fbpx

Doom Eternal Review

Videojuegos
9.5

Sobresaliente

Al mismo tiempo que revivía una franquicia y revitalizaba el género que había creado en gran medida, DOOM (2016), de id Software, fue una revelación absoluta. Una secuela de DOOM estaba casi asegurada, pero dado el gran éxito de su predecesor, DOOM Eternal lleva un gran peso de expectativas sobre sus cincelados hombros endurecidos por la batalla.

¿Así que, DOOM Eternal está a la altura de las circunstancias? La respuesta a esa pregunta es, sí. De hecho, no sólo está a la altura de las circunstancias, sino que le arranca la pierna a las expectativas y la apuñala en su cara. La campaña de DOOM Eternal es bastante oscura, amenazante y una totalmente brutal obra maestra de un equipo de desarrollo que aparentemente ha perfeccionado su maestría.

Después de los eventos de DOOM, la vida en la Tierra continúa siendo una mierda. A pesar de los esfuerzos del Doomguy, los demonios han inundado la Tierra y los humanos están al borde de una extinción bastante caótica. Desde su Fortress of Doom flotante en el espacio, el Doom Slayer coordina sus ataques a las legiones del Infierno para evitar que consuman la Tierra por completo.

Para un juego que en la superficie parece enfocado a cumplir las fantasías de los más amantes del gore, fue sorprendente cuando el DOOM original contó con un argumento cohesivo e interesante. Entonces, prepárate para ser sorprendido de nuevo, porque DOOM Eternal traza un largo camino para profundizar en la historia del mundo, dándonos una idea del origen del propio Doom Slayer y su afición por el desgarro, así como la naturaleza del Infierno y el papel de la humanidad en todas estas aventuras.

La mayor parte de la profunda historia sólo se deduce de los codex esparcidos por todo el juego, lo que para ser honesto no es exactamente la forma más elegante de representar una narrativa, pero me encontré leyéndolos religiosamente de todas formas. Pero una vez que las piezas empiezan a caer en su lugar, me encontré bastante enamorado de la valiente historia del poder y la corrupción. No llega a la cima si lo comparamos con el sublime estilo de su predecesor, pero al terminé la campaña de DOOM Eternal sintiendo que había logrado algo, además de aplastar muchos cráneos en el proceso.

Incluso si no te importa la historia, si simplemente quieres golpear a los demonios hasta que no sean más que una niebla roja, entonces DOOM Eternal te tiene cubierto. La acción acelerada regresa y se siente familiar, pero unas cuantas nuevas mecánicas y el énfasis en las maniobras aéreas inyectan otro nivel de estrategia en el combate.

Además de los Glory Kills, donde un enemigo debilitado puede ser ejecutado brutalmente para recuperar salud, rápidamente te familiarizarás con la Motosierra y se te presentará el Flame Belch. Con suficiente combustible para la motosierra, puedes cortar a un demonio en dos y no solo morirá, sino que también vomitará munición. Por otro lado, si lo que necesitas es armadura, con un rápido toque de un botón, aparecerá un lanzallamas que incendiará a los demonios y los convertirá en armadura. De esta forma, el juego en cada momento no sólo consiste en romper huesos y en gloriosas explosiones de vísceras, sino también se centra en una cuidadosa gestión de recursos sobre la marcha. Debido a que toda esta gestión está vinculada al armamento y a la constante distribución de dolor para obtener ganancias, el flujo se mantiene y el sentido del ritmo nunca flaquea.

Junto con el ritmo, hay una novedosa mecánica de movimiento que da una sensación de libertad sin límites, que se combina muy bien con la caótica acción. El doble salto y el dash doble, así como la escalada y los saltos hacia los, convenientemente colocados, trapecios horizontales, te harán balancearte por el aire como un Tarzán del infierno. Si te quedas quieto en DOOM Eternal, la muerte nunca está lejos, y aprovecharás al máximo el arsenal acrobático del Doom Slayer para eliminar a las hordas de demonios.

