los aspectos que más me gustaron de Dragon Ball Z: Kakarot, puesto que el nucleo de la experiencia es brindarnos “la historia completa de Gokú”, haciendo que todo lo demás, como el sistema de combate, progresión y mecánicas, se queden en un plano secundario. Evidentemente también son importantes, pero si yo quisiera un juego de Dragon Ball que se enfoque mucho más en su sistema de batalla entonces debería decantarme por Dragon Ball FighterZ, sin dudarlo. Lo que quiero decir es que Kakarot sabe muy bien lo que ofrece y no pretende ir necesariamente por un camino distinto.

En cuanto al sistema de lucha, la primera batalla me lanzó al abismo, ya que tuve que luchar inmediatamente contra una simulación de Pikoro con nada más que un rápido diagrama del mapa de botones. Fue un poco abrumador al principio, pero poco a poco las diferentes mecánicas, como los métodos para contraatacar a la defensiva y todas las formas en que puedes utilizar tu Ki en batalla, van cobrando fuerza y presentándose de una forma mucho más orgánica.

El combate utiliza una configuración de control similar a la de Jump Force. Puedes atacar, correr, cargar tu Ki y lanzar tus ataques en base a ki con los botones clásicos. Para hacer Super Ataques más grandes y llamativos, mantén pulsado R1 y pulsa uno de los botones. Aprecio el hecho de que el tiempo se ralentice al pulsar R1 para que puedas deliberar si quieres gastar tu Ki en un Super Ataque o simplemente tener tiempo para recordar qué botón hasta asignado a qué ataque.

La defensa está toda empaquetada en el botón R2. La defensa con R2 reduce el daño entrante, y puedes emparejar R2 con Cuadrado para empujar a tus adversarios con una onda expansiva de Ki, o sino R2 con X para un contraataque al estilo teletransportación.

Por último, puedes transformarte en cualquier forma que hayas desbloqueado manteniendo pulsados L2+R2 y pulsando uno de los botones. Esto significa que potencialmente podrías tener acceso a 4 transformaciones diferentes en un combate. En general, me parece que el manejo del combate fue realizado con mucha fluidez y bastante intuitivo con sistemas que se apoyan mucho en títulos pasados como Jump Force, o de la misma franquicia, como los juegos de Xenoverse.

Mi única queja es que los controles aéreos durante la exploración podían sentirse bastante torpes. En lugar de controlar hacia dónde vas con el stick derecho, utilizas el R1 y R2 para ascender o descender respectivamente. A menudo tenía que dejar de moverme para tener una mejor vista de mis alrededores. Afortunadamente, no tendrás que hacer a menudo maniobras demasiado precisas al momento de volar, a menos que te encuentres en la búsqueda de algún objeto parte de las misiones del juego.

A nivel de gráficos el juego de Cyberconnect 2 se ve realmente bien. Los paisajes y escenarios son vastos, coloridos y variados. Incluso los característicos cañones, que han sido los lugares usuales de miles de peleas de la franquicia, están rodeados de interesantes acantilados, vegetación y vida salvaje. Definitivamente este era un detalle que no esperaba, pero que me parece bastante interesante que haya sido incluido.

Las animaciones durante las cutscenes y las peleas son bastante fluidas y satisfactorias. De repente, algo que tiene que ver mucho más con la optimización, son los pocos tartamudeos que se presentaban una vez que terminaba la animación y daba paso a la batalla. Si bien consistían en unos pocos segundos, sí sentía un retraso durante esos segmentos.

La forma en que los ataques dejaban atrás las partículas de Ki, las teletransportaciones y las diferentes maniobras para esquivar, incluso el polvo levantado y la abundante acción con explosiones, se sentía muy leal al anime original, aunque gráficamente actualizado a los estándares modernos. Las escenas de corte son inmersivas y nostálgicas, ya que siguen el anime muy de cerca. Creo que es una gran equivocación saltar todas las cinemáticas, porque el trabajo de voz y animación están tan bien hechos que de alguna manera es como ver nuevamente toda la serie. Y, como dije anteriormente, este es el diferencial que intenta ofrecer el nuevo Dragon Ball Z: Kakarot.

Hay un enorme mundo para explorar en Dragon Ball Z: Kakarot. Puedes recolectar, pescar y cazar animales para obtener ingredientes que pueden ser usados para cocinar consumibles que brindan algunas boosts temporales o incluso permanentes. También hay varias fotografías coleccionables por ahí esparcidas alrededor de todo el mapa, incluyendo capturas de pantalla realmente nostálgicas del anime. También hay un montón de Z-Orbs (Orbes Z) y D Medals (MEdallas D) por ahí que podrás recoger para potenciar a tus personajes. La recolección de estas orbes me recordaba mucho a a cualquier juego de Sonic, donde la idea era recolectar anillos de la forma más rápida posible. Hay un poco de eso en Dragon Ball Z: Kakarot, que si bien al inicio se siente torpe, por las dificultades del sistema de vuelo, más adelante dejar de ser un aspecto molesto, hasta es bastante disfrutable volar por los cielos y el mapa con el fin de recolectar la mayor cantidad de orbes.

Además, durante la exploración hay animales salvajes y enemigos al acecho que pueden tenderte una emboscada y atacarte, lo que por momento me ha recordado a Pokémon. Lo curioso acá es que esto no llega a ser tedioso puesto que siempre estuve a la expectativa de realizar cualquier tipo de actividad que me hiciera más fuerte. Además, considerando que puedes llevar en tu equipo hasta a 3 personajes (los otros 2 funcionarán como apoyo), estas peleas aleatorias son bastante sencillas de terminar. Es importante señalar que tu vitalidad no se recupera después de los combates, pero sí entre las batallas de historia.

