fbpx

Diablo III Eternal Collection para Nintendo Switch Review

Videojuegos
8

Muy Bueno

Ha sido un mal mes para Diablo. La respuesta de la comunidad ante Diablo: Immortal ha sido monumentalmente negativa, y puede funcionar a futuro como materia de estudio para cualquier estudiante de imagen corporativa. Tanto así, que la gente olvidó su último lanzamiento y port, Diablo III Eternal Collection para Nintendo Switch.

El último port que ha recibido la consola portátil, en muy breves palabras, logra su cometido. Pero no solo eso, es una total experiencia de Diablo portátil.

Empecemos con el apartado gráfico. Diablo III Eternal Collection logra correr a 60fps constantes, en todas las situaciones que se encuentre el juego. ¿Muchos hechizos? No hay problema. ¿Multijugador? Ni una gota de sudor. En modo dock lo podemos disfrutar a 960p y en modo portátil, a 720p.

Lo que si es verdad es que definitivamente se siente el ligero downgrade en modo portátil en la forma de una ligera “niebla” que se siente al ver las imágenes. Por otro lado, verlo en pantalla grande es mucho más satisfactorio, especialmente en modo multijugador. El port es sumamente exitoso en este aspecto, ya que si bien se han tenido que hacer ciertas concesiones, estas son mínimas, y el único motivo por el cual podrías extrañar la versión de PC, son los controles.

Y es justamente con los controles con lo que debemos continuar, Diablo III Eternal Collection hace un muy buen trabajo, como ya se había visto en sus versiones de PlayStation 4 y Xbox. A resaltar aquí es la forma rápida de cambiar el equipamiento cuando recibes una mejora.

Un pequeño gráfico en la interfaz te permite ver los stats que mejora sin necesidad de acceder al inventario, y solo debemos presionar flecha arriba para intercambiar. Esto ayuda mucho al jugador casual, pero los más experimentados querrán ver a detalle el nuevo objeto.

El movimiento es fluido, pero a falta de la versatilidad de un mouse para esquivar ataques pesados, Diablo para Switch nos permite usar un escape similar a Dark Souls: rodar. Con la palanca derecha podemos rodar rápidamente, una ayuda bastante eficaz y que le da un plus a la versión de consola.

Sin embargo, no todo es perfecto, y esto es lo más extrañarán los jugadores de PC: la puntería. Con un mouse esto es bastante preciso, pero el puntero no existe en Nintendo Switch. En este aspecto la puntería se basa en hacia donde esta viendo tu personaje, y en el caso de ataques a distancia, elige al objetivo más cercano.

Es decir que es dificultoso apuntar a ese demonio chaman que está reviviendo a todos los que ya mataste. En momentos cruciales, esto puede ser frustrante, especialmente para los que elijan a personajes que ataquen a distancia. En general, se ha hecho un buen trabajo con los controles, pero es obvio que llegar a la precisión de una PC, es, a la fecha, imposible en consolas.

En lo que respecta a la calidad del juego en sí, se trata del último parche de Diablo III con todo lo que esto significa. Puedes jugar la última temporada, sin necesidad de contar con la suscripción de Nintendo, lo cual es un plus muy muy grande. Solo necesitas dicha suscripción si es que decides jugar cooperativo en línea, ya sea con desconocidos, o con tus amigos que tienen el juego en su casa.

Mención aparte al cooperativo local. En este aspecto brilla Diablo Switch. Cada persona que tenga su cuenta de Nintendo en tu Switch puede acceder al juego y crearse un personaje. Luego de esto, solo eliges el modo de multijugador al iniciar el juego y hasta cuatro jugadores pueden jugar en la misma Switch con un solo juego comprado, eso sí necesitas dos sets de joy cons mínimo para jugar.

En este aspecto, los Joy-cons se adaptan excelentemente al juego, con todas las posibilidades antes detalladas, solo que con la diferencia de algunas combinaciones extra, si es que solo usas un joy con por persona. Este es definitivamente el punto fuerte de la versión de Switch y lo convierte en un buen juego para pasar la tarde con amigos. La única limitación, es que no puedes jugar temporadas en cooperativo local.

Finalmente, para los jugadores experimentados, el juego no varía en dificultad con respecto a sus otras versiones. Lo único que podría jugar en contra es lo que respecta a los controles, pero luego de eso lo demás es igual. Desafíos, Rifts, modo Hardcore y mucho loot.

Por supuesto, al igual que el lanzamiento original, el juego puede volverse muy repetitivo para los que no son fanáticos de los dungeon-crawler. Si bien el juego mejoró mucho desde su lanzamiento original, el modo historia es su punto flaco al no tener la misma calidad que Diablo II. Para los nuevos jugadores esto puede bajarle puntos al momento de elegir la compra.

Un punto importante a comentar, teniendo en cuenta el panorama actual de la franquicia, es la viabilidad de llevar este juego a un modo portátil. En Nintendo Switch es genial. Jugarlo en una sala de espera, o en el refrigerio del trabajo le da mucho valor al juego, pero bastante de esto es por que es posible ponerlo en pausa y no hay necesidad de estar conectado a internet en todo momento. Esto nos hace pensar bastante en como será Diablo Immortal en móviles, que si requiere de una conexión permanente a internet.

Por otro lado, la pantalla de la Switch tiene el tamaño ideal para llevar a cabo un juego de esta calidad. Es el tamaño mínimos que aguanta este juego que se basa en la aniquilación de hordas de monstruos para impresionar, y en una pantalla más pequeña, como la de un celular, solo veríamos manchas de colores y cualquier detalle de animación se perdería.

Es decir, Diablo en Nintendo Switch mantiene la experiencia del juego original porque la consola cumple con los requisitos mínimos para esto. Un nivel más abajo y el juego dejaría de ser Diablo. Algo a tener en cuenta.

Finalmente, podemos decir que Diablo Eternal Collection es un port de calidad. Para los veteranos les parecerá genial poder tener toda la experiencia del juego a la mano y poder compartirla con amigos que no tienen el juego o la consola. Para los nuevos jugadores, es en definitiva una experiencia imperdible, y la oportunidad de sumarse a una de las franquicias más interesantes de Blizzard.

Esperemos nada más que elijan continuar por caminos como este, si bien los resultados comerciales son clave, la reputación de un love-mark, como lo es Diablo, es algo que se debe perder.

8

Muy Bueno

Lost Password