Más aún que su predecesor, se hace hincapié en las plataformas durante  las grandes peleas, así como en los rompecabezas de plataformas entre las peleas. Normalmente, mezclar un FPS con plataformas es tan popular como ver crecer la hierba, pero DOOM Eternal lo hace funcionar magníficamente. Aunque habrá algunos casos en los que sentirás que no puedes conseguir la precisión que el juego exige, para la gran mayoría  de las cosas, el juego de plataformas es bastante preciso.

Otro detalle interesantes es que se fomenta la exploración, ya que al explorar los entornos se desbloqueará todo un conjunto de mejoras para las armas y el traje. Tanto si se trata de encontrar mods de armas que den una función alternativa a tu arsenal (la mayoría tienen dos mods desbloqueables), como de enfrentar encuentros secretos que te den más puntos de mejora, o de encontrar runas que te den poderosas habilidades como ralentizar el tiempo durante el modo de fuego alternativo (éste es un regalo del cielo), siempre hay un buen incentivo para hurgar en los distintos escenarios del mapa. No obstante, creo que el atractivo de las diversas mejoras se reduce una vez que mi arsenal se adapta de manera perfecta a mi estilo y estrategias.

En relación con la mecánica de los juegos RPG, creo que DOOM Eternal es un título mucho más difícil que su predecesor. Incluso para un jugador experimentado, la dificultad por defecto (Hurt Me Plenty) ofrece algunos desafíos fuertes en virtud del gran número de demonios que te lanzan y la combinación de diferentes tipos de demonios. Por mí parte, me parece más divertido mejorar mi arsenal y comprender bien a los enemigos en la dificultad por defecto antes de pasar a la dificultad más complejo. Por supuesto que hay dificultades más altas que esa, pero eso se lo dejo a los masoquistas.

Una cosa que me pareció un poco extraña para un juego que es bastante difícil por su diseño, fue su insistencia en brindarte información sobre la forma de abordar un combate. Siempre se explica exactamente cómo eliminar a un nuevo tipo de enemigo o incluso a un jefe, incluyendo los puntos débiles explotables y el armamento apropiado, lo que le quita algo de la diversión de descubrir nuevas tácticas por tu cuenta. Además, mientras que los enemigos son en su mayoría una explosión absoluta de diversión, el Marauder y el Archvile pueden llevar las cosas hacia la frustración. Ambos son esponjas de bala con mecánicas bastante específicas y molestas.

En el tema de las balas, las armas siguen siendo impresionantes. Aunque son en su mayoría versiones renovadas de las antiguas, las nuevas armas como la Ballesta (que es esencialmente una ballesta explosiva basada en energía) y la granada criogénica (que congela a los enemigos y puede dar unos preciosos segundos en batalla) encajan muy bien. La estrella del espectáculo es, sin duda, la icónica Super Shotgun, que ahora viene con un pequeño y desagradable accesorio llamado Meathook. Este accesorio te permite agarrarte fácilmente a casi cualquier enemigo e impulsarte hacia él antes de descargar rápidamente dos grandes cartuchos de escopeta en su cara, y puedes incorporarlo a tu repertorio de plataformas ya que tiene un alcance bastante decente. Si la mejoras, también puedes prenderle fuego a los enemigos para que te den trozos de armadura.

Aunque no debería sorprendernos, DOOM Eternal es una obra maestra en cuando a factores netamente técnicos. Funciona con su mejorado motor propietario idTech 7 y es posiblemente uno de los juegos más bonitos que he tenido el placer de jugar en los últimos años. Las texturas son detalladas y ricas, los detalles de los modelos enemigos son increíbles, las animaciones son realmente ingeniosas, y la iluminación le da a todo un toque bastante real; es así de bueno e intento no exagerar.

A pesar de que casi siempre hay una cantidad extrema de acción y detalle en la pantalla, en la PS4 Pro el juego nunca bajó de los 60 fotogramas por segundo, y las pantallas de carga también son rápidas como un rayo. No está claro cómo es posible, tal vez los desarrolladores están aprovechando algún tipo de poder nigromántico propio, pero el tiempo que tardaron en retrasar el juego y pulir la experiencia fue obviamente muy bien empleado. Así es como los juegos deben funcionar en el momento de su lanzamiento. Ojo, que todo esto también hace que mi consola suene como un motor de turbina al intentar lograr, con éxito, mostrarme en pantalla todo el esplendor de DOOM Eternal.

Mientras que la campaña para un solo jugador ciertamente vale el precio de la admisión, DOOM Eternal presenta una porción multijugador asimétrica 2 v 1 que intenta añadir algunos extras al título. Pero aunque es admirable en su novedosa premisa, y ciertamente proporciona momentos de diversión, no es realmente atractivo ni lo suficientemente variado como para convertirlo en un serio contendiente en el espacio online.

Esencialmente tienes la opción de jugar como una variedad de demonios, que junto con otro demonio deben derribar al Doom Slayer (que está controlado por otro jugador). El primero que gane tres rondas erradicando tanto a los demonios como al Slayer, gana la partida. Es una configuración sencilla que consigue ser bastante equilibrada, pero una vez que hayas jugado durante unas horas es probable que hayas visto la gran mayoría de lo que tiene que ofrecer.

Entre los demonios y el Slayer, es mucho más agradable jugar con este último. Los Slayers tienen todo el conjunto de armas y mods del jugador individual, así como mayor velocidad y movilidad. También pueden usar teletransportadores y plataformas de salto, y al igual que con la campaña, mantenerse en movimiento es su mejor opción. La misma gestión de recursos es primordial aquí también, y querrás usar todas las habilidades para restaurar la salud, la armadura y la munición.

Al otro lado del campo, los demonios son significativamente más lentos y sólo tienen un conjunto limitado de habilidades, y por esta razón pueden sentirse un poco limitados después de unas pocas rondas. La calidad de los partidos es bastante variable, y algunos partidos sufren de fuertes picos de lag que dificultan el ajuste en un juego que necesita contar con un ritmo bastante rápido.

La progresión tampoco es tan emocionante como podría ser, y desbloquear skins, poses de victoria y similares, es un proceso bastante lento y laborioso. Entre la progresión y el grindeo del modo multijugador y el modo para una sola persona, es difícil ver que el primero sobreviva mucho tiempo. Es más, me pregunto si el simple hecho de refinar la oferta multijugador del original podría haber sido la elección más sabia.

Como reflexiones finales, si el DOOM de 2016 fue una celebración de la más primitiva de las violencias, DOOM Eternal es un desfile mucho más exagerado y grande que el original. Es más rápido, más siniestro y simplemente más intenso en todos los sentidos, construído sobre unos cimientos extremadamente fuertes con significativas adiciones de juego que consiguen añadir profundidad sin interponerse en el camino de la acción principal.

El título sube el listón en términos de fidelidad visual y rendimiento técnico e incluso se las arregla para dar cuerpo a una historia bastante decente cuando probablemente habría bastado la experiencia jugable. El multijugador es bastante olvidable, pero su existencia no perjudica en nada a la fenomenal campaña. Puede que tenga una dura competencia este año, pero ciertamente tiene una oportunidad de luchar por el GOTY 2020.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de DOOM Eternal para PlayStation 4 brindada por Bethesda.

Good

  • Sigue siendo un hermoso y violento festín visual
  • El rendimiento técnico es impecable
  • La mejora de la movilidad durante el combate se siente increíble
  • Buenos elementos de historia para acompañar el desmembramiento

Bad

  • La exposición de la historia en texto no es la mejor opción
  • El multijugador no tendrá muchas oportunidades con el tiempo

Summary

DOOM Eternal se construye sobre los excelentes cimientos de su predecesor con un montón de demonios, Glory Kills y grandes armas. La mayor parte de lo que hizo grande a Doom es llevado a Doom Eternal, con nuevos mecanismos que aseguran a este título como un imperdible del año.
9.5

Sobresaliente

Lost Password