Al momento de explorar, podrás ver a varios NPC que siempre estarán dispuestos a brindarte algunas pistas importantes. Completarlas suele recompensar con objetos y una buena cantidad de EXP. Las misiones de la historia principal aparecen como faros de luz roja, mientras que las misiones secundarias son faros azules. Esto hace que navegar hacia ellas sea bastante simple, especialmente porque la mitad de los acantilados son rompibles y volar (a pesar del R1 y R2) es una actividad bastante placentera.

En cuanto a los sistemas de progresión, Dragon Ball Z: Kakarot nos presenta los tableros de comunidad, cada uno manejado por un Líder de Comunidad. Goku en el Tablero Z-Fighters que dará impulsos ofensivos; Chi-Chi en el Tablero de Cocina aumentará las tasas de éxito y la potencia de las comidas, el Tablero de Adultos (manejado por el Maestro Roshi, por supuesto) da mejores tasas de compra y venta, así como oportunidad de frenesí; King Kai en el Tablero de Dioses que dará más dinero y objetos; Mr Popo en el Tablero de Entrenamiento, el cual dará mejores tasas de Defensa y EXP; Bulma en el Tablero de Desarrollo, quien otorgará mejores tasas de éxito de las Máquinas y reducirá los costos.

El desarrollo de estos tableros se hace poniendo los emblemas del alma de varios personajes en las ranuras del tablero. Estar adyacente a otros personajes puede provocar combos para obtener mayores bonificaciones. Por ejemplo, cuando Goku y Gohan están adyacentes entre sí, obtendrán un combo Padre-Hijo y obtendrán niveles extra mientras el combo esté activo.

Puedes mejorar la relación con cada uno de los personajes dándoles regalos que encuentres a través de la exploración, lo que les hará subir de nivel. A medida que tu relación con ese personaje vaya mejorando, te darán objetos más raros y poderosos. Manipular el Tablero de la Comunidad y organizar los Emblemas del Alma es parte de la maximización para que tu equipo se encuentre en las mejores condiciones de pelea.

Si bien este aspecto puede parecer un poco abrumador al inicio, termina siendo bastante sencillo de usar. No obstante, debo decir que nunca se siente del todo necesario, puesto que será suficiente con subir de nivel de forma tradicional para vencer a los enemigos. Es mi experiencia debo reconocer que fueron muy pocas las veces en que realmente me interesó hacer uso de este sistema, ya que en realidad su aporte es mínimo. En cierta medida siento que es solo un recurso más para intentar complejizar un sistema RPG que es más simple de lo que podrías pensar. Es más, creo que conservando la simpleza en la mayoría de sus aspectos, habría sido una manera mucho mejor de ofrecer este título a jugadores más casuales que huyen de los títulos RPG.

Del mismo modo, el juego presenta el sistema de habilidades que se respaldan de las Z-Orbs. Entre las cosas que puedes adquirir y mejorar están los efectos pasivos como el aumento del daño infligido a enemigos aturdidos, un mayor número de combinaciones o una mejor generación de recursos. También puedes mejorar tus Súper Ataques para hacer más daño. Hay algunos de ellos que estarán bloqueados detrás de la progresión de la historia y otros que necesitan ser desbloqueados completando Simulaciones Mentales. En general, al igual que el sistema de Tableros de Comunidad, creo que los componentes para las mejoras de Habilidades se quedan muy cortos. Los árboles de habilidades de los personajes se sienten todos similares y las únicas diferencias son sus Súper Ataques.

Para finalizar la review, debo señalar que el objetivo principal del juego es permitirte revivir la historia de Dragon Ball Z y han hecho un trabajo maravilloso si nos enfocamos solo en eso. Los niveles y las misiones de historia fueron muy absorbentes y me encontré siempre con las ganas de llegar a los siguientes arcos de historia, a pesar de haber visto el anime mil veces y a sabiendas de lo que ocurriría. La historia y la narración son tan precisas que me siento seguro de que DBZ: Kakarot puede ser un eficaz sustituto del anime como introducción a la franquicia.

A pesar de algunos problemas, puedo decir que he disfrutado mucho de mi experiencia con Dragon Ball Z: Kakarot. Ya que desde el inicio conoce muy bien cuáles son sus puntos fuertes. Y si bien todo el sistema de progresión y de peleas pueden mejorar, creo que tienen los suficientes recursos para entregar una experiencia memorable y bastante entretenida.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de Dragon Ball Z: Kakarot para PlayStation 4 brindada por Bandai Namco.

Good

  • La narrativa del juego se mantiene bastante fiel al anime
  • El gameplay y las animaciones son bastante fluidas
  • Visualmente el juego luce bastante bien, trayendo a la vida al mundo de Toriyama
  • Las peleas son entretenidas, a pesar de respaldarse en sistemas ya conocidos

Bad

  • Los controles aéreos son torpes. Utilizar los botones R1 y R2 para ascender y descender es frustrante
  • Los árboles de habilidad son poco inspirados.
  • El sistema de Tableros de Comunidad otorgan muy poco al juego

Summary

Dragon Ball Z: Kakarot no es un juego que simplemente brinda un poco de nostalgia. En realidad lo revives y eso es algo que cualquiera que haya crecido con Dragon Ball Z lo sabrá apreciar.
8

Muy Bueno

Lost Password