DOOM Nintendo Switch Análisis

Videojuegos
8

Muy Bueno

El poder de la Nintendo Switch radica en cómo reinventa el concepto de un juego portátil. En ese sentido, la Nintendo Switch logra desaparecer aquel muro que dividía las experiencias entre una consola de sobremesa y la de un dispositivo portátil. Parte de a magia de la Switch recae en que logra hacer que juegos no tan sorprendentes se sientan aún mejor ya que puedes llevarlos a cualquier lugar y ponerte a jugar en cualquier momento. Evidentemente ese no es necesariamente el caso de DOOM ya que de por sí el último título de id Software es bastante genial ya que nos ofrece una experiencia clásica de shooter. Ahora, retomando nuestro punto anterior, si bien es cierto esta versión de DOOM no es la mejor de la historia, la bonificación adicional de portabilidad realmente hace que valga la pena echarle un vistazo.

DOOM es un shooter clásico en casi todos los sentidos, a esto se le incluye su historia en el modo campaña. Todo se reduce a que te despiertas en Marte, hay demonios alrededor, agarras un arma y desde ese momento no dejas de disparar hasta que termine el juego. A medida que vas explorando, comenzarás a entender lo que sucedió en la base, pero todo queda en un nivel mínimo ya que todo funciona en favor a la jugabilidad. Este es el éxito clave de DOOM, que trae de vuelta la idea de que un shooter solo necesita proporcionar adrenalina y acción para que los jugadores lo disfruten.

Lo que funciona bastante bien aquí es el sistema y la jugabilidad de los disparos y las diversas mecánicas que la sustentan. Correr y disparar rara vez se ha sentido mejor que en DOOM. El personaje se mueve rápido, y el objetivo es fluido, con diferentes tipos de armas que permiten estrategias basadas en la disposición del suelo. Si decides acercarte a un enemigo, lo cual querrás hacer a menudo, puedes atacarlos con un “Glory Kill”, ataque que te devolverá cierta cantidad de salud además que te dispondrá a disfrutar de una secuencia en la que despedazas a un enemigo de la manera más cruda posible.

Esta adición, aparentemente simple, realmente cambia la forma en que se juega DOOM. Obligando a los jugadores a seguir moviéndose, y haciéndose camino hacia el fuego enemigo, en lugar de alejarse de él. Esto, de lejos, es donde se respaldan las fortalezas de DOOM, manteniendo la acción en el jugador y solidificando la sensación de la vieja escuela. Los fanáticos de los shooters clásicos probablemente ya hayan pasado bastante tiempo en DOOM y experimentado su calidad en las otras plataformas de juego. Entonces, ¿qué hace que esta versión de Switch sea diferente?

En primer lugar, es simplemente asombroso que el juego pueda ejecutarse en el relativamente poco potente dispositivo de Nintendo. Sin embargo, a costa de esto, se hicieron algunos sacrificios en el título y algunos de ellos bastante significativos. El juego mantiene una tasa de fotogramas sólida, lo cual es el elemento más importante sobretodo si hablamos de un shooter, pero para lograr esta magia, se ha tenido que apoyar que la atenuación de los efectos visuales. Esto incluye bajar la experiencia a 30 fps del estándar 60 que se presentó en otras consolas.

Las texturas son más borrosas, la animación es más simple, los efectos han sido degradados y todo el juego tiene menos brillo en sus imágenes. Incluso si no has jugado DOOM en PS4, Xbox One o PC, notarás la rebaja ya que el juego no está a la altura de los otros títulos. No obstante, para los estándares de la Switch, es un juego bien pulido y se encuentra entre los mejores visualmente. Como debes saber, las consolas de Nintendo han tenido poca potencia desde hace un tiempo atrás y lo hacen generalmente por darle cabida a estilos de artes únicos, a menudo caricaturescos. DOOM no permite esto, y aunque se hizo un esfuerzo considerable para mantener la experiencia, no hay duda de que si eres bastante exigente con los gráficos, entonces querrás evitar este juego.

No obstante, me queda bastante claro que esos sacrificios fueron hechos para dar pase a la portabilidad. Ahora, jugar en una TV de 4K de 65” logró mejorar la experiencia visual, pero el cambio al modo portátil sirve para percatarte que todo era una ilusión. La pantalla más pequeña de la Switch también ayuda a ocultar algunos de los problemas, lo que permite una mejor experiencia visual. A todo esto jugarlo con mando Pro es una mejor experiencia que con los Joy-con, ya que con estos últimos puede llegar a ser algo incómodo.

La pregunta para cualquiera que mire DOOM en Nintendo Switch es qué tan importante es la portabilidad. En la marcha, el juego no funciona tan bien como en el modo TV, incluso el framerate es más bajo y los gráficos se atenúan significativamente. Pero hay un poco de magia que este título sea portable, el cual podemos vincularlos con el estupendo ritmo que el título posee.

Fuera de esta espada de doble filo, DOOM es prácticamente el mismo juego que encontraste en otras plataformas el año pasado. Esto incluye el decepcionante modo multijugador que probablemente será ignorado por la mayoría de los jugadores, especialmente desde que se decidió dejar de lado el editor de mapas. También debes tener en cuenta que la Switch no posee muchos shooters del tipo multijugador, por lo que aquellos que aún no poseen Splatoon 2 pueden sacarle más provecho a DOOM.

Las campañas de un solo jugador siguen siendo el principal atractivo para muchos jugadores, y DOOM es excepcionalmente sólido en todo momento. Los fanáticos de este género que no tienen otra manera de jugar este título ciertamente querrán echarle un vistazo, y los súper fanáticos no se sentirán decepcionados si se sumergen en la portabilidad. Yo creo que todo se reduce a esto, DOOM es un título que no debería funcionar en la Switch, pero el desarrollador de alguna manera lo hizo funcionar bien. Eso ya es un gran logro.

Como conclusión me quedo con la idea de que DOOM es un juego que pocos habrían adivinado que llegaría a la Switch. Sin embargo, ahora que hizo su llegada podemos ver que se ajusta perfectamente a la consola de Nintendo. No es sorpresa saber que la poca capacidad en hardware de la Switch ha exigido muchos sacrificios, pero menos de los que podrías haber esperado. Esto da como resultado un juego menos agradable a la vista, pero aún así es sólido y cumple con lo importante.

Good

  • Protabilidad
  • El juego base es sólido
  • Multijugador continúa igual
  • Es DOOM funcionando en una Switch

Bad

  • Visualmente no es la mejor versión
  • Se disfruta mucho más jugando con un Pro controller

Summary

DOOM es un juego estupendo y tener la posibilidad de la portabilidad es una gran opción.
8

Muy Bueno

Lost Password