fbpx

Devil May Cry (Nintendo Switch) Review

Videojuegos
8.5

Muy Bueno

En Devil May Cry, el jugador hace uso de una espada gigante con la cual eliminas demonios de tres metros de altura, para luego blandir dos pistolas y hacer malabarismos con las balas. Devil May Cry te hará sentir que esto es genial y, de hecho, lo es. En el 2001, durante el ascenso de la PlayStation 2 a la dominación global de los juegos, la transformación innata del género beat ‘em up y hack & slash de Devil May Cry lo puso en la misma clase que Grand Theft Auto III, Ico, Final Fantasy X y Metal Gear Solid 2. En ese sentido, creo que todos podemos estar de acuerdo con que Devil May Cry fue el pionero de los jugos de acción basado en estilo.

Es imposible separar Devil May Cry de sus orígenes, siendo pensado originalmente como un posible Resident Evil 4. Siendo el primero de un trío de intentos fallidos de concebir Resident Evil 4, Devil May Cry se desvió en su propia dirección a medida que su desarrollo se distanciaba bastante de la interpretación del survival-horror que representaba la franquicia de zombies de Capcom. Incluso con esa separación, las huellas dactilares de Resident Evil se ven fácilmente en los obtusos ángulos de cámara fijos, la configuración de la mansión encantada y la composición musical de los escenarios. En pocas palabras, Devil May Cry se siente sacado de una dimensión paralela donde Resident Evil nunca sucedió.

Si Resident Evil es uno de los padres, el otro es una amalgama del género contemporáneo del tipo hack & slash y beat ‘em up. Para el año 2001, juegos como Sword of the Berserk: Guts ’Rage y The Bouncer intentaban hacer una transición al 3D. Dynasty Warriors 2 también iluminó el camino hacia un futuro posible. Devil May Cry aceptó los principios básicos del género, hordas de oponentes, batallas contra jefes, desafíos de exploración y plataformas ligeras y, a menudo, mal orientadas. Pero no solo eso, sino que también agregó sensibilidades al combate en 3D, haciendo uso del estilo y el compromiso total para lucir tan elegante como sea posible a cada segundo.

La acción y la progresión en Devil May Cry se desarrollan de una manera común en los juegos de acción de su era. Dante, el cazador de demonios, sigue a Trish a un ominoso castillo para evitar el regreso de Mundus. El castillo está lleno de una serie de demonios marionetas, arañas gigantes, seres humanoides grotescos y sombras nefastas. Dante eliminará y fileteará con estilo todo lo que encuentre a su paso, habitación por habitación, con el fin de encontrar llaves genéricas para abrir puertas cerradas y así extender su camino. Devil May Cry se divide en veintitrés misiones y doce misiones secretas, algunas diseñadas en base a tiempo y otras con el fin de eliminar todos los enemigos dentro de un escenario.

Phantom, una araña gigante y la primera pelea legítima contra un jefe, es una declaración de la intención de Devil May Cry. Phantom es seguido rápidamente por Shadow, una criatura parecida a un felino (con habilidades mórficas que nos recuerdan a Bayonetta) que también representará un reto. Averiguar cuándo esquivar, cuándo atacar y qué combinación de armas cuerpo a cuerpo y a distancia son mejores, solo se entiende a través de la prueba y error.

La dificultad de Devil May Cry contrasta con Devil May Cry 5. Las misiones no se pueden repetir, lo que significa que las orbes rojas (la moneda que se gana derrotando a los enemigos y que se usa para comprar armas, consumibles y mejoras) no se pueden conseguir fácilmente. Y si bien hay un modo “automático fácil” para la realización de combo, no se puede ajustar el nivel de dificultad de Devil May Cry. Ser eliminado durante una misión y ser forzado a repetirla completamente, es algo muy de la vieja escuela. Pero no podría dudar de que sea un ejercicio a la paciencia de muchos novatos que recién se inicien en el juego.

La cámara en Devil May Cry es su activo más incipiente. Debido a que tiene posiciones fijas, puede cambiar tu punto de vista y tu dirección de ataque sin previo aviso. Esto es particularmente preocupante en los encuentros con jefes cuando estás entre la vida o la muerte. Los ángulos de la cámara se aprenden con el tiempo y se pueden hacer ajustes para lidiar con sus rígidas demandas, pero es una de las características que no debería haberse tomado de Resident Evil.

El título en Switch llega sin ningún problema de rendimiento notable, el juego me corrió a 60 fps en sus modos acoplados y portátil sin ningún contra tiempo. Además de eso, lleva la conversión de pantalla ancha creada originalmente para el remaster de PlayStation 3 y de Xbox 360 del 2012. El título sigue siendo el mismo, solo que ahora puedes sumergirte  a la aventura de Dante en cualquier lado.

Por otro lado, lo desalentador es ver que la trilogía de la franquicia, la cual podemos encontrar en PS4 y Xbox One, tiene el mismo precio que este lanzamiento. El Devil May Cry original tiene un precio en Nintendo Switch de $ 20, que es consistente con el relanzamiento de Onimusha de este año y diez dólares menos que el reciente trío de juegos de Resident Evil, pero aún así, se siente que $20 es demasiado.

Asimismo, por más cariño que le tenga a Dante y su historia, hay muchos problemas visuales que noté cuando jugaba. Lo principal es la falta del motion blur, suavizado y profundidad de campo. De vuelta a la versión original de PS2, el motion blur podría verse como una técnica utilizada para ocultar ciertos defectos de animación en combate, que en mi opinión funcionaron bien. Eliminar eso en este port hace que parezca que falta algo y pierde algo de la inmersión en el juego.

Otro problema que tuve fue con ciertas texturas usadas para personajes particulares y piezas ambientales. Un gran ejemplo de esto se puede ver en el primer jefe, Phantom. El enemigo está hecho principalmente de roca y lava, pero no hay profundidad ni detalle dentro del flujo de la lava o la textura de la roca. Esto muestra la edad del juego; y si bien no es un gran problema para mí, sí que es notable.

Como conclusión, me quedo con la idea de que la aparición de Devil May Cry en Switch se debe considerar como una parte esencial de la historia de los juegos modernos. Su origen en Resident Evil, la evolución inconsciente del género hack & slash y la concepción de la acción con estilo muestran la feroz innovación demostrada por la PlayStation 2 en el 2001. En el 2019, el Devil May Cry original podría llegar a ser más frustrante que divertido, pero Lo que le falta en comodidad lo corrige en prestigio.

Esta reseña fue escrita luego de jugar una copia digital de Devil May Cry para Nintendo Switch brindada por Capcom.

Good

  • El gameplay sigue siendo el elemento más sólido del juego a lo largo de todos estos años
  • La portabilidad es una gran ventaja que siempre será un punto a considerar
  • Todos deberían de haber jugado, alguna vez, Devil May Cry, y tener este título en Switch es una gran oportunidad

Bad

  • El precio es bastante desalentador, considerando que por la misma cantidad me puedo llevar la trilogía en PS4 y Xbox One
  • Los gráficos pueden llegar a mostrar la verdadera edad del juego
  • La cámara estática, si bien es lo que se tenía en ese momento, no es lo mejor para un juego de acción que se maneja a un ritmo impresionante

Summary

Si estás buscando conocer la franquicia y quieres entender, de raíz, a uno de los precursores del género hack & slash, esta es una oportunidad increíble.
8.5

Muy Bueno

Lost